abstención

ZeC se votará a sí misma o se abstendrá en la investidura

El concejal de ZeC Alberto Cubero ha asegurado este jueves que lo que se está debatiendo desde el 26 de mayo es “quién será el próximo mayordomo de las grandes familias de la ciudad” y, en consecuencia, su grupo se votará a sí mismo o se abstendrá, es decir, no apoyará a ninguno de los candidatos en liza.

En rueda de prensa, ha lamentado que el Gobierno de Zaragoza y del resto de ciudades del Estado lo estén decidiendo las direcciones centrales de los partidos, a las que ha acusado de repartirse “los sillones” y de intercambiar la alcaldía de la capital aragonesa con “la alcaldía de Granada o la vicepresidencia de Castilla y León”.

Así, ha comparado este proceso de negociaciones para la formación de gobierno con “una boda a la india”, en la que el día de antes “te dicen con quién te tienes que casar”. Todo ello, ha denunciado, decidido desde Madrid sin atender a la voluntad de los ciudadanos ni de sus legítimos representantes.

Gobierno de “las grandes familias”

En todo caso, ha recalcado que su impresión es que “van a gobernar los de siempre”, en referencia a “las grandes familias” y por ello ha anunciado que ZeC no votará ni a las candidatas del PSOE (Pilar Alegría) y Ciudadanos (Sara Fernández), ni al candidato del PP (Jorge Azcón).

En ese sentido, se ha mostrado “seguro” de que, gobierne quien gobierne, el Ayuntamiento aprobará medidas como una modificación “a la carta” del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para “arreglar” la situación de Torre Village, el outlet de Pikolín, y “atacar” al pequeño comercio o recalificaciones para “las tres familias” vinculadas al Real Zaragoza en el entorno de La Romareda, en referencia a los Yarza, Alierta y Sáinz de Varanda.

Tampoco se fiscalizarán las contratas públicas, se sacarán ofertas de empleo público con 300 plazas o se recuperará la inversión en servicios sociales, ha vaticinado Cubero (foto superior de Europa Press).

Podemos descarta apoyar la investidura de Lambán si ellos no están en el Gobierno de Aragón

Podemos no se plantea un escenario en el que voten sí a un Gobierno en las Cortes de Aragón liderado por el PSOE y el PAR y se reafirma en formar un pacto progresista con los socialistas, Chunta Aragonesista (CHA) e Izquierda Unida (IU). Los progresistas animan al PAR a permitir con su abstención ese Ejecutivo de izquierda, frente a la alternativa de derecha con los neofascistas de Vox.

Esta ha sido la posición anunciada este miércoles por el secretario general de Podemos en Aragón, Nacho Escartín, después de una reunión en la sede en Zaragoza del Consejo Coordinador para analizar los posibles pactos de investidura.

Después del anuncio la semana pasada del líder socialista en Aragón, Javier Lambán, y del presidente del PAR, Arturo Aliaga, para cerrar un acuerdo de coalición que imposibilite un gobierno de derechas, Escartín ha reconocido que apoyar esta fórmula sin estar ellos dentro es algo que “no lo entiende nadie” y que no responde “a la voluntad y al compromiso que tiene el pueblo aragonés”.

En este sentido, ha señalado que el PAR obtuvo el apoyo de 33.000 votantes, menos que la suma de Podemos-Equo, CHA e IU, por lo que para respetar la soberanía de los aragoneses este bloque de izquierdas debería ser la “primera opción” para el socialista Lambán.

Abstención del PAR

Aún así, Escartín ha dicho ser consciente de que no salen las cuentas, puesto que estos cuatro grupos suman solo 33 escaños de los 34 que se necesitan en el Parlamento aragonés para lograr la mayoría absoluta.

Por ello, ha vuelto a pedir la abstención del PAR, que en su opinión tiene “la oportunidad perfecta para hacer penitencia y reconocer la soberanía del pueblo aragonés”.

“Con una abstención puede provocar un Gobierno que puede ser estable en presupuestos y en leyes”, ha dicho en referencia a un pacto entre PSOE, CHA, IU y su formación.

En su opinión, es más sencillo alcanzar la mayoría necesaria con esta ecuación, en la que necesitarían la complicidad del PAR.

Solución “fácil”

Y a su líder le ha pedido que para “evitar que no haya un Gobierno de derecha y de ultraderecha con Vox” se decante por una solución “fácil”: una sola abstención.

“Solo necesitamos una abstención. Y Arturo Aliaga ha dicho muchas veces que se arrepiente de la foto de Colón junto al PP, Ciudadanos y Vox”, ha argumentado Escartín (en la foto superior, tercero por la izquierda junto a integrantes del consejo coordinador del partido en Aragón).

Tal y como ha manifestado el líder de Podemos en Aragón, esta decisión cuenta con el apoyo de la cúpula madrileña, ya que la voluntad de la formación morada es que haya gobiernos con presencia de Podemos en España, Valencia, Canarias, La Rioja, Navarra y Aragón.

Por ello, han emplazado al PSOE a mantener una reunión a partir del este sábado, cuando se constituirán los ayuntamientos, puesto que en estos momentos tanto los socialistas como el PP y Ciudadanos “están esperando decisiones de Madrid”.

ZeC, PSOE y CHA dotan con 22,6 millones a entidades sociales de la ciudad mientras PP y Cs se abstienen

Los grupos municipales de izquierda, ZeC, PSOE y CHA, han aprobado este miércoles en comisión extraordinaria de Economía la modificación de créditos por valor de 22,6 millones de euros con que el Ayuntamiento garantiza la financiación de los convenios y subvenciones a entidades sociales de la ciudad, así como la subida salarial retroactiva para este año 2019 a los trabajadores de la plantilla municipal. La medida propuesta por el gobierno municipal de Zaragoza en Común para atender las necesidades de estas entidades ante la falta de presupuesto municipal este año ha contado con la abstención de los grupos de la derecha, PP y Cs.

Además de las modificaciones de crédito en el presupuesto prorrogado de 2018 para cubrir la demanda de las entidades sociales, los grupos municipales han dado el visto bueno a otro cambio presupuestario de 1,1 millones de euros con destino a la renovación de la flota de vehículos del servicio de Arquitectura, para responsabilidades subsidiarias de la Policía Local y para cubrir tres partidas de los presupuestos participativos. A esta última medida se ha opuesto el PSOE.

El concejal responsable de Economía, Fernando Rivarés (ZeC), se ha felicitado por la iniciativa aprobada porque a su entender asegura la continuidad de la importante labor desarrollada por las entidades sociales en la ciudad.

Servicios infradotados

Rivarés ha negado que las modificaciones de crédito vayan a dejar sin financiación importantes servicios públicos como el transporte, la limpieza o la recogida de residuos, además de impedir el pago de los intereses de demora por créditos municipales, tal y como han criticado la representante del PP María Navarro y el del PSOE, Javier Trívez.

Éste último ha cifrado en “algo más de cinco millones” los recortes en servicios básicos para financiar a las entidades sociales.

Por su parte, Navarro ha asegurado que las modificaciones de crédito originaban “un agujero” en el presupuesto de servicios básicos, “pero ¿qué íbamos a hacer nosotros?, no nos podíamos oponer a que entidades sociales tuvieran financiación, por eso nos hemos abstenido”.

La concejala del PP ha insistido en que el problema de las entidades sociales debería haberse solucionado con un acuerdo de la izquierda para sacar adelante el presupuesto de 2019, “como han hecho los tres años anteriores”.

Mientras, el responsable municipal de Economía ha insistido en que las modificaciones venían avaladas por los informes de los servicios técnicos municipales y ha asegurado que “hay cero peligro de que se queden infradotadas determinadas partidas para servicios básicos de la ciudad”.

Rivarés ha añadido que en caso de que se produjera algún desajuste de ese tipo, “se solucionará aprobando el presupuesto la próxima Corporación en julio o septiembre”.

Riesgos

El concejal socialista Javier Trívez, a pesar de que su grupo ha acabado votando a favor las modificaciones para garantizar el funcionamiento del tejido social de la ciudad, ha criticado la elección de las partidas presupuestarias para cubrir las necesidades de las entidades ciudadanas.

El concejal socialista ha insistido en que hay más de 7,5 millones de euros sin ejecutar en el presupuesto de 2018 que podrían haberse extraído para dedicarlos a entidades sociales sin poner en riesgo la financiación de servicios básicos. “Con ese dinero se habría evitado detraer un millón de limpieza, otro millón de recogida de residuos o 3,5 millones de transporte”, ha insistido Trívez.

Por su parte, el concejal de CHA Carmelo Asensio, cuyo grupo ha respaldado los cambios presupuestarios, ha reconocido que algunos servicios iban a quedar con los presupuestos muy ajustados pero era necesaria la modificación para atender las necesidades sociales, algo que a su entender no hubiera ocurrido si se hubiera aprobado el proyecto de presupuesto para 2019, como respaldaban CHA y ZeC frente a la negativa de la derecha y de los socialistas que acabó paralizando las cuentas de este año.

La representante de Cs Sara Fernández ha justificado la abstención de su grupo ante los traspasos financieros hacia las entidades sociales, porque los consideran “un apaño” que supone “desvestir un santo para vestir otro”, en referencia a que las nuevas partidas procedían de dinero previsto para cubrir las necesidades de servicios municipales importantes.

El PSOE une su abstención al rechazo de la derecha para tumbar el presupuesto municipal

La abstención del PSOE se ha unido este viernes 15 de marzo al rechazo de los grupos de la derecha, PP y Cs, para tumbar el proyecto de presupuesto municipal, al salir adelante en la comisión de Hacienda sus enmiendas a la totalidad del documento, que ahora es devuelto al gobierno para que elabore un presupuesto alternativo, algo para lo que no hay tiempo antes de las próximas elecciones municipales del 26 de mayo. Es la primera vez en la historia democrática que decae un proyecto presupuestario municipal en Zaragoza y ahora se abre un periodo de incertidumbre sobre la realización efectiva de importantes medidas que afectan a miles de ciudadanos. La ciudad se ve obligada a funcionar con el presupuesto renovado de 2018, con lo que, entre otras cosas, quedan en el aire numerosas inversiones y los convenios con entidades sociales, cuyos representantes han protestado esta mañana a las puertas del Ayuntamiento reclamando la aprobación del documento financiero municipal.

La tensión en la calle por la incertidumbre presupuestaria se ha trasladado al salón de plenos donde se ha producido un duro debate, propio de la época preelectoral en que nos encontramos, lleno de acusaciones mutuas entre los grupos municipales, mientras los representantes del tejido social insistían en que el rechazo presupuestario suponía dejar en el aire 20 millones para financiar la acción social y ponía en peligro mil puestos de trabajo (en la imagen superior, el presidente de la FABZ, Manuel Arnal (dcha) protesta junto con otros representantes de entidades sociales a las puertas de la Casa Consistorial).

Lejos de satisfacer las pretensiones de los representantes de entidades, la comisión de Hacienda se ha iniciado con la propuesta del PSOE de retirada del presupuesto porque la decisión del Ministerio de Hacienda de imputar los 189 millones de la deuda del tranvía al Ayuntamiento convertía en “una falsedad” el proyecto presupuestario de ZeC, donde se contemplaban 84 millones de deuda del tranvía, sin que por tanto se superara el límite legal para solicitar créditos externos, por lo que en ingresos se preveían 31,2 millones provenientes de préstamos bancarios que ahora quedan anulados.

El concejal socialista Javier Trívez ha insistido en que la decisión de Hacienda invalidaba el documento presupuestario de ZeC y ha reclamado su retirada, propuesta que ha sido rechazada con los votos de todos los demás grupos municipales.

Enmiendas a la totalidad

Pero el voto de los grupos de PP y Cs no significaba que defendieran la gestión del proyecto presupuestario. Todo lo contrario. En el orden del día figuraba el debate de dos enmiendas a la totalidad del presupuesto, una de cada grupo, y su devolución al gobierno.

Al final, gracias a la abstención del PSOE, ambas enmiendas a la totalidad han sido aprobadas con los 14 votos a favor de PP y Cs frente a los 12 votos en contra de ZeC y CHA. Nunca hasta ahora había sido tumbado un presupuesto en el Ayuntamiento de Zaragoza.

Ahora, el proyecto se devuelve al gobierno, que debería elaborar un documento alternativo, pero sus integrantes (ZeC), y también CHA, sostienen que no hay tiempo material para elaborarlo antes de las próximas elecciones municipales del 26 de mayo.

Por tanto, la ciudad deberá seguir funcionando con el presupuesto prorrogado de 2018, lo cual impide, entre otras cosas, aplicar la subida salarial del 2,3% a los 5.000 trabajadores de la plantilla municipal, deja en el aire los convenios con las entidades sociales, inversiones en barrios, inversiones en vivienda, la universalización de la asistencia domiciliaria e incluso la gratuidad en el transporte público para menores de ocho años, partidas todas ellas contempladas en el proyecto presupuestario.

El PSOE se justifica

Por parte del PSOE, el concejal Javier Trívez ha justificado la postura de su grupo en el hecho de que “es mejor funcionar con el presupuesto prorrogado que con un presupuesto basado en mentiras”.

El representante socialista ha facilitado datos tanto en comisión como posteriormente en rueda de prensa para tratar de demostrar que con la prórroga se dispone incluso de más dinero en algunos apartados porque la imposibilidad de recibir créditos descarta “65 medidas previstas en el proyecto”.

Tanto el concejal de Hacienda y representante de ZeC, Fernando Rivarés, como el portavoz de CHA, Carmelo Asensio, han rechazado de plano su argumentación y han insistido en que descartar los presupuestos supone un grave perjuicio para la ciudad, obligada a renunciar a inversiones y a rebajar el nivel de las políticas sociales, entre otros muchos reveses.

El escenario que ahora se abre con prórroga presupuestaria está lleno de incertidumbres y cuestiona importantes acciones municipales que afectan a miles de ciudadanos.

A partir de las elecciones del 26 de mayo se planteará un nuevo escenario y la próxima corporación estará en condiciones de elaborar un nuevo presupuesto para 2019, aunque es muy probable que éste no llegue antes del mes de septiembre, en caso de que se propicie.

ZeC y CHA aprueban el pago de las nóminas de las trabajadoras del 010, con abstención de PP, PSOE y Cs

El pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado, con los votos favorables de Zaragoza en Común (ZeC) y CHA y la abstención del PP, PSOE y Ciudadanos (Cs), una modificación de crédito de 315.039 euros para pagar las nóminas de las trabajadoras del servicio de atención telefónica 010 en cumplimiento de una sentencia judicial.

Dicha sentencia judicial reconoce que las 14 trabajadoras del 010 son personal laboral indefinido no fijo desde julio de 2017, fecha en la que la empresa Pyrenalia decide dejar esta contrata municipal.

Con esta modificación presupuestaria se procede al pago de la nómina de abril de las empleadas y de los retrasos desde enero de este año.

Derecho de las trabajadoras

El consejero municipal de Economía y Cultura, Fernando Rivarés, ha explicado que con esta sentencia y esta modificación de crédito “se pone orden en el servicio del 010 y se defiende el derecho de las trabajadoras tras un periplo de varios meses sin cobrar y en el que ha sido incomprendidas por algunos grupos municipales”.

El portavoz del grupo municipal de CHA, Carmelo Asensio, ha mostrado su apoyo a esta modificación de crédito para pagar nóminas y la Seguridad Social de las 14 trabajadoras y retrasos desde enero de este personal laboral indefinido no fijo. “Se reconoce que la remunicipalización es posible y se pone fin a una situación lamentable y por una sentencia”.

La portavoz del grupo municipal de Ciudadanos, Sara Fernández, ha dicho que se abstenía por la forma en como el equipo de gobierno ha llevado este asunto. “Cubero es el responsable del apaño del 010 y del limbo en el que han estado las trabajadoras por no haber hecho las cosas bien”.

Ha apremiado al consejero municipal de Servicios Públicos y Personal a que saque las plazas del 010 a concurso y entonces “se comprobará lo que verdaderamente cuestan esas nóminas”.

“Es triste que unos tribunales les digan -a ZeC– que no saben hacer bien las cosas porque la sentencia dice que han hecho una contratación irregular”, ha zanjado Sara Fernández.

Críticas a la municipalización

El concejal del grupo municipal del PSOE, Javier Trívez, ha dicho que en el fondo se ve la “característica forma en la que ZeC hace las cosas” y ha criticado que el equipo de gobierno porque “ha antepuesto los intereses partidistas a lo que tiene que defender como concejales y se toman a unas trabajadoras como rehenes para esos fines partidistas”.

El concejal del grupo municipal del PP, José Ignacio Senao, ha indicado que las municipalizaciones son posibles, pero “respetando” los procedimientos y la ley y “no haciendo lo que ha hecho Cubero de forma sangrante”.

“Nos alegramos de que las trabajadoras estén fuera del yugo de Cubero y del colaborador necesario de Rivarés por paralizar la licitación del servicio del 010 de forma ilegal con informes contrarios del secretario y del interventor”.

Ahorro de dinero

Rivarés ha replicado que las municipalizaciones se defienden o no porque si se cree en lo público y en la mejora de la dignidad laboral de los trabajadores se vota a favor. “Las trabajadoras del 010 han sido liberadas a pesar del PP, PSOE y Ciudadanos, con cuya actitud indecente han mostrado que les importaron nada las trabajadoras” (en la foto superior, las trabajadoras el 010 en una de sus comparecencias ante el juzgado de los social).

Con esta sentencia, además, se ahorra dinero, ha aseverado Rivarés. “No pasa lo mismo con otras sentencias de las que algunos que llevan muchos años con el culo apoltronado saben mucho”, ha dicho en referencia a impagos. “Acaba un drama  en el que a ustedes poco les importó que no cobraran”, ha concluido.