Los vehículos contaminantes no podrán entrar al centro en 2027 y se ampliará el tranvía y el bus

Los vehículos particulares contaminantes no podrán entrar al centro de la ciudad a partir de 2027. La medida para reducir la emisión de impurezas irá acompañada de un fuerte impulso del transporte público sostenible de alta capacidad, con la ejecución de la línea 2 del tranvía este-oeste y el refuerzo del bus urbano siempre con vehículos no contaminantes.

La propuesta lanzada por Zaragoza en Común (ZeC) y completada con una transacción del PSOE ha sido aprobada este viernes 30 de noviembre por el Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza con los votos a favor de ZeC, PSOE y CHA y la oposición de PP y C’s, dentro del debate sobre el estado de la ciudad.

La iniciativa de reducir las emisiones contaminantes por parte de vehículos que utilizan combustibles fósiles para su desplazamiento, contempla la reducción progresiva de su presencia, inicialmente en el denominado primer cinturón, que engloba la zona de Casco Histórico y Centro delimitada por el paseo Echegaray, calle Asalto, paseo La Mina, paseo Constitución, paseo Pamplona, paseo María Agustín.

Posteriormente la restricción se ampliará al área enclavada dentro del denominado segundo cinturón, que dibuja Camino Las Torres, Marqués de la Cadena, Valle de Broto, puente La Almozara, calle de los Diputados, avenida Madrid, Escoriaza y Fabro, avenida Goya, Tenor Fleta.

En esta área del segundo cinturón sólo se permitirá la entrada a partir de 2027 a los vehículos eléctricos o híbridos, y con restricciones, a los vehículos de combustión de residentes, de servicios o de comercio.

Mejorar la salud

La propuesta de ZeC pretende conseguir una ciudad “ecológicamente sostenible”, en palabras de su portavoz, Pablo Muñoz, con una sustancial reducción de emisiones contaminantes para preservar la salud de la ciudadanía zaragozana.

Muñoz ha indicado que las normas del Gobierno español y de la Unión Europea contemplan iniciar en el año 2023 la peatonalización de cascos antiguos así como la drástica reducción de emisiones en las zonas centro de las ciudades con más de cien mil habitantes, como es el caso de Zaragoza.

La iniciativa se enmarca dentro de un modelo de ciudad en el que se pretende potenciar los espacios públicos, las áreas de prioridad residencial o las zonas de tráfico restringido y disfrute peatonal (supermanzanas), impulsadas en su día por Chunta Aragonesista.

Las medidas de restricción de emisiones irán acompañadas de importantes inversiones en el desarrollo del transporte público sostenible.

En este punto se ha incorporado una medida transaccional propuesta por el PSOE, en la que se incluye el compromiso municipal de realizar de inmediato la segunda (incluso la tercera) línea del tranvía, así como la potenciación del bus urbano con vehículos no contaminantes.

El portavoz socialista, Carlos Pérez Anadón, ha subrayado que la restricción de emisiones en el centro debe ir precedida del establecimiento de fluidas e intensas conexiones entre los barrios y el núcleo urbano mediante transporte público sostenible, “porque si no se convierte el centro en un oasis pacificado en el que los habitantes de los barrios no pueden entrar”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies