Azcón

El PP, junto con Vox, vuelven a mezclar política y religión y acuden a la procesión del Corpus

Como solían hacer cuando militaban en la oposición, los concejales del PP, ahora miembros del gobierno municipal, y su alcalde, Jorge Azcón, han vuelto a acudir a la procesión y misa pontifical en la Basílica del Pilar con motivo de la celebración católica del Corpus Christi. En esta ocasión han ido acompañados de sus socios, los dos concejales ultraderechistas de Vox, y de la caballería de la Policía Local. Cs se ha desmarcado de la cita, pese a gobernar en coalición con el PP el Ayuntamiento zaragozano.

La vuelta atrás que ha supuesto la llegada de un gobierno ultraderechista al Ayuntamiento de Zaragoza ha tenido este domingo 23 de junio expresión manifiesta en la participación con pompa y boato de los mandatarios municipales en un rito religioso correspondiente a una creencia que sólo asume una parte de la ciudadanía zaragozana.

“Volvemos a salir en Corporación y creo que es bonito que se respeten las tradiciones en Zaragoza”, ha declarado el alcalde Azcón, pese a que el acto al que ha acudido con sus ediles y socios neofascistas va más allá de la simple tradición.

De hecho, su actitud ha vuelto a ser censurada por diversos colectivos sociales partidarios de que las instituciones no se identifiquen con determinadas creencias religiosas (en la foto superior de Cope, la comitiva municipal sale del Ayuntamiento ante la protesta de  ciudadanos en favor del laicismo, a ambos lados de la imagen).

“Indecente paseíllo de sumisión”

Por ello, un grupo de personas pertenecientes a la asociación Movimiento hacia un Estado Laico (Mhuel) han vuelto a protestar en la plaza del Pilar por la presencia de autoridades civiles representantes del Concejo local en un acto de la Iglesia católica, en lo que consideran un “indecente paseillo de sumisión ” desde el Ayuntamiento hasta la Basílica del Pilar.

Los representantes de Mhuel han vuelto a señalar que  no se oponen a que los concejales acudan a título particular y de manera privada  “a cuantos actos religiosos deseen dentro de su libertad de culto y creencias, pero revestidos de banda, insignia y estandarte de la ciudad, abandonan la obligada neutralidad en materia religiosa  dado que lo hacen en representación de la totalidad y pluralidad de los vecinos de Zaragoza, colisionando gravemente contra del principio de aconfesionalidad del Estado y sus instituciones recogido en el artículo 16.3 de la vigente Constitución española”.

Por su parte, el alcalde, Jorge Azcón, ha insistido en que se trataba de participar en una tradición, eludiendo en todo momento mencionar su carácter religioso, y se ha tratado de justificar señalando que su intención es “que Zaragoza sea una ciudad donde haya libertad, donde la gente pueda participar en las tradiciones que les gusten y los que no les gustan respeten a aquellos que participan”.

Participantes en la protesta contra la presencia municipal en la procesión religiosa. Foto: Zaragoza en Común

Azcón confirma que la concesión de áreas de gobierno municipal a Vox se hará “más adelante”

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón (PP), ha señalado este martes 18 de junio sobre la posible entrada de Vox en algún área de gobierno municipal, aparte de presidir Juntas de Distrito, que “será más adelante”. Respecto al reparto de áreas de Gobierno entre el PP y Ciudadanos (Cs) “no va a tardar demasiado”, ha indicado el mandatario conservador, y ha avanzado que “está a punto y casi cerrándose, que no es estar cerrado”.

En principio, todo parece indicar que Hacienda, Servicios Públicos, Movilidad y Acción Social serán competencia del PP, así como Policía Local, que dependerá directamente del Alcaldía.

Ciudadanos se haría cargo, al parecer, de Turismo, Cultura, Participación ciudadana y Empleo, además de un área específica dedicada a promoción empresarial y atracción de inversiones a la ciudad.

Por lo que respecta a la macro área de Urbanismo, el propio alcalde Azcón ha adelantado que su intención es dividirla y desgajar las competencias de licencias, infraestructuras o limpieza pública, que ahora caen bajo el paraguas de Urbanismo, y, casi con toda seguridad, repartirlas entre los dos socios de gobierno.

Flecos pendientes

En todo caso, Azcón ha insistido en que “es mejor que lo contemos globalmente y dar la foto completa y no desmenuzarlo porque es un gobierno que tiene vocación de ser global y de resolver problemas globales”, para incidir en que su definición “no va a tardar demasiado”.

Al parecer, la distribución de responsabilidades todavía es tema de discusión entre PP y Cs porque el alcalde ha reconocido que “quedan pequeños flecos, no grandes cuestiones y vamos a intentar hacer bien las cosas desde el principio porque si corremos podemos caernos”, ha opinado.

Respecto a la asignación de responsabilidades a Vox “más adelante”, confirmando con ello lo dicho por el portavoz ultraderechista, Julio Calvo, el mismo día de la constitución del nuevo Concejo zaragozano, quien indicó que esta misma semana iniciarían la negociación para la asignación de parecelas de poder a su grupo municipal.

Resta importancia a las concesiones a Vox

Respecto a las concesiones de gobierno a Vox, Azcón sostiene que es un debate que “a los zaragozanos les importa menos. Lo que les importa es cómo solucionamos sus problemas del día a día y que el Ayuntamiento no se convierta en algo que genere problemas en lugar de solucionarlos”.

Azcón ha precisado que en las reuniones de la Junta de Portavoces “no solo se deciden las presidencias de las Juntas de Distrito, sino la presencia de los grupos de la oposición en los consejos de administración propios del Ayuntamiento de Zaragoza y en los que participa el Ayuntamiento”.

Asimismo, el personal y las asignaciones de los grupos se decidirá en los próximos días, ha señalado, para detallar que en la actualidad “se trabaja en espacios que es lo más inmediato y las áreas se decidirán en los próximos días”.

En rueda de prensa, Azcón ha insistido en que “lo más importante es que veamos el bosque completo y que seamos conscientes de que en Zaragoza ha habido un cambio y no fijarnos tanto en detalles, sino que es más importante que nos fijemos en programas y en las soluciones reales a los zaragozanos que en cuestiones que tengan que ver estrictamente con lo que pueda ser un reparto de poder. Creo que a los ciudadanos no les importa tanto si un concejal de un partido u otro ocupa un despacho u otro, sino lo que este gobierno quiere hacer”, ha glosado.

Azcón elude precisar cómo se va a incorporar Vox a su gobierno

El nuevo alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón (PP), sigue echando balones fuera sobre la forma en que Vox se va a incorporar al gobierno de la ciudad. El mandatario conservador asegura que todavía no se ha tomado la decisión, pero ha reiterado que los ultraderechistas no formarán parte de la junta de gobierno municipal.

Ese hecho no impediría que Vox asumiera alguna concejalía, pero Azcón no ha querido ser más preciso este lunes, poco después del traspaso de las competencias municipales, y mucho menos en presencia de la vicealcaldesa de Cs, Sara Fernández, que sigue pretendiendo ocultar el compromiso de su formación con los neofascistas.

Azcón sí que ha confirmado que los dos concejales de Vox presidirán dos juntas de distrito, dos organismos que, ha recordado, forman parte del gobierno de la ciudad dentro del área de Participación Ciudadana (en la imagen superior, reunión del grupo municipal del PP y de sus asesores este lunes en dependencias municipales).

Vox quiere algo más

Pero ya el pasado sábado el portavoz ultraderechista, Julio Calvo, anunció que estos días iban a mantener conversaciones con el recién constituido gobierno municipal para determinar su participación en el mismo, al margen de las juntas de distrito, algo que el nuevo alcalde no ha desmentido.

No obstante, Azcón ha insistido en que en los ayuntamientos las decisiones más importantes se toman en el Pleno, que también es Gobierno, y que la oposición forma parte asimismo de los consejos de administración de las sociedades municipales.

Del mismo modo, ha señalado que en muchos municipios o en instituciones como la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) la oposición asume responsabilidades de gobierno.

Santisteve presume de traspasar un Ayuntamiento saneado, pero PP y Cs encargarán una auditoría

El alcalde saliente de Zaragoza, Pedro Santisteve (ZeC), asegura que el Ayuntamiento se traspasa a los nuevos gobernantes “totalmente saneado y con las cuentas hechas”. Sin embargo, los actuales responsables del gobierno municipal, PP y Cs, van a encargar en los próximos días la elaboración de una auditoría que el alcalde, Jorge Azcón, no ha precisado si se encargará a una firma externa o la realizará personal municipal.

El ex alcalde Santisteve se ha mostrado orgulloso de la situación en que se traslada el Ayuntamiento a los nuevos gobernantes, “con el plazo de pago a proveedores reducido a 22 días, con el pago a las contratas de servicios municipales completamente actualizado, con los pliegos de las contratas mejorados y con un reconocimiento de ciudad excelente en acción social”.

Santisteve ha presumido de realizar un traspaso de competencias “modélico y con total transparencia” en un proceso que tanto él como la vicealcaldesa Sara Fernández (Cs) han reclamado que se protocolice y se establezca un régimen reglamentario que normalice la transición.

Auditoría propia

El ex alcalde de ZeC ha ofrecido también la posibilidad de que los jefes municipales de área y los concejales del anterior gobierno se reúnan de forma individualizada con los nuevos responsables municipales para desarrollar un traspaso más preciso.

Tanto Azcón como Fernández han agradecido el ofrecimiento y el alcalde del PP ha subrayado la “deferencia” del ex mandatario de ZeC “de hacernos entrega del balance y las memorias de área”, pero ha matizado que el traspaso de competencias “no acaba aquí. Recogemos el guante lanzado por Santisteve para trabajar de forma coordinada en cada área, lo que no quita para que vayamos a encargar una auditoría de las cuentas municipales”.

Azcón ha precisado a ese respecto que el gobierno de coalición que preside quiere analizar por sí mismo el estado de la institución “y en los próximos días vamos a seguir dando pasos en el conocimiento interno del Ayuntamiento”.

Azcón quiere incluir a Vox en su gobierno y traslada la propuesta a los mandos de Cs y de los ‘ultras’

El recién elegido alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha trasladado este domingo la decisión de si Vox entra a formar parte del Gobierno de la ciudad a las direcciones nacionales de Ciudadanos y del propio partido ultraderechista, que son los que asesoran a los concejales de ambos grupos.

Así lo ha asegurado en declaraciones a los medios durante su visita al monolito del último alcalde zaragozano del PP, el fallecido Pepe Atarés, que ha sido su primer acto oficial desde su investidura (imagen superior de Aragón Digital).

Azcón ha confiado en que las direcciones nacionales de Ciudadanos y de Vox acaben poniéndose de acuerdo, porque “cuatro años son muy largos” y ya tienen experiencia de dialogar con los concejales de Zaragoza en Común (ZeC).

En este sentido, ha subrayado que conoce al líder municipal de Vox, Julio Calvo, dado que compartieron puesto en la bancada popular entre 2011 y 2015, y que “no es ningún extremista”, como sí lo eran algunos de los miembros del Gobierno saliente de ZeC.

“Yo no sé cómo serán otros concejales de Vox en otras ciudades, pero lo que sé es que conozco a Julio Calvo, que estos días he estado hablando mucho con él y no me ha dicho ninguna cosa que no pueda defender cualquier persona con sentido común”, ha remachado.

Relación fluida con Vox

En todo caso, el nuevo alcalde de Zaragoza ha recalcado que, sea cual sea la composición del futuro organigrama de gobierno, con Calvo y con Vox van a tener una relación “fluida” y “de diálogo”.

No van a hacer “cordones sanitarios” a los dos ediles de la formación dirigida por Santiago Abascal para no “hacer el juego a la izquierda” y, por tanto, hablarán con ellos como con el resto de grupo e incluso antes, ya que han sido determinantes en su investidura.

Los populares, en definitiva, apostarán por que haya diálogo, por ser flexibles y por preocuparse más por sumar que por otro tipo de cuestiones, ha señalado.

El organigrama del futuro Gobierno de Zaragoza se cerrará esta próximo semana para no tardar mucho en ponerse a trabajar porque “las legislaturas pasan volando”.

Una ultraderecha prepotente llega al Ayuntamiento con PP y Cs segura de que controlará el gobierno

Se consumó el salto atrás de Zaragoza hacia escenarios políticos que parecían ya superados. El candidato del PP, Jorge Azcón, es el nuevo alcalde de Zaragoza gracias a los votos de Cs y de Vox. Con el peor resultado electoral obtenido desde 1995, los populares se hacen por fin con el gobierno de la ciudad, que Azcón insiste en calificar de centro-derecha, pero que estará marcado y condicionado por la presencia de los ultraderechistas en el gobierno municipal. De hecho, el portavoz de Vox, Julio Calvo, ha asegurado en tono prepotente que sus dos concejales van a ser “determinantes” en la acción municipal.

Tras tomar posesión como nuevo regidor municipal, Azcón ha subrayado en su discurso inaugural que quiere “dejar atrás la confrontación que ha protagonizado la pasada legislatura”. Una confrontación que de manera destacada protagonizó su propio grupo municipal del PP, como se han encargado de subrayar el ahora concejal de ZeC, Pedro Santisteve, y el portavoz de Podemos, Fernando Rivarés.

La sesión inaugural de la nueva Corporación zaragozana de ultraderecha se ha iniciado con presencia destacada de Vox en la sesión, puesto que su concejal portavoz, Julio Calvo (el más mayor), ha presidido la mesa de edad que ha dirigido inicialmente el acto, junto con la edil de Cs (la más joven) Cristina García.

Tras prometer (García) o jurar (Calvo, con el añadido de “por España”) sus cargos como concejales, han ido desfilando todos los integrantes de la nueva Corporación para comprometerse en el ejercicio adecuado de su cargo, siguiendo un protocolo en el que ha quedado marcada la diferencia entre los bloques de izquierda y derecha en cuanto a las fórmulas utilizadas.

Mientras la abrumadora mayoría de concejales de PP, Cs y Vox juraban su cargo, los de PSOE prometían y los de ZeC y Podemos utilizaban alternativas para comprometerse “por los derechos sociales” y evitando mencionar al rey (Santisteve); para “traballar a comunal por o bien de la chen”, en aragonés y con mirada desafiante al ultra Calvo (Rivarés); “resistir es vencer” (Luisa Broto); “sin renunciar a mis principios republicanos y por imperativo legal” (Cubero); “por los derechos y libertades de la ciudadanía de Zaragoza” (Amparo Bella).

Votación

De inmediato se ha llevado a cabo la votación secreta para elección de alcalde, en medio de cierta tensión y con el rostro crispado de Azcón, que no ha respirado cómodo hasta que ha finalizado el recuento. Quizá estaba escamado por la sorpresa que se llevó el día anterior con el desmarque inicial de Vox ante el pacto PP-Cs y no se fiaba del todo de sus amigos neofascistas.

Finalmente, no ha habido sorpresas y tras la proclamación de Azcón como alcalde, éste se ha fundido en un entrañable y significativo abrazo con el ultraderechista Julio Calvo. Se iniciaba una nueva era en el Ayuntamiento de Zaragoza (en la imagen superior de Ayuntamiento de Zaragoza, el ultraderechista Calvo (izda) impone la banda de concejal a Azcón).

Un nuevo periodo que según el alcalde Azcón ha sido solicitado por los vecinos de Zaragoza, pese a que ninguno de los tres partidos que integra la coalición de gobierno (PP, Cs y Vox) ha ganado las elecciones.

Precisamente la portavoz del PSOE, el principal grupo de la oposición, ha hablado de pacto “vergonzoso y vergonzante” que “ha retorcido la voluntad de la ciudadanía”, en alusión a que su formación fue la más votada el 26 de mayo.

El protagonismo de la ultraderecha

Tanto Alegría como los demás representantes de los grupos de oposición de izquierda han coincidido en lamentar que en Zaragoza se reproduce la foto de Colón, con el gran protagonismo de la ultraderecha, “que no se merecen los zaragozanos”, ha sentenciado la edil socialista.

Los grupos de izquierda han subrayado el “caos” que ha precedido la conformación del pacto de la derecha. Alegría ha asegurado que eso era el antecedente de la “inestabilidad” que va a presidir el ejercicio de gobierno en Zaragoza por la presencia de Vox, “cuyos votos decidirán el designio de Zaragoza este mandato”.

En esa apreciación ha coincidido plenamente con el portavoz de la formación ultraderechista, Julio Calvo, quien ha asegurado con desparpajo que los dos votos de su grupo van a ser “imprescindibles para cualquier toma de decisión del gobierno municipal. Vamos a ser determinantes”.

Calvo ha ido todavía más allá y ha asegurado que el programa de gobierno que se va aplicar esta legislatura va a ser el de Vox “por sentido común” de las propuestas que plantea y por las coincidencias con los de sus socios de PP y Cs.

A ese respecto ha concretado que se deberán tomar medidas para reducir el endeudamiento de la institución municipal, así como la reforma del Plan General de Ordenación Urbana para evitar sentencias como la de Torre Village.

Negociación

El representante de Vox, partido que esta misma mañana ha pregonado que entraba en el gobierno municipal de Zaragoza, ha reconocido que todavía no se había concretado esa presencia y que “en los próximos días” negociarán con PP y Cs para determinar su incorporación a órganos municipales, sin precisar si van a asumir alguna concejalía.

A ese respecto, la vicealcaldesa de Cs, Sara Fernández, ha asegurado que en junta de gobierno estarán sólo PP y Cs, mientras reiteraba que su partido no ha negociado con Vox, pese a las evidencias de un gobierno tripartito.

Una realidad que a Calvo (Vox) no le preocupa en exceso, “porque lo importante es que se cumpla nuestro programa”.

Para ello, los ultraderechistas cuentan con normalizar el diálogo y las relaciones con Cs, pese a las salvedades expresadas por Fernández, quien ha insistido en que “Ciudadanos no ha pactado con Vox” y que a partir de esa premisa “bienvenidos los votos que lleguen desde cualquier concejal”.

Críticas a Cs

La actitud de Cs y en especial de su candidata ha sido objeto de dura crítica por parte de la socialista Alegría, que ha lamentado que “el partido que venía a regenerar esté ahora bajo la sombra de la ultraderecha y le haya abierto las puertas de las instituciones”.

Ante la nueva situación municipal, el ex alcalde Santisteve (ZeC) ha expresado su “perplejidad” por el hecho de que el grupo que “más ha crispado la vida municipal, quiera dar ahora la imagen de centrismo y moderación yendo de la mano con Vox”.

Santisteve se ha comprometido a realizar una oposición conjunta con Podemos y también con PSOE, mientras el portavoz de Podemos, Fernando Rivarés, ha hablado de ejercer una oposición “dura, clara y constructiva”, alejada del estilo “bronco y malévolo ejercido por algún grupo municipal ahora en el gobierno”.

Rivarés ha alertado de que “ayer por la tarde”, en referencia a las negociaciones de gobierno desarrolladas por los integrantes del tripartito de derechas, “ya se empezaron a pergeñar algunas operaciones especulativas en la ciudad de las que quizá podamos dar cuenta en los próximos días”.

Azcón lee su discurso como alcalde, bajo la atenta mirada de los grupos de la derecha que le apoyan. Foto: Ayuntamiento de Zaragoza

Superar los enfrentamientos

Frente a las sospechas y las críticas de la oposición, el nuevo alcalde, Jorge Azcón, se ha comprometido en su discurso inaugural a “superar los enfrentamientos que han marcado la relación de los últimos años”, en el seno del propio Ayuntamiento y entre la Corporación y el Gobierno de Aragón.

Azcón ha retomado algunos mensajes propios de los programas de otros partidos como “colocar a las personas en el centro de nuestra acción política” (ZeC) y ha subrayado su compromiso con las políticas sociales, bandera también de los grupos de izquierda.

El nuevo alcalde del gobierno ultraderechista ha prometido planes específicos para mejorar el transporte, la limpieza o la recogida de basuras, la restitución de la UAPO en la Policía Local o un nuevo Plan de Vivienda, además de “enmendar la asignatura suspensa de la izquierda”, que a su juicio es el mantenimiento e impulso del talento en la ciudad, así como la captación de iniciativas externas.

Azcón ha concluido que su propósito es convertir a Zaragoza en “una ciudad ejemplar desde el punto de vista de la regeneración democrática”.

Pilar Alegría (PSOE) expresa su “profunda decepción” con Cs

La candidata del PSOE a la Alcaldía de Zaragoza, Pilar Alegría, ha expresado su “absoluta decepción” ya que ha explicado que estaba trabajando en la mañana de este viernes con Cs para “conseguir un gobierno serio y estable para los próximos cuatro años”, cuando se ha enterado por los medios de comunicación de que Azcón iba a ser el próximo alcalde.

Según ha detallado, esta mañana ha estado reunida con Sara Fernández en el despacho de Cs en el Ayuntamiento de Zaragoza fijando las líneas programáticas “y dejando cerrada una asignación de gobierno”, cuando “ha saltado la noticia y ella me ha negado conocer esa confirmación”, lo que confirmaría que el acuerdo entre PP y Cs para las alcaldías aragonesas se ha pergeñado en Madrid por los máximos mandatarios de ambos partidos.

Ha añadido que el PSOE ha sido “muy generoso” en las negociaciones con Cs, para lamentar que el alcalde de Zaragoza se haya elegido “desde Madrid” por “intereses ajenos a Zaragoza y los zaragozanos”.

Duras críticas a Cs

A su entender, Cs ha de explicar si tiene “capacidad de decisión” y si puede “defender a los zaragozanos después de esto”, un partido que “se llamaba regenerador”, pero que “está degenerando la política y no tiene otro menester que ser la muleta clara de PP y de Vox”.

Por su parte ha anunciado una “oposición dura, contundente, contra ese gobierno que va a estar teledirigido por el designo de la ultraderecha” y ha manifestado que se mantendrá en la oposición después de recibir un “amplio respaldo de muchos ciudadanos”.

Ha agregado que el PSOE estará “muy vigilantes para que no haya pérdida de derechos y libertades para ningún zaragozano” porque el próximo gobierno de Zaragoza va a estar manejado por Casado, Rivera y Abascal, que “pueden querer cometer la tropelía hacer retroceder a esta ciudad y ahí vamos a estar el PSOE para que eso no suceda”.

Azcón (PP) y Fernández (Cs) avanzan en un acuerdo municipal y ambos se ven como alcaldes

El PP y Cs han escenificado una “muy buena sintonía” y una “inmensa coincidencia” para llegar a un acuerdo de gobierno en el Ayuntamiento de Zaragoza en la primera reunión celebrada entre los dos candidatos, Jorge Azcón y Sara Fernández, respectivamente, tras las elecciones locales del pasado 26 de mayo. Ambos candidatos se ven como alcaldes de Zaragoza.

Este primer encuentro se enmarca, según ha indicado Fernández, en ese acuerdo más amplio que la formación naranja aspira alcanzar con el PP a nivel autonómico en las Cortes de Aragón y en el resto de ayuntamientos.

En Zaragoza, el PP con 8 concejales y Cs con 6 suman entre los dos 14 apoyos, por lo que necesitan el respaldo de los dos ediles de Vox para alcanzar una mayoría que les permita gobernar y acabar, ha dicho Jorge Azcón, con “dieciséis años de gobiernos de izquierda en la ciudad de Zaragoza”.

Sin embargo, en este primer encuentro oficial, en el que los dos partidos han confirmado que coinciden en prácticamente todas las políticas municipales, no se ha abordado esta cuestión, que se dirimirá en los próximos días.

Recelo de Cs hacia Vox

Eso sí, la candidata de Cs, Sara Fernández, ha reiterado la posición de su partido a nivel estatal: no entrarán en Gobiernos donde esté presente Vox, ha garantizado.

En este sentido, ha aclarado que el documento programático en el que están trabajando y que perfilarán en los próximos días es únicamente con el Partido Popular, su opción preferente para llegar a acuerdos.

“Si otros partidos se quieren sumar estaremos encantados, por ahí no tenemos ningún problema”, ha manifestado Fernández en alusión a Vox.

El PP, abierto a la ultraderecha

Azcón, sin embargo, es favorable a negociar con el partido ultraderechista de Santiago Abascal para posibilitar lo que él denomina “un gobierno de centro-derecha” en la capital aragonesa.

De hecho, ha reconocido que ya ha mantenido conversaciones con esta formación y que se reunirá con sus líderes territoriales en los próximos días.

Ha insistido, además, en que los dos concejales de Vox son “necesarios” para que haya un cambio político y ha mostrado su disposición a trabajar “lo que haga falta” para lograrlo.

“Todo el mundo que quiera que haya un cambio político en el Ayuntamiento de Zaragoza tiene que ser consciente de que habrá que poner de acuerdo a 16 concejales”, ha reiterado.

Ambos reivindican la alcaldía

Esta primera “toma de contacto” que, en palabras de Fernández, se ha celebrado con “muy buena sintonía”, ha servido para confirmar que el acuerdo con el PP es “viable”.

No han hablado de proyectos concretos o de líneas rojas, aunque coinciden en impulsar políticas orientadas a garantizar la calidad de los servicios públicos, reducir los impuestos, apoyo a las familias o el rechazo a la línea 2 del tranvía.

En definitiva, ha precisado Azcón, no hay “ninguna diferencia insalvable” y sí “una inmensa coincidencia” entre los dos partidos que por ahora no se han fijado fechas para llegar a un acuerdo salvo la que marca la constitución de los ayuntamientos el próximo 15 de junio.

Tampoco han hablado de reparto de “sillones” o de concejalías ni de quien ocuparía el despacho de la alcaldía. Eso sí, Fernández, quien ha aclarado que no hay negociaciones abiertas con el PSOE, ha dicho que no renuncia a ser la alcaldesa, mientras que Azcón ha reivindicado, a tenor de los resultados, la alcaldía para el PP, si bien ha añadido que cree que no habrá discrepancias en este sentido.

Y al ser preguntado por si Sara Fernández sería vicealcaldesa si él es finalmente el alcalde ha espetado: “si yo soy alcalde, Sara será lo que ella quiera”.

Cs negociará la próxima semana, mientras Azcón (PP) les apremia a pactar con ellos y con Vox

La candidata de Ciudadanos (Cs) a la Alcaldía de Zaragoza, Sara Fernández, ha apuntado que las conversaciones entre otras fuerzas políticas podrían comenzar la próxima semana, pero ha subrayado que “no hay prefijado un calendario”. Por su parte, el candidato del PP, Jorge Azcón, reclama que se concrete en un acuerdo de gobierno la mayoría que ostenta “el centro derecha” (16 concejales, incluyendo los dos de Vox).

La representante de Cs (en la imagen superior junto al candidato de Cs a la DGA, Daniel Pérez) ha comentado que las conversaciones políticas se centrarían inicialmente entre los grupos municipales del Ayuntamiento de Zaragoza para conformar una mayoría que dada la correlación de fuerzas pasaría por la suma de PP (8 concejales), Cs (6) y Vox (2) o por la otra alternativa conformada por los 10 escaños del PSOE y los 6 de Cs.

“No hay un calendario prefijado, pero lo más probable es que sea a partir de la próximas semana por las fechas en las que estamos, pero no hay calendario prefijado”.

Estas conversaciones se llevarían a cabo por los comités territoriales de Cs, que se reunirían en los próximos días, tras la decisión adoptada este martes en el comité nacional de negociación de la formación naranja.

Toma de decisiones

Estos comité territoriales serán los encargados de adoptar las “decisiones estratégicas para poder empezar a tener reuniones con otros partidos”.

Aunque no hay un calendario programado, Sara Fernández ha observado que “corren más prisa” los municipios porque el 15 de junio se constituyen todos los ayuntamientos de España.

Sara Fernández, que no ha precisado con qué partidos van a hablar, aunque tampoco ha descartado ninguno, ha añadido que las conversaciones se podrían iniciar en primer lugar con la lista más votada o también en paralelo con otras formaciones. “Se puede hablar con cualquiera de los partidos con los que vamos a mantener conversaciones”.

En declaraciones a los medios de comunicación, la candidata de Cs a la Alcaldía ha explicado que siguen analizando todas las posibilidades que hay de acuerdos para las dos instituciones principales de la Comunidad autónoma, en referencia al Gobierno de Aragón y al Ayuntamiento de Zaragoza.

Integrantes del nuevo grupo municipal del PP, que se han reunido por primera vez. Foto: Europa Press

Azcón reclama

Por su parte, el candidato del Partido Popular (PP) a la Alcaldía de Zaragoza, Jorge Azcón, ha señalado que para que haya un alcalde del centro derecha tiene que haber 16 votos porque sino la izquierda gobernaría la ciudad. El edil ha apostillado lo siguiente: “Creo que los zaragozanos no perdonarían que existiendo esa mayoría en 20 años la desaprovecháramos”.

Azcón ha precisado que de esa mayoría del centro derecha, la mitad, ocho concejales son del PP. “Estoy convencido de que esa lógica electoral tendrá espacio”. Los otros ocho concejales son del espectro de centro derecha y ha confiado en que, entre todos, sean capaces de ponerse de acuerdo.

“Espero que, por primera vez en 20 años, Zaragoza consiga un equipo de gobierno que responda a ideas liberales y que piense que la ciudad necesita resolver problemas en lugar de crearlos”. “Hay que trabajar en un programa de gobierno que deshaga el lío, la bronca y la confrontación de estos cuatro años. Hay un cambio de centro derecha y quiero que sea tranquilo y en positivo y por eso nos ponemos a trabajar desde hoy”.

El grupo municipal del PP ha mantenido este miércoles su primera reunión de los ocho concejales electos para comenzar a confeccionar el programa de gobierno para este próximo mandato. “El objetivo del PP es un cambio en la ciudad con una mayoría de centro derecha en la que el centro está en el PP y vamos a hacer todos los esfuerzos por armar esa mayoría”, ha subrayado Azcón.

Sin mencionar a Vox

Respecto a Vox, al que no ha querido mencionar en ningún momento, Azcón ha indicado que “no hay nada peor que vender la piel del oso antes de cazarlo”, en respuesta a las declaraciones del candidato de Vox a la Presidencia del Gobierno de Aragón, Santiago Morón, quien ha dicho que sería muy fácil llegar a un acuerdo en el Ayuntamiento de Zaragoza.

“Espero responsabilidad y que todo el mundo sepa que nos jugamos, en la quinta ciudad de España, ese cambio tranquilo y en positivo y aplicar la formula que nos ha dado resultado para estar donde estamos que es trabajar y ser responsables”.

Preguntado por si considera a Vox un partido de extrema derecha, ha criticado que a la izquierda le encanta poner etiquetas. “A mí eso no me gusta. Yo sé lo que soy y lo que represento y el esfuerzo titánico del grupo municipal del PP para que esa mayoría del centro derecha sea posible en Zaragoza”.

En respuesta a si cedería la alcaldía para lograr el gobierno de centro derecha, Azcón ha recordado que en 2011 el PP logró 15 concejales y 131.00 votos y se quedó en la oposición; en 2015 tuvo 10 concejales, que son los mismos que ha logrado el PSOE estas elecciones, y también se quedó en la oposición.

“Recomendaría a todos que repasen los resultados electorales y las posiciones políticas que han ocupado. Hay una mayoría de centro derecha en la ciudad que no sumaba desde 1999 y eso explica que haya habido gobiernos de izquierda tantos años a pesar de que el PP ganara holgadamente. Vamos a ser coherentes”.