Un estudio de Greenpeace concluye que la ciudad debe impulsar bus y tranvía para reducir el coche

Zaragoza ha aprobado sus indicadores de movilidad gracias al buen trabajo en el centro, mientras que los barrios y municipios de su entorno todavía dependen en exceso del coche, según ha concluido el análisis encargado por Greenpeace con el objetivo de evaluar el grado de compromiso del ayuntamiento con los Planes de Movilidad.

El estudio se ha realizado en doce ciudades españolas y en él se ha realizado comparando varios indicadores relacionados con su oferta de transporte público, su red de vías ciclistas y calles peatonales o su nivel de contaminación y ruido, entre otros.

Sexta ciudad en el ranking

La capital aragonesa es la sexta ciudad en este ránking con una puntuación de 5,5 sobre 10, muy cerca de Sevilla y Madrid (5,9) y por encima de Málaga (5,2), según informa Greenpeace en una nota de prensa.

A pesar de que la aparición del tranvía y la reordenación de la red de autobús urbano modificaron el esquema de transporte en la ciudad atrayendo a nuevos usuarios Zaragoza tiene el reto inmediato de mejorar las conexiones con los barrios más alejados donde la dependencia del coche es todavía elevada.

Sin embargo, desde 2004 los viajes a pie han aumentado, la bicicleta es una opción viable y ha crecido el uso del bus y tranvía, lo que coloca a Zaragoza en la buena dirección.

Mayor consenso político

El informe indica que pese a la mejora en el transporte público que trajo la incorporación del tranvía y la modificación de la red de bus urbano, lo que atrajo a nuevos usuarios, el entramado “presenta síntomas de falta de capacidad”.

“Tareas como la construcción de la línea 2 del tranvía o la creación de carriles reservados resultan imprescindibles para seguir impulsando el transporte sostenible”, añade el informe. que alaba el impulso del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) como “valiosa herramienta” para gestionar los desplazamientos en la ciudad y destaca que incorpora espacios para la participación y la consulta públicas.

El análisis concluye reclamando un mayor grado de consenso político para adoptar medidas positivas hacia la movilidad sostenible, como un mayor grado de intermodalidad entre los distintos medios de transporte, ampliación de la reda ciclista y control de los vehículos más contaminantes.

Este es el cuadro resultante entre las ciudades analizadas por Greenpeace:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies