La clase política aragonesa despide a Antonio Torres

Las Cortes de Aragón y la clase política del país han despedido este domingo al diputado oscense del Partido Popular Antonio Torres, fallecido este sábado tras sufrir un infarto en su domicilio de Huesca.

El salón San Jorge del Palacio de la Aljafería, sede del Parlamento aragonés, ha acogido esta tarde del domingo 6 de enero la capilla ardiente del político oscense. Durante tres horas, una nutrida representación de la clase política aragonesa se ha acercado hasta allí para dar su último adiós a Torres.

A la apertura de la capilla ardiente ha asistido la Mesa de las Cortes, de la que Torres era vicepresidente segundo, y los portavoces de los grupos parlamentarios, acompañados del presidente del PP Aragón, Luis María Beamonte.

El líder popular ha agradecido las muestras de cariño recibidas en un “día triste” para el partido, porque se va “una persona que siempre estuvo al servicio de Huesca y de Aragón”. Asimismo, Beamonte ha destacado que “su impronta ha quedado reflejada en esa condición de buena persona, hombre próximo, amable y simpático, de padre y esposo ejemplar”.

“Son días difíciles, pero esperamos que el recuerdo de Antonio nos ayude a seguir avanzando en la senda que él marcó como persona que entendía el servicio público como servicio a los demás”, ha añadido el líder del PP.

Al acto también ha asistido el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, acompañado por la consejera de innovación, Pilar Alegría, y el de Hacienda, Fernando Gimeno. Para Lambán, se va un “excelente parlamentario” con el que, ha asegurado, coincidía “en muchos pensamientos”.

Cariño y respeto

El presidente aragonés ha indicado que “era un hombre de convicciones, con sentido del humor y muy leal a muchas de las cosas en las que yo también creo”. Por eso ha señalado que “los políticos solemos incurrir en una estupidez insuperable porque exageramos la diferencias y nos olvidamos de las coincidencias”.

Por su parte, la presidenta de las Cortes de Aragón, Violeta Barba, ha señalado que “la grandeza de las personas se mide por los sentimientos que generan en los demás y, sin ninguna duda, Antonio Torres ha generado, de forma unánime, cariño y respeto en el resto de diputados y personal de las Cortes”.

Asimismo, la política ha destacado que era un parlamentarista convencido, que defendía “con vehemencia” sus ideas pero, “dialogando y con respeto”.

También los portavoces de PSOE, Javier Sada; de CHA, Gregorio Briz; de Izquierda Unida, Patricia Luquín; y los diputados de Podemos y Ciudadanos, Nacho Escartín y Ramiro Domínguez, han resaltado especialmente cómo, desde las discrepancias políticas, Torres sabía mantener siempre “el tono y el buen humor”. Un político “de raza”, han señalado, que “creía firmemente en el parlamentarismo”.

La capilla ardiente ha permanecido abierta hasta las 18.00 horas. Posteriormente el cuerpo ha sido trasladado hasta Sariñena, donde Antonio Torres, que fue concejal y alcalde de este municipio oscense, será enterrado a las 12.00 horas de este lunes 7 de enero.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies