Se abre la vía judicial contra el ICA con una campaña de reclamaciones

La Red de Agua Pública Aragonesa (RAPA) ha distribuido alrededor de 20.000 hojas de protesta contra el Impuesto de Contaminación de Aguas (ICA) para elevar a la Junta de Reclamaciones Económico-Administrativas de la Comunidad Autónoma de Aragón, una iniciativa que abrirá la vía judicial ante el contencioso-administrativo.

El portavoz de la RAPA, Enrique Gracia, y el secretario general de la Unión de Consumidores de Aragón, UCA, José Ángel Oliván, han presentado los primeros resultados de esta segunda campaña en contra del ICA tras la realizada el pasado año.

Esta nueva campaña surge después de que el Instituto Aragonés del Agua (IAA) del Gobierno de Aragón haya girado el cobro de los recibos del ICA de 2017 y el plazo para presentar la reclamación ante un registro oficial vence el próximo 5 de enero de 2019.

Protesta masiva

La diferencia entre el recurso que se sugería presentar a los ciudadanos y la reclamación es que en este segundo caso tienen que ser los propios usuarios los que la tramiten.

La Administración tiene la obligación de responder individualmente en el plazo de un año y no mediante un decreto en el BOA. Además, con una sola es suficiente para que se abra la vía judicial, pero se pretende que haya una protesta masiva ciudadana.

En rueda de prensa, ambos representantes han destacado que “el amplio conocimiento” de los vecinos sobre el ICA y además “están muy enfadados” para señalar que las preguntas más frecuentes versan sobre las consecuencias de no pagar este impuesto.

El sábado, manifestación

Oliván ha dejado claro que la campaña de la RAPA “no es de insumisión, sino de protesta” por lo que explican que se tiene que pagar el impuesto y seguidamente presentar ante cualquier registro oficial antes del 5 de enero el resguardo del banco y la reclamación que se puede descargar en mareaazuldearagon.blogspot.com.

Cartel de la manifestación del sábado

“Es una campaña muy madura” ha señalado Oliván para mostrar la satisfacción de la RAPA porque también se ha recogido el mismo número de firmas –20.000– en contra de este impuesto en las 70 mesas que se han instalado en las calles y en las que han participado alrededor e 200 voluntarios.

Esta primera fase culminará con la manifestación del sábado, 10 de noviembre, a las 19.00 horas, que partirá de la plaza Aragón, a la altura del Paraninfo, para llegar hasta plaza de España, frente a la DPZ.

Con el lema “ICA no, Aragón no paga estafas” la pancarta inicial la portarán representantes sociales y alcaldes y concejales interesados en acudir y se ha animado a los ciudadanos a que la secunden.

“Somos un movimiento de Aragón y las más castigadas son las pequeñas poblaciones por lo que la campaña contra el ICA seguirá y no se parará hasta que se rectifique en profundidad el modelo”, ha dicho Enrique Gracia.

Recelos hacia la propuesta del PSOE

Sobre la propuesta del PSOE que propone reducir en tercio el importe del tramo de menor consumo, que afecta al 66 por ciento de los consumidores, y gravarlo a los que más gastan, el portavoz de la RAPA ha dicho que “hay que conocerlo con detalle porque puede no ser lo que parece”.

Al respecto, ha observado que la propuesta socialista “beneficiaría a los hogares de una sola persona, pero perjudicaría a las familias y al comercio por lo que los propietarios tendrán que cerrar el negocio o repercutirlo a los precios y, entonces los clientes lo pagaremos de forma indirecta”.

Enrique Gracia ha rechazado el modelo centralizado de gestión del agua que propugna el Gobierno de Aragón y que “ha desaparecido en Australia y centro Europa porque incrementa los precios y deteriora los servicios”.

“La DGA quiere tener el cotarro de la gestión del agua, sin hacer un modelo a escala y trabajar con empresas locales y por eso complican las cosas y generan más endeudamiento”.

Gracia ha defendido que los ayuntamientos puedan gestionar la depuración de sus aguas porque sería más económico y que el ICA tenga una parte solidaria para ayudar a poblaciones con más dificultades.

Ha abundado en que desde la RAPA se propugna un cambio “profundo” del ICA para que una parte del impuesto sea para acometer depuradoras y que los ayuntamientos, mediante la tasa que apliquen, gestionen la depuración de las aguas residuales y así pagarán menos los vecinos de las poblaciones más eficientes.

Deja tu comentario

Tu dirección de E-mail NO será publicada Requiere los campos marcados *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies