La reforma del Mercado Central avanza para reabrir en torno a las Fiestas del Pilar

Los trabajos de reforma del edificio modernista del Mercado Central avanzan a buen ritmo y se espera reabrir la lonja en torno a las Fiestas del Pilar de este año 2019, ya que las obras llevan ya más del 30 por ciento ejecutado. En estos momentos está colocada la mitad de la cubierta del edificio y esta semana comenzarán a instalarse las placas transparentes a modo de paredes exteriores. Las columnas y arbotantes metálicos lucen el color gris original del recinto, que estaba más deteriorado de lo previsto, lo que ha implicado actuaciones extraordinarias por valor de 800.000 euros.

El recinto del Mercado Central alberga ya en su interior la estructura metálica que delimitará los puestos de detallistas, dos de los cuales ya lucen con revestimientos, a modo de espacios pilotos para que pueda apreciarse su futuro diseño, y está ya prácticamente ultimada la infraestructura para cámaras frigoríficas y aparatos de calefacción y climatización que se situarán en los sótanos.

El alcalde, Pedro Santisteve, y el concejal de Urbanismo y Mercados, Pablo Muñoz, junto con el arquitecto jefe municipal y director de la obra, José Antonio Aranaz, han girado una visita a la obra este lunes 4 de marzo.

Exterior del Mercado, con la mitad de la cubierta ya instalada. Foto: zaragoza.es

Apuesta municipal

Santisteve ha calificado de “emocionante” poder conocer las distintas fases de rehabilitación de este edificio, “patrimonio histórico” de la ciudad, en el que se están cumpliendo los plazos previstos y cuyo resultado será “espectacular” con la luz que entrará por las cristaleras laterales.

El primer edil ha recordado la apuesta del Ayuntamiento por recuperar esta infraestructura fundamental para el comercio de la ciudad, por impulsar el trabajo de  los detallistas y por la comercialización de los productos frescos de cercanía, que propician una alimentación saludable.

También ha indicado que el Gobierno de Zaragoza ya ha aprobado la tercera fase de licitación para cubrir los 19 puestos que quedan vacantes en el Mercado, para los que existe “mucho interés” por cubrirlos, por lo que confía en que el mercado remodelado se inaugure con todos sus puestos completos.

El arquitecto director del proyecto, José Antonio Aranaz, ha explicado que si el viento lo permite acabarán esta semana de colocar la cubierta, “salvo los remates de desagües y canalones”.

La nueva cubierta consta de tras placas. La exterior es de aluminio y tiene color zinc; la intermedia es de polietileno aislante; la interior, que se la que se percibe desde dentro del mercado, es de madera, lo que le da un carácter más acogedor.

Aranaz ha explicado que llevan muy avanzados los trabajos en los sótanos del edificio, donde se ubicarán las principales infraestructuras del mismo.

El arquitecto Aranaz (izda) da explicaciones sobre la obra al alcalde. Foto: zaragoza.es

Fachada acristalada

Pronto comenzarán también la construcción de la fachada de muro cortina acristalada, cuya instalación podría iniciarse la semana que viene con la colocación de los perfiles que soportarán los vidrios.

El arquitecto ha asegurado que la obra “lleva muy buen ritmo” y es ahora cuando se empieza a ver su hermoso diseño porque el edificio “estaba bastante peor” de lo que pensaban.

De hecho, Aranaz ha señalado que ha habido un imprevisto con los forjados, que han tenido que reformarse, lo que ha implicado un modificado en el proyecto de 800.000 euros que el equipo de Gobierno ya ha autorizado.

Ha apuntado que ya en la licitación del proyecto se preveía que pudiera haber modificaciones porque “había cosas que no se podían ver por la propia actividad del mercado”. No obstante, ha remarcado que en la adjudicación se produjo una baja del presupuesto inicial del 23,2 por ciento por lo que pese a los trabajos extraordinarios “vamos por debajo de lo previsto”, ha añadido. El proyecto se adjudicó por 8.183.810 euros IVA incluido.

Recreación de los puestos del Mercado tras la remodelación. Imagen: zaragoza.es

Atractivo

El arquitecto ha destacado que “vamos a liberar al mercado de todo lo que lo ocultaba y lo podremos disfrutar tanto por fuera como por dentro”, y ha añadido que gracias a las cristaleras se podrá ver el interior desde el exterior, por lo que será “más atractivo comercialmente”.

Respecto a la pintura gris que ya lucen los elementos metálicos que constituyen el grueso de la estructura del mercado, Aranaz ha confirmado que se trata del tono original del recinto, un edificio modernista de 1903, catalogado como monumento histórico nacional desde 1978 y Bien de Interés Cultural desde 1982.

El arquitecto ha precisado que se ha utilizado un tipo de pintura muy resistente, cuyo mantenimiento es “relativamente sencillo” ya que es lavable y que esperan que perdure al menos 30 años sin necesidad de repintado.

Ha agregado que el edificio recibirá el color de las policromías de que tengan los tarjetones de cerámica que se sitúan en la parte superior del edificio, que se han limpiado y se están restaurando. Además, los propios puestos de detallistas y de restauración (cuatro en la parte central del mercado) lucirán diversos colores.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies