4.200 personas esperan atención a domicilio y 967 teleasistencia, pese al aumento de las prestaciones

Un total de 4.200 personas están a la espera de recibir ayuda a domicilio y otras 967 personas aguardan para contar con el servicio de teleasistencia. Pese al incremento presupuestario municipal para atender estos servicios, las listas de espera se mantienen constantes en los últimos años por un incremento de la demanda, que los responsables municipales atribuyen al aumento de personas que viven solas, sobre todo mayores, y que otras muchas se apuntan en el registro nada más jubilarse, pese a que no necesiten cuidados, por motivos de previsión.

La vicealcaldesa de Derechos Sociales, Luisa Broto, ha subrayado este martes 20 de febrero en la Comisión de Derechos Sociales que no se está produciendo un incremento de población dependiente, sino que la persistencia de las esperas tiene que ver sobre todo “con un efecto llamada generado por la prestación de esos servicios para personas dependientes”.

La responsable municipal ha destacado que el incremento presupuestario para estas prestaciones es de 4,2 millones (1,4 millones de origen municipal y 2,8 millones correspondientes a la encomienda de gestión suscrita con el IASS). “La dotación financiera no lo es todo, pero pone de manifiesto una voluntad política decidida para tender esta demanda social”, ha indicado Broto.

Una demanda que pese al incremento de medios humanos y materiales para atenderla sigue generando una amplia lista de espera. La vicealcaldesa ha precisado que durante el año 2017 se han registrado 7.326 usuarios de atención a domicilio, un servicio en el que están dadas de alta 5.960 personas (algunas con varios miembros atendidos). En total se han producido 1.371 asistencias más que en 2016.

En lo que respecta a teleasistencia, la demandaron 11.340 personas el pasado año (8.997 familias inscritas), lo que representa un incremento de 1.189 personas más.

Listas de espera constantes

En cuanto a listas de espera, Broto ha explicado que su cuantía no se reduce y sigue siendo de 4.200 personas respecto a la asistencia a domicilio, cuando en 2015 la cola era de 4.500 usuarios, mientras la de teleasistencia se cifra en 967 personas, similar igualmente a ejercicios precedentes.

La vicealcaldesa ha precisado que la lista es mucho mayor en asistencia domiciliaria porque la prestación de ese servicio exige de una valoración previa por parte de técnicos especializados, lo que dilata su prestación efectiva, mientras que la teleasistencia se presta de forma automática en cuanto la demanda alguna persona dependiente.

La situación existente “no nos deja contentos”, ha puntualizado la vicealcaldesa, quien ha insistido en la voluntad de su gobierno de reducir el listado. Algo que no se produce, según interpreta Broto, porque la demanda se incrementa por “el efecto llamada ocasionado precisamente por la correcta prestación de estos servicios” y porque “muchas personas en cuanto cumplen 65 años y se jubilan, se inscriben en la solicitud de atención domiciliaria o teleasistencia porque saben que hay cola y por previsión quieren estar apuntadas para ser atendidas cuanto antes, pese a que quizá no necesitan todavía atención”.

En cuanto al tiempo medio de concesión de las ayudas, que ha demandado quien ha formulado la pregunta, el concejal de CHA Carmelo Asensio, la vicealcaldesa se ha excusado y ha dicho que no podía facilitar los datos relativos al tiempo medio de respuesta porque variaba mucho de un barrio a otro.

En este sentido ha precisado que los distritos de Delicias, San José y Las Fuentes, por población y envejecimiento de la misma, registran mayor demanda de atención y por tanto las listas de espera son mayores y la concesión de ayudas se demora más.

Personas solas

El mantenimiento de las listas de espera de atención a domicilio se explica también por el incremento de personas mayores que viven solas y buena parte tienen algún grado de dependencia, una circunstancia sobre la que también ha preguntado el edil aragonesista Carmelo Asensio en relación con las medidas que prevé el equipo de gobierno para afrontar esta realidad.

La vicealcaldesa Broto ha confirmado que en Zaragoza se está produciendo un descenso en el número de hogares y en paralelo un incremento de hogares formados por una sola persona.

La responsable municipal ha insistido en que era una tendencia a nivel mundial y que se está consolidando también en nuestra ciudad, por lo que exige aplicar políticas concretas.

En ese sentido, Broto ha indicado que su gobierno apuesta por las acciones sociales que fomenten “barrios más cercanos, con mayor convivencia entre sus vecinos gracias a la promoción del comercio de proximidad, de los centros de convivencia y en general por constituir una ciudad más amigable”.

También se ha referido al programa experimental “Nos gusta hablar” que se ha puesto en marcha en el centro de mayores de Santa Isabel para fomentar la conversación y el intercambio de pareceres y experiencias.

Asimismo se ha referido al incentivo de proyectos concretos en centros comunitarios para “luchar contra la soledad no sólo a base de juegos de mesa”.

Por su parte, Carmelo Asensio ha sugerido poner el acento en propuestas habitacionales que representen “proyectos de convivencia que eviten los hogares unipersonales con personas mayores”. A este respecto ha destacado el proyecto de viviendas comunitarias emprendido en Las Fuentes y ha abogado por extender acciones de ese tipo en los demás barrios de la ciudad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies