alcalde

Podemos denuncia que se “regale” dinero a FCC con una poda que ser una de sus labores cotidianas

El grupo de Podemos-Equo en el Ayuntamiento de Zaragoza ha criticado este martes que el alcalde, Jorge Azcón, “regale” dinero a FCC, empresa adjudicataria del servicio de Parques y Jardines, para un plan de poda que la empresa debería incluir dentro en sus labores cotidianas.

De este modo ha respondido la formación al plan extraordinario de poda puesto en marcha por el Gobierno de Zaragoza para retirar o podar los 13.512 árboles en peor estado (9.609 en viario público) y garantizar la seguridad de la ciudadanía, que presentó este lunes el alcalde (en la imagen superior de Ayuntamiento de Zaragoza, observando junto con la concejala Chueca la poda de un árbol en Las Fuentes).

Un plan que supondrá 69.000 euros al mes hasta final de año y que según Azcón implica actuar en este periodo sobre los “2.000 árboles que necesitan ser podados o talados directamente”, lo que, para Podemos Equo, lejos de constituir una acción coherente y meditada para la mejora de la masa arbórea de la ciudad, es “un engorde” de las cuentas de FCC con 345.000 euros hasta diciembre.

Conservación frente a derribo de árboles

Un coste que, a juicio de la formación morada, debería asumir la empresa dentro de sus labores rutinarias de mantenimiento de las zonas verdes y que se adopta “sin la preceptiva consulta previa” a la Comisión de Arbolado, según apunta Podemos en un comunicado.

La citada Comisión de Arbolado fue creada la pasada legislatura y está formada por responsables políticos y técnicos expertos de Parques y Jardines para velar por la salud y prestancia de los árboles de Zaragoza, “imprescindibles para el adecuado equilibrio medioambiental y para la mejora de la calidad del aire en la ciudad”, precisa Podemos-Equo.

La citada comisión nació con el propósito de que el cuidado de los ejemplares se desarrollara “bajo las premisas de la máxima conservación de árboles, con podas rigurosas, precisas y sólo aplicadas en casos decretados como necesarios por los técnicos”, explica la formación progresista, quien critica que “por el contrario, la medida que ahora quiere aplicar el gobierno derechista de PP-Cs (Vox) se inclina por podas excesivas y, sobre todo, por la eliminación masiva de ejemplares, justo en contra del criterio más apropiado para la conservación de los árboles zaragozanos y de sus beneficios sociales, medioambientales y ornamentales”.

Alcalde “mayordomo”

La concejala del área en Podemos-Equo, Amparo Bella, ha denunciado que el alcalde, “derechista radical” que actúa en condición de “mayordomo de las familias adineradas” de la ciudad y de las “grandes empresas” que disfrutan de las contratas de los servicios públicos, quiere despejar dudas desde los primeros compases en su gestión y pone en marcha una iniciativa para “despedir con un generoso regalo” de cientos de miles de euros a la “polémica e incumplidora FCC”, cuya contrata concluye “en breve”.

Recuerda además que ya en el anterior mandato, encabezado por Pedro Santisteve (ZeC), se intentó desarrollar un plan de poda y mejora de la masa arbórea y la Corporación se encontró con la exigencia de un complemento presupuestario por parte de FCC mientras que el Ayuntamiento defendía que el mantenimiento de árboles forma parte de las labores rutinarias de los servicios de conservación de zonas verdes.

Y añade que la “coherencia” del criterio municipal de entonces se ve corroborada por el hecho de que la empresa Acciona, que próximamente se hará cargo de la contrata, asume en la oferta que le ha servido para ganar el concurso que dentro de sus labores cotidianas entra el cuidado y mantenimiento de los árboles.

El Ayuntamiento abonará 69.000 euros mensuales extra a FCC por un plan de poda hasta fin de año

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha anunciado que se acometerá un plan de poda extraordinario que supondrá retirar 2.000 árboles desde este mes de agosto hasta diciembre que necesitan ser podados o talados directamente para evitar riesgos a la ciudadanía. El coste de la iniciativa se valora en 69.000 euros al mes (345.000 hasta final de año) que percibirá FCC de forma extraordinaria a su facturación habitual como adjudicataria de Parques y Jardines.

Azcón ha detallado que se trabajará por zonas, empezando por los ejemplares que corren mayor riesgo y que se distribuyen por toda la ciudad, pero se concentrará especialmente en el sector uno, que se sitúa en la margen derecha del Ebro y que tiene a su cargo la contrata de FCC Parques y Jardines.

“La mayor parte de los trabajos, la inmensa mayoría, se van a centrar en el sector uno. La prioridad son los árboles que están secos y que ya se han comentado a retirar”, ha dicho el alcalde.

Azcón ha dado a conocer este plan extraordinario de poda junto a la consejera municipal de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca, en la confluencia de la calle Doctor Iranzo con el paseo Echegaray y Caballero, en el distrito de Las Fuentes, donde operarios de FCC daban cuenta de un ejemplar seco (imagen superior de Ayuntamiento de Zaragoza).

69.000 euros al mes

En declaraciones a los medios de comunicación, el alcalde ha recordado que el plan de poda ha sido motivo de preocupación del PP durante la pasada legislatura y tras diseñarlo el área de Servicios Públicos “será una realidad a mes y medio de lo que ha sido la toma de posición de este nuevo Gobierno con el objetivo de empezar a paliar el problema que tenemos con los árboles en la ciudad”.

En Zaragoza hay alrededor de 155.000 árboles, de los que 13.500 están clasificados en la categoría D de árboles peligrosos, puesto que pueden caerse o desprenderse ramas, y entre esos hay 1.300 ejemplares que “obligatoriamente hay que podar, no porque tengan riesgo, sino porque están secos”, ha remachado Azcón.

El coste de este plan se estima en 69.000 euros mensuales desde el mes de agosto al de diciembre y se comenzará a ejecutar este verano en las vías más grandes para evitar las afecciones e incidencias en el tráfico, ha apostillado Natalia Chueca.

Coste añadido al servicio de Parques y Jardines

El dinero será entregado por el Ayuntamiento a la empresa FCC, concesionaria todavía del servicio de Parques y Jardines (la nueva contrata fue ganada por Acciona), y se añadirá a la factura mensual que cobra la citada compañía por el mantenimiento de las zonas verdes de la Margen Derecha de la ciudad.

“La gestión será de forma priorizada para que los recursos disponible y con unos pocos extra se logre un mayor rendimiento y minimizar el riesgo para en diciembre haber evaluado todos los de categoría D”, ha comentado la concejal, que ha precisado que se actuará en los necesarios, que son unos 2.000 ejemplares, pero se habrán evaluado los 13.500 de categoría D.

Este plan extraordinario de poda supone reestructurar las actuales brigadas del Ayuntamiento y a lo largo del verano y hasta fin de año se dispondrá de hasta cuatro equipos extra, que se sumarán a los dos existentes, con los se actuará en aquellos ejemplares en peor estado.

En la actualidad, el servicio de Parques y Jardines tiene acumulados unos 900 avisos referentes a arbolado y se pretende reducir su número antes de fin de año. En esta labor, colaborará también con sus medios técnicos y humanos el servicio de Bomberos de Zaragoza.

Más de mil árboles en muy mal estado

El Servicio de Parques y Jardines tiene censados y catalogados a los 155.762 árboles de la ciudad, y en todos ellos existe una valoración (de la A a la D) sobre su estado. En la categoría D (a priori, en peor estado) hay casi 14.000 árboles, 9.609 en viario público y 3.903 en parques. Y, de ellos, entre 900 y 1.300 están secos y deberán ser talados. Sobre estos últimos se centrará el plan de choque que ha dado comienzo esta semana.

Además, sobre los demás árboles en peor estado (categoría D) el objetivo es extremar su control a través de revisiones periódicas para analizar su evolución. De ellos, se calcula que a corto plazo podrían requerir también intervención (poda o eliminación) en torno a 1.900 árboles, de ellos 1.300 secos.

Junto a la eliminación de ejemplares con riesgo para la población, el objetivo del área de Servicios Públicos plantea intensificar la plantación y recuperación de arbolado de sustitución, para lo que está previsto el lanzamiento, asimismo, a corto plazo, de un plan específico del que se informará en su momento.

En la actualidad, Zaragoza cuenta con unos 7.300 alcorques vacíos y se estudiará la reposición de los ejemplares que un día estuvieron plantados. Al respecto, Azcón ha avanzado que se ha puesto en marcha un nuevo plan de reevaluación de los riesgos de los árboles, que está sin cerrar y se dará a conocer más adelante.

El alcalde insiste en que si el bus sube, no será por encima del IPC

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha matizado las declaraciones que hizo en el Pleno del miércoles en relación a una posible subida en el precio del transporte público (autobús y tranvía). Al respecto, el alcalde ha dejado claro que la previsión de su Gobierno es “no subir el precio del billete”.

Y aunque destacado que hay que esperar a la auditoría económica para saber “cuáles son las decisiones económicas que tendrá que tener el presupuesto de 2020”, también ha manifestado que, “independientemente de lo que diga esta auditoría”, la voluntad del Ejecutivo PP-Cs es que el precio del autobús y del tranvía “no suba”.

Eso sí, de hacerlo en algún momento, ha concretado el alcalde, “nunca será por encima del IPC”, porque este Gobierno, ha agregado, “no va a imponer incrementos desproporcionados como hizo en su día el PSOE”.

En este sentido, Azcón ha recordado que, en 2012, el Gobierno del socialista subió un 19% el precio del autobús, pasando de 1,05 a 1,25 euros el billete sencillo. Y, al año siguiente, volvió a incrementarse en diez céntimos. Es decir, que en solo dos años subió casi un 30%. “Nosotros eso no lo vamos a hacer”, ha subrayado el alcalde.

El alcalde evita censurar a la edil homófoba de Vox y Podemos pide de forma oficial que la repruebe

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha rehusado censurar las polémicas palabras de la concejala de Vox Carmen Rouco, quien diferenció entre “gays” y “normales”, por no entrar en polémicas y porque “no hay duda” de que el Gobierno PP-Cs va a defender los derechos LGTBI “con toda la fuerza”. El grupo municipal de Podemos-Equo ha planteado una reclamación oficial al alcalde para que repruebe las manifestaciones de la concejala neofascista y le obligue a retractarse.

En declaraciones a los medios tras la presentación de 17 nuevos autobuses híbridos (imagen superior de zaragoza.es), Azcón ha reiterado que el acuerdo de gobierno suscrito por PP y Ciudadanos recoge una defensa explícita de los derechos de las personas LGTBI, que el propio día del Orgullo explicitó “de la forma más clara posible”.

No obstante, en referencia a las palabras de la edil de Vox, ha insistido en que su responsabilidad es “no encender polémicas”, como cree que hizo el presidente de la Comisión de Acción Social, Ángel Lorén, cuando intentó calmar los ánimos y le dio la oportunidad a Rouco de rectificar, si bien esta se reafirmó en sus afirmaciones y volvió a distinguir entre “gays”, “lesbianas” y “normales”.

Requerimiento de Podemos-Equo

Por su parte, Podemos- Equo ha registrado este viernes en la Secretaría del Ayuntamiento de Zaragoza una reclamación oficial al alcalde Jorge Azcón para que intervenga en la polémica surgida en la Comisión de Acción Social y Familia del jueves, cuando la concejal de Vox manifestó que su despacho está abierto a “gays, lesbianas, normales y no normales”.

La actitud de la concejala de Vox, tal y como ha explicado el portavoz municipal de la formación, Fernando Rivarés, está tipificada en la Ley aragonesa 18/2018, de 20 de diciembre de 2018, relativa a igualdad y protección integral contra la discriminación por razón de orientación sexual, expresión e identidad de género de la Comunidad Autónoma de Aragón.

En concreto, en su artículo 49.2 relativo a infracciones, en el que se señala textualmente que se considerarán infracciones administrativas leves: “Utilizar o emitir expresiones vejatorias por razón de orientación sexual, expresión o identidad de género o que inciten a la violencia contra las personas LGTBI o sus familias en la prestación de servicios públicos, en cualquier medio de comunicación, en discursos o intervenciones públicas o en redes sociales”.

“Creo que no hay mejor ejemplo de palabra vejatoria que la que dijo la concejal Carmen Rouco cuando nos llama a los gays y lesbianas personas no normales”, ha sentenciado el portavoz municipal.

Además, Rivarés ha presentado esta reclamación porque considera que “de modo ético y democrático no se puede consentir ningún tipo de insulto en el Salón de Plenos”. Y menos, ha dicho, cuando estos insultos tienen que ver con la orientación sexual de las personas. En este caso “debería ser el propio Gobierno quien tuviera que impedirlas” y, ha lamentado Rivarés, “no lo hizo así el consejero que presidía la sesión”.

Medidas judiciales

Otra de las razones esgrimidas por Rivarés para apelar a Azcón es que es el primer edil quien tiene que velar para que el funcionamiento de las comisiones y plenos sea “lo más democrático y pacífico posible”.

Las declaraciones de Rouco, ha destacado Rivarés, establecen “un preocupante precedente en cuanto a emisión de ofensas gratuitas e injustificables hacia determinados colectivos sociales en el seno de un órgano público como es una Comisión municipal”.

En caso de que decline el requerimiento para que repruebe formalmente a la concejal Carmen Rouco, el Grupo Municipal de Podemos-Equo dará por sentado que el alcalde “suscribe las palabras homófobas de la concejala de Vox” y por tanto, se reservarían la posibilidad de iniciar acciones jurídicas contra ambos “por la falta tipificada en el citado artículo de la ley de igualdad de Aragón”.

Azcón confirma que la concesión de áreas de gobierno municipal a Vox se hará “más adelante”

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón (PP), ha señalado este martes 18 de junio sobre la posible entrada de Vox en algún área de gobierno municipal, aparte de presidir Juntas de Distrito, que “será más adelante”. Respecto al reparto de áreas de Gobierno entre el PP y Ciudadanos (Cs) “no va a tardar demasiado”, ha indicado el mandatario conservador, y ha avanzado que “está a punto y casi cerrándose, que no es estar cerrado”.

En principio, todo parece indicar que Hacienda, Servicios Públicos, Movilidad y Acción Social serán competencia del PP, así como Policía Local, que dependerá directamente del Alcaldía.

Ciudadanos se haría cargo, al parecer, de Turismo, Cultura, Participación ciudadana y Empleo, además de un área específica dedicada a promoción empresarial y atracción de inversiones a la ciudad.

Por lo que respecta a la macro área de Urbanismo, el propio alcalde Azcón ha adelantado que su intención es dividirla y desgajar las competencias de licencias, infraestructuras o limpieza pública, que ahora caen bajo el paraguas de Urbanismo, y, casi con toda seguridad, repartirlas entre los dos socios de gobierno.

Flecos pendientes

En todo caso, Azcón ha insistido en que “es mejor que lo contemos globalmente y dar la foto completa y no desmenuzarlo porque es un gobierno que tiene vocación de ser global y de resolver problemas globales”, para incidir en que su definición “no va a tardar demasiado”.

Al parecer, la distribución de responsabilidades todavía es tema de discusión entre PP y Cs porque el alcalde ha reconocido que “quedan pequeños flecos, no grandes cuestiones y vamos a intentar hacer bien las cosas desde el principio porque si corremos podemos caernos”, ha opinado.

Respecto a la asignación de responsabilidades a Vox “más adelante”, confirmando con ello lo dicho por el portavoz ultraderechista, Julio Calvo, el mismo día de la constitución del nuevo Concejo zaragozano, quien indicó que esta misma semana iniciarían la negociación para la asignación de parecelas de poder a su grupo municipal.

Resta importancia a las concesiones a Vox

Respecto a las concesiones de gobierno a Vox, Azcón sostiene que es un debate que “a los zaragozanos les importa menos. Lo que les importa es cómo solucionamos sus problemas del día a día y que el Ayuntamiento no se convierta en algo que genere problemas en lugar de solucionarlos”.

Azcón ha precisado que en las reuniones de la Junta de Portavoces “no solo se deciden las presidencias de las Juntas de Distrito, sino la presencia de los grupos de la oposición en los consejos de administración propios del Ayuntamiento de Zaragoza y en los que participa el Ayuntamiento”.

Asimismo, el personal y las asignaciones de los grupos se decidirá en los próximos días, ha señalado, para detallar que en la actualidad “se trabaja en espacios que es lo más inmediato y las áreas se decidirán en los próximos días”.

En rueda de prensa, Azcón ha insistido en que “lo más importante es que veamos el bosque completo y que seamos conscientes de que en Zaragoza ha habido un cambio y no fijarnos tanto en detalles, sino que es más importante que nos fijemos en programas y en las soluciones reales a los zaragozanos que en cuestiones que tengan que ver estrictamente con lo que pueda ser un reparto de poder. Creo que a los ciudadanos no les importa tanto si un concejal de un partido u otro ocupa un despacho u otro, sino lo que este gobierno quiere hacer”, ha glosado.

Azcón quiere incluir a Vox en su gobierno y traslada la propuesta a los mandos de Cs y de los ‘ultras’

El recién elegido alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha trasladado este domingo la decisión de si Vox entra a formar parte del Gobierno de la ciudad a las direcciones nacionales de Ciudadanos y del propio partido ultraderechista, que son los que asesoran a los concejales de ambos grupos.

Así lo ha asegurado en declaraciones a los medios durante su visita al monolito del último alcalde zaragozano del PP, el fallecido Pepe Atarés, que ha sido su primer acto oficial desde su investidura (imagen superior de Aragón Digital).

Azcón ha confiado en que las direcciones nacionales de Ciudadanos y de Vox acaben poniéndose de acuerdo, porque “cuatro años son muy largos” y ya tienen experiencia de dialogar con los concejales de Zaragoza en Común (ZeC).

En este sentido, ha subrayado que conoce al líder municipal de Vox, Julio Calvo, dado que compartieron puesto en la bancada popular entre 2011 y 2015, y que “no es ningún extremista”, como sí lo eran algunos de los miembros del Gobierno saliente de ZeC.

“Yo no sé cómo serán otros concejales de Vox en otras ciudades, pero lo que sé es que conozco a Julio Calvo, que estos días he estado hablando mucho con él y no me ha dicho ninguna cosa que no pueda defender cualquier persona con sentido común”, ha remachado.

Relación fluida con Vox

En todo caso, el nuevo alcalde de Zaragoza ha recalcado que, sea cual sea la composición del futuro organigrama de gobierno, con Calvo y con Vox van a tener una relación “fluida” y “de diálogo”.

No van a hacer “cordones sanitarios” a los dos ediles de la formación dirigida por Santiago Abascal para no “hacer el juego a la izquierda” y, por tanto, hablarán con ellos como con el resto de grupo e incluso antes, ya que han sido determinantes en su investidura.

Los populares, en definitiva, apostarán por que haya diálogo, por ser flexibles y por preocuparse más por sumar que por otro tipo de cuestiones, ha señalado.

El organigrama del futuro Gobierno de Zaragoza se cerrará esta próximo semana para no tardar mucho en ponerse a trabajar porque “las legislaturas pasan volando”.

Luis Felipe (PSOE) es alcalde por sorpresa de Huesca y el PP anuncia moción de censura

Luis Felipe (PSOE) es, contra todo pronóstico y por sorpresa, el nuevo alcalde de Huesca como cabeza de lista más votada, tras una votación en la que estaba previsto, en función de un pacto global del PP con Vox y Cs, que la investida fuera la candidata popular Ana Alós, y en la que un voto en blanco ha inclinado la balanza a favor del socialista. El PP ya ha anunciado la presentación de una moción de censura para revertir la situación y que su candidata vuelva a ser alcaldesa.

Alós sólo ha cosechado doce votos (el PP tiene nueve y Ciudadanos tres), insuficientes para la mayoría absoluta, situada en trece concejales, tras la aparición del citado voto en blanco, que el concejal de Vox, Antonio Laborda, ha asegurado no haber emitido y que la edil popular ha atribuido directamente a la formación naranja.

El vicesecretario estatal de Organización del Partido Popular, Javier Maroto, ha señalado a través de un mensaje en Twitter, que Ciudadanos “ha incumplido su compromiso en Huesca, permitiendo un alcalde del PSOE”.

Así, Felipe, que ganó las elecciones y tiene diez concejales, será de nuevo el alcalde de la capital altoaragonesa para un nuevo mandato con el previsible apoyo de los ediles de Con Huesca, cuya portavoz, Pilar Novales, ha obtenido los dos votos de su grupo en la votación (en la imagen superior de Efe, Luis Felipe recoge el bastón de mando de la ciudad).

Tras el pleno, mientras el candidato socialista recibía las felicitaciones de los asistentes al pleno, los tres ediles de Ciudadanos han abandonado la sala serios y sin hacer declaraciones y la candidata del PP ha arremetido con enfado contra la formación naranja por no cumplir lo acordado.

Alós cree que Cs “no es de fiar”

En declaraciones a los medios, Alós ha desmentido que su formación en Huesca hubiera pactado la alcaldía para Ciudadanos en virtud de un acuerdo global con Vox para hacerse con los gobiernos de los ayuntamientos de las capitales de las tres provincias aragonesas.

En contra de lo anunciado ayer por Ciudadanos, que aseguró que el acuerdo incluía que su concejal José Luis Cadena obtenía la alcaldía oscense (con 3 ediles de 25), la candidata popular ha subrayado que “jamás existió la opción de un disparate como el de hacer alcalde a alguien con sólo tres concejales, y esto lo quiero dejar meridianamente claro”.

Ha explicado que la posición de su grupo ha sido en todo momento “firme y determinante” en relación a la alcaldía, con el apoyo, ha añadido, de las ejecutivas provincial y regional del PP.

Tras señalar que desde Ciudadanos se les había transmitido esta mañana su decisión de apoyar su investidura y de no presentar la candidatura de Cadena, ha instado a este concejal a explicar a la ciudadanía oscense las razones por las que hoy no hay un gobierno de centro derecha en la ciudad.

“Hoy es la prueba evidente -ha añadido- de que Ciudadanos no es un partido de fiar, porque ha roto el compromiso que había alcanzado con nosotros”.

Vox asegura haber apoyado al PP

Fuentes de la dirección del PP en Huesca han señalado que el grupo popular en el consistorio se había opuesto hasta el final a un “cambio de cromos” negociado en los despachos de Madrid que hubiera dejado en manos de Ciudadanos la alcaldía.

Al parecer, han añadido, la resistencia de los populares oscenses a dicho acuerdo habría motivado el enfado de los ediles de la formación naranja.

La votación ha sido una sorpresa, asimismo, para el único concejal de Vox, quien ha explicado a los medios que su voto ha sido para Alós porque su idea siempre ha sido “apartar a la izquierda del gobierno de Huesca”.

Por su parte, Luis Felipe, que no tenía preparado un discurso de investidura ante el pacto de las formaciones del PP y Cs con el apoyo de Vox, ha recordado que siempre había dicho que “hasta el último momento” no se podía dar nada por resuelto.

Ha rechazado hacer valoraciones sobre el origen del voto en blanco que le había permitido continuar en la alcaldía y se ha limitado a afirmar que es el alcalde “porque la ley lo dice así”, en relación a su investidura como cabeza de la lista más votada.

Una ultraderecha prepotente llega al Ayuntamiento con PP y Cs segura de que controlará el gobierno

Se consumó el salto atrás de Zaragoza hacia escenarios políticos que parecían ya superados. El candidato del PP, Jorge Azcón, es el nuevo alcalde de Zaragoza gracias a los votos de Cs y de Vox. Con el peor resultado electoral obtenido desde 1995, los populares se hacen por fin con el gobierno de la ciudad, que Azcón insiste en calificar de centro-derecha, pero que estará marcado y condicionado por la presencia de los ultraderechistas en el gobierno municipal. De hecho, el portavoz de Vox, Julio Calvo, ha asegurado en tono prepotente que sus dos concejales van a ser “determinantes” en la acción municipal.

Tras tomar posesión como nuevo regidor municipal, Azcón ha subrayado en su discurso inaugural que quiere “dejar atrás la confrontación que ha protagonizado la pasada legislatura”. Una confrontación que de manera destacada protagonizó su propio grupo municipal del PP, como se han encargado de subrayar el ahora concejal de ZeC, Pedro Santisteve, y el portavoz de Podemos, Fernando Rivarés.

La sesión inaugural de la nueva Corporación zaragozana de ultraderecha se ha iniciado con presencia destacada de Vox en la sesión, puesto que su concejal portavoz, Julio Calvo (el más mayor), ha presidido la mesa de edad que ha dirigido inicialmente el acto, junto con la edil de Cs (la más joven) Cristina García.

Tras prometer (García) o jurar (Calvo, con el añadido de “por España”) sus cargos como concejales, han ido desfilando todos los integrantes de la nueva Corporación para comprometerse en el ejercicio adecuado de su cargo, siguiendo un protocolo en el que ha quedado marcada la diferencia entre los bloques de izquierda y derecha en cuanto a las fórmulas utilizadas.

Mientras la abrumadora mayoría de concejales de PP, Cs y Vox juraban su cargo, los de PSOE prometían y los de ZeC y Podemos utilizaban alternativas para comprometerse “por los derechos sociales” y evitando mencionar al rey (Santisteve); para “traballar a comunal por o bien de la chen”, en aragonés y con mirada desafiante al ultra Calvo (Rivarés); “resistir es vencer” (Luisa Broto); “sin renunciar a mis principios republicanos y por imperativo legal” (Cubero); “por los derechos y libertades de la ciudadanía de Zaragoza” (Amparo Bella).

Votación

De inmediato se ha llevado a cabo la votación secreta para elección de alcalde, en medio de cierta tensión y con el rostro crispado de Azcón, que no ha respirado cómodo hasta que ha finalizado el recuento. Quizá estaba escamado por la sorpresa que se llevó el día anterior con el desmarque inicial de Vox ante el pacto PP-Cs y no se fiaba del todo de sus amigos neofascistas.

Finalmente, no ha habido sorpresas y tras la proclamación de Azcón como alcalde, éste se ha fundido en un entrañable y significativo abrazo con el ultraderechista Julio Calvo. Se iniciaba una nueva era en el Ayuntamiento de Zaragoza (en la imagen superior de Ayuntamiento de Zaragoza, el ultraderechista Calvo (izda) impone la banda de concejal a Azcón).

Un nuevo periodo que según el alcalde Azcón ha sido solicitado por los vecinos de Zaragoza, pese a que ninguno de los tres partidos que integra la coalición de gobierno (PP, Cs y Vox) ha ganado las elecciones.

Precisamente la portavoz del PSOE, el principal grupo de la oposición, ha hablado de pacto “vergonzoso y vergonzante” que “ha retorcido la voluntad de la ciudadanía”, en alusión a que su formación fue la más votada el 26 de mayo.

El protagonismo de la ultraderecha

Tanto Alegría como los demás representantes de los grupos de oposición de izquierda han coincidido en lamentar que en Zaragoza se reproduce la foto de Colón, con el gran protagonismo de la ultraderecha, “que no se merecen los zaragozanos”, ha sentenciado la edil socialista.

Los grupos de izquierda han subrayado el “caos” que ha precedido la conformación del pacto de la derecha. Alegría ha asegurado que eso era el antecedente de la “inestabilidad” que va a presidir el ejercicio de gobierno en Zaragoza por la presencia de Vox, “cuyos votos decidirán el designio de Zaragoza este mandato”.

En esa apreciación ha coincidido plenamente con el portavoz de la formación ultraderechista, Julio Calvo, quien ha asegurado con desparpajo que los dos votos de su grupo van a ser “imprescindibles para cualquier toma de decisión del gobierno municipal. Vamos a ser determinantes”.

Calvo ha ido todavía más allá y ha asegurado que el programa de gobierno que se va aplicar esta legislatura va a ser el de Vox “por sentido común” de las propuestas que plantea y por las coincidencias con los de sus socios de PP y Cs.

A ese respecto ha concretado que se deberán tomar medidas para reducir el endeudamiento de la institución municipal, así como la reforma del Plan General de Ordenación Urbana para evitar sentencias como la de Torre Village.

Negociación

El representante de Vox, partido que esta misma mañana ha pregonado que entraba en el gobierno municipal de Zaragoza, ha reconocido que todavía no se había concretado esa presencia y que “en los próximos días” negociarán con PP y Cs para determinar su incorporación a órganos municipales, sin precisar si van a asumir alguna concejalía.

A ese respecto, la vicealcaldesa de Cs, Sara Fernández, ha asegurado que en junta de gobierno estarán sólo PP y Cs, mientras reiteraba que su partido no ha negociado con Vox, pese a las evidencias de un gobierno tripartito.

Una realidad que a Calvo (Vox) no le preocupa en exceso, “porque lo importante es que se cumpla nuestro programa”.

Para ello, los ultraderechistas cuentan con normalizar el diálogo y las relaciones con Cs, pese a las salvedades expresadas por Fernández, quien ha insistido en que “Ciudadanos no ha pactado con Vox” y que a partir de esa premisa “bienvenidos los votos que lleguen desde cualquier concejal”.

Críticas a Cs

La actitud de Cs y en especial de su candidata ha sido objeto de dura crítica por parte de la socialista Alegría, que ha lamentado que “el partido que venía a regenerar esté ahora bajo la sombra de la ultraderecha y le haya abierto las puertas de las instituciones”.

Ante la nueva situación municipal, el ex alcalde Santisteve (ZeC) ha expresado su “perplejidad” por el hecho de que el grupo que “más ha crispado la vida municipal, quiera dar ahora la imagen de centrismo y moderación yendo de la mano con Vox”.

Santisteve se ha comprometido a realizar una oposición conjunta con Podemos y también con PSOE, mientras el portavoz de Podemos, Fernando Rivarés, ha hablado de ejercer una oposición “dura, clara y constructiva”, alejada del estilo “bronco y malévolo ejercido por algún grupo municipal ahora en el gobierno”.

Rivarés ha alertado de que “ayer por la tarde”, en referencia a las negociaciones de gobierno desarrolladas por los integrantes del tripartito de derechas, “ya se empezaron a pergeñar algunas operaciones especulativas en la ciudad de las que quizá podamos dar cuenta en los próximos días”.

Azcón lee su discurso como alcalde, bajo la atenta mirada de los grupos de la derecha que le apoyan. Foto: Ayuntamiento de Zaragoza

Superar los enfrentamientos

Frente a las sospechas y las críticas de la oposición, el nuevo alcalde, Jorge Azcón, se ha comprometido en su discurso inaugural a “superar los enfrentamientos que han marcado la relación de los últimos años”, en el seno del propio Ayuntamiento y entre la Corporación y el Gobierno de Aragón.

Azcón ha retomado algunos mensajes propios de los programas de otros partidos como “colocar a las personas en el centro de nuestra acción política” (ZeC) y ha subrayado su compromiso con las políticas sociales, bandera también de los grupos de izquierda.

El nuevo alcalde del gobierno ultraderechista ha prometido planes específicos para mejorar el transporte, la limpieza o la recogida de basuras, la restitución de la UAPO en la Policía Local o un nuevo Plan de Vivienda, además de “enmendar la asignatura suspensa de la izquierda”, que a su juicio es el mantenimiento e impulso del talento en la ciudad, así como la captación de iniciativas externas.

Azcón ha concluido que su propósito es convertir a Zaragoza en “una ciudad ejemplar desde el punto de vista de la regeneración democrática”.

PP, Cs y Vox acuerdan un gobierno municipal de ultraderecha, que presidirá el conservador Azcón

Vox Zaragoza ha informado que, finalmente, se ha desbloqueado la situación del gobierno municipal en Zaragoza y han llegado a un acuerdo con PP y Ciudadanos, para que Jorge Azcón sea el próximo Alcalde de la capital aragonesa con un equipo con presencia de ultraderechistas. Desde la formación neofascista han expresado su “satisfacción” una vez que se ha podido desbloquear las negociaciones con la formación naranja de tal forma que los votantes de Vox estarán representados en el gobierno municipal de Zaragoza. El acuerdo ha sido negociado en Madrid por los dirigentes estatales de las tres formaciones políticas.

Este viernes, el concejal de Vox en el Ayuntamiento de Zaragoza, Julio Calvo, advirtió a Ciudadanos de que no iban a aceptar más “cordones sanitarios” y puso sobre la mesa, para apoyar al candidato popular, Jorge Azcón, como alcalde de la ciudad, su entrada en el gobierno municipal.

En este sentido recordaron que los votos de los dos concejales de Vox son determinantes para que Azcón pueda ser alcalde, que se sumarían a los de los 8 ediles del PP y a los 6 de Ciudadanos, después de que estas formaciones firmasen un acuerdo para la gobernabilidad de la ciudad, a expensas de la decisión que finalmente ha adoptado Vox tras el acuerdo alcanzado.

El pacto entre esas tres fuerzas de la derecha significa que los neofascistas dispondrán de algún área de gestión en el Ayuntamiento de Zaragoza, lo que supone un trágala para Cs, que se había opuesto desde el principio a que Vox formara parte del gobierno municipal e insistía ayer mismo por la tarde, por boca de su candidata a la alcaldía, Sara Fernández, en que el pacto era “a dos” entre Cs y PP.

Pero finalmente parece que se han impuesto de nuevo las órdenes emanadas desde los órganos centrales de los partidos en Madrid y en Zaragoza habrá un gobierno ultraderechista (en la imagen superior de Europa Press, representantes de Vox y PP durante la reunión que han mantenido esta madrugada en Madrid para alcanzar acuerdos municipales en todo el Estado español).

Concesiones mínimas

No obstante, poco antes de iniciarse el pleno de constitución de la nueva Corporación zaragozana, el concejal de Vox Julio Calvo ha declarado que el acuerdo con PP y Cs contempla que su grupo presidirá dos juntas de distrito municipales.

Si se confirmara ese extremo, la concesión de populares y liberales para lo consecución de un acuerdo con los ultraderechistas habría sido mínima, porque la distribución de las presidencias de distritos se hace habitualmente en función de la representatividad de los grupos en el Ayuntamiento, independientemente de si forman parte del gobierno o no.

Es decir, si esta legislatura se aplica el sistema aplicado en anteriores periodos legislativos, PSOE, ZeC y Podemos también presidirán alguna junta de distrito.

No e descarta que el pacto de gobierno de la derecha contemple la concesión de otras responsabilidades de gobierno a Vox una vez iniciada la legislatura.

Pacto negociado y dispuesto desde Madrid

La formación ultraderechista en Zaragoza ratifica así el anuncio realizado a nivel estatal por Vox tras asegurar hoy que ha cerrado un pacto con el PP y “con el acuerdo de Ciudadanos” para formar gobiernos de coalición e impedir ayuntamientos de izquierdas en toda España, incluida la ciudad de Zaragoza, en los que obtendrá concejalías en gobierno en proporción a sus resultados.

Según este partido, el pacto ha sido firmado por su secretario general, Javier Ortega Smith, y el del PP, Teodoro García Egea, “con el acuerdo de Ciudadanos”.

Unas horas antes de que Vox confirmar el pacto, García Egea ya lo había avanzado a través de su cuenta en Twitter: “Hay acuerdo, en horas tendremos gobiernos por la libertad en toda España”.

En el caso de Madrid, el acuerdo situará al candidato del PP. José Luis Martínez Almeida en la alcaldía y a la candidata de Ciudadanos, Begoña Villacís, como vicealcaldesa.

Jorge Azcón (PP) será alcalde de Zaragoza con el apoyo de Cs y Vox

Jorge Azcón, candidato del PP, será alcalde de Zaragoza gracias al acuerdo alcanzado este viernes con Ciudadanos, determinado por las direcciones de ambos partidos en Madrid, y al apoyo que tendrá de los dos concejales de Vox. La candidata de Cs, Sara Fernández, será vicealcaldesa. Los neofascistas de Vox no entrarán en el gobierno. El acuerdo supone el reparto de las tres alcaldías aragonesas (Huesca pasa a manos de Cs y Teruel sigue en las del PP) y ha sido adoptado por los máximos órganos estatales de PP y Cs. En Aragón se han limitado a seguir las directrices.

Según fuentes del PP y de la formación naranja, el acuerdo se ha cerrado a 24 horas del pleno de constitución del ayuntamiento, en el que PP cuenta con 8 concejales y suma los 16 necesarios para la mayoría absoluta con los 6 de Ciudadanos y los 2 de Vox (en la imagen superior, Azcón y Sara Fernández (Cs) negociando la pasada semana).

Cs se ha decantado así por el PP tras haber mantenido también negociaciones con el PSOE, cuya candidata a la alcaldía, Pilar Alegría, ve frustradas sus aspiraciones a pesar de haber ganado las elecciones con 10 concejales, cuatro más que los obtenidos por su partido en 2015.

El PP, con su peor resultado desde 1995, recupera una alcaldía que en los últimos 16 años ha estado en manos de la izquierda, doce al mando del socialista Juan Alberto Belloch y cuatro con uno de los alcaldes del cambio, Pedro Santisteve, de Zaragoza en Común.

En una breve comparecencia a los medios de comunicación, Sara Fernández ha expresado su satisfacción por este acuerdo, cuyos puntos programáticos se darán a conocer esta tarde en una comparecencia conjunta de ambos.

Azcón ha avanzado que el acuerdo conlleva la formación de un gobierno “paritario” y ha reiterado que supone “acabar con 16 años de gobiernos de la izquierda en el Ayuntamiento de Zaragoza”.

Programa por determinar

El reparto de Consejerías y la composición de gobierno está todavía sin cerrar, ha aseverado Fernández. Su Vicealcaldía vendrá, además, acompañada de una Consejería, aunque todavía no ha avanzado cuál será. Este acuerdo, ha insistido Fernández, es “exclusivamente con el PP”. Ahora, desde Cs entienden que “por lógica” Vox apuesta por su gobierno.

A partir de la próxima semana, PP y Cs desarrollarán un programa de gobierno que recoge sus principales propuestas y que son “las más beneficiosas para Zaragoza”, tal y como ha explicado Fernández, quien se ha mostrado “muy satisfecha” con la situación porque supone “un cambio” para la capital aragonesa. “Vamos a entrar en gobierno para poder materializar nuestras propuestas”, ha subrayado Cs.

Azcón ha calificado de “muy buena noticia” este acuerdo, que girará entorno a 50 medidas que “esperemos que se puedan poner en marcha en estos cuatro años”. El previsible nuevo alcalde mantendrá ahora una conversación con el portavoz de Vox y confía en que los dos votos de esta formación se sumen a los ocho del PP y los seis de Cs para sumar los 16 necesarios que nombrarán alcalde a Jorge Azcón.

“No tengo la sensación de haber tenido que renunciar a nada”, ha reconocido Azcón, para quien esta negociación ha ido “muy en sintonía con lo defendido en la campaña electoral y nuestros programas”, ha defendido. Ahora están pendientes de cerrar el reparto de consejerías, aunque lo que sí ha avanzado Azcón es que será un gobierno “muy paritario y con mucha igualdad en el peso de las áreas y el reparto de las delegaciones”.

Coincidencias con Vox

Sobre los votos de los dos ediles de Vox, imprescindibles para alcanzar una mayoría alternativa a la socialista Pilar Alegría, ha asegurado que no habrá “ninguna dificultad” para sumarlos, ya que hay coincidencias “muy importantes” en las cuestiones relacionadas con la gestión municipal, como la fiscalidad o la movilidad, y que estas han quedado reflejadas en el acuerdo PP-Ciudadanos.

No obstante, ha confirmado que llamará al líder municipal de la formación ultraderechista, Julio Calvo, para explicarle el acuerdo, algo que le consta que también ha hecho la propia Sara Fernández.

Azcón ha recordado también que Vox dijo que en Zaragoza y en Aragón no era “irrenunciable” entrar a formar parte de los gobiernos.

Por su parte, la previsible futura vicealcaldesa de la ciudad ha valorado que el programa pactado por PP y Ciudadanos recoge las principales propuestas de ambos programas, que son “las más beneficiosas” para Zaragoza.

Directrices de Madrid

Sobre las negociaciones, que se han apurado casi hasta el último momento, ha señalado que han seguido las directrices marcadas por la Ejecutiva Nacional, que situaba al PP como socio preferente, aunque Fernández se ha sentado también con el PSOE.

En este sentido, ha agradecido a la socialista Pilar Alegría su voluntad de llegar a acuerdos y ha asegurado que han negociado “hasta el último momento” con las dos formaciones y que no ha habido ningún “postureo”, pero que finalmente han optado por un “cambio necesario” para la ciudad después de 12 años de gobiernos del PSOE y otros cuatro de Zaragoza en Común.

Eso sí, ha dejado claro que el acuerdo es “exclusivamente” con el PP y que Vox “tendrá que decidir” si apuesta por este gobierno o por otro del PSOE.

Que no entre la formación de extrema derecha a los gobiernos es una “línea roja” y “ahí se va a mantener”, ha recalcado.