agresiones

Las agresiones a personal sanitario se agudizan por la feminización del sector

Es un problema que se ha agudizado en los últimos tiempos o al menos ahora se conocen más casos. Los trabajadores del sistema sanitario público y privado de Aragón sufren cada vez más agresiones de sus pacientes. El informe de Prevención de Riesgos Laborales del Departamento de Sanidad situaba hace unos días en 253 las agresiones sufridas en toda la Comunidad en 2018. La realidad es que se denuncian muchas menos: en la provincia de Zaragoza ese mismo año solo hay constancia de nueve casos judicializados. El aumento de las agresiones tiene que ver también con la feminización del sector sanitario. Ellas son las principales perjudicadas.

La gran mayoría de las agresiones son de carácter verbal (amenazas e insultos) y esto provoca que los trabajadores no lo consideren grave. “Hay gente que lo deja pasar en cuanto se le pasa el sofoco y ya no quiere denunciarlo. A veces son las propias compañeras las que tienen que convencer a la enfermera de que lo haga”, explica el presidente del Colegio de Enfermeros de Zaragoza, Juan José Porcar. Porque si no se llega a casos como el vivido hace apenas una semana, cuando un médico fue herido de arma blanca por un hombre en el centro de salud Univérsitas (en la foto superior, concentración de protesta en el citado centro tras la agresión)

Reincidentes

Los Colegios Oficiales de Médicos, Enfermeros y Odontólogos de Zaragoza piden mayor protección y seguridad para los empleados y, sobre todo, que se ponga el foco en los casos de “reincidentes” en el servicio sanitario a domicilio, muy habitual en Aragón debido al envejecimiento de la población. “Hay que hacer la asistencia compartida: los profesionales nunca deben ir solos. Existen situaciones problemáticas que están localizadas y los profesionales van acompañados de Policía Local”, apostilla la presidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza, Concepción Ferrer.

Las causas que explican el aumento de agresiones en el ámbito sanitario son la saturación de los servicios de urgencias y los centros de salud, la falta de libre elección de profesional, la desprotección, la pérdida de respeto en la sociedad y la feminización de la profesión. De hecho, como matiza Ferrer, las agresiones “se producen en mujeres jóvenes menores de 45 años con mayor incidencia y tienen miedo porque el agresor sabe quiénes son y dónde trabajan todos los días”. Querer disponer de informes que no se pueden facilitar, no aceptar que algunos trámites requieren tiempo o la prescripción de medicamentos, también estarían detrás del aumento de agresiones.

Medidas disuasorias

Desde 2018 existe la figura del Interlocutor Policial que media entre los centros médicos y los colegios profesionales para controlar, prevenir y frenar las agresiones. En las ciudades es un agente policial y en los núcleos rurales, un guardia civil. Este servicio contabilizó siete delitos en 2018, si bien el dato facilitado por el Colegio de Médicos era nueve (cinco doctores y cuatro enfermeros), dos no fueron considerados delito.

Los profesionales sanitarios piden más personal de seguridad en los centros de salud y la instalación de cámaras de seguridad como medida disuasoria, la penalización de las situaciones habituales o de reincidentes y la creación de un registro único que aglutine todas las agresiones registradas para poder contabilizarlas con mayor seguridad.

Además, van a poner en marcha un botón de alerta en el sistema informático de los ordenadores para que el trabajador pueda notificar un situ si la agresión se produce en la consulta con solo clickarlo. Un servicio que también se implantará en la asistencia a domicilio y que se ha puesto en marcha como proyecto piloto en el Centro de Salud Las Fuentes Norte.

Teléfono de ayuda

Por su parte, el Colegio de Médicos de Zaragoza ha optado por abrir un número de teléfono que estará disponible 24 horas de lunes domingo. Es el 601755044 al que los empleados podrán llamar para recibir asesoramiento y acompañamiento en caso de agresión. Concretamente, un colegiado le informará sobre cómo y dónde denunciar el hecho ante las autoridades policiales.

Los sanitarios que hayan sufrido una agresión en Zaragoza capital pueden ponerse en contacto con el interlocutor policial llamando al 976 469 925 o 976469926 o enviando un email a zaragoza.segpriv@policia.es. Si la agresión se produce en el ámbito rural serán atendidos en el 976711400, extensión 392, o en el email bdelbusto@guardiacivil.es.

Protestas en el Centro Salud Univérsitas hasta que haya seguridad

Los trabajadores sanitarios del centro de salud Univérsitas de Zaragoza, donde el pasado viernes un paciente agredió con un cuchillo a un médico, se concentrarán todos los viernes en la puerta principal a las 11.00 horas de la mañana para demandar al Gobierno de Aragón que dote con medidas de seguridad las instalaciones y especialmente poniendo un guardia de seguridad, mientras estén abiertas al público. Esta medida ya se ha adoptado en otros centros de salud de Zaragoza además de en hospitales y centros de especialidades.

El sindicato Médicos de Atención Primaria de Aragón apoya esta reivindicación y anima a trasladar la protesta, también todos los viernes y a la misma hora, a todos los centros de Aragón, en solidaridad con los compañeros que vivieron la agresión.

“Hoy en Univérsitas habrían agradecido que el Salud hubiera enviado un guarda de seguridad, de los muchos que tiene, aunque fuera de forma temporal, pero está claro que no demuestran ningún interés”, ha asegurado el presidente del sindicato, Leandro Catalán. Los sindicatos médicos de Aragón reclaman, además de otras medidas, que se dote con personal de seguridad a todos los centros de salud de Aragón, tanto urbanos como rurales, durante el horario de atención al público.

Más protestas

El malestar entre los médicos va en aumento y este lunes 11 de marzo se ha producido otra concentración de protesta en el centro de salud Las Fuentes Norte, uno de los pocos que cuenta desde hace poco con vigilante de seguridad, a raíz de que se registraran también varias agresiones (foto superior).

Los Médicos de Atención Primaria de Aragón critican asimismo las declaraciones de la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Pilar Ventura, rechazando la medida de poner personal de seguridad en todos los centros porque significaría, a su juicio, “criminalizar” a los consultorios. “¿Por qué entonces el propio Gobierno ha puesto seguridad en algunos? Podemos entender que se haga de forma progresiva pero no tiene sentido hacerlo en unos sí y en otros no”, ha destacado Catalán.

Además, ha recordado que la seguridad privada está presente en otras instalaciones sanitarias y en edificios oficiales como el propio Gobierno o las Cortes de Aragón. “No es un problema de “criminalizar” nada, solo queremos que no nos agredan, ni a los médicos ni a otros profesionales sanitarios ni a los propios pacientes”, ha subrayado.

Más de mil mujeres bajo protección policial por violencia machista en Aragón

La Policía Nacional protege a 1.015 mujeres por violencia machista en Aragón, según recoge el último boletín estadístico mensual que publica la Secretaría de Estado de Igualdad y que incluye datos a fecha 30 de septiembre de 2018.

Hasta hoy, 25 de noviembre, dos mujeres han sido asesinadas por esta lacra en lo que va de año, las dos en Zaragoza. Desde 2003, año desde el que existen estadísticas sobre violencia machista en el país, las víctimas mortales en la Comunidad ascienden a 25.

Un año más, miles de personas saldrán hoy a las calles para exigir el fin de la violencia machista en unas marchas organizadas por los movimientos feministas con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, una lacra que en España ya se ha cobrado la vida de 972 mujeres y 27 niños.

Según la Secretaría de Estado de Igualdad, cuatro mujeres en Aragón (tres de Zaragoza y una de Huesca), se encuentran en riesgo alto de volver a sufrir una agresión machista y reciben por ello diariamente la llamada de un miembro de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

La Policía se basa en el sistema “VioGén” de seguimiento integral en los casos de violencia de género, que tiene activos 1.687 en toda la Comunidad, para establecer el nivel de riesgo de cada mujer. A fecha 30 de septiembre de este año, ninguna mujer se encontraba en riesgo extremo.

Concienciación

En total en Aragón, 13.737 mujeres han sido víctimas de violencia machista, según el boletín del Ministerio de Igualdad, de las que 63 eran menores de edad.

Las campañas de concienciación para animar a denunciar han tenido su efecto y las denuncias por violencia machista han aumentado un 15,17 % desde 2008, pasando de las 3.336 de entonces a las 3.860 que se presentaron en 2017. Hasta junio de este año se habían presentado 1.920 denuncias en Aragón.

Por provincias, es la de Teruel donde más se han incrementado las denuncias por violencia de género, casi un 30 %, pasando de las 154 en 2008 a las 200 del pasado año.

Desde la crisis ha aumentado el número de mujeres víctimas de violencia machista que reciben los 430 euros de la Renta Activa de Inserción, ya que ha pasado de 251 en 2008 a 629 hasta septiembre de 2018.

Además, 261 mujeres en Aragón han recibido las ayudas previstas en el artículo 27 de la Ley Integral contra la Violencia de Género desde 2006.

Servicio Telefónico

Por otro lado, 203 mujeres en Aragón eran usuarias activas del Servicio Telefónico de Atención y Protección a las víctimas de violencia de género (Atenpro) en septiembre de este año. Un servicio que consiste en la entrega de un móvil que permite a las víctimas contactar en cualquier momento con personal especializado que le atienda en caso de urgencia.

Esta cifra supone un 10 % más que el mismo mes del año pasado, y es en la provincia de Zaragoza donde más se ha incrementado, un 23 %, mientras en Huesca ha disminuido un 6 %.

Otro teléfono, el 016, de atención a las víctimas de violencia de género, recibió 134 llamadas en septiembre de este año, un 3,9 % más que el mismo mes del año anterior, y acumula desde su puesta en marcha en septiembre de 2007 un total de 15.565 llamadas.

Al otro lado del teléfono se encuentra un profesional que informa sobre cómo actuar tanto a las víctimas como a su entorno, ya que 1 de cada 4 personas que acuden al 016 son familiares o allegados de la víctima.

El IAM

El Instituto Aragonés de la Mujer (IAM) cuenta con su propio número, el 900 504 405, que solo entre enero y septiembre de 2018 ha recibido 3.164 llamadas, y un total de 48.463 desde que se aprobó en 2007 la Ley Aragonesa contra la Violencia sobre la Mujer.

La directora del IAM, Natalia Salvo, anunció precisamente esta semana que este teléfono pasará a tener una nueva función que será un servicio de guardia psicólogica “urgente e inmediata” para mujeres víctimas de cualquier tipo de violencia.

Esta medida se sumará a los “agentes de igualdad” que se desplegarán por todo el territorio para ayudar a las instituciones a prevenir la violencia machista, según anunció la consejera de Derechos Sociales, María Victoria Broto.

“Mientras una mujer sufra o pierda la vida por la violencia machista no podemos tener descanso”, aseguró Broto, para quien es necesario educar “desde la cuna” en la igualdad de oportunidades.

Sergio Martín Lafuente/Efe

Una marcha revindicará unas Fiestas sin agresiones machistas

Una marcha nocturna recorrerá las calles del centro de Zaragoza para reivindicar unas Fiestas del Pilar sin agresiones machistas. Convocada por el Movimiento Feminista de Zaragoza tendrá lugar este viernes, 6 de octubre, a partir de las 21.00 horas. Desde la plaza la Magdalena hasta la plaza España el Movimiento Feminista de Zaragoza marchará bajo el lema “Las Fiestas también son nuestras”.

Para este movimiento las fiestas no son iguales para todo el mundo. “Cada tarde y cada noche, en cada concierto y en cada plaza, nosotras nos enfrentamos a acoso, intimidaciones y violencia sexual de todo tipo. Año tras año, salir de fiesta es para nosotras un combate con el patriarcado y con una sociedad que justifica y permite las agresiones machistas, culpabilizando a las agredidas y describiendo a los agresores como víctimas del alcohol u otras drogas”, han expuesto.

Por segundo año consecutivo se ha organizado una marcha nocturna que recorrerá algunas de las calles y zonas más conflictivas tanto en las fiestas como durante el resto del año.

Plantar cara a los agresores

Durante el recorrido se dejará constancia de que “las mujeres están hartas de no poder vivir nuestra sexualidad sin temer las consecuencias, de tener que ser valientes cuando volvemos de fiesta, de que creáis que nuestro cuerpo está disponible a vuestro antojo. Hartas de cobrar menos, de las dobles jornadas, de lucir buena apariencia y de los uniformes sexistas. Hartas de roles de género, de una normalidad impuesta, de vuestro degradante humor machista”.

Por todo ello, han exigido que a partir del 6 de octubre todas las personas que acudan a conciertos, fiestas y actividades se impliquen en la lucha contra la violencia machista y planten cara a los agresores.

Asimismo, han recordado que esta marcha también demuestra que ya no habrá ninguna agresión sin respuesta y que el movimiento feminista es cada vez más fuerte.

“Nos quieren débiles, sumisas y calladas. Pero ante esto, nosotras nos reunimos, nos organizamos, gritamos y nos manifestamos. Porque ya no sentimos miedo, sentimos rabia, y juntas somos manada; más fuertes e imparables”, han concluido.