El Albergue permite las mascotas y aplica el protocolo por el frío

La consejera de Derechos Sociales, Luisa Broto, ha anunciado la puesta en marcha de un nuevo protocolo para que las personas usuarias del Albergue municipal puedan acceder a él con sus mascotas. La medida, que se pondrá en marcha la semana que viene, da respuesta a los problemas de inserción de las personas sin hogar con mascotas por el vínculo afectivo que mantienen con ellas. Además, el Albergue ha puesto en marcha su protocolo ante el periodo invernal, con una notable ampliación de su oferta de acogida.

Hasta ahora, el Albergue no admitía la entrada de animales de compañía, lo que obligaba a los usuarios a desprenderse de sus mascotas o que éstas quedaran en la calle. Algo a lo que, con este protocolo, ha señalado la consejera, “se quiere dar respuesta”.

Perros participantes en la formación del personal del Albergue

Trabajadores sociales, personal de limpieza, técnicos socioculturales, Policía Local y dirección del Albergue han recibido formación durante los últimos meses sobre prevención.

Sin embargo, el protocolo establece que los trabajadores del Albergue no entrarán en contacto con el animal, que en todo momento, y hasta la entrada en la habitación habilitada para ello, deberá ir con la correa puesta. La única restricción es que “no pueden ser de razas peligrosas y tampoco podrá exceder de los 20 kilos”, ha afirmado Broto.

Ante la llegada al Albergue de una persona acompañada de su mascota, ésta deberá acudir a la una clínica veterinaria cercana al centro con la que se ha llegado a un convenio para proceder a la lectura del chip del animal y realizar una revisión del mismo.

Tratamiento antiparasitario

Además, allí se realizará el tratamiento antiparasitario adecuado y cuando esté listo se emitirá un informe sobre la adecuación de la mascota para alojarse, “para así garantizar una estancia con dignidad y garantía”, ha afirmado Broto.

El Albergue ha reservado una habitación de uso exclusivo para usuarios con mascota. Además, cuando estos hagan uso de las instalaciones del Albergue, el animal tendrá que permanecer en cheniles (jaulas) ubicadas en el exterior.

Esta habitación, al estar ubicada en la zona masculina, cuando entre una mujer u otra persona pero la habitación esté completa, se derivará a la usuaria a una pensión con la que se ha hecho un convenio.

Además, se mantiene la posibilidad de solicitar los cuidados de la Protectora de Animales mientras dura la estancia en las dependencias del Albergue y en el caso de que el Albergue estuviera completo, se les ofertará alojamiento fuera del centro.

Protocolo por el frío

El pasado 30 de noviembre se activó el protocolo de emergencias por el frío. Esta medida se mantendrá de forma ininterrumpida hasta final de marzo, “salvo que se produzcan cambios notables en las temperaturas y la climatología que aconsejen adelantar o retrasar esta fecha”, ha adelantado Broto.

Con la activación de este protocolo el Albergue garantiza “que nadie que solicite alojamientos y carezca de recursos dormirá al raso este invierno y que lo harán en condiciones de dignidad y de no saturación”, ha defendido Broto.

Para ello, a las 110 camas del Albergue se añaden 66 camas más en otros espacios alternativos. En el caso de que la demanda superase estas cifras, el Ayuntamiento buscará otras opciones como convenios con hostales.

El alojamiento para las personas que no tienen ningún recurso será ininterrumpido pudiendo prolongarse hasta marzo sin condición alguna.

Un total de 381 personas utilizaron en alguna ocasión el alojamiento por el protocolo de frío este invierno y la estancia media en espacios de emergencia fue de 13 noches.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies