La abogada y su asesino, en cuya casa estaba el cadáver, mantenían una relación sentimental

La delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez, ha confirmado que la abogada zaragozana de 47 años que ha sido asesinada en la capital aragonesa, supuestamente por un hombre al que defendió cuando éste asesinó a su mujer, en 2003, mantenían una relación sentimental.

Sánchez ha precisado, en una rueda de prensa convocada para informar sobre los detalles de este asesinato machista, que el entorno familiar de la víctima así lo ha confirmado a los investigadores.

La abogada, Rebeca Santamalia Cáncer, de 47 años y madre de un hijo, había defendido a su presunto asesino, José Javier Salvador Cano, en el proceso por matar en 2003 de nueve tiros a su mujer en La Puebla de Híjar (Teruel), aunque la delegada del Gobierno ha asegurado que desconoce si seguían manteniendo relación profesional (en la imagen superior, los rostros del asesino y de su víctima).

Según el relato de los hechos que ha hecho Sánchez, a las 21.00 horas de ayer el marido de la abogada avisó a la Sala 091 de Zaragoza de que su esposa no había regresado a casa, tras lo que la Policía habló con el entorno de Rebeca Santamalia y la encaminó hasta un domicilio de la calle Pradilla de la capital aragonesa, propiedad de su supuesto asesino.

Al no responder nadie ni al teléfono ni en el domicilio, los agentes localizaron a la hermana de José Javier Salvador Cano y entre las 4.00 y las 4.30 horas hallaron en el interior de la vivienda a la abogada asesinada “con evidentes signos de arma blanca”.

Suicidio

Anteriormente, alrededor de la medianoche, un coche Z de la Policía Nacional había visto caminar por el viaducto nuevo de Teruel a un hombre que echó a correr cuando los agentes se dirigieron hacia él y que desapreció arrojándose al vacío.

El hombre, que llevaba gran cantidad de dinero encima, no portaba documentación pero fue identificado por las huellas como José Javier Salvador Cano, propietario del piso de Zaragoza en el que se encontró a Rebeca Santamalia.

La delegada del Gobierno ha afirmado que, según los investigadores, existía entre ambos una relación “personal, sentimental”, por lo que su asesinato es el primer caso de violencia machista de 2019 en Aragón y el tercero “confirmado” en España.

Rebeca Santamalia, de 47 años, había sido coordinadora del servicio de orientación penitenciaria del Colegio de Abogados que presta asistencia jurídica gratuita a internos entre los años 2010 y 2012.

José Javier Salvador Cano fue condenado en 2005 a 18 años de cárcel por el asesinato de su esposa, Patricia Maurel, dos años antes en La Puebla de Híjar (Teruel), pocos días antes de las elecciones municipales a las que ella concurría como cabeza de lista del PP.

La delegada ha recordado que José Javier Salvador Cano estuvo preso en la cárcel de Teruel entre 2003 y 2013, año en el que fue trasladado al Centro de Inserción Social (CIS) de Zuera (Zaragoza), donde trabajaba y dormía en prisión, hasta que en enero de 2017 salió en libertad condicional.

Desde entonces eran los servicios sociales los que se encargaban de su seguimiento y entrevistas y en 2021 hubiera logrado la libertad definitiva.

Sánchez, quien ha recalcado que “no hay causas para matar a una mujer”, ha asegurado que desconoce si el presunto asesino había seguido cursos de reeducación penitenciarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies