La nueva normativa que echa a los patinetes de las aceras, lista para aplicarse pese a la oposición del PP

A lo largo del mes de mayo comenzará a aplicarse la nueva ordenanza que regula la circulación y establecimiento de los patinetes eléctricos y otros vehículos de movilidad personal (VMP) compartida, tras la aprobación de la misma por parte del Pleno municipal con el voto en contra del PP. La normativa ha sido elaborada con la colaboración de todos los grupos que finalmente la han respaldado (ZeC, PSOE, Cs y CHA) y pretende preservar los espacios para uso exclusivo del peatón, así como promover la utilización de los VMP como sistema de desplazamiento no contaminante y sostenible.

La ordenanza aprobada en el Pleno de este martes 30 de abril  es un documento “de mínimos”, ha señalado el concejal de Urbanismo, Pablo Muñoz (ZeC), para poner orden ante la nutrida presencia de patinetes y bicicletas de uso compartido en la ciudad, cuya circulación y estacionamiento están planteando problemas para otros tipos de movilidad, en especial la peatonal.

De hecho, la nueva normativa prohíbe la circulación de patinetes eléctricos por las aceras y los reconduce a los carriles bici y a las calzadas de las calles unidireccionales con velocidad limitada a 30 km/h, además de establecer zonas de aparcamiento para estos vehículos y para bicis compartidas, que no se podrán estacionar en aceras u otras áreas peatonales.

Vacío legal

Tanto Muñoz como el portavoz de CHA, Carmelo Asensio, han recalcado que la normativa venía a cubrir un vacío legal debido a la ausencia de regulación estatal para este tipo de vehículos de movilidad por parte de la Ley General de Tráfico, “que debe actualizarse”, ha subrayado el representante aragonesista.

El concejal Urbanismo ha subrayado en relación con esta misma cuestión que era absurdo que cada ciudad estuviera elaborando una regulación diferente para ordenar el tráfico de patinetes, “pero hasta que no haya una norma estatal que establezca criterios comunes, no queda otro remedio”.

Su observación ha sido corroborada por la concejala del PSOE Lola Ranera, quien ha calificado como “necesaria” la nueva ordenanza y ha resaltado el hecho de que contemple el establecimiento de una mesa de trabajo con representación de los grupos políticos municipales, técnicos de movilidad, Policía Local y las propias empresas concesionarias del servicio “para realizar estudios y evaluaciones que ayuden a mejorar la aplicación de la ordenanza”.

Una regulación que el concejal de Ciudadanos Alberto Casañal ha calificado como positiva, aunque ha insistido en que llegaba con retraso.

Oposición del PP

Todos los grupos que han aportado sugerencias al contenido de la nueva ordenanza y han aprobado su contenido, han coincidido en sugerir al PP que se sumara al respaldo a la nueva normativa.

Pero el concejal conservador Sebastián Contín ha sido tajante en su rechazo a la propuesta. Ha descalificado el contenido de la ordenanza por ser “un adefesio jurídico que acabará en triunfo judicial de quien la recurra” y ha añadido que aportaba inseguridad y confusión por ser contradictoria con la normativa que regula la circulación de bicicletas y con la ordenanza de tráfico rodado.

El concejal de Urbanismo, Pablo Muñoz, le ha replicado que “si el PP veía fallos en la ordenanza podrían haber aportado votos particulares y seguramente habrían sido incorporados, como lo han sido los de otros grupos municipales”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies