ZeC, PSOE y CHA dotan con 22,6 millones a entidades sociales de la ciudad mientras PP y Cs se abstienen

Los grupos municipales de izquierda, ZeC, PSOE y CHA, han aprobado este miércoles en comisión extraordinaria de Economía la modificación de créditos por valor de 22,6 millones de euros con que el Ayuntamiento garantiza la financiación de los convenios y subvenciones a entidades sociales de la ciudad, así como la subida salarial retroactiva para este año 2019 a los trabajadores de la plantilla municipal. La medida propuesta por el gobierno municipal de Zaragoza en Común para atender las necesidades de estas entidades ante la falta de presupuesto municipal este año ha contado con la abstención de los grupos de la derecha, PP y Cs.

Además de las modificaciones de crédito en el presupuesto prorrogado de 2018 para cubrir la demanda de las entidades sociales, los grupos municipales han dado el visto bueno a otro cambio presupuestario de 1,1 millones de euros con destino a la renovación de la flota de vehículos del servicio de Arquitectura, para responsabilidades subsidiarias de la Policía Local y para cubrir tres partidas de los presupuestos participativos. A esta última medida se ha opuesto el PSOE.

El concejal responsable de Economía, Fernando Rivarés (ZeC), se ha felicitado por la iniciativa aprobada porque a su entender asegura la continuidad de la importante labor desarrollada por las entidades sociales en la ciudad.

Servicios infradotados

Rivarés ha negado que las modificaciones de crédito vayan a dejar sin financiación importantes servicios públicos como el transporte, la limpieza o la recogida de residuos, además de impedir el pago de los intereses de demora por créditos municipales, tal y como han criticado la representante del PP María Navarro y el del PSOE, Javier Trívez.

Éste último ha cifrado en “algo más de cinco millones” los recortes en servicios básicos para financiar a las entidades sociales.

Por su parte, Navarro ha asegurado que las modificaciones de crédito originaban “un agujero” en el presupuesto de servicios básicos, “pero ¿qué íbamos a hacer nosotros?, no nos podíamos oponer a que entidades sociales tuvieran financiación, por eso nos hemos abstenido”.

La concejala del PP ha insistido en que el problema de las entidades sociales debería haberse solucionado con un acuerdo de la izquierda para sacar adelante el presupuesto de 2019, “como han hecho los tres años anteriores”.

Mientras, el responsable municipal de Economía ha insistido en que las modificaciones venían avaladas por los informes de los servicios técnicos municipales y ha asegurado que “hay cero peligro de que se queden infradotadas determinadas partidas para servicios básicos de la ciudad”.

Rivarés ha añadido que en caso de que se produjera algún desajuste de ese tipo, “se solucionará aprobando el presupuesto la próxima Corporación en julio o septiembre”.

Riesgos

El concejal socialista Javier Trívez, a pesar de que su grupo ha acabado votando a favor las modificaciones para garantizar el funcionamiento del tejido social de la ciudad, ha criticado la elección de las partidas presupuestarias para cubrir las necesidades de las entidades ciudadanas.

El concejal socialista ha insistido en que hay más de 7,5 millones de euros sin ejecutar en el presupuesto de 2018 que podrían haberse extraído para dedicarlos a entidades sociales sin poner en riesgo la financiación de servicios básicos. “Con ese dinero se habría evitado detraer un millón de limpieza, otro millón de recogida de residuos o 3,5 millones de transporte”, ha insistido Trívez.

Por su parte, el concejal de CHA Carmelo Asensio, cuyo grupo ha respaldado los cambios presupuestarios, ha reconocido que algunos servicios iban a quedar con los presupuestos muy ajustados pero era necesaria la modificación para atender las necesidades sociales, algo que a su entender no hubiera ocurrido si se hubiera aprobado el proyecto de presupuesto para 2019, como respaldaban CHA y ZeC frente a la negativa de la derecha y de los socialistas que acabó paralizando las cuentas de este año.

La representante de Cs Sara Fernández ha justificado la abstención de su grupo ante los traspasos financieros hacia las entidades sociales, porque los consideran “un apaño” que supone “desvestir un santo para vestir otro”, en referencia a que las nuevas partidas procedían de dinero previsto para cubrir las necesidades de servicios municipales importantes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies