Las viviendas sociales de la antigua Imprenta Blasco estarán listas a finales de 2019

Las 26 viviendas sociales previstas en el edificio de la antigua Imprenta Blasco estarán listas a finales de 2019, fecha en la que también entraría en funcionamiento el espacio expositivo dedicado a las artes gráficas y la comunicación, que se instalará en la planta baja del emblemático edificio de la plaza Ecce Homo, una zona del Casco Histórico que se quiere recuperar con el tirón de este proyecto.

En la actualidad, el edificio modernista de ladrillo caravista alberga 17 grandes viviendas, que van a ser divididas en recintos más pequeños hasta transformarlas en 26 viviendas sociales de una o dos habitaciones. Pertenecerán al organismo público Zaragoza Vivienda, que será el encargado de gestionar su alquiler, según ha explicado el concejal de Urbanismo, Pablo Muñoz.

Las obras de rehabilitación suponen una inversión de 1,7 millones de euros, que saldrán de la enajenación de una parcela municipal en el barrio de Valdefierro para la empresa adjudicataria del proyecto. En Valdefierro se construirán otras 62 viviendas protegidas.

Además, la constructora abonará al Ayuntamiento 390.700 euros, cantidad que corresponde a la diferencia económica entre la actuación en Imprenta Blasco con el valor de la parcela de Valdefierro, ha indicado Muñoz.

De blanco, Rivarés (izda), Santisteve y Muñoz, atienden a las explicaciones de un técnico de artes gráficas, junto a una de las antiguas máquinas de Imprenta Blasco

Impulso al Casco Histórico

El responsable de Urbanismo, junto con el alcalde, Pedro Santisteve, y el concejal de Cultura y Economía, Fernando Rivarés, han girado una visita este lunes 9 de julio a la antigua Imprenta Blasco, coincidiendo con el inicio del traslado de las antiguas máquinas impresoras para su restauración y posterior incorporación al espacio expositivo.

Tanto el alcalde como los concejales de ZeC han subrayado que la actuación en Imprenta Blasco, junto con las que se están desarrollando en los Baños Judíos del Coso y en el Mercado Central de Lanuza, constituyen un triángulo cultural, urbanístico y comercial que, a su entender, va a suponer un importante relanzamiento del Casco Histórico y en especial de algunas de sus zonas más degradadas.

Respecto al espacio expositivo que se tiene previsto abrir en la planta baja de la antigua Imprenta Blasco, el concejal de Cultura, Fernando Rivarés, precisó que se montará con arreglo a tres ejes temáticos. Por un lado, destacar la Imprenta Blasco como vanguardia de la industria de la imprenta en Aragón; también se vinculará el proyecto a otros ámbitos de la comunicación, incidiendo en el hecho de que esa imprenta “propició la llegada de muchas publicaciones a entornos sociales que hasta ese momento no tenían acceso a ello”, ha destacado Rivarés; por último, el espacio expositivo hará incidencia en la importancia que la industria gráfica tuvo en el desarrollo del movimiento obrero zaragozano.

Rivarés ha señalado que el proyecto cuenta con una partida de 49.000 euros para restauración de la docena de máquinas de gran valor que este lunes todavía podían verse cubiertas de polvo en las instalaciones de la antigua imprenta y que han comenzado a ser trasladadas por personal especializado de la Asociación de Industrias Gráficas de Zaragoza para su recuperación, de acuerdo con el convenio que esa entidad ha suscrito con el Ayuntamiento zaragozano.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies