Piden paralizar obras en plaza Europa porque aparece suelo contaminado

Información de AraInfo

Vecinos del barrrio de La Almozara y miembros de Ecologistas en Acción han presentado una solicitud este viernes 11 de agosto en el Ayuntamiento de Zaragoza para que se paralicen las obras en el entorno de la proyectada torre de 23 alturas en la plaza Europa, puesto que con las excavaciones han aflorado suelos contaminados por la antigua empresa química que durante décadas funcionó en esa zona del barrio.

Las citadas entidades solicitan la paralización de los trabajos mientras no se puedan acometer sin riesgo para los trabajadores y vecinos del barrio.

También reclaman al Ayuntamiento para que emprenda acciones de aislamiento de la zona, eliminación de los suelos ya dispersados por las calles y viviendas del área e inicie un expediente de evaluación por parte del Departamento de Medio Ambiente y el Área de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza para calibrar la dispersión actual, además de eliminar la exposición a los suelos contaminados.

Permiso con condiciones

El pasado 3 de marzo, el Ayuntamiento de Zaragoza emitía el permiso condicionado para la urbanización de las calles Sierras de Vicort y Río Guadiana, que dotará de comunicación con avenida La Almozara y dará acceso al futuro Skyline 2020 que la inmobiliaria Ebrosa pretende elevar con 20+3 alturas en el último solar libre de la plaza Europa.

El condicionado de la licencia fue exigente, como no puede ser otro en el contexto en el que se enclava, área de contaminación de la antigua industrial Química de Zaragoza, zona inundable o suelos contaminados. El permiso otorgado definía la necesaria evaluación de riesgos y la puesta en funcionamiento de un protocolo de aislamiento de las zonas de excavación, si aparecían suelos contaminados.

No era extraño que aparecieran por el lugar en el que está, pues la Confederación Hidrográfica del Ebro lleva alertando los últimos 10 años sobre dicho problema, y emitió en 2010 un informe solicitando al Ayuntamiento que definiera un protocolo de riesgos para el barrio de La Almozara – los suelos que aparecen en la zona tienen “altos contenidos en Arsénico, Antimonio, Plomo y Cobre y en menor proporción se detectan también Cobalto, Mercurio, Molibdeno y Zinc”, además de las aguas altamente ácidas (pH 3) que aparecieron en las edificaciones frente al futuro emplazamiento de la macrotorre hace unos años-. Esta es la herencia de haber sido una zona industrial y haber vivido alrededor de la Industrial Química de Zaragoza, que dio nombre al barrio y cuya herencia persiste latente bajo los edificios de La Almozara.

En el condicionado del permiso se indicaba que en caso de aparecer, deberían acometerse medidas de aislamiento de los suelos, prevenir el contacto de dichos suelos con los trabajadores y vecinos de la zona, además de acometer un protocolo de actuación que delimitara la zona y no permitiera que el viento dispersara los polvos contaminantes por toda la zona.

Un camión traslada tierras del polémitoc solar en obras de La Almozara. Foto: AraInfo

Inicio de las obras y aparición de “piritas”

El pasado 30 de julio se iniciaron las obras en las calles Río Guadiana y Sierra de Vicort, y los suelos contaminados no han tardado en aparecer.

La Asociación de Vecinos Río Ebro de la Almozara y Ecologistas en Acción instan al Ayuntamiento para que acometan el inicio del protocolo, mientras los polvos se dispersan por toda la zona, no se conoce el destino de los camiones cargados de suelos contaminados que salen todos los días, y los vecinos se preguntan por qué tienen polvos rojos en sus casas o porqué aparecen manchando los coches aparcados en la calle Sierra de Vicort.

La peligrosidad era conocida, fue alertada por la CHE y también por las asociaciones de barrio, ecologistas y algunos vecinos que solicitaron ser parte interesada en el procedimiento de urbanización de la calle.

Todos ellos vieron con buenos ojos que por fin se urbanizaran las dos calles y que se realizaran estrictos requerimientos que evitaran la dispersión de los suelos contaminados por el barrio.

Pero mayor fue la sorpresa cuando las obras se iniciaron sin avisar a los vecinos o a las asociaciones del barrio, y dos días después del inicio se confirmó la aparición de las “piritas” (escorias de fundición de la antigua industrial Química).

 

Deja tu comentario

Tu dirección de E-mail NO será publicada Requiere los campos marcados *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies