El PSOE une su abstención al rechazo de la derecha para tumbar el presupuesto municipal

La abstención del PSOE se ha unido este viernes 15 de marzo al rechazo de los grupos de la derecha, PP y Cs, para tumbar el proyecto de presupuesto municipal, al salir adelante en la comisión de Hacienda sus enmiendas a la totalidad del documento, que ahora es devuelto al gobierno para que elabore un presupuesto alternativo, algo para lo que no hay tiempo antes de las próximas elecciones municipales del 26 de mayo. Es la primera vez en la historia democrática que decae un proyecto presupuestario municipal en Zaragoza y ahora se abre un periodo de incertidumbre sobre la realización efectiva de importantes medidas que afectan a miles de ciudadanos. La ciudad se ve obligada a funcionar con el presupuesto renovado de 2018, con lo que, entre otras cosas, quedan en el aire numerosas inversiones y los convenios con entidades sociales, cuyos representantes han protestado esta mañana a las puertas del Ayuntamiento reclamando la aprobación del documento financiero municipal.

La tensión en la calle por la incertidumbre presupuestaria se ha trasladado al salón de plenos donde se ha producido un duro debate, propio de la época preelectoral en que nos encontramos, lleno de acusaciones mutuas entre los grupos municipales, mientras los representantes del tejido social insistían en que el rechazo presupuestario suponía dejar en el aire 20 millones para financiar la acción social y ponía en peligro mil puestos de trabajo (en la imagen superior, el presidente de la FABZ, Manuel Arnal (dcha) protesta junto con otros representantes de entidades sociales a las puertas de la Casa Consistorial).

Lejos de satisfacer las pretensiones de los representantes de entidades, la comisión de Hacienda se ha iniciado con la propuesta del PSOE de retirada del presupuesto porque la decisión del Ministerio de Hacienda de imputar los 189 millones de la deuda del tranvía al Ayuntamiento convertía en “una falsedad” el proyecto presupuestario de ZeC, donde se contemplaban 84 millones de deuda del tranvía, sin que por tanto se superara el límite legal para solicitar créditos externos, por lo que en ingresos se preveían 31,2 millones provenientes de préstamos bancarios que ahora quedan anulados.

El concejal socialista Javier Trívez ha insistido en que la decisión de Hacienda invalidaba el documento presupuestario de ZeC y ha reclamado su retirada, propuesta que ha sido rechazada con los votos de todos los demás grupos municipales.

Enmiendas a la totalidad

Pero el voto de los grupos de PP y Cs no significaba que defendieran la gestión del proyecto presupuestario. Todo lo contrario. En el orden del día figuraba el debate de dos enmiendas a la totalidad del presupuesto, una de cada grupo, y su devolución al gobierno.

Al final, gracias a la abstención del PSOE, ambas enmiendas a la totalidad han sido aprobadas con los 14 votos a favor de PP y Cs frente a los 12 votos en contra de ZeC y CHA. Nunca hasta ahora había sido tumbado un presupuesto en el Ayuntamiento de Zaragoza.

Ahora, el proyecto se devuelve al gobierno, que debería elaborar un documento alternativo, pero sus integrantes (ZeC), y también CHA, sostienen que no hay tiempo material para elaborarlo antes de las próximas elecciones municipales del 26 de mayo.

Por tanto, la ciudad deberá seguir funcionando con el presupuesto prorrogado de 2018, lo cual impide, entre otras cosas, aplicar la subida salarial del 2,3% a los 5.000 trabajadores de la plantilla municipal, deja en el aire los convenios con las entidades sociales, inversiones en barrios, inversiones en vivienda, la universalización de la asistencia domiciliaria e incluso la gratuidad en el transporte público para menores de ocho años, partidas todas ellas contempladas en el proyecto presupuestario.

El PSOE se justifica

Por parte del PSOE, el concejal Javier Trívez ha justificado la postura de su grupo en el hecho de que “es mejor funcionar con el presupuesto prorrogado que con un presupuesto basado en mentiras”.

El representante socialista ha facilitado datos tanto en comisión como posteriormente en rueda de prensa para tratar de demostrar que con la prórroga se dispone incluso de más dinero en algunos apartados porque la imposibilidad de recibir créditos descarta “65 medidas previstas en el proyecto”.

Tanto el concejal de Hacienda y representante de ZeC, Fernando Rivarés, como el portavoz de CHA, Carmelo Asensio, han rechazado de plano su argumentación y han insistido en que descartar los presupuestos supone un grave perjuicio para la ciudad, obligada a renunciar a inversiones y a rebajar el nivel de las políticas sociales, entre otros muchos reveses.

El escenario que ahora se abre con prórroga presupuestaria está lleno de incertidumbres y cuestiona importantes acciones municipales que afectan a miles de ciudadanos.

A partir de las elecciones del 26 de mayo se planteará un nuevo escenario y la próxima corporación estará en condiciones de elaborar un nuevo presupuesto para 2019, aunque es muy probable que éste no llegue antes del mes de septiembre, en caso de que se propicie.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies