atajar

Registradas 30 denuncias por abusos a personas con discapacidad intelectual durante este año

La Unidad de Atención a Víctimas de Abuso con Discapacidad Intelectual ha presentado durante este año hasta 30 denuncias por diversos casos de violencia contra este colectivo. De ellas, un 30% han sido abusos sexuales y el resto, violencia doméstico o de género. En total, desde su puesta en el año 2015, han atendido hasta 93 casos.

Para conocer la evaluación del programa, este viernes han mantenido una reunión de trabajo con miembros de Atades, de la Delegación del Gobierno, del Ejecutivo autonómico y jueces y fiscales. El reto, como ha afirmado el presidente de Atades, Jesús Soto, es que esta unidad deba desaparecer por falta de trabajo, aunque reconoce que “es una utopía”, por lo que “debemos implicarnos más”.

No obstante, para Soto, el motivo principal de este aumento de denuncias no es tanto un incremento de los casos, sino que “la gente se mentaliza que tiene que denunciar más y ya no se avergüenza de haber sufrido un abuso”. “Denunciándolo se ayuda a sí mismo y se ayuda a los demás”, ha aseverado.

Aun así, desde Atades también lamentan que no siempre se crea a las víctimas que sufren los abusos, así como concretar los hechos. La coordinadora de la unidad, Victoria Ledesma, ha expuesto las dificultades a la hora de “colocar un hecho en el espacio y en el tiempo o contar cuantas veces ha ocurrido un hecho”. “Es imprescindible conocer a la persona, hacer una evaluación de capacidades para saber cómo se expresa habitualmente y, con esos apoyos, poder tomar declaración”, ha señalado.

Asimismo, la delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez, ha puesto de manifiesto “la coordinación, colaboración y apoyo” para trabajar en este tema y “sensibilizar a jueces y fuerzas de seguridad”.

El Ayuntamiento apuesta por crear redes ciudadanas de cuidados para combatir la soledad no elegida

La consejera de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Zaragoza, Luisa Broto, ha destacado la importancia de las redes de ciudadanía para colaborar en el cuidado de las personas mayores solas “en un entorno urbano que en ocasiones puede resultar hostil para los más vulnerables”.

Broto ha participado este viernes 21 de septiembre en la Mesa de trabajo convocada por el Justicia de Aragón, Ángel Dolado, para abordar soluciones que den respuesta al envejecimiento de la población y el aumento de casos de soledad no elegida y por eso ha aplaudido “la coordinación de administraciones y la búsqueda de respuestas colectivas a una situación de carácter complejo”.

Fuentes municipales informan en una nota de prensa de que en Zaragoza, el 31 % de los hogares son unipersonales y de estos el 38 % son de personas mayores de 65 años (11 % del total) y casi el 10 % (3 % del total) corresponde a personas mayores de 85 años.

No obstante, Broto ha resaltado que “la opción de vivir sólo es tan válida como cualquier otra y que una persona que vive sola puede contar con una red de amistades y cuidados mucho más rica que alguien que viva en familia”.

Cambio sociológico

Según el análisis realizado desde el Ayuntamiento de Zaragoza, la soledad no elegida es problema no solo demográfico y vinculado al aumento de la esperanza de vida, sino de un cambio sociológico profundo en los modos de vida vinculados a las ideas individualistas que cada vez dificultan más establecer lazos de confianza.

Broto ha querido también enviar un mensaje de tranquilidad porque “no hay datos que corroboren que haya aumentado el número de personas mayores que mueren solas”, y, por eso, ha hecho un llamamiento a la calma y a los mensajes que crean alarma social.

La vicealcaldesa se reunió el pasado 11 de septiembre con los diferentes grupos municipales del Ayuntamiento de Zaragoza para crear una estrategia común que poder trasladar al encuentro mantenido este viernes.

En ese encuentro se comprometieron a trabajar por fomentar la creación de una red ciudadana de cuidados que abarque todos los rincones de la ciudad, con especial énfasis en los barrios más tradicionales, porque la autonomía de las personas mayores permite mejorar su calidad de vida.

Envejecimiento activo y más relaciones sociales

Además, desde su competencia en materia de prevención, el Ayuntamiento de Zaragoza coordina una red de centros para personas mayores, un recurso estable destinado a promover el envejecimiento activo, no solo en los aspectos cognitivos y físicos, si no también en cuanto a las relaciones sociales y tiene en marcha un protocolo de caídas con Policía Local dirigido a personas no usuarias del Servicio de teleasistencia.

Además, un total de 477 propietarios y 36 comunidades de vecinos se han beneficiado de las ayudas a la rehabilitación que gestiona la Sociedad Municipal Zaragoza Vivienda y casi seiscientas personas con dificultades de movilidad permanente o temporal son atendidas en colaboración de la Fundación La Caridad con un programa de reparto de comida a domicilio .

También tiene en marcha programas diversos que inciden en la apuesta por la ciudad consolidada, por dinamizar los barrios, por el pequeño comercio como garantía de dinamización y cohesión, por la accesibilidad, por el incremento de la vivienda social, por la existencia de unos buenos servicios de proximidad y por reducir la desigualdad, así como actividades de prevención secundaria dirigidas a las personas mayores.

Actuaciones destinadas a prevenir e intervenir con las personas mayores en situación de riesgo; el desarrollo de proyectos comunitarios desde los barrios; el proyecto “nos gusta hablar” en el Centro de Convivencia para personas mayores de Santa Isabel o la coordinación con recursos destinados a favorecer la relación social y la convivencia entre mayores son otras de las iniciativas que tiene puestas en marcha el Ayuntamiento de Zaragoza en esta materia.