atención

Crece un 11 % el número de nuevos hogares atendidos por Cáritas

Los hogares atendidos por vez primera por Cáritas Diocesana de Zaragoza en 2018 alcanzaron el 44,1 % del total, frente al 33 % de 2017, y el 40 % de ellos tenía menores a cargo, según ha dado a conocer este martes la secretaria general de la entidad, Cristina García, en la presentación de la memoria del pasado ejercicio.

García ha comparecido junto al director de Cáritas Diocesana de Zaragoza, Carlos Gómez Bahillo, quien ha hecho un llamamiento a la sociedad a que “acompañe” a otras personas, como reza la campaña “Pon en marcha tu compromiso para mejorar el mundo”, dado que existe una crisis de modelo social que ha dado paso a nuevas formas de pobreza y exclusión que no solo están relacionadas con la economía, sino con pobreza “personal”, la soledad o la falta de salidas.

De hecho, ha explicado que el porcentaje de hogares atendidos por vez primera en 2018 no está relacionado solo con la inmigración, sino con distintos factores de exclusión social y “muchas circunstancias” que generan situaciones de desigualdad, como empleos precarios, ha dicho.

Proceso de acompañamiento

Por ello, ambos han puesto en valor el proceso de acompañamiento realizado por Cáritas, que se materializó el pasado año en 3.727 familias y 8.793 personas (frente a las 3.712 familias y las de 9.000 personas acompañadas el año anterior), y que se centra en la escucha, orientación y el apoyo para buscar la mejor salida a la situación de las personas que acuden a la entidad.

La atención fue “similar”, por tanto, a la del año anterior y si bien en 2018 se canalizaron 9.809 ayudas directas a familias por importe de 1.214.534 euros, en 2017 se tramitaron 9.024 ayudas por 1,1 millones, por lo que en el presente ejercicio se han destinado más recursos, según García.

El porcentaje de personas de nacionalidad española atendido por Cáritas descendió algo más del 2 % en 2018 respecto al año anterior y es “similar” al de personas extranjeras, y entre estas aumentó mas de un 10 % el colectivo de personas en situación de irregularidad jurídica administrativa como consecuencia de la movilidad humana forzada por guerras y conflictos y que, pese a los esfuerzos de la administración, mantienen a muchas de estas personas “en el limbo”.

Los marroquíes son los extranjeros que mayor atención reciben de Cáritas, seguidos por latinoamericanos como nicaragüenses o venezolanos.

Alimentación y vestido

La mayor parte de las ayudas que otorga Cáritas se destinan a alimentación y vestido, seguidas por la vivienda, un campo en el que se constató el pasado año la dificultad de acceso, según la secretaria general, quien ha señalado que 4 de cada diez hogares atendidos el pasado año residían en viviendas alquiladas y el 17,4 % en habitaciones o pisos realquilados, lo que supone un 7,2 % más que en año anterior.

Ello pone de manifiesto la alarmante precarización de la vivienda y de la calidad de vida de las personas, advierten desde Cáritas, que llama también la atención sobre la situación de muchos extranjeros mayores de 70 años que llegan a Zaragoza con la idea de trabajar, desconociendo “qué es una nómina, la gratuidad del sistema sanitario o las prestaciones por desempleo”, ha dicho García.

Entre las acciones desarrolladas por Cáritas el pasado año, su director ha resaltado las 33 de sensibilización social sobre migraciones, medio ambiente, comercio justo y responsable, trata de personas o salud mental, en las que participaron 1.862 personas; o las 43 formativas, con 811 participantes; o las 65 actividades de proyecto Educar la Mirada en el que tomaron parte 2991 niños y adolescentes y 171 adultos.

Denuncias y voluntarios

Cáritas ha llevado a cabo además la denuncia de situaciones y el inicio de procesos legislativos y enmiendas y ha organizado en 2018 cerca de 60 eventos públicos de sensibilizaciones sobre justicia social.

Su director ha valorado el trabajo de acompañamiento y acogida desarrollado por los 1.040 voluntarios de Cáritas Diocesana de Zaragoza, de las que el 64 % son mujeres, así como la generosidad de los 6.653 socios (128 más que el año anterior) y de las 116 personas contratadas, y ha apuntado que la entidad contó el pasado año con cerca de un 80 % de recursos propios de socios y donantes y de cerca de un 19 % de subvenciones públicas.

Comienza a funcionar el teléfono gratuito de atención a personas mayores

El teléfono gratuito de atención a personas mayores habilitado por el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), el 900 252 626, ha comenzado a prestar servicio este sábado 1 de junio bajo la gestión y responsabilidad de la Fundación DFA (Disminuidos Físicos de Aragón).

Según informa el Gobierno aragonés, se trata de una prestación incluida en la estrategia de atención y protección social para las personas mayores en Aragón diseñada por el IASS, un servicio preventivo dirigido, especialmente, a los aragoneses de edad avanzada que viven solos.

Este servicio gratuito les proporcionará información, apoyo emocional e información sobre los recursos que el citado instituto pone a disposición de ayuntamientos y comarcas en todo el territorio aragonés.

Según las referidas fuentes, el objetivo final es facilitar la autonomía y el bienestar personal, así como prevenir situaciones de riesgo o de malos tratos que puedan sufrir las personas mayores.

Bienestar emocional y seguridad

También se pretende garantizar su bienestar emocional y seguridad, reducir su soledad y combatir el riesgo de aislamiento y exclusión social, promoviendo y favoreciendo su protección social.

La atención telefónica será inmediata y derivará de forma urgente los casos más perentorios a los servicios de emergencia si fuera necesario.

Además, proporcionará información sobre los recursos sociales existentes, alertará sobre posibles casos de maltrato al mayor, ofrecerá atención emocional personalizada a las personas solas, y adoptará medidas para prevenir posibles suicidios.

La línea telefónica estará activa de lunes a domingo en horario continuado de 15.00 a 7.00 del día siguiente (de lunes a viernes) y las 24 horas del día en sábado, domingo y festivos, con el fin de cubrir el horario en el que no están abiertos los centros de servicios sociales.

Este teléfono está destinado a aquellas personas mayores empadronadas en Aragón que conservan su independencia en el hogar familiar y se encuentran en situación de riesgo de pérdida de su autonomía funcional, y que carecen de apoyos suficientes de carácter social o familiar.

El teléfono gratuito de atención al mayor entrará en funcionamiento el 1 de junio

El Teléfono del Mayor entrará en funcionamiento el próximo 1 de junio, un servicio de carácter preventivo que proporcionará atención inmediata, información, derivación y apoyo emocional a las personas mayores de Aragón.

La línea ha sido presentada por el presidente de Aragón, Javier Lambán, y está recogida en la “Estrategia de atención y protección social para las personas mayores en Aragón”, que el IASS pone a disposición de las comarcas y entidades locales para la atención de las personas mayores en todo el territorio aragonés.

El número será el 900 25 26, gratuito y abierto a cualquier persona empadronada en Aragón y también prestará apoyo emocional personalizado para la atención de la soledad y prevención del suicidio, según informa el Gobierno de Aragón en una nota de prensa.

Además, buscará ayudar con la finalidad de reducir su soledad de los mayores y combatir el riesgo de aislamiento, exclusión social y de detección de situaciones de riesgo o maltrato que puedan estar recibiendo y actuar de acuerdo a los protocolos establecidos.

El presidente del Gobierno de Aragón ha informado de todo ello durante su visita al hogar Mayor de Huesca, acompañado por el alcalde de la ciudad, Luis Felipe, y por la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, Mariví Broto.

El teléfono gratuito de atención a personas mayores comenzará a funcionar en junio

El teléfono gratuito de atención telefónica a mayores comenzará a funcionar el próximo mes de junio. Se trata de un servicio incluido en la Estrategia de atención y protección social para las personas mayores en Aragón diseñada por el Instituto Aragonés de servicios Sociales (IASS).

El teléfono de atención al mayor es un servicio preventivo dirigido, especialmente, a los aragoneses de edad avanzada que viven solos. Este servicio gratuito les proporcionará información, apoyo emocional e información sobre los recursos que el IASS pone a disposición de ayuntamientos y comarcas en todo el territorio aragonés, según ha informado en una nota de prensa el Gobierno de Aragón.

Se trata de un servicio de atención que pretende facilitar la autonomía y bienestar personal y prevenir situaciones de riesgo o de malos tratos que puedan sufrir las personas mayores, así como garantizar su bienestar emocional y seguridad, reducir su soledad y combatir el riesgo de aislamiento y exclusión social, promoviendo y favoreciendo su protección social.

Horarios de atención

La atención será inmediata, derivará de forma urgente los casos a los servicios de emergencia si fuera necesario, proporcionará información sobre los recursos sociales existentes, alertará sobre posibles casos de maltrato al mayor, ofrecerá atención emocional personalizada a las personas solas y para prevenir posibles suicidios.

La línea telefónica estará activa de lunes a domingo en horario continuado de 15.00 a 7.00 del día siguiente (de lunes a viernes) y las 24 horas del día en sábado, domingo y festivos, es decir, cubre el horario en el que no están abiertos los centros de servicios sociales.

Este teléfono está destinado a aquellas personas mayores empadronadas en la Comunidad que conservan su independencia en el hogar familiar y se encuentran en situación de riesgo de pérdida de su autonomía funcional y que carecen de apoyos suficientes de carácter social o familiar.

Conferencia

Este teléfono ha sido el tema principal de la conferencia impartida por el asesor técnico del IASS, Miguel Ángel Morel, “Nuevos programas y servicios de atención para las personas mayores en Aragón”, en el marco de las VI Jornadas de Convivencia de Aragón para mayores que se celebran en la residencia de tiempo libre de Orihuela del Tremedal entre este lunes y el jueves, 9 de mayo.

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, ha sido la encargada de inaugurar estas jornadas, que reúnen a más de un centenar de representantes de las juntas de gobierno de los hogares de mayores del IASS y del Consejo Aragonés de Personas Mayores.

María Victoria Broto ha agradecido en su intervención la labor que llevan a cabo las juntas de los hogares de mayores, representadas en las jornadas de Orihuela del Tremedal. “Los hogares de mayores mejoran la vida de los pueblos y de las personas, evitan que estén solas”, ha dicho la consejera.

También ha destacado el trabajo que realiza el Consejo Aragonés de Personas Mayores (Coapema) y las aportaciones que ha hecho al Gobierno de Aragón y que han permitido poner en marcha nuevas medidas y programas, algunos de ellos incluidos en la Estrategia de atención y protección social para las personas mayores en Aragón.

Más de 30.000 personas se benefician de la Ley de Dependencia en Aragón

Cada vez, es mayor el número de aragoneses que consiguen acceder a las prestaciones de la Ley de Dependencia. Actualmente, superan los 30.000, una cifra que casi se ha duplicado en los últimos cuatro años, según datos del Gobierno de Aragón, y que se espera seguir aumentando para paliar una de las grandes lacras sociales de hoy día: la soledad en la Tercera Edad.

la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno aragonés, Mariví Broto, que ha presidido la asamblea de la Asociación Aragonesa para la Dependencia (Arade), ha presumido del esfuerzo “considerable” del Ejecutivo en este campo que, asegura, ha permitido pasar de los 16.000 atendidos en 2015 a los 30.000 en la actualidad.

Más plazas concertadas

Broto también ha subrayado el aumento de casi el 60 % en las plazas concertadas en residencias en esta legislatura, pasando de 1.224 en 2015 a las actuales 1.929.

“En un año y medio más, con el presupuesto que tenemos, acabaríamos con las listas de espera”, ha asegurado la consejera.

Por otro lado, Broto ha coincidido en la reivindicación de la gerente de Arade y ha pedido al Gobierno de España que se comprometa con la Ley de Dependencia pues, ha señalado, estos avances se han ejecutado sin que aumente el porcentaje aportado por Madrid.

En este sentido, la consejera ha lamentado que no se hayan aprobado los Presupuestos Generales del Estado porque suponían “un incremento importante” en la inversión en Dependencia.

La Asociación Aragonesa para la Dependencia es la principal asociación de la Comunidad que engloba entidades privadas de atención a las personas mayores entre las que se encuentran residencias para la tercera edad, centros de día, empresas de ayuda a domicilio y de teleasistencia.

Financiación

La gerente de Arade, Paquita Morata, coincidiendo con la Asamblea Anual que han celebrado este viernes junto a las 77 entidades privadas que colaboran, ha subrayado que el sector de la dependencia ocupa en Aragón a casi 2.000 personas de forma directa y a 4.000 más de forma indirecta, el 95% de ellas, mujeres. Una labor que “debe ser reconocida por la sociedad y abrirse a los barrios y a los pueblos, ya que ejerce una función fundamental en la vertebración del territorio”, ha indicado Morata.

Arade ofrece asistencia hoy a 5.263 mayores en la Comunidad a través de una amplia red de Residencias y Centros de Día, a los que habría que sumar los beneficiarios de los servicios de Ayuda a Domicilio y Teleasistencia.

En ocasiones, no todas las personas disponen de los recursos económicos suficientes para acceder a ellos y, por eso, desde el colectivo se pide más implicación de la Administración para que se pueda ejecutar al 100% la Ley de Dependencia

Morata ha reclamado tanto al Gobierno central como a las autonomías que la Ley de Dependencia tenga la financiación “suficiente” para cubrir la necesidad existente y acabar así con las listas de espera

La gerente de Arade ha remarcado este viernes en declaraciones a los medios previas a la asamblea anual de la asociación que la colaboración público-privada es “muy importante” para las personas que no pueden costearse por sí mismas una plaza en una residencia.

El pasado año se atendieron 6.000 dependientes más en Aragón

La atención a personas dependientes en Aragón creció en 2018 un 13,78 por ciento, hasta 29.146, una evolución positiva que de mantenerse permitiría en 1,6 años atender a las 6.000 personas que están en el “limbo” al tener derecho a una prestación y estar pendientes de ser incluidas en el sistema. A lo largo del pasado ejercicio se atendieron casi 6.000 personas más.

Según los datos del XIX Dictamen del Observatorio de la Dependencia, al cierre de 2018 y respecto a 2017, el número de solicitudes en Aragón creció en 2.865 hasta 49.707, un 6,12 %, el de personas valoradas en 2.182 hasta 42.117 (el 5,46 %) y el de dependientes con derecho a prestación en 1.812 hasta 35.146, un 5,44 % más.

Con el ritmo de crecimiento de los últimos tres años, Aragón tardaría únicamente 1,6 años en poder atender a las 6.000 personas que aún están en el “limbo”, a la espera de recibir una atención, si bien la tasa de dependientes pendientes de atención se sitúa por debajo de la media estatal, en 17,1 % frente al 19,2 %.

Escasa aportación del Estado

El coste del sistema de dependencia en Aragón supera los 206 millones de euros, de los que la Comunidad aporta el 79 % y el 21 por ciento restante, la administración general del Estado.

Según el observatorio, el quebranto acumulado para las arcas autonómicas en dependencia por la supresión del nivel acordado y el recorte del nivel mínimo aprobado mediante real decreto-ley de 2012 asciende a 109,6 millones de euros.

Solo en el pasado ejercicio Aragón dejó de percibir del Estado 15,9 millones como consecuencia de los recortes, una cuantía con la que se podrían haber atendido a 2.854 nuevos dependientes y creado 538 nuevos empleos en la comunidad.

Esfuerzo apreciable

El promedio de gasto por dependiente en Aragón se sitúa en 1.000 euros anuales menos a la media estatal como consecuencia de la importancia que asumen en su cartera de servicios atenciones como la promoción de la autonomía personal y prevención, las prestaciones económicas (Pecef), la financiación de servicios (PEVS) o el menor porcentaje de ayuda a domicilio aún dispensado respecto a la media nacional.

No obstante, en cuanto al gasto medio por habitante, la Comunidad superó el pasado año los valores del ejercicio 2011, con un nuevo máximo de 116,13 euros por habitante en lo que ha sido, para el observatorio, “un más que loable esfuerzo económico de la Comunidad autónoma al incrementar la inversión casi un 40 % en los últimos tres años”.

Aragón finalizó el año con un saldo positivo de 5.976 nuevas atenciones, casi el 60 % de las nuevas incorporaciones se centran en prestaciones económicas (1.752) o teleasistencia (1.693), unido a un “notable esfuerzo en ayuda a domicilio (1.038), en un singular esfuerzo de la Comunidad por implantar un servicio inexistente hace tan sólo tres años y que ya ocupa el 10,6 % de su cartera de servicios (17,86 % en el ámbito estatal)”.

En todo caso, el observatorio advierte de un cierto exceso de prestaciones económicas que penaliza la financiación y que además no es generador de empleo y retornos.

6.000 puestos de trabajo

En cuanto al empleo, el sistema de la dependencia genera en Aragón casi 6.000 puestos de trabajo directos, y en los tres últimos se han creado 2.404, un 68,6 % más de los existentes en 2015.

Para el observatorio, la apuesta de Aragón por los servicios generadores de empleo y, en especial, de la ayuda a domicilio, que hoy atiende a 3.518 personas, “ha sido clave”.

No obstante, la capacidad de generación de empleo del sistema en Aragón se sitúa en 34 empleos por millón de euros, ligeramente inferior a la media estatal, de 37,7, una cuestión que para el observatorio ha de valorarse, a la vista de la trayectoria de los últimos años, como “potencial de mejora”.

El sistema genera en Aragón 61,2 millones provenientes de las cotizaciones a la Seguridad Social, IRPF de los trabajadores o recaudación de IVA por los servicios prestados, con una tasa de recuperación del gasto público total del 35,01 %.

Cáritas alerta del deterioro de la situación de las familias que atiende

Cáritas Diocesana de Zaragoza ha anunciado que ha disminuido en un 15 % el número de familias que han atendido en 2018 respecto al año anterior, pero se han incrementado en un 5 % la cuantía de ayudas prestadas por la institución, lo que implica una situación “más agravada” de esas familias y que existe una “mayor dualidad” en la sociedad.

En rueda de prensa, el director de Cáritas Diocesana de Zaragoza, Carlos Gómez, y la secretaria general de la institución, Cristina García, han dado a conocer la nueva campaña que promueve Cáritas con el lema “Tu compromiso mejora el mundo”, en la que han alertado de los problemas que genera la movilidad humana forzada y la exclusión residencial.

El problema de la vivienda

Cristina García ha apuntado que en Aragón el acceso a una vivienda digna y adecuada sigue constituyendo uno de los elementos claves de exclusión social. Ha mencionado la Encuesta FOESSA 2018 que constata que en esta Comunidad la exclusión residencial afecta al 19 por ciento de la población en general, a un 62 por ciento de la población en exclusión y al 75 por ciento de la población en exclusión más severa.

“Se constata la situación de desigualdad y dualidad” entre la población que se ha beneficiado de la mejoría económica y aquellas familias que siguen estando en una situación “más vulnerable y débil”. Se estima que 42.000 hogares residen en una vivienda “inadecuada”, que no reúne unas condiciones dignas, y 11.000 hogares lo hacen en viviendas “inseguras”, aquellas que se ceden por periodos “muy temporales”.

En las acogidas de Cáritas Diocesana de Zaragoza se observa que los bajos ingresos económicos en los hogares que atienden, bien por bajos salarios o por exiguas pensiones, impiden el pago de hipotecas o el acceso a viviendas de alquiler en el mercado libre o simplemente, poder afrontar los gastos de suministros (gas, luz y agua) y otros gastos (comunidad, impuestos, derramas).

Pisos en malas condiciones

Este año se ha incrementado el porcentaje de hogares atendidos que viven en habitaciones realquiladas, pasando del 9,9 por ciento de 2017 al 14,7 por ciento en 2018 y asciende a 591 las personas que están sin hogar y acuden a las acogidas de Cáritas.

Las personas de avanzada edad que viven en un edificio sin ascensor, los jóvenes inmigrantes extutelados que al cumplir los 18 años se quedan sin domicilio, o las personas migrantes que recientemente llegan a la capital aragonesa son también quienes sufren las consecuencias de la exclusión residencial.

“Nos preocupa muchísimo el crecimiento de la desigualdad y de las situaciones de hacinamiento, de insalubridad, de realquileres que ponen de manifiesto la situación tan vulnerable por la que están pasando muchas familias”, ha aseverado García.

Por ello, Cáritas ha emplazado a seguir trabajando en red con otras instituciones, a quienes ha exigido que las políticas de vivienda sean de verdad una prioridad en las políticas sociales, que se potencien programas de rehabilitación de viviendas, los servicios de mediación (hipotecaria y de alquiler) y que se exija responsabilidad a las entidades financieras y se regule la cesión de sus viviendas vacías en las bolsas de alquiler públicas.

La inmigración, “una oportunidad”

Por otro lado, la “movilidad humana forzada” es precisamente uno de los temas que más preocupa a Cáritas, ya que la sociedad “se ha acostumbrado a oír que ha muerto gente en el Mediterráneo” y ha “perdido sensibilidad” respecto a este asunto, según el director de Cáritas Diocesana de Zaragoza, Carlos Gómez, quien también ha asegurado que muchas de estos migrantes que llegan “no habrían necesitado ayuda de la acción social en sus países de origen”.

La institución ha atendido a 212 familias por esta causa, un 26 % del total, durante el primer semestre de 2018 y el verano.

Estas personas se enfrentan a problemas “emocionales” cuando llegan a España, según Gómez, como la falta de red social, el desarraigo de sus familias o el desconocimiento del entorno y el idioma, lo que les crea situaciones “desesperantes” y dificulta el “proceso de integración”.

Ante ello, el director de Cáritas Zaragoza ha propuesto ver la inmigración “como una oportunidad” y comenzar “un cambio en el modelo de bienestar” ya que el actual, a su juicio, “está siendo a costa del empobrecimiento de los países del Tercer Mundo”, y también ha mostrado su preocupación por la proliferación de discursos xenófobos y racistas.

El Servet duplica la unidad de psiquiatría y ofrece 30 camas

El Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza abre este martes 18 de diciembre la nueva Unidad de Hospitalización de Psiquiatría para pacientes con procesos agudos con 30 camas, el doble que la anterior, y que incluye más zonas de apoyo, como salas de terapias, despachos, comedor, consultas, zona de estar y trabajo social.

El Salud ha invertido 2,5 millones de euros en la nueva Unidad de Psiquiatría, una cifra a la que se suma la ampliación de personal en el área de Salud Mental comunitaria y un conjunto de inversiones en infraestructuras y en personal para toda la comunidad aragonesa.

La consejera de Sanidad, Pilar Ventura; el director médico del Servet, Juan Ramón Portillo; el gerente del Salud, Javier Marión; y el director general de Asistencia Sanitaria, José María Abad, han recorrido este lunes las instalaciones  (imagen superior de Gobierno de Aragón), ubicadas en la planta tercera del Hospital General y a la que van a ser trasladados a partir del martes los pacientes ingresados en la Unidad de Salud Mental del Hospital General de la Defensa (HGD) como los actualmente hospitalizados en la planta sexta de Psiquiatría del Servet.

Cubrir la demanda

Fuentes del ejecutivo autonómico explican que las camas que se liberan en esta planta se utilizarán como reserva en el caso de que haya picos puntuales de demanda que no puedan ser asumidos con las 30 camas de la nueva unidad.

Según ha dicho la consejera, la hospitalización media de psiquiatría ha sido este año de 29 personas, con lo que con las treinta que se abren mañana se está “en los números correctos”.

Ventura ha rechazado la habilitación de nuevo para pacientes psiquiátricos de las doce camas que se liberan del Hospital de la Defensa y que se incluyeron en el servicio en tanto en cuanto duraban las obras en la unidad inaugurada, porque al estar este centro situado “a bastante distancia” del Miguel Servet, se generaría una “ineficiencia absoluta de los recursos profesionales”.

Otras actuaciones

Con la apertura de esta nueva unidad, se incrementan en 11 las camas destinadas a ingresos de pacientes psiquiátricos, dado que la planta de hospitalización del Servet contaba con 19 camas.

La consejera ha agregado además que durante la próxima primavera finalizarán las obras del pabellón San Juan del Centro de Rehabilitación Psicosocial Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza, donde se habilitará una unidad para pacientes subagudos con 30 camas, un recurso alternativo a la hospitalización y en cuya reforma se han invertido 3,5 millones de euros.

Este centro, pensado para pacientes que ya no necesitan estar ingresados en un establecimiento de agudos pero que aún estén en situación de vulnerabilidad, permite “el tránsito a la vida normal”.

Servicios de psiquiatría

De este modo, el sector cuenta actualmente con una Unidad de Hospitalización para pacientes con procesos agudos; un Hospital de Día de Psiquiatría (situado en el edificio de Consultas Externas); una Unidad de Psicosomática, que se trasladará también a la nueva planta, y una Unidad de Psiquiatría Infanto-juvenil situada en el Hospital Infantil.

Además, el servicio de Psiquiatría cuenta también con dos Unidades de Psiquiatría Infanto Juvenil situadas en el centro de salud de Sagasta y con las Unidades de Salud Mental ubicadas en distintos centros de salud de la ciudad (Rebolería, Torrero-La Paz, San José, Casablanca, Sagasta y Fuentes Norte).

Todo ello, para Ventura, demuestra la “apuesta importante” en esta legislatura por la salud mental, un área que “siempre ha estado abandonada por todos los Gobiernos.

Desde el Ejecutivo recuerdan que ya se ha contratado para el conjunto de la comunidad aragonesa a 45 profesionales más, lo que ha supuesto una inversión de 2 millones de euros.

El Clínico y el Inocencio Jiménez estrenan resonancias magnéticas para hacer 10.000 pruebas anuales

El sector  sanitario Zaragoza III, que abarca la zona suroeste de la ciudad, ha puesto en marcha dos nuevas resonancias nucleares magnéticas, una en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa (HCU) y otra en el Centro de Especialidades Médicas Inocencio Jiménez. Esto supone, por un lado, la dotación al centro de alta tecnología acorde a las necesidades que requiere un hospital terciario y, por otro, dar respuesta a la demanda creciente por parte de los profesionales clínicos de esta prueba diagnóstica. Ha supuesto una inversión de 2,2 millones y está previsto que realicen unas 10.000 pruebas anuales.

Los nuevos aparatos se utilizan para estudios de cardioresonancia, de gran valor para conocer la viabilidad miocárdica tras un infarto agudo de miocardio; las exploraciones dinámicas, de aplicación en el estudio arterial del hígado; las técnicas de difusión de cuerpo completo, importantísimas en el estudio de los tumores de próstata; o las nuevas opciones de estudios anatómicos y funcionales, de trascendencia en el diagnóstico inicial y en los estudios de extensión de los procesos tumorales.

La resonancia del CME Inocencio Jiménez se instaló a primeros del mes de octubre y tras dos semanas de formación intensiva de los técnicos de radiodiagnóstico, está en pleno funcionamiento en horario de mañana y tarde. En esta resonancia se realizan pruebas a pacientes ambulatorios.

Por su parte, la resonancia del Clínico está instalada y en estos días se está llevando a cabo la formación de los técnicos que trabajarán con ella. Es decir, que en la segunda quincena del mes de diciembre estará operativa.

La instalación de los dos aparatos ha supuesto una inversión de 2.297.911 euros y se prevé que cada uno realice unas 5.000 pruebas de imagen al año, suficientes para dar respuesta a la demanda del Sector Zaragoza III que ronda las 10.000 resonancias anuales.

Características técnicas

Aunque ambas resonancias son idénticas en sus características técnicas, la instalada en el Clínico está dotada, además, del equipamiento necesario para poder hacer estudios específicos para algunos pacientes que requieren determinados tratamientos especiales de radioterapia, pacientes que hasta la fecha se derivaban fuera de Aragón.

El nuevo equipamiento supone una mayor comodidad para el paciente al reducirse el ruido, disponer de un anillo más amplio (tema importante en los pacientes que padecen claustrofobia) y es más luminoso. Todos ellos son aspectos que favorecen la aceptabilidad de la exploración por parte del paciente (imagen superior).

Las nuevas resonancias no solo mejoran técnicamente las imágenes que se obtienen, sino que permite a los radiólogos realizar técnicas y procedimientos que o bien no se hacían y se realizaban otras técnicas o procedimientos en otros equipamientos, o bien se derivaban a otros centros.

Nuevo programa de acogida para refugiados más vulnerables, de los cerca de mil que hay en la ciudad

En Zaragoza residen en la actualidad 835 refugiados. Una parte de ellos, sobre todo procedentes de países latinoamericanos, se encuentran en situación de vulnerabilidad, por lo que el Ayuntamiento ha puesto en marcha un nuevo programa (“Zaragoza ciudad acogedora”) para atender a estas personas sin medios. La iniciativa se desarrolla en paralelo a la campaña “Migrar es un derecho”, que pone el foco en la propia ciudadanía zaragozana, interrogándole sobre su actitud a la hora de integrar a estos refugiados.

La ciudad sigue registrando una importante afluencia de personas en busca de refugio, según palabras de la concejala de Derechos Sociales, Luisa Broto. Ese flujo proviene en la actualidad sobre todo de países como Nicaragua, Venezuela o El Salvador, “que llegan a Zaragoza sin recurso alguno, porque tienen familiares o conocidos o simplemente se manejan con el idioma”, ha señalado la vicealcaldesa en rueda de prensa.

El programa “Zaragoza ciudad acogedora” trata de atender a estas personas que están en trámite de conseguir estatuto de refugiadas, “pero que mientras aguardan a su regularización administrativa, se encuentran en un limbo que no les permite acceder a servicios y además carecen de suficiente protección familiar o de amistades. Debemos darles una respuesta, acogerlas y acompañarlas”, ha indicado la vicealcaldesa.

Dos pisos de acogida

Desde el pasado mes de agosto han sido alojadas hasta 22 personas en los dos pisos de que dispone el Ayuntamiento para tal fin. Además, se les ha prestado asesoría jurídica y social para facilitar su integración en la sociedad zaragozana.

Una sociedad en la que por el momento no se han detectado actitudes xenófobas hacia el colectivo de refugiados o de inmigrantes, según ha confirmado la responsables municipal de Derechos Sociales, quien no obstante ha manifestado su “preocupación” por la posibilidad de que pueden surgir brotes de rechazo entre la población zaragozana, pero por el momento “no hemos detectado situaciones alarmantes, la ciudad sigue siendo acogedora”.

A este respecto Broto ha subrayado la importancia de las actitudes personales, “de lo que podemos hacer cada uno de nosotros ante la migración, que es un derecho humano fundamental a preservar, más allá de las corrientes políticas que plantean la confrontación”.

Atención social completa

Respecto al programa “Zaragoza ciudad acogedora”, Zaragoza Vivienda ha puesto a disposición los dos pisos que permiten alojar entre 10 y 12 personas al mismo tiempo. El Ayuntamiento cuenta también con alojamientos alternativos como los módulos familiares del Albergue para casos de emergencia.

Además, las personas que forman parte del programa reciben atención social centralizada por las trabajadoras sociales de la Casa de las Culturas, que asesoran y acompañan a personas potencialmente solicitantes de protección internacional antes de su entrada en el programa estatal para refugiados. También se les presta asesoría jurídica, intérpretes, mediadores y ayudas para alimentación, ropa o la gestión del padrón, entre otras cosas.

La vicealcaldesa Broto y la responsable municipal de Servicios Sociales Especializados, Yolanda Manas, han informado de que la Casa de las Culturas ha atendido en lo que va de año a un total de 286 solicitantes de asilo, entre los que se encuentran 44 menores, y han destacado que continúa la afluencia de personas en busca de refugio.

En este sentido, Broto ha vuelto a referirse a la necesidad de que el Estado atienda la solicitud del Ayuntamiento de Zaragoza para convertirse en acogedor directo de refugiados, lo que evitaría los dilatados trámites administrativos actuales y que se reflejan en que el servicio de Extranjería en Zaragoza está dando citas para agosto de 2019.