PP y C’s no apoyan la ordenanza de protección de animales por vetar circos que usen caballos o perros

Los grupos municipales de PP (voto en contra) y C’s (abstención) han rechazado aprobar la nueva ordenanza de protección animal porque en ella se introduce una prohibición expresa de que actúen en Zaragoza circos que incluyen espectáculos con animales. Ambos grupos de la derecha defienden que los circos puedan incluir números con animales no salvajes (caballos o perros, entre otros), mientras los restantes grupos (ZeC, PSOE y CHA) rechazan de plano tal posibilidad y con sus 17 votos mayoritarios se ha aprobado la nueva ordenanza de forma inicial en la comisión municipal de Servicios Públicos y Personal.

La sesión de la citada comisión se ha iniciado con intervenciones que ensalzaban la colaboración de todos los grupos en la elaboración de la nueva normativa protectora de animales y el amplio consenso logrado en la elaboración de unos requisitos que, entre otras cosas, incluyen que todos los perros deberán ser identificados y registrados por su ADN o que los animales serán considerados como seres preferentes a rescatar en caso de catástrofe.

Discrepancia con los circos

Sin embargo, ese aparente entendimiento ha sido quebrado por un voto particular del PP a favor de que los circos pudieran incluir espectáculos con animales domésticos. El concejal conservador Enrique Ceballos ha argumentado que la legislación aragonesa al respecto no incluye la prohibición de los animales en las actuaciones circenses y “esa normativa es de superior categoría a la municipal.

El concejal del PP ha agregado que por ese mismo criterio “deberían eliminarse la equitación y los concursos caninos. Prohibir por prohibir no es lo más adecuado”.

La concejala de Ciudadanos, Elena Martínez, ha compartido parecido criterio al oponerse a la prohibición “de forma tajante” de animales en circos. “Más que de prohibir, somos de regular, de aplicar mecanismos de control, de que estos eventos se supervisen”, ha indicado.

Frente a los argumentos de la derecha, los representantes de ZeC y CHA han puesto el acento en el inadecuado trato de los animales en los circos, “trasladados en jaulas y fuera de su entorno natural”, como ha indicado el edil de ZeC y responsable de Servicios Públicos, Alberto Cubero.

Por su parte, el portavoz de CHA, Carmelo Asensio, ha reiterado la oposición de su grupo a la utilización de todo tipo de animales en circos porque su trato “deja mucho que desear”. Ha recordado que en Europa se reconoce a los animales vertebrados “como seres capaces de sentir dolor y angustia” y ha insistido en que en muchos estados europeos está prohibida su presencia en circos, además de en 370 municipios del Estado español.

La concejala del PSOE Marta Aparicio ha sumado el apoyo de su grupo a la prohibición de animales en circos, entre otras cosas, “porque es algo totalmente asumido por la sociedad actual.Estamos regulando una realidad”.

Varias personas llevan perros a un bus de Marbella, donde sí están permitidos

La exigencia del ADN y perros en bus

En cuanto a la exigencia de la nueva ordenanza de que se les extraiga sangre a los perros para que se identifique y se registre su ADN (una operación que costará entre 10 y 15 euros, según el Ayuntamiento) para luchar contra el abandono y maltrato, el concejal Carmelo Asensio (CHA) ha precisado que su grupo inicialmente se oponía a la introducción de esta norma “porque perjudicaba por su coste a las protectoras de animales”, que en el plazo de un año, como el resto de dueños de perros, tras la entrada en vigor de la norma deben identificar a sus animales por ADN. “Pero esto se ha solucionado”, ha explicado Asensio, mediante la introducción de una enmienda en el presupuesto de 2018 para sufragar ese gasto por parte de las protectoras.

Por su parte, el grupo del PSOE ha insistido en que el requerimiento del ADN no debe servir para “una campaña de persecución de los dueños de perros por la deposición de heces en la vía pública”, sino para luchar contra el maltrato y el abandono.

Respecto a la posibilidad de llevar perros de más de 10 kg sin trasportín en los autobuses urbanos, que había solicitado el grupo de C’s, finalmente se ha retirado “pese al informe favorable de los técnicos municipales” ha indicado la concejala del citado grupo Elena Martínez, por lo que persistirá la prohibición de subir perros a los buses urbanos, algo que sí puede hacerse, con bozal y atados, en el tranvía.

Nuevas medidas

La nueva normativa sí incorpora otros nuevos requisitos, como los planteados por CHA sobre la posibilidad de confiscar animales cuando se demuestre su maltrato, limitar el tiempo de encierro de animales en vehículos o la creación de una unidad específica de protección animal en la Policía Local.

También C’s ha introducido, entre otras cosas, el requisito de que el sacrificio y esterilizado de animales se haga siempre bajo permiso y supervisión veterinaria o la ampliación del horario (de 1 de mayo a 31 de octubre, de 22 a 10 horas; de 1 de noviembre a 30 de abril, de 20 a 10 horas) para la suelta de perros en parques y otras zonas verdes de la ciudad.

El PSOE por su parte ha reclamado el posible traslado de colonias de animales dentro de la ciudad o ligar el teléfono para denunciar el maltrato de animales a un número municipal.

Sanciones de 50 a 1.500 euros

La nueva normativa sobre protección de animales contempla tres tipos de infracciones a la misma: leves, castigadas con multas de 50 a 250 euros; graves, castigadas con sanciones de 251 a 500 euros; muy graves, castigadas con multas de 501 a 1.500 euros.

Entre las infracciones leves figuran la no recogida de deyecciones de los animales en la vía pública, que inicialmente se castigará con 80 euros de multa, aunque la cuantía puede ser mayor según las circunstancias.

Mantener animales en terrazas, jardines o patios particulares de manera continuada, sin disponer de alojamiento adecuado y/o causando molestias a los vecinos, el suministro de alimentos a animales vagabundos o abandonados, alimentar a los animales ajenos en la vía pública, incumplir la obligación de realizar el análisis genético obligatorio o tener animales de compañía sin las debidas condiciones higiénicas son consideradas infracciones leves.

La permanencia de animales durante más de veinte minutos en el interior de vehículos, colocar trampas, sustancias tóxicas, azufre o venenosas para animales en espacios públicos o privados, depositar productos químicos y azufre en las vías públicas o inmuebles lindantes con ellas o incitar a los animales a que se ataquen entre sí o a que se lancen contra personas o vehículos o hacer cualquier ostentación de su agresividad son consideradas infracciones graves.

Utilizar animales en atracciones feriales mecánicas, mantener a los animales sin respetar las condiciones mínimas necesarias, con perjuicio para su salud, bienestar o seguridad, publicitar espectáculos públicos que puedan suponer daño, sufrimiento o degradación para los animales o molestar a los gatos ferales de las colonias protegidas son consideradas como infracciones muy graves.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies