a favor

Los trabajadores del bus urbano vuelven a parar desde este sábado

Los trabajadores del autobús urbano vuelven a la huelga a partir del mediodía de este sábado, después de la ruptura de negociaciones con la dirección de Avanza, empresa concesionaria del servicio, y de que la plantilla aprobara en referéndum, por escaso margen, la movilización convocada por el comité de empresa.

La votación sobre la nueva rebelión laboral en el conflictivo servicio de autobús urbano tuvo lugar a lo largo de todo el viernes. Según los datos facilitados por el comité de empresa, al referéndum estaban llamados 1.123 trabajadores, de los que votaron 623. De ellos, 330 apoyaron la huelga, mientras 280 se mostraron contrarios. Hubo además 11 votos en blanco y 2 nulos (en la foto superior de Sattra, un trabajador de Avanza vota en el referéndum de este viernes).

Esos 50 votos de margen favorables a la movilización significa que a partir de este fin de semana (21 y 22 de abril) y los dos siguientes (28 y 29 de abril y 5 y 6 de mayo), los trabajadores del bus urbano realizarán paros parciales entre las 13:00 y las 16:00 horas.

Resultados del referéndum. Foto: Sattra

Servicios mínimos

El Ayuntamiento ha decretado unos servicios mínimos del 50% para los sábados y del 36% para los domingos, porcentajes que el comité de empresa considera “abusivos”.

Los representantes sindicales acusan al equipo de gobierno municipal de ZeC de “impedir el derecho a la huelga” y comparan estos servicios mínimos con los de la huelga de mujeres del 8 de marzo, en que se establecieron en un 30%, “cuando aquella era una fecha laborable y los paros actuales se convocan en días festivos, donde hay un menor uso del autobús”, sostienen los sindicatos.

No obstante, la reducción de flota habitual de los fines de semana sumada a los recortes por los paros, implicará que en esas horas de 13:00 a 16:00 circulen muy pocos buses urbanos por la ciudad y las esperas en las paradas se alarguen de forma sustancial.

Quizá en la decisión de los gobernantes municipales sobre los servicios mínimos ha pesado el eco todavía presente de la dura huelga de 2015-2016, la más larga del transporte público zaragozano, y las negativas consecuencias que tuvo para la movilidad en la ciudad.

Diferencias entre empresa y trabajadores

Probablemente los rescoldos de aquella movilización ha llevado también a los sindicalistas a plantear inicialmente en esta ocasión unos paros más simbólicos que efectivos en cuanto a repercusiones para los viajeros, al convocarse en fin de semana y en horas de menor uso del transporte público.

La evolución de la movilización podría alterarse no obstante en función de cómo vayan las negociaciones entre empresa y trabajadores sobre las discrepancias que han ocasionado el enésimo conflicto en el bus urbano zaragozano.

Comité y gerencia de Avanza mantienen diferencias sobre la aplicación de los cuadros de marcha, con los correspondientes turnos de trabajo y descansos para conductores y demás empleados de la empresa. Además, los trabajadores continúan reclamando el establecimiento de aseos en los finales de línea y otras medidas contempladas en los acuerdos que pusieron fin a la pasada huelga.

Por su parte, la dirección de la empresa sostiene que está cumpliendo con lo establecido en el convenio colectivo y con los acuerdos del pasado año sobre determinados aspectos del funcionamiento laboral en Avanza Zaragoza.