Los pisos ecoeficientes y de alquiler social de Plan de Vivienda costarán entre 105.000 y 115.000 euros

Los técnicos municipales calculan que las nuevas viviendas ecoeficientes y destinadas al alquiler social previstas en el Plan de Vivienda 2018-2023, que prevé 72 millones de inversión, costarán al Ayuntamiento de Zaragoza entre 105.000 y 115.000 euros (con trastero y garaje), muy lejos de los 200.000 euros augurados por el PSOE, que se ha mostrado en contra de esta iniciativa por considerarla excesivamente gravosa para las arcas municipales. El Banco Europeo de Inversiones (BEI) concede un crédito de unos 40 millones para financiar el Plan y ofrece dos opciones de crédito a 25 años. En caso de optar por un tipo fijo, éste sería del 2,255%. Si se elige el variable, sería de Euríbor a seis meses más el 0,96%.

Los datos han sido facilitados este lunes 10 de diciembre por el concejal de Vivienda, Pablo Híjar, quien ha vuelto a defender la “oportunidad histórica” que supone el desarrollo de este Plan, respaldado por más de 30 entidades ciudadanas zaragozanas, y que beneficiaría directamente a 1.150 familias zaragozanas arrendatarias de las 308 nueves viviendas previstas y de las 842 viviendas del parque municipal que se prevén rehabilitar con una inversión de 30.000 euros por piso.

Pero para salir adelante debe contar con la aprobación del Pleno municipal al crédito del BEI, algo que prevé confirmar el gobierno municipal de ZeC en la sesión plenaria del próximo mes de enero de 2019, retrasando dicha aprobación un mes respecto a los plazos inicialmente previstos.

Negociaciones

El concejal de Vivienda ha insistido en que “es muy difícil exponer argumentos en contra del ambicioso proyecto”. Sin embargo, el pasado viernes el grupo socialista municipal se opuso y ahora ZeC pretende recabar los suficientes apoyos municipales mediante el inicio de negociaciones protagonizadas por el propio alcalde con los diferentes portavoces municipales a partir de la próxima semana.

Por otro lado, las gestiones del gobierno municipal prevén que el Plan de Vivienda y el crédito del BEI que le acompaña sean debatidos en la comisión de Economía de este mes de diciembre, “para que los ciudadanos vayan conociendo la postura de los grupos”, ha matizado Híjar, aunque los pronunciamientos sobre el mismo se aplazan a la comisión y al Pleno de enero.

Híjar ha rechazado, como aseguraron los socialistas, que el Plan vaya a suponer una hipoteca para las inversiones de vivienda municipales, porque “Zaragoza Vivienda cuenta con una solidez financiera envidiable y el Ayuntamiento también dispone de capacidad suficiente”.

Respecto al coste de los pisos nuevos y de las rehabilitaciones, el concejal ha subrayado “el interés social de la actuación”, además de remarcar que el coste de las obras puede ser algo más elevado que el de una vivienda convencional “pero hay que tener en cuenta que se ahorra un 80% de coste energético en el funcionamiento posterior de estas viviendas ecoeficientes”, algo que reclama la legislación europea y aragonesa, “por lo que resulta impropio oponerse al Plan”.

Vías de financiación

A esto ha añadido que, además de con el crédito del BEI, el Plan de Vivienda contará con subvención europea a fondo perdido para redacción del proyecto (más de cinco millones) por parte del programa ‘Elena’ de acciones contra el cambio climático, así como con una importante partida proveniente del Plan Estatal de Vivienda, lograda a través del Gobierno de Aragón, con quien ya existe un principio de compromiso.

Respecto a las condiciones del crédito del BEI, Híjar precisado que se trataría de un préstamo personal a la sociedad Zaragoza Vivienda, que no exigiría ni garantía hipotecaria ni avales de terceros, “lo que significa que no se pone en peligro el patrimonio de la sociedad ni de las arcas municipales”.

El concejal de ZeC ha insistido en que su pretensión es lograr el consenso con todos los grupos municipales y ha aleccionado al PSOE a rectificar su postura dirigiéndose a la candidata socialista a la alcaldía en las elecciones de 2019, la actual consejera de la DGA Pilar Alegría, a quien ha dicho que “si su carta de presentación es oponerse a este Plan como muestra de políticas progresistas y de coincidencia con la izquierda, los socialistas deben reflexionar al respecto”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies