árboles caídos

Los bomberos logran atender tres días después todas las incidencias por la tormenta del domingo

Tras tres intensos días de trabajo, los Bomberos de Zaragoza han logrado concluir los trabajos de limpieza y la reparación de incidencias por la tormenta ocurrida este domingo en la capital aragonesa. Este miércoles se han afrontado las 14 incidencias pendientes, mientras que solo en el martes se completaron 43 servicios.  Desde el lunes, el cuerpo tenía pendientes 70 servicios.

La mayor parte de estas actuaciones se han realizado en la margen izquierda, la zona más afectada por las fuertes rachas de viento y lluvia, que llegaron a superar los 100 kilómetros por hora.

El viento que ha soplado durante estas últimas jornadas ha dificultado “bastante” los trabajos, provocando algunas caídas de ramas adicionales que se han sumado al resto de incidencias, según ha informado el cuerpo de bomberos.

El parque del Tío Jorge, cerrado

La margen izquierda del Ebro fue la zona de la ciudad más afectada por la tormenta, con especial incidencia en el parque del Tío Jorge.

En este espacio, cuya mejora es una de las grandes reclamaciones históricas de los vecinos, la tormenta derribó una veintena de árboles, la mayoría de ellos de grandes dimensiones. Por este motivo, permanecerá cerrado hasta el viernes para garantizar la seguridad y poder analizar con más detenimiento el arbolado.

Durante la tormenta del domingo se registraron rachas de viento de más de 100 kilómetros por hora y precipitaciones de 22 litros por metro cuadrado en unos minutos, que provocaron la caída de unos 50 árboles en la ciudad y los bomberos recibieron más de 150 avisos.

Una fuerte tormenta provoca unos 50 árboles caídos, corta varias calles e interrumpe el tranvía

La capital aragonesa ha sufrido esta tarde, entre las 18.30 y las 18.50 horas, una fuerte tromba de agua, con fuertes rachas de viento cruzado y granizo, que ha provocado abundantes afecciones, con numerosos árboles caídos, y que ha obligado a interrumpir el servicio del tranvía y cortar el tráfico en algunas calles. Los bomberos de Zaragoza han recibido alrededor de 150 avisos por distintos tipos de incidencias.

Fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza han informado de que la caída de un gran árbol ha obligado a cortar el tráfico en la avenida Puente del Pilar, en el barrio de Jesús. Igualmente, ha sido necesario cortar la avenida de Navarra en dirección salida de la ciudad.

Las incidencias se van atendiendo conforme a criterios de prioridad. Así, se ha abierto al tráfico, de forma parcial, la avenida Navarra que se había cortado en ambos sentidos y presenta retenciones en sentido entrada a la ciudad, ya que en el nudo de enlaces, a la altura del centro comercial, es donde se han generado mayores problemas de inundaciones.

La caída de los árboles ha provocado daños en vehículos y han tenido lugar en diferentes zonas de la ciudad, como paseo Sagasta y la ribera del Ebro, desde el tercer cinturón hacia la plaza del Pilar.

Coches arrastrados por el agua en la calle Galán Bergua. Foto: Policía Local

Además, una rama de gran tamaño ha afectado a la catenaria del tranvía, en la plaza de San Francisco, y ha obligado a interrumpir el servicio. Solo está operativo en Valdespartera, en el tramo comprendido entre las paradas Mago de Oz y Los Olvidados.

La calle Galán Bergua, inundada. Foto: Policía Local

En la calle Galán Bergua, del barrio de Delicias, la acumulación de agua torrencial ha arrastrando coches, ha inundado bajos y ha generado un auténtico caos en la calzada.

También se ha tenido que cortar el tráfico tras resultar dañado un cable eléctrico en el cruce de calles Bruno Solano y Santa Isabel, en el distrito Universidad.

La caída de los árboles ha provocado daños en vehículos y han tenido lugar en diferentes zonas de la ciudad, como paseo Sagasta y la ribera del Ebro, desde el tercer cinturón hacia la plaza del Pilar.

Precisamente, el tramo del paseo de Sagasta en dirección a la avenida Tenor Fleta, a la altura de la glorieta de Sasera, se va a cortar al tráfico.

Árboles caídos en numerosas calles

En la calle Asalto, además de caer varios árboles, se ha creado un embolsamiento de agua, en su confluencia con el paseo de la Mina, que impide la circulación de vehículos.

Según el consistorio, han caído unos 50 árboles en calles como Villa de Pau, Tierno Galván, Castillo de Loarre, Alquézar, o el paseo Isabel la Católica –a la altura del IES Miguel Catalán–, así como en la zona de las piscinas de la Hípica, en Violenta de Hungría y la calle Luis Bermejo, en el Distrito Universidad. Otra rama grande de árbol ha caído a la entrada del Hospital Infantil, en el mismo distrito

Por otra parte, la Policía Local está retirado varios contenedores que han salido despedidos a causa del fuerte viento, han agregado las citadas fuentes.

Uno de los árboles caídos ha dañado el coche de la imagen. Foto: Marco Santosel fuerte viento, han agregado las citadas fuentes.

El servicio de Bomberos de Zaragoza está en estos momentos desbordado, ya que está realizando achique de agua en numerosos garajes que han quedado anegados.

Cuantiosos daños

Hay daños en decenas de vehículos, bien por la caída de ramas o árboles o por el impacto del granizo.

También están pendientes de revisar varios tejados y cornisas que pueden presentar riesgo de desprendimiento, además de inundaciones de bajos y garajes que los bomberos tendrán que achicar.

Entre los equipamientos municipales afectados se encuentran los Museos del Puerto Fluvial, las Termas y Foro Romano, han detallado las citas fuentes.

En la carretera de Movera a Pastriz hay postes caídos y otros que podrían caer y que dificultan el tráfico. El autobús puede pasar pero con precaución.

Asimismo, la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) ha informado de que el Servicio provincial de Prevención y Extinción de Incendios ha recibido avisos de incidencias causadas por las tormentas en Pastriz, Alfajarín y el polígono Centrovía de la Muela.