acuerdo

Podemos descarta apoyar la investidura de Lambán si ellos no están en el Gobierno de Aragón

Podemos no se plantea un escenario en el que voten sí a un Gobierno en las Cortes de Aragón liderado por el PSOE y el PAR y se reafirma en formar un pacto progresista con los socialistas, Chunta Aragonesista (CHA) e Izquierda Unida (IU). Los progresistas animan al PAR a permitir con su abstención ese Ejecutivo de izquierda, frente a la alternativa de derecha con los neofascistas de Vox.

Esta ha sido la posición anunciada este miércoles por el secretario general de Podemos en Aragón, Nacho Escartín, después de una reunión en la sede en Zaragoza del Consejo Coordinador para analizar los posibles pactos de investidura.

Después del anuncio la semana pasada del líder socialista en Aragón, Javier Lambán, y del presidente del PAR, Arturo Aliaga, para cerrar un acuerdo de coalición que imposibilite un gobierno de derechas, Escartín ha reconocido que apoyar esta fórmula sin estar ellos dentro es algo que “no lo entiende nadie” y que no responde “a la voluntad y al compromiso que tiene el pueblo aragonés”.

En este sentido, ha señalado que el PAR obtuvo el apoyo de 33.000 votantes, menos que la suma de Podemos-Equo, CHA e IU, por lo que para respetar la soberanía de los aragoneses este bloque de izquierdas debería ser la “primera opción” para el socialista Lambán.

Abstención del PAR

Aún así, Escartín ha dicho ser consciente de que no salen las cuentas, puesto que estos cuatro grupos suman solo 33 escaños de los 34 que se necesitan en el Parlamento aragonés para lograr la mayoría absoluta.

Por ello, ha vuelto a pedir la abstención del PAR, que en su opinión tiene “la oportunidad perfecta para hacer penitencia y reconocer la soberanía del pueblo aragonés”.

“Con una abstención puede provocar un Gobierno que puede ser estable en presupuestos y en leyes”, ha dicho en referencia a un pacto entre PSOE, CHA, IU y su formación.

En su opinión, es más sencillo alcanzar la mayoría necesaria con esta ecuación, en la que necesitarían la complicidad del PAR.

Solución “fácil”

Y a su líder le ha pedido que para “evitar que no haya un Gobierno de derecha y de ultraderecha con Vox” se decante por una solución “fácil”: una sola abstención.

“Solo necesitamos una abstención. Y Arturo Aliaga ha dicho muchas veces que se arrepiente de la foto de Colón junto al PP, Ciudadanos y Vox”, ha argumentado Escartín (en la foto superior, tercero por la izquierda junto a integrantes del consejo coordinador del partido en Aragón).

Tal y como ha manifestado el líder de Podemos en Aragón, esta decisión cuenta con el apoyo de la cúpula madrileña, ya que la voluntad de la formación morada es que haya gobiernos con presencia de Podemos en España, Valencia, Canarias, La Rioja, Navarra y Aragón.

Por ello, han emplazado al PSOE a mantener una reunión a partir del este sábado, cuando se constituirán los ayuntamientos, puesto que en estos momentos tanto los socialistas como el PP y Ciudadanos “están esperando decisiones de Madrid”.

PSOE y Cs “avanzan” hacia un pacto de gobierno en el Ayuntamiento

PSOE y Ciudadanos han “avanzado” este martes, según su propia terminología, hacia la consecución de un acuerdo de gobierno en el Ayuntamiento de Zaragoza, con la reunión celebrada por las candidatas a la alcaldía de ambas formaciones, Pilar Alegría (PSOE) y Sara Fernández (Cs). Las dos representantes han intercambiado sendos documentos programáticos y han asegurado que no existe ningún punto insalvable para culminar un pacto de gobierno, pese a que Cs no apoya el proyecto de la línea 2 del tranvía que defiende el PSOE, ni tampoco la Ley de Capitalidad.

Frente a esas divergencias, Pilar Alegría ha asegurado que “todo es negociable” y que esas diferencias no las veía como obstáculos insuperables para pactar con Ciudadanos.

Alegría ha indicado que su partido pone como condiciones para el impulso de la segunda línea del tranvía “que sea un acuerdo de todos los grupos municipales” y que se encuentre “la fórmula adecuada de gestión público privada” para este medio de transporte

Tras la reunión celebrada esta mañana por ambas candidatas en las dependencias municipales del partido naranja (imagen superior de Aragón Radio), ha llamado la atención la buena disposición de Sara Fernández hacia un posible acuerdo con los socialistas pese a que ha insistido en “nuestro socio preferente sigue siendo el PP”, eludiendo en todo momento mencionar que ese pacto con los conservadores exigiría el respaldo de los neofascistas de Vox para ser efectivo.

Las mismas posibilidades de pactar con PP que con PSOE

Sara Fernández ha precisado que la negociación con los socialistas en el Ayuntamiento de Zaragoza estaba desvinculada de las conversaciones respecto al Gobierno de Aragón.

La candidata de Cs ha indicado que en estos momentos existen las mismas posibilidades de que alcancen un entendimiento con PP que con el PSOE, aunque ha matizado que el posible acuerdo con uno u otro partido “no serían iguales>”, sin especificar cuáles serían esas diferencias.

En cualquier caso, Fernández ha insistido en que “no hay nada decidido” y que hasta la constitución de la nueva Corporación el próximo sábado día 15 de junio van a seguir reuniéndose con los socialistas en busca de un posible acuerdo, sin descartar que el entendimiento pudiera pasar por una abstención de Cs en la sesión de investidura para que saliera elegida la socialista Alegría.

Sin obstáculos insalvables

Ésta última ha calificado la reunión con su homónima de Cs como “muy constructiva” y ha subrayado que pese a que el documento que le ha entregado la representante liberal contiene medidas relativas a la organización territorial del Estado y a la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, “el decálogo lo hemos recibido de buen grado” y ha insistido en que esos puntos no suponían ningún obstáculo para la negociación.

Alegría ha asegurado que se había producido “un avance importante” con Cs en este encuentro solicitado por el PSOE y ha admitido que se puede negociar lo relativo al tranvía o la ley de capitalidad de cara a la consecución de un acuerdo de gobierno.

A este respecto ha indicado que el documento trasladado por el PSOE, además de esas cuestiones también contenía propuestas relativas a organización y limpieza de espacios públicos, movilidad, innovación y emprendimiento, y medidas contra la violencia de género, entre otras cosas.

Tanto Alegría como Fernández han coincidido en señalar en que durante la reunión sólo se han tratado aspectos programáticas, sin abordarse cuestiones relativas al reparto de responsabilidades dentro del gobierno municipal.

Gobierno en minoría

Respecto a la posibilidad de gobernar en minoría con la abstención de Cs en la investidura, Pilar Alegría ha expresado su predilección por alcanzar un acuerdo de gobierno global con Ciudadanos para dotar de “estabilidad” a la ciudad, pero se ha mostrado abierta a cualquier fórmula “porque tenemos vocación de gobierno”.

La candidata socialista también ha desvinculado la negociación municipal de la autonómica y ha indicado que el PSOE ostenta “la legitimidad otorgada con sus votos por los ciudadanos y ciudadanas de Zaragoza” para ostentar la alcaldía.

Cs se desmarca del acuerdo PSOE-PAR, CHA se lo va a pensar e IU lo deplora

El candidato a la presidencia de Aragón por Ciudadanos, Daniel Pérez, ha descartado el inicio de negociaciones con PSOE y PAR después de que estos partidos hayan alcanzado un acuerdo de gobierno. Por su parte, el candidato de Chunta Aragonesista, José Luis Soro, ha indicado que no conoce el pacto y que cuando se lo trasladen opinará sobre el mismo. Mientras, el candidato de IU, Álvaro Sanz, ha subrayado que sólo negociará la candidatura de un presidente que quiera serlo con el apoyo de la izquierda.

“No voy a iniciar ningún tipo de negociación, en este momento, con las circunstancias actuales, con la información que dispongo, con el PSOE”. Es la reacción inmediata del diputado electo de Ciudadanos en las Cortes Daniel Pérez Calvo al acuerdo sellado este viernes entre PSOE y PAR para formar un gobierno de coalición durante los próximos cuatro años.

Y es que el líder de la formación naranja ha asegurado sentirse “sorprendido” de que Aliaga “haya dado por cerrado” un pacto con aragonesistas y PP cuando, añade, le había emplazado a un encuentro para debatir sobre el decálogo de medidas de Ciudadanos.

“Democráticamente me parece muy respetable. Ellos sabrán con qué apoyos cuentan. Nosotros nos vemos excluidos por parte del PAR”, ha señalado.

Además, Pérez ha afirmado que esa “sorpresa” se centra exclusivamente en el presidente del PAR, ya que “estoy recibiendo mensajes de gente del PAR con la misma sorpresa e incredulidad que nosotros”. “Desconocían que esa fuera la actitud de Aliaga. Pensaban que también iba a haber conversaciones con PP y Ciudadanos, que es en lo que habíamos quedado”, ha comentado.

Del mismo modo, el candidato de Ciudadanos ha confirmado que mantiene al PP como “socio preferente”. “Somos gente leales. No somos un partido que busca oportunidades. Somos un partido de gobierno, no un servicio de teleasistencia. Vamos a seguir negociando a la vuelta de la esquina”, ha aseverado.

Por último, Pérez también ha vuelto a reiterar su rechazo a cualquier alianza con Vox. “Son programas difíciles de cuajar. No nos íbamos a sentar con Vox a negociar y, ni mucho menos, a gobernar”, ha destacado, concluyendo que Aliaga “tendrá que explicar de qué forma se hacen esos ascos a Vox y forma un gobierno apoyándose en otra fuerza radical por la izquierda como Podemos”.

CHA no apoyará “a cualquier precio”

El presidente de Chunta Aragonesista, José Luis Soro, ha reconocido que todavía no puede expresar una opinión sobre el pacto que han firmado el PSOE y el Partido Aragonés para intentar formar Gobierno en Aragón porque no lo conoce y en el momento en el que se lo trasladen opinarán sobre el, y aunque es un primer paso para evitar que gobiernen las derechas, CHA no lo va a apoyar “a cualquier precio”.

Soro, en declaraciones a Efe, ha mostrado su discrepancia con que el secretario general del PSOE de Aragón, Javier Lambán, y el presidente del PAR, Arturo Aliaga, hayan calificado el acuerdo que ambos han firmado este viernes de “inamovible” y ha anunciado que en ese caso no lo aceptarán, porque en política “no hay nada inamovible”.

No obstante, también ha defendido que en CHA tienen la “obligación” de actuar con “la máxima responsabilidad y generosidad” para entrar a formar parte del Gobierno.

El presidente de CHA ha afirmado que era el socialista Javier Lambán, como líder de la formación más votada en Aragón, el que tenía que dar el primer paso. “Si se nos llama iremos”, ha asegurado.

Sobre este inicio de conversaciones, Soro ha recordado que desde CHA ya apuntaron el segundo día después de las elecciones que el camino para la confección del Gobierno era “evitar que la derecha y la ultraderecha” estuvieran en él y ahora “parece que ni Ciudadanos, ni PP, ni Vox estarán”.

“Vamos a actuar como siempre hemos hecho, con la máxima responsabilidad y de forma constructiva”, ha subrayado.

Sobre la pasada legislatura, en la que CHA ha sido socio de gobierno de los socialistas y el mismo ha ocupado la consejería de Vertebración del Territorio, Soro ha afirmado que en su partido han demostrado que están preparados para “gobernar, gestionar y hacer grandes cosas” y en su opinión le ha ido “bastante bien a la ciudadanía”, y eso se ha traducido en que han incrementado su número de votos en “casi un 40 por ciento”.

La izquierda, marginada

IU Aragón solo negociará la investidura de un presidente que quiera serlo con el apoyo de la izquierda y con un programa “de progreso” para la Comunidad, según ha asegurado su coordinador general, Álvaro Sanz, tras conocer el acuerdo alcanzado este viernes entre PSOE y PAR que requiere, no obstante de más apoyos.

Apoyos necesarios para alcanzar los 34 diputados de las Cortes de Aragón, dado que PSOE y PAR suman 27, y que podría llegar con los 9 restantes de la izquierda (5 de Podemos Equo, 3 de CHA y 1 de IU) o bien con los 12 de Cs, aunque el cabeza de lista de la formación naranja, Daniel Pérez, de momento ha rechazado esta viernes esa posibilidad.

Ante esta situación y el acuerdo hecho público por el secretario general del PSOE, Javier Lambán, y el presidente del PAR, Arturo Aliaga, Sanz considera que Lambán “no está haciendo lo posible” para un acuerdo de investidura “con la izquierda”, que minimice “el protagonismo” de las distintas fuerzas de derecha.

Ha expresado además su preocupación, en un comunicado, por la “prisa del PSOE” por cerrar acuerdos “sin intentar el concurso del mayor componente progresista posible” y ha advertido de que en IU no tienen ninguna urgencia, “más allá que la de garantizar políticas públicas que beneficien a la mayoría social”.

A su juicio, la alianza con el PAR y la voluntad de Lambán de “seguir profundizando en acuerdos por la derecha con Ciudadanos” auguran una legislatura de desmantelamiento de un sistema fiscal progresivo y justo que con conllevará “una merma de la calidad de los servicios públicos”.

Sanz ha concluido que una vez que Ciudadanos ha dado hoy “un portazo” al pacto con PSOE y PAR, Lambán debería dejar de hacer “cesiones por la derecha con excusas aritméticas”, ser coherente con lo que dice representar y “buscar acuerdos por la izquierda”.

PSOE y PAR alcanzan un acuerdo, impiden un gobierno de derechas y esperan a Ciudadanos

El secretario general del PSOE-Aragón, Javier Lambán, y el presidente del Partido Aragonés (PAR), Arturo Aliaga (a la izda en la imagen superior de Europa Press), han cerrado un acuerdo para conformar el próximo Gobierno de Aragón tras las elecciones del pasado 26 de mayo. Su entendimiento cierra las puertas a un posible gobierno de la derecha, pero necesita del apoyo de Cs para alcanzar la mayoría que garantice su funcionamiento.

Así lo han indicado, en declaraciones a los medios de comunicación, este viernes después de mantener una reunión. Lambán ha evidenciado que necesitan “más participantes” para conformar “una mayoría estable”, ya que entre los 24 escaños de los socialistas y los tres del PAR suman 27 diputados en las Cortes de Aragón, a siete de la mayoría, que se logra con 34 de los 67 diputados del Parlamento autonómico.

Acuerdos con otras fuerzas

Por eso, ha deseado que se incorporen otras fuerzas políticas que se sientan “atraídas” por “la responsabilidad y la centralidad”, en velada alusión a Ciudadanos, al que esperan incorporar al acuerdo.

En este contexto, ha mencionado que en los próximos contactos que lleven a cabo con otras fuerzas políticas se realizarán con la participación simultánea del PSOE y del PAR.

“A partir de ahora, los contactos con otras fuerzas políticas para seguir ampliando ese gobierno los mantendremos conjuntamente Arturo Aliaga y yo”, ha detallado Lambán.

Acuerdo “inamovible”

Lambán ha puesto en valor la experiencia de gobierno y trayectoria tanto de su partido como del PAR, así como los 27 escaños que suman en conjunto, y ha aludido a la “centralidad” y la coincidencia en puntos fundamentales para la futura incorporación de otros actores en el futuro Gobierno de Aragón en el que tanto PSOE como PAR tendrán una presencia “fuerte y clara”.

El también presidente de Aragón en funciones ha apuntado que ahora “tienen que ser otros” los que den pasos para configurar esa mayoría necesaria para el nuevo gobierno, si bien ante la insistencia de los medios sobre la posibilidad de contar ahora con Cs frente a las fuerzas de izquierda (Podemos Equo, CHA e IU) ha insistido en que “solo excluyen a Vox” y que el resto de fuerzas políticas tendrán que decidir si se reconocen en las bases del acuerdo alcanzado con el PAR: la centralidad, la moderación y la transversalidad.

“El acuerdo con el PAR es inamovible”, ha ahondado, aunque ha reconocido que en los próximos días habrá “llamadas en todas las direcciones” y que el candidato de Cs, Daniel Pérez Calvo, es “un señor al que el resultado electoral ha puesto en una posición importante para la definición de la futura estabilidad del gobierno de la comunidad”, ya que consiguió 12 escaños necesarios para que PSOE y PAR puedan gobernar.

Además de resaltar la “altísima sintonía” en los planteamientos de PSOE y PAR, Lambán ha subrayado que ambas formaciones rechazan su participación en cualquier gobierno que dependa de Vox, un partido contrario a la autonomía, las comarcas, trasvasista y que pretende romper los consensos alcanzados en Aragón, ha dicho.

Vox impide el pacto de derecha

A este respecto, Aliaga ha coincidido en que la “incompatibilidad manifiesta” con Vox en relación al Estatuto de Autonomía y el adn del PAR hacen “imposible” llegar a acuerdos con las otras formaciones de derecha (PP, Cs y Vox), que sumarían los 34 escaños necesarios de la mayoría absoluta.

Su partido huye de los frentismos, ha aseverado, tanto en Aragón como en Madrid, con quien es necesaria “una buena relación”, y ha defendido que están abiertos a quien quiera sumarse a este acuerdo, si bien ha subrayado que “lo lógico” es que sea Cs quien se adhiera.

Ha desvelado que fue el compromiso transmitido por Lambán de trabajar por Aragón “sin intereses partidistas” lo que le convenció para responder rápidamente a su invitación de negociar, antes de recordar que siempre ha defendido que tenía que ser el PSOE, como lista más votada con 24 diputados, quien formara gobierno y que lo lógico es que lo hiciera con Cs.

Una vez alcanzado este acuerdo verbal, “porque en Aragón no hace falta firmarlos en papel”, según Aliaga, a partir del próximo lunes de forma conjunta, con la participación de ambos y ya no en reuniones bilaterales, según Lambán, empezarán a perfilar el programa de gobierno, en el que no existen diferencias “insalvables” sino “asperezas que limar”, después de que se hayan intercambiado documentos básicos.

Azcón (PP) y Fernández (Cs) avanzan en un acuerdo municipal y ambos se ven como alcaldes

El PP y Cs han escenificado una “muy buena sintonía” y una “inmensa coincidencia” para llegar a un acuerdo de gobierno en el Ayuntamiento de Zaragoza en la primera reunión celebrada entre los dos candidatos, Jorge Azcón y Sara Fernández, respectivamente, tras las elecciones locales del pasado 26 de mayo. Ambos candidatos se ven como alcaldes de Zaragoza.

Este primer encuentro se enmarca, según ha indicado Fernández, en ese acuerdo más amplio que la formación naranja aspira alcanzar con el PP a nivel autonómico en las Cortes de Aragón y en el resto de ayuntamientos.

En Zaragoza, el PP con 8 concejales y Cs con 6 suman entre los dos 14 apoyos, por lo que necesitan el respaldo de los dos ediles de Vox para alcanzar una mayoría que les permita gobernar y acabar, ha dicho Jorge Azcón, con “dieciséis años de gobiernos de izquierda en la ciudad de Zaragoza”.

Sin embargo, en este primer encuentro oficial, en el que los dos partidos han confirmado que coinciden en prácticamente todas las políticas municipales, no se ha abordado esta cuestión, que se dirimirá en los próximos días.

Recelo de Cs hacia Vox

Eso sí, la candidata de Cs, Sara Fernández, ha reiterado la posición de su partido a nivel estatal: no entrarán en Gobiernos donde esté presente Vox, ha garantizado.

En este sentido, ha aclarado que el documento programático en el que están trabajando y que perfilarán en los próximos días es únicamente con el Partido Popular, su opción preferente para llegar a acuerdos.

“Si otros partidos se quieren sumar estaremos encantados, por ahí no tenemos ningún problema”, ha manifestado Fernández en alusión a Vox.

El PP, abierto a la ultraderecha

Azcón, sin embargo, es favorable a negociar con el partido ultraderechista de Santiago Abascal para posibilitar lo que él denomina “un gobierno de centro-derecha” en la capital aragonesa.

De hecho, ha reconocido que ya ha mantenido conversaciones con esta formación y que se reunirá con sus líderes territoriales en los próximos días.

Ha insistido, además, en que los dos concejales de Vox son “necesarios” para que haya un cambio político y ha mostrado su disposición a trabajar “lo que haga falta” para lograrlo.

“Todo el mundo que quiera que haya un cambio político en el Ayuntamiento de Zaragoza tiene que ser consciente de que habrá que poner de acuerdo a 16 concejales”, ha reiterado.

Ambos reivindican la alcaldía

Esta primera “toma de contacto” que, en palabras de Fernández, se ha celebrado con “muy buena sintonía”, ha servido para confirmar que el acuerdo con el PP es “viable”.

No han hablado de proyectos concretos o de líneas rojas, aunque coinciden en impulsar políticas orientadas a garantizar la calidad de los servicios públicos, reducir los impuestos, apoyo a las familias o el rechazo a la línea 2 del tranvía.

En definitiva, ha precisado Azcón, no hay “ninguna diferencia insalvable” y sí “una inmensa coincidencia” entre los dos partidos que por ahora no se han fijado fechas para llegar a un acuerdo salvo la que marca la constitución de los ayuntamientos el próximo 15 de junio.

Tampoco han hablado de reparto de “sillones” o de concejalías ni de quien ocuparía el despacho de la alcaldía. Eso sí, Fernández, quien ha aclarado que no hay negociaciones abiertas con el PSOE, ha dicho que no renuncia a ser la alcaldesa, mientras que Azcón ha reivindicado, a tenor de los resultados, la alcaldía para el PP, si bien ha añadido que cree que no habrá discrepancias en este sentido.

Y al ser preguntado por si Sara Fernández sería vicealcaldesa si él es finalmente el alcalde ha espetado: “si yo soy alcalde, Sara será lo que ella quiera”.

El PSOE apuesta por un gobierno “centrado” con PAR y Cs

El PAR será el “socio preferente” del PSOE para un pacto de Gobierno en las Cortes de Aragón, en unas negociaciones que los socialistas quieren comenzar cuanto antes y que están precedidas por conversaciones entre Lambán y Aliaga. Los socialistas invitan también a Ciudadanos a sumarse a un acuerdo que propiciaría un  Gobierno liderado por “fuerzas centradas y pensando en los aragoneses”.

Así lo ha explicado este jueves en declaraciones a los medios de comunicación el secretario de Organización de los socialistas aragoneses, Darío Villagrasa, tras la reunión de la comisión negociadora del PSOE Aragón en su sede en Zaragoza (imagen superior de Europa Press).

“Somos la primera fuerza y entendemos que el proyecto de Aragón debe basarse en la centralidad, en la defensa del Estatuto de Autonomía y de la Constitución”, ha manifestado el secretario de Organización, quien ha incidido en el “alto grado de afinidad y coincidencia” de su formación con el PAR.

De hecho, se ha referido a los doce años en los cuales gobernaron juntos la comunidad como “muy fructíferos”, tanto desde el punto de vista del desarrollo de la autonomía y del desarrollo territorial.

Emplaza al PAR

Así, la comisión negociadora se ha dirigido ya formalmente al líder del PAR, Arturo Aliaga, para entablar “a la mayor brevedad” las conversaciones que les lleven a un posible acuerdo para la formación del próximo Gobierno de Aragón.

“Les invitamos a sentarnos de forma directa, formal y fructífera a negociar; y en torno a esta mayoría centrada que defiende los intereses de Aragón, planteamos poder sumar otras fuerzas políticas”, ha apostillado.

Y es que, con los 24 diputados del POSE y los 3 del PAR todavía no salen las cuentas para alcanzar la mayoría absoluta necesaria (cifrada en 34) para gobernar el Parlamento aragonés, por lo que el PSOE ha invitado a Cs a sentarse a negociar.

Invitación a Cs

Eso sí, Villagrasa ha reconocido que para la formación naranja el PP parece ser la “opción preferente”, si bien un pacto entre ambas formaciones y PAR pasaría por el apoyo de Vox, lo que se traduce en la necesaria “conducta activa de un partido de ultraderecha”.

Por ello, también ha invitado a Cs a reflexionar sobre qué es lo que quieren para Aragón: un Gobierno liderado por “fuerzas centradas y pensando en los aragoneses” (encarnado por el PSOE y el PAR) o bien “invitar a esa mesa de comensales al partido ultraderechista Vox”.

En este sentido, ha dilucidado que la única alternativa a un gobierno liderado por el PSOE es un “cuatripartito de derechas” en el que “necesaria y activamente” tienen que contar con Vox.

PP y Cs se ponen de acuerdo y emplazan al PAR a un pacto de gobierno que debería respaldar Vox

El Partido Popular y Ciudadanos han mantenido la primera reunión para intentar constituir una coalición con la que alcanzar un acuerdo de programa de Gobierno, primero en el Gobierno de Aragón y posteriormente en el resto de las instituciones de la comunidad. Los dirigentes de PP y Cs emplazan ahora al PAR a pactar un programa con ellos y a suscribir un pacto de gobierno, que, aunque eluden mencionarlo de forma explícita, debería contar de forma imprescindible con el respaldo de Vox para ser viable.

Los candidatos del PP y Ciudadanos a la Presidencia de Aragón, Luis María Beamonte y Daniel Pérez, respectivamente, junto a los miembros de las ejecutivas nacionales Javier Maroto y José María Espejo, han mantenido esta primera reunión formal en Zaragoza en la que la formación naranja ha presentado su decálogo de condiciones para alcanzar acuerdos y que ha comenzado a negociar con los populares.

Tras esta toma de contacto, los líderes aragoneses avanzarán para alcanzar acuerdos programáticos con las condiciones concretas para Aragón en los próximos días.

Programa de gobierno

Daniel Pérez ha calificado las primeras conversaciones con los populares de satisfactorias en lo que ha sido “una primera toma de contacto”. Tras la reunión de este miércoles se constituirá la “primera mesa” para afrontar la cuestión programática, basada “en el decálogo” que han presentado a los populares y que estos han aceptado.

En su opinión, la propuesta que han presentado puede ser compartida por cualquier fuerza política “moderada, centrada y liberal” y por ello estarán “encantados” de abrirse a cualquier fuerza que se sume a “un proyecto aragonés.

También ha destacado que en problemas como la despoblación o el reto de acabar con el impuesto de sucesiones, entre otras cuestiones, se han puesto de acuerdo “desde el minuto 1”.

Cs no cuenta con Vox

Sobre la posibilidad de alcanzar acuerdos con Vox, Pérez ha apuntado que no cuentan con esta formación porque hay una “incompatibilidad clara entre sus planteamientos y los de Ciudadanos”.

Pérez ha apostado por la incorporación a este proyecto de otras fuerzas, como el Partido Aragonés, que ha asegurado que conoce esta reunión, de cuyo resultado también se le informará.

“Estamos convencidos de que el PAR puede encajar en este proyecto”, ha dicho Pérez, quien ha recordado que ahora están hablando de programas y en los próximos días empezarán a hablar del desarrollo de la legislatura.

Pérez ha recordado que lo que han analizado en esta reunión es el decálogo que aprobó su la ejecutiva nacional de su partido para hacerlo llegar a toda España y a partir de ahora deberán hablar “de todos los aspectos en relación directa con Aragón”, a la vez que ha insistido en que su opción preferente de negociación es el Partido Popular y no el PSOE.

Presiones al PAR

Por su parte, Luis María Beamonte ha manifestado su satisfacción por que Aragón haya sido el primer lugar en el que se ha producido este encuentro entre los populares y la formación naranja, del que ha remarcado que “no está hecho para fracasar”.

También el líder popular ha reconocido que el PAR conocía tanto la reunión como su contenido porque el partido aragonesista es “una pieza fundamental e importantísima en este escenario”.

Beamonte ha asegurado que para que el PAR se incorpore a esta coalición el documento inicial de los naranjas, y que han asumido los populares, “se implementará con todos los elementos que caracterizan a esta comunidad”, porque “todo es susceptible de ser mejorado”.

Sobre el posible reparto de cargos tanto en el Gobierno de Aragón como en otras instituciones, Beamonte ha afirmado que se ha hablado “nada de eso”. “Si no nos ponemos de acuerdo en lo más importante difícilmente podremos hablar del resto”, ha precisado.

El PP sí habla con Vox

Para el popular, en estos momentos lo importante es “presentar un proyecto de futuro”, aunque ha reconocido el interés que suscita la parte “más morbosa”, que es quien preside las diferentes instituciones en las que sean mayoría.

También ha explicado que en los próximos días van a poner en el mismo papel las propuestas de una formación y otra para después “compartirlas” con el PAR.

Sobre Vox, Beamonte ha reconocido que ha hablado con ellos, pero que no han avanzado “nada en concreto”. Aunque la coalición que se plantean es la de PP, Ciudadanos y PAR, aspiran a conseguir el apoyo de “34 diputados”, lo que implicaría el apoyo de la formación de extrema derecha.

Beamonte ha insistido en que en esta reunión han “avanzado y mucho” a la vez que ha defendido que tienen su proyecto y consideran “legítimo” plantear una alternativa a la izquierda.

Cs opta por un acuerdo de centro-derecha sin Vox y descarta por ahora al PSOE

El candidato de Cs a la Presidencia del Gobierno de Aragón, Daniel Pérez Calvo, se ha mostrado partidario de un acuerdo con los partidos de centro-derecha, en referencia a PP y PAR y en el que no incluye a Vox, tanto para las Cortes como para el Ayuntamiento de Zaragoza, y “no contempla” un acuerdo con el PSOE.

En declaraciones a los medios este viernes, Pérez Calvo ha insistido en que se decanta por un acuerdo con el centro derecha, con PP y PAR, con los que cree que podrían ser capaces de suscribirlo “al 99 %” en cuanto a empleo, fiscalidad, familias o territorio para el Gobierno de Aragón pero también para el Ayuntamiento de Zaragoza, aunque ha reconocido que son instituciones diferentes y que cada una tiene su proceso de negociación.

Vox, excluido

En ese acuerdo no incluye a Vox, ni en el gobierno ni en los pactos para cerrarlo, un partido que llegado el momento, según Pérez Calvo, “tendrá que elegir si quiere una opción de gobierno de centro derecha”, que es la que representaría Cs, PP y PAR, o si prefiere “optar por otra opción posible en otro espectro político”.

Se ha referido así a los 31 diputados que suman en las Cortes PP (16), Cs (12) y PAR (3) y a los 33 que alcanza el PSOE (24), con Podemos Equo (5), CHA (3) e IU (1), los dos bloques que no llegan a los 34 de la mayoría absoluta del Parlamento, compuesto por 67 escaños, en el que Vox se estrena con tres diputados.

No obstante, el presidente del PAR, Arturo Aliaga, dio este miércoles por descartado un pacto de derechas en el que esté o apoye Vox y se ha decantado por un acuerdo entre PSOE y Cs, que, por su parte, ha rechazado Pérez Calvo.

Declaraciones de Aliaga

En este sentido, no ha querido valorar las declaraciones de Aliaga dado que “no han empezado” a hablar ni a ver qué plantean, aunque sí ha dejado claro que Cs “cuenta con el PAR” para que forme parte del Gobierno.

“Estamos en un momento de inicio de negociaciones, empezando a hablar y a tantear para ver dónde podemos encontrarnos”, ha apuntado Pérez Calvo, quien se ha mostrado convencido de que, tanto con el PAR como con el PP, se puede conseguir esa opción de centro derecha por la que apuesta Cs para cuajar un programa para los próximos cuatro años, “de centro e integrador, abierto y aragonesista, en el marco de una España unida y que mire a Europa”.

Y, aunque ha pedido más tiempo para poder avanzar en las negociaciones, que a su juicio deberían empezar a producirse la semana que viene dado que hasta ahora solo ha habido tomas de contacto, ha apelado a que si algo ha demostrado el PAR a lo largo de los últimos 30 años es que, además de ser un partido fundamental en la constitución de Aragón, es un “partido de acuerdos, pactos y dialogante”.

Cs negociará la próxima semana, mientras Azcón (PP) les apremia a pactar con ellos y con Vox

La candidata de Ciudadanos (Cs) a la Alcaldía de Zaragoza, Sara Fernández, ha apuntado que las conversaciones entre otras fuerzas políticas podrían comenzar la próxima semana, pero ha subrayado que “no hay prefijado un calendario”. Por su parte, el candidato del PP, Jorge Azcón, reclama que se concrete en un acuerdo de gobierno la mayoría que ostenta “el centro derecha” (16 concejales, incluyendo los dos de Vox).

La representante de Cs (en la imagen superior junto al candidato de Cs a la DGA, Daniel Pérez) ha comentado que las conversaciones políticas se centrarían inicialmente entre los grupos municipales del Ayuntamiento de Zaragoza para conformar una mayoría que dada la correlación de fuerzas pasaría por la suma de PP (8 concejales), Cs (6) y Vox (2) o por la otra alternativa conformada por los 10 escaños del PSOE y los 6 de Cs.

“No hay un calendario prefijado, pero lo más probable es que sea a partir de la próximas semana por las fechas en las que estamos, pero no hay calendario prefijado”.

Estas conversaciones se llevarían a cabo por los comités territoriales de Cs, que se reunirían en los próximos días, tras la decisión adoptada este martes en el comité nacional de negociación de la formación naranja.

Toma de decisiones

Estos comité territoriales serán los encargados de adoptar las “decisiones estratégicas para poder empezar a tener reuniones con otros partidos”.

Aunque no hay un calendario programado, Sara Fernández ha observado que “corren más prisa” los municipios porque el 15 de junio se constituyen todos los ayuntamientos de España.

Sara Fernández, que no ha precisado con qué partidos van a hablar, aunque tampoco ha descartado ninguno, ha añadido que las conversaciones se podrían iniciar en primer lugar con la lista más votada o también en paralelo con otras formaciones. “Se puede hablar con cualquiera de los partidos con los que vamos a mantener conversaciones”.

En declaraciones a los medios de comunicación, la candidata de Cs a la Alcaldía ha explicado que siguen analizando todas las posibilidades que hay de acuerdos para las dos instituciones principales de la Comunidad autónoma, en referencia al Gobierno de Aragón y al Ayuntamiento de Zaragoza.

Integrantes del nuevo grupo municipal del PP, que se han reunido por primera vez. Foto: Europa Press

Azcón reclama

Por su parte, el candidato del Partido Popular (PP) a la Alcaldía de Zaragoza, Jorge Azcón, ha señalado que para que haya un alcalde del centro derecha tiene que haber 16 votos porque sino la izquierda gobernaría la ciudad. El edil ha apostillado lo siguiente: “Creo que los zaragozanos no perdonarían que existiendo esa mayoría en 20 años la desaprovecháramos”.

Azcón ha precisado que de esa mayoría del centro derecha, la mitad, ocho concejales son del PP. “Estoy convencido de que esa lógica electoral tendrá espacio”. Los otros ocho concejales son del espectro de centro derecha y ha confiado en que, entre todos, sean capaces de ponerse de acuerdo.

“Espero que, por primera vez en 20 años, Zaragoza consiga un equipo de gobierno que responda a ideas liberales y que piense que la ciudad necesita resolver problemas en lugar de crearlos”. “Hay que trabajar en un programa de gobierno que deshaga el lío, la bronca y la confrontación de estos cuatro años. Hay un cambio de centro derecha y quiero que sea tranquilo y en positivo y por eso nos ponemos a trabajar desde hoy”.

El grupo municipal del PP ha mantenido este miércoles su primera reunión de los ocho concejales electos para comenzar a confeccionar el programa de gobierno para este próximo mandato. “El objetivo del PP es un cambio en la ciudad con una mayoría de centro derecha en la que el centro está en el PP y vamos a hacer todos los esfuerzos por armar esa mayoría”, ha subrayado Azcón.

Sin mencionar a Vox

Respecto a Vox, al que no ha querido mencionar en ningún momento, Azcón ha indicado que “no hay nada peor que vender la piel del oso antes de cazarlo”, en respuesta a las declaraciones del candidato de Vox a la Presidencia del Gobierno de Aragón, Santiago Morón, quien ha dicho que sería muy fácil llegar a un acuerdo en el Ayuntamiento de Zaragoza.

“Espero responsabilidad y que todo el mundo sepa que nos jugamos, en la quinta ciudad de España, ese cambio tranquilo y en positivo y aplicar la formula que nos ha dado resultado para estar donde estamos que es trabajar y ser responsables”.

Preguntado por si considera a Vox un partido de extrema derecha, ha criticado que a la izquierda le encanta poner etiquetas. “A mí eso no me gusta. Yo sé lo que soy y lo que represento y el esfuerzo titánico del grupo municipal del PP para que esa mayoría del centro derecha sea posible en Zaragoza”.

En respuesta a si cedería la alcaldía para lograr el gobierno de centro derecha, Azcón ha recordado que en 2011 el PP logró 15 concejales y 131.00 votos y se quedó en la oposición; en 2015 tuvo 10 concejales, que son los mismos que ha logrado el PSOE estas elecciones, y también se quedó en la oposición.

“Recomendaría a todos que repasen los resultados electorales y las posiciones políticas que han ocupado. Hay una mayoría de centro derecha en la ciudad que no sumaba desde 1999 y eso explica que haya habido gobiernos de izquierda tantos años a pesar de que el PP ganara holgadamente. Vamos a ser coherentes”.

Los partidos tienen hasta el 20 de agosto para llegar a un acuerdo de investidura en las Cortes

Los ocho partidos que han obtenido representación en las Cortes de Aragón tienen de tiempo hasta el 20 de agosto para lograr un acuerdo para la investidura del nuevo presidente de la Comunidad, y en caso contrario habrá que disolver el Parlamento y convocar nuevas elecciones.

Las Cortes se constituirán el 20 de junio y, según el reglamento de la Cámara, desde ese momento la Presidencia del Parlamento, previa consulta con las fuerzas con representación y oída la Mesa de las Cortes, propondrá un candidato dentro de los días siguientes.

Formulada la propuesta, se convocará el pleno de investidura, en el que el candidato deberá obtener, en la primera votación, el voto de la mayoría absoluta de los miembros de la Cámara.

Si no lo consiguiera, se celebrará una nueva votación veinticuatro horas después y la confianza se entenderá otorgada si en ella obtuviera mayoría simple, señala el reglamento de la Cámara.

Dos meses, plazo máximo

La mayoría absoluta supone recibir el voto positivo de la mitad más uno de los diputados, es decir, 34. La mayoría simple se consigue cuando el número de votos afirmativos es superior al de negativos.

Si en ninguna de estas votaciones el candidato consigue la confianza de la Cámara, se tramitarán sucesivas propuestas por el mismo procedimiento. Entre ellas debe de transcurrir un plazo no superior a diez días.

Pero si pasan dos meses desde la constitución de las Cortes, es decir, se llega al 20 de agosto sin que ningún candidato consiga ser investido, el Parlamento se disolverá y se convocarán nuevas elecciones.