azud

Colectivos ecologistas reclaman el desmantelamiento del azud

Diversas organizaciones ecologistas abogan por el desmantelamiento del azud del Ebro en Zaragoza para garantizar una calidad del agua para los vecinos de la capital aragonesa y la cuenca hidrográfica.

En una nota de prensa, el portavoz de Amigos de la Tierra en Aragón, José Antonio Domínguez, subraya las consecuencias negativas que elementos como el Pabellón Puente que se construyó para la Exposición Internacional de 2008 o el azud para una concesión hidroeléctrica que nunca se llevó a cabo, han supuesto para el flujo natural del río.

Así, explica que la acumulación de fangos impiden la movilización de sedimentos y retiene los aportados por el Huerva, lo que influye en la salud del ecosistema con “consecuencias negativas” para la calidad del agua y para la salud de las personas, sumado a los recursos económicos que requieren el mantenimiento de estas infraestructuras.

Critica además que el mantenimiento del azud se apoye en la necesidad de aprovechar la inversión realizada pero no se diga nada “de la realizada en los embarcaderos del Canal Imperial, nunca utilizados” ni de otros instalados en el Ebro de los que “los propios piragüistas han declarado su inutilidad”, según Domínguez.

Los ecologistas, entre los que figuran también la asociación naturalista de Aragón Ansar y VoluntaRíos Aragón, creen necesario “caminar” hacia el desmantelamiento del azud, si bien, apoyan las medidas provisionales que “acompañadas de un seguimiento científico adopten las resoluciones definitivas”.

El azud sólo rebalsará cuatro días a la semana y durante un mes las compuertas van a estar bajadas

El Ayuntamiento de Zaragoza ha comunicado a la CHE su intención de poner en marcha un nuevo sistema activo de gestión de las compuertas del azud del Ebro a su paso por la ciudad, con el objetivo de reducir el impacto en el río causado por la retención de aguas, estudiar de forma rigurosa la evolución del estado natural del río en su tramo urbano y compatibilizar todo ello con los usos deportivos que se llevan a cabo actualmente. Las compuertas estarán levantadas cuatro días a la semana, abatidas dos días y en maniobras de subida y bajada el día restante. Por otro lado, del 8 de enero al 8 de febrero las compuertas estarán bajadas para un estudio de la CHE sobre sedimentos.

El nuevo plan de manejo del Azud establece el abatimiento total de las compuertas a partir de caudales superiores a 250 m³/s que permitirá una mayor permeabilidad a los restos sólidos que arrastra el río y el incremento del número de días anuales con flujo natural, además de la compatibilización con los usos deportivos y el movimiento de compuertas (abatidas o levantadas), lo que favorecerá la renovación más efectiva de las aguas estancas, ha señalado el Consistorio en una nota de prensa.

El nuevo modelo de funcionamiento de la instalación define que, a partir de caudales inferiores a 250 m³/s, se establecerá un ciclo semanal de funcionamiento de manera que durante cuatro días se mantendrá la lámina de agua estabilizada de tal modo que se posibilite la práctica de actividades lúdicas y deportivas sobre ella. Durante dos días las compuertas se mantendrán completamente abatidas y el día restante se dedicará a las maniobras de subida y bajada de las mismas.

Este nuevo modelo de funcionamiento de la instalación contará con un detallado seguimiento de la evolución de los distintos indicadores del estado ecológico de las aguas y del cauce.

Con este objeto, se va a crear una comisión técnico-científica en la que colaboren la Confederación Hidrográfica y el Ayuntamiento de Zaragoza, con la posible asistencia de especialistas en las diferentes áreas y materias.

Compuertas abatidas un mes

Por otro lado, el Ayuntamiento de Zaragoza ha aceptado la solicitud de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) para mantener abatidas las compuertas del azud desde el próximo 8 de enero y hasta el 8 de febrero con el objeto de llevar a cabo un estudio de sedimentación y de hidrodinámica.

La intención del organismo de cuenca es elaborar una estrategia sedimentaria con fundamento científico, informan fuentes municipales en una nota de prensa.

Este trabajo de seguimiento no se ha realizado en los diez años de funcionamiento del azud, lo que impide tener datos precisos para permitir evaluar el impacto de esta infraestructura en todo este periodo.

Tan sólo en 2017 y 2018 se han llevado a cabo los primeros estudios biológicos, físico-químicos, de batimetría y de medición del transporte sólido en el río por parte del Ayuntamiento de Zaragoza, así como un primer balance sedimentario por parte de la CHE.

El Ayuntamiento ha convocado a las entidades que realizan actividades deportivas y recreativas en el tramo urbano del río Ebro a una reunión el día 16 de enero, en la que se detallarán estas medidas y se analizarán próximos pasos a seguir en relación con la gestión de la infraestructura.

Cancelación de la concesión para el salto hidroeléctrico

Por otro lado, desde la concejalía de Medio Ambiente se ha solicitado iniciar el procedimiento administrativo para cancelar la concesión administrativa de salto hidroeléctrico autorizada por la CHE en 2005.

Se ha considerado que ha llegado el momento de dejar sin efecto dicha concesión administrativa, ya que carece de justificación puesto que nunca llegó a instalarse una central hidroeléctrica o turbina que permitiese la explotación.

El Ayuntamiento considera que el funcionamiento del azud no cumple con las funciones que justificaron el proyecto y su ejecución: la navegación turística, la consecución de un subjetivo impacto paisajístico beneficioso o el aprovechamiento eléctrico con ocasión del salto de agua.

Por este motivo se están valorando aspectos que ya fueron planteados en las alegaciones de la declaración de impacto ambiental de 2005, como la posibilidad de que la instalación pudiera modificar el comportamiento hidrólógico del río, el nivel freático del acuífero aluvial, la posibilidad de alteración de las condiciones hidromorfológicas del río en la zona de afección o el incremento del nivel de nutrientes que perjudique la calidad del mismo, entre otros.

Grupos ecologistas reclaman a la CHE la extinción de la concesión del azud y su desmantelamiento

Varios grupos ecologistas de Aragón han presentado este miércoles 21 de febrero en la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) la solicitud de la extinción concesional del azud del Ebro que fue otorgada al Ayuntamiento de Zaragoza para la explotación hidroeléctrica. Las organizaciones naturalistas consideran que el embalse no ha servido para su fin, causa problemas medioambientales y debe ser desmantelado.

José Antonio Domínguez, miembro de Amigos de la Tierra Aragón, ha explicado a los medios que esa explotación hidroeléctrica “nunca” se ha construido. “Han pasado los plazos prudenciales y por lo tanto el azud no tiene sentido que esté obstaculizando el río y ocasionando problemas ambientales”, ha destacado.

Por su parte, el delegado de SEO Birdlife en Aragón, Luis Tirado, ha comentado que cuando en un río se pone un azud, un embalse o una presa se interrumpe el flujo natural de los ríos, lo que conlleva problemas.

Aunque, según ha explicado, algunos resultan necesarios para el abastecimiento o regadíos, es “importante” que tengan un fin industrial y no un uso recreativo como ocurre en este caso.

Problemas por embalsar

También ha apuntado que si no se producen crecidas los galachos no se limpian de sedimentos y, por lo tanto, no se regeneran los carrizos o hábitats.

“Muchísimas especies de invertebrados dependen de este régimen hídrico al que están perfectamente acostumbrados y cuando un río se embalsa estos seres vivos desaparecen. Algunos se adaptan, pero la mayoría no”, ha indicado.

Tirado ha comentado que si la CHE hubiera hecho un programa de vigilancia ambiental se podrían haber detectado problemas de los diferentes grupos de seres vivos que habitan y haber tomado soluciones.

Por otra parte ha destacado que en el Plan de la cuenca del Ebro se prevén desmantelar, según ha expresado, “un montón de azudes que se han identificado como innecesarios”.

Por ello, solicitan a la CHE que actúe ante los problemas ambientales que generan los azudes en los ecosistemas y ríos mediterráneos y que sirva como “ejemplo a seguir para muchos otros azudes de la cuenca del Ebro”.

Calidad del agua

Por último, uno de los miembros de VoluntaRios y Ansar, Mariano Merida, ha destacado que la solicitud de la eliminación del azud no sólo está centrada en el funcionamiento y la calidad del ecosistema de los seres vivos, sino que la cuestión de la calidad del agua es primordial para las personas y para la cuenca en el valle medio del Ebro y ha indicado que el azud “le quita esa calidad” al agua.

“Hay que tener en cuenta que los flujos lo que permiten es la autodepuración de las aguas, el cortar y el embalsar las aguas hace que precisamente esas aguas entren en problemas de calidad”, ha concluido.

La reparación del azud concluirá la próxima semana

Los trabajos de reparación del azud concluirán la próxima semana después de que se tuvieran que demorar desde el pasado 9 de noviembre, si bien no conlleva ningún coste adicional para el Ayuntamiento de Zaragoza.

La Sociedad Municipal Desarrollo Expo tiene previsto acometer las obras de reparación del azud los día 28 y 29 de noviembre, por lo que será necesario posicionar una grúa en el puente, que realizará la entrada y salida desde el paseo Echegaray y Caballero.

Esta maniobra implicará que, en horario laboral, por motivos de seguridad, se corte el paso por el puente del azud, tanto a peatones como ciclistas. Fuera del horario laboral, el carril bici por el puente quedará cortado a ciclistas, permitiéndose el paso peatonal.

Compuerta averiada hace seis meses

La instalación de la grúa facilitará las labores de reparación una de las compuertas que está completamente abatida desde hace seis meses e impide que el azud desempeña su misión de crear una lámina de agua en este tramo del Ebro a su paso por Zaragoza.

El motivo de que el arreglo se demore unas semanas obedece a que una de las piezas deberá ser ajustada en fábrica a las condiciones de la instalación, ha informado el Ayuntamiento de Zaragoza.

El azud se construyó hace nueve años con motivo de la Expo 2008 tras invertirse 25 millones de euros y la reparación se ha cifrado en 65.000 euros.

Jornada de debate sobre los ríos en las ciudades y el azud del Ebro

Expertos investigadores de España reflexionarán sobre los ecosistemas fluviales urbanos y aportarán una visión científica sobre el azud del Ebro en Zaragoza, en un encuentro que tendrá lugar este miércoles, 15 de noviembre, bajo el lema: “¿Qué ríos urbanos queremos para nuestras ciudades?”

Esta sesión, que se desarrollará en dos mesas de trabajo en el Centro Joaquín Roncal, está organizada por el Centro Ibérico de Restauración Fluvial y la Fundación Nueva Cultura del Agua con el apoyo de otras organizaciones ecologistas y medioambientales.

Durante esta jornada abierta al público, se abordarán también las repercusiones que tienen infraestructuras como el azud sobre el funcionamiento ecológico de los ríos.

Todo ello con el objetivo de aportar elementos que ayuden a la toma de decisiones sobre las actuaciones en los ríos y el futuro del azud de Vadorrey, indica la organización en una nota de prensa.

Debate

Sobre este asunto, el profesor Pedro Brufao de la Universidad de Extremadura analizará las consideraciones jurídicas sobre la gestión de los ríos en tramos urbanos; Natalia Funés, de Ecologistas en Acción hablará de la experiencia del río Manzanares en Madrid y Pao Fernández del World Fish Migration abordará la gestión de los azudes en el ámbito estatal e internacional.

Después, habrá un debate moderado por el presidente de la Asociación de Periodistas de Aragón, José Luis Trasobares.

Antes de este bloque dedicado al azud, tendrá lugar una mesa de debate centrado en los ríos a su paso por las ciudades.

Amigos de la Tierra, ANSAR, COAGRET, Federación de Barrios de Zaragoza, GEOFORO, WWF, Ecologistas en Acción, SEO-Birdlife y VoluntaRíos son otras de las organizaciones que colaboran en este foro.

El azud se repara por fin la semana próxima y se cortará el paso por la pasarela peatonal

La reparación de la compuerta dañada del azud del Ebro su paso por el barrio de Vadorrey se realizará los días 8 y 9 de noviembre, según ha señalado el Ayuntamiento de Zaragoza en una nota de prensa acerca de “varias obras con incidencia en la obra pública para los próximos días”.

La avería de esta compuerta a principios del pasado verano y la eliminación de la lámina de agua entre el puente de Piedra y la pasarela del azud generó una gran polémica ciudadana por las reticencias del equipo de gobierno municipal a restaurar la infraestructura por motivos medioambientales.

La polvareda mediática y en redes sociales desatada en su momento por la avería del azud contrasta ahora con la absoluta discreción del Ayuntamiento sobre el inicio de la reparación de la represa.

Opiniones enfrentadas

Cuando la compuerta se averió, tanto la concejala de Medio Ambiente, Teresa Artigas (ZeC), como numerosas entidades ecologistas, vecinales y políticas progresistas cuestionaron la reparación y la recuperación de la lámina de agua porque, a su entender, el estancamiento del cauce del Ebro había generado negativas afecciones medioambientales.

Por contra, desde otras instancias políticas, sociales y de la federación de piragüismo se reclamó la inmediata reparación de la compuerta porque, a su juicio, la lámina de agua había beneficiado a las márgenes del río y facilitaba además la práctica deportiva.

El Ayuntamiento convocó una mesa técnica para analizar la cuestión, cuyas conclusiones indicaron que no se contaba con la información suficiente para avalar la reparación o la permanencia del azud con la compuerta averiada y por tanto abierta.

Ante esa tesitura, el Consistorio determinó reparar la infraestructura en unos 90 días, una vez desarrollados los trámites para llevar a cabo las actuaciones. Por otro lado, se valoró que en periodo de estiaje no era oportuno recobrar el embalse de agua.

Reparación

Ahora, el Ayuntamiento de Zaragoza tiene previsto acometer los días 8 y 9 de noviembre las obras de reparación de la compuerta del azud y ha advertido que para ello es necesario posicionar una grúa en la pasarela peatonal ubicada sobre este infraestructura hidráulica, que realizará la entrada y salida desde el paseo Echegaray, lo que implicará que en horario laboral, por motivos de seguridad, se corte el paso por el puente del azud tanto a peatones como ciclistas.

Fuera del horario laboral el carril bici por el puente quedará cortado a ciclistas, permitiéndose el paso peatonal, ha señalado el Ayuntamiento de Zaragoza.

El coste de las obras rondará los 65.000 euros.

La avería en una de las siete compuertas del azud (la número 2, la más cercana a Vadorrey) se produjo el pasado 10 de junio. Desde entonces, las compuertas de la presa se mantienen bajadas –o tumbadas– por lo que el agua circula sin impedimentos.

El azud se construyó en el 2008, dentro de las obras relacionadas con la Expo, para conseguir mantener una lámina de agua durante todo el año, principalmente en época de estiaje, creando una especie de embalse entre el puente de Pîedra y el propio azud. Entonces supuso una inversión de 25 millones de euros.

El azud del Ebro se va a reparar, al tiempo que se realizarán informes sobre su impacto ambiental

La concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza ha valorado las conclusiones de la Mesa Técnica del pasado 7 de julio, a raíz de la avería en el Azud que se inició el 8 de junio, y ha decidido repararlo a la espera de recabar los informes necesarios para evaluar su impacto en el Ebro.

La mesa, en la que participaron tanto técnicos municipales como representantes de la Universidad de Zaragoza, de la CHE, del INAGA, del CSIC y de la Universidad Politécnica de Madrid, detectó que no se contaba con información que pudiera avalar las decisiones a tomar dado que no se había realizado durante estos diez años el seguimiento requerido en el momento de la autorización, señala el Ayuntamiento de Zaragoza en una nota de prensa.

Por esta razón se expresó la necesidad de recabar más datos sobre las afecciones del Azud al río Ebro.

“Por este motivo, y dada la situación de liquidación de la Sociedad @ Desarrollo Expo, el Gobierno de la ciudad ha tomado la determinación de reparar inicialmente la compuerta como obligación contraída con la autorización de la CHE”, indica el Consistorio.

Falta de información

Una de las principales conclusiones constatadas por la Mesa Técnica es que hay falta de información y que no existen datos suficientes para hacer una valoración a día de hoy.

La Declaración de Impacto Ambiental que analizó los potenciales impactos del Azud antes de su construcción en el 2008, determinaba la obligación de realizar un seguimiento de la evolución del impacto ambiental de la infraestructura y así se hacía constar en la autorización concedida por la CHE en noviembre de 2005.

Sin embargo, este seguimiento no se ha realizado en los términos requeridos durante estos diez años transcurridos y la información disponible no es suficiente “ni para conocer el actual impacto ambiental ni para poder hacer valoraciones de futuro”, indica el Ayuntamiento.

La Mesa Técnica recomienda disponer de informes que permitan evaluar las posibles repercusiones del Azud en el estado ecológico del río Ebro y en su funcionamiento hidrológico.

Protesta de piragüistas para reclamar la reparación del azud

Estudios

Por ello, se va a iniciar la realización de una serie de estudios en el espacio del río afectado por el Azud siguiendo las indicaciones planteadas por la Directiva Marco del Agua para evaluar el estado de las masas de agua.

Si bien, al no contar con datos de los años anteriores, y no poder por tanto servir de elemento comparativo para la toma de decisiones, van a suponer el punto de partida para disponer de información que supla los vacíos de conocimiento-información actuales y puedan servir de base para la toma de decisiones o evaluaciones en escenarios futuros.

Los índices que se van a calcular en colaboración con diferentes profesionales e instituciones se basan en metodologías recogidas en protocolos estandarizados, que se deberán realizar considerando la heterogeneidad tanto espacial como temporal del río de acuerdo con las indicaciones y valoraciones aportadas por dichos especialistas.

Los índices serán los siguientes: Hidrogeomorfológico, Físico-químico, de Ribera, de Macrófitos y de Macroinvertebrados.

Reparación en 90 días

Además, se van a analizar aspectos jurídicos y económicos, así como una recopilación de información con expertos que están trabajando cuestiones similares en otros ríos como el Duero o el Manzanares.

Por otra parte, el Consistorio también analizará los efectos que ha tenido el rebaje que se hizo de la solera del Puente de Piedra.

Mientras, el Ayuntamiento iniciará los trámites para la reparación, que puede durar entre 75 y 90 días, “en un contexto jurídicamente adverso por la liquidación de la sociedad @Desarrollo Expo”.

El Ayuntamiento también valora seguir explorando otras vías de solución para la navegación en aras de facilitar todos los usos del río que sean compatibles con la mejora del estado ecológico del mismo y en definitiva de todos los beneficios que ese buen estado aporta a la calidad de vida de la población, finaliza la nota de prensa.

El Ayuntamiento solicitó y obtuvo permiso de la CHE para reparar el azud el pasado 5 de junio

El Ayuntamiento de Zaragoza obtuvo permiso de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) el pasado 5 de junio para realizar obras de reparación en la compuerta del azud del Ebro averiada, y cuyo arreglo o eliminación ha desatado una fuerte polémica política y social en la ciudad. Desde el Ayuntamiento se insiste en que la decisión sobre el azud se adoptará tras la mesa técnica que se celebra este viernes 7 de julio, en donde especialistas en la materia expondrán los pros y los contras de la controvertida represa en el Ebro, y que ese permiso no significa que esté tomada la resolución de arreglar la instalación.

La autorización para la realización de obras de reparación en la compuerta del azud lo solicitó a la CHE el gerente de la sociedad municipal Zaragoza@Desarrollo Expo S.A. y lo hizo bastante antes de que se diera a conocer que el artilugio mecánico estaba averiado.

A este respecto, fuentes municipales indicaron que la solicitud atañía a trabajos de mantenimiento en el azud. Pero en el contenido del permiso otorgado por la CHE se habla de acciones que parecen ir más allá de unos simples trabajos de mantenimiento: “Las obras consisten en la sustitución de los cilindros hidráulicos que accionan la clapeta nº 2 del azud de Vadorrey. Para ello se utilizarán dos grúas de 36 Tm cada una sobre el tablero del azud para elevar la clapeta nº 2 y poder desmontar/montar los cilindros a través de las trampillas de la pasarela”.

La fecha de la concesión del permiso de obras por parte de la CHE ( 5 de junio) y el conocimiento efectivo por parte de la opinión pública de que la compuerta estaba averiada, lo que ocurrió varios días después, coincide con el relato realizado en el Pleno municipal del 30 de junio por parte del representante vecinal de Vadorrey Pablo Polo, quien aseguró que cuatro días antes de que se diera a conocer la avería el Ayuntamiento ya tenía conocimiento del fallo de la instalación.

En el documento de autorización de la CHE también se explicita que a partir de la fecha de concesión (5 de junio) se abre un plazo de 25 días para presentar reclamaciones por parte de “quienes se consideren perjudicados” por la realización de los trabajos. Ese plazo expiraba precisamente el 30 de junio, día de celebración del referido Pleno marcado por la polémica del azud.

Documento de la CHE autorizando las obras en el azud

Posturas enfrentadas

Las fuentes municipales consultadas por Ten! Zaragoza matizaron que el permiso para realizar los trabajos fue solicitado por Zaragoza Arroba Desarrollo Expo S A, “que tenía previsto adjudicar un contrato de mantenimiento del azud. Pero la oposición municipal obligó a que la empresa entrara en proceso de liquidación”.

Ese mismo argumento servía a las citadas fuentes próximas al gobierno municipal de ZeC para descartar la tesis de que en principio se iba a reparar la compuerta del azud, pero que posteriormente, y por motivos políticos, se interrumpió la medida.

A este respecto cabe recordar que la avería del azud ha llevado a Zec, a CHA, a colectivos ecologistas y vecinales, a cuestionar la continuidad de la represa en el Ebro, porque, a su entender, en los casi diez años que lleva funcionando ha causado serios inconvenientes medioambientales en el cauce del río y en las riberas. Por este motivo, los gobernantes municipales de ZeC, con su concejala de Medio Ambiente, Teresa Artigas, a la cabeza, han constituido una mesa técnica que se reúne este viernes 7 de julio y dictaminará sobre el futuro de la instalación.

Su postura ha sido duramente contestada por los grupos municipales de PP, PSOE y C’s, que en el citado Pleno del 30 de junio acordaron exigir la inmediata reparación de la compuerta, una postura que comparten determinados especialistas técnicos, asociaciones deportivas de piragüismo y algunas asociaciones vecinales de la Margen Izquierda.

PP, PSOE y C’s declinan informes técnicos y exigen la reparación del azud en el Pleno municipal

La derecha municipal y el PSOE han vuelto aliarse para votar juntos en el pleno una moción del PP que reclama la reparación inmediata del azud del Ebro en Zaragoza, una de cuyas compuertas lleva averiada 20 días. Mientras la izquierda representada por ZeC y CHA apuesta por escuchar primero a los técnicos y valorar los efectos en el río en estos nueve años de presencia del azud, antes de tomar una decisión sobre su mantenimiento o supresión, PP, PSOE y C’s consideran que hay que repararlo ya sin atender a valoraciones técnicas.

Unas valoraciones técnicas y sociales que son muy diversas, como ha quedado de manifiesto en las ocho intervenciones de especialistas y representantes de asociaciones que han precedido en el pleno al debate de los grupos políticos, en una sesión que había levantado gran expectación ciudadana.

Así, mientras el representante vecinal de Vadorrey y otras asociaciones ciudadanas de la Margen Izquierda, Pablo Polo, alertaba de la pérdida de agua, especies piscícolas y avícolas, de una barrera contra los mosquitos, de la abundancia de macrofitos y de vertidos fecales en la zona con las últimas lluvias debido a la avería del azud, otro representante vecinal, que también hablaba en nombre de asociaciones de la Margen Izquierda, apostaba por un río sin trabas, “un río vivo”, lo que refrendaba otro representante vecinal de Torrero, que habló también en nombre de Coagret (Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases), y subrayó que al efecto negativo del bajo caudal del Ebro en verano se había sumado el azud, empeorando la calidad del río.

Discrepancias técnicas

En el lado técnico, mientras el geógrafo y responsable de Expo 2008 Francisco Pellicer aseguraba que el azud estaba refrendado por no menos de diez estudios técnicos, que su tecnología garantiza el respeto a la dinámica del río y que no causa retención de sedimentos, el representante de un grupo de organizaciones ecologistas José Ángel Moncayola aseguraba que informes de la CHE ya habían alertado de que el azud alteraba el río y empeoraba su calidad, que el azud es contrario a los postulados de la directiva europea del agua y que perjudica la salud del Ebro, la de los habitantes de Zaragoza y merma la calidad de las riberas.

Frente a este último argumento, Pellicer y otras voces partidarias de la represa alertaron de que el nivel del agua que genera el azud es la referencia para todo el plan de recuperación de riberas, por lo que su eliminación ponía en peligro la sostenibilidad de los márgenes del Ebro a su paso por Zaragoza.

Su postura chocaba con la de ecologistas y grupos de la izquierda municipal, quienes defienden la existencia de graves afecciones ambientales en el río y sus riberas por efecto del azud, propiciando las sedimentaciones, los macrofitos o la proliferación de especies tan molestas como la mosca negra.

El representante vecinal Pablo Polo y los portavoces de PP, PSOE y C’s coincidían en argumentar que la voluntad de ZeC era eliminar el azud incluso antes de la avería de la compuerta. A este respecto, Polo y la concejal socialista Marta Aparicio reducían el coste de la reparación a entre 3.000 y 8.000 euros, y no los 65.0000 valorados por el gobierno de ZeC. Además, el representante vecinal ha asegurado que cuatro días antes de que se hiciera pública la avería, en el Ayuntamiento ya se conocía el fallo de la instalación.

Reparación vs. reflexión

En el terreno político, el concejal del PP Pedro Navarro ha tachado a ZeC de ir en contra de la opinión ciudadana, que a su juicio reclama la reparación del azud. Tanto él, como Aparicio (PSOE) como Casañal (C’s) han argumentado que “cuando una infraestructura se avería, lo primero que hay que hacer es repararla”.

A ese respecto, el concejal de CHA Carmelo Asensio ha puntualizado que “no se trata de reparar porque sí; se trata de reparar lo que sea útil para la ciudad”. Para determinar esa utilidad o los perjuicios del azud, Asensio ha insistido en que unos informes técnicos deberían precisar las afecciones de la instalación en la dinámica del río.

El aspecto medioambiental es también prioritario para Zec. La concejala de Movilidad y Medio Ambiente, Teresa Artigas, lo ha dejado bien claro: “el gobierno municipal tomará una decisión sobre el azud primando el buen estado ecológico del río y apostando por un río vivo”. En este sentido, la edil defiende, en coincidencia con CHA, que “hay que reflexionar sobre lo que ha supuesto el azud para la ciudad en estos nueve años”.

Esa reflexión que precederá a la toma de decisiones se desarrollará en la mesa técnica convocada para el viernes 7 de julio por los responsables municipales zaragozanos.

La mesa técnica sobre el azud se reunirá el 7 de julio

La concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza, Teresa Artigas, ha anunciado que la mesa técnica convocada para debatir sobre el futuro del azud del Ebro a la altura de Vadorrey adelantará su reunión al 7 de julio, a las 10.30 horas en el Centro de Documentación del Agua y el Medio Ambiente.

Según ha explicado Artigas, a esta cita se ha invitado a “un grupo multidisciplinar de expertos que reúne a personas de ámbitos diversos”, tales como un representante de Zaragoza @ Desarrollo Expo, dos de la Unidad de Conservación del Medio Natural del Ayuntamiento de Zaragoza, uno del Departamento Conservación Infraestructuras del Ayuntamiento de Zaragoza, un representante de Zaragoza Deporte, dos de la Confederación Hidrográfica del Ebro, uno de la Universidad de Zaragoza, un miembro del Instituto Pirenaico de Ecología (CSIC), uno del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX), uno del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA) y dos de la Universidad Politécnica de Madrid.

En la invitación remitida por la Concejalía de Medio Ambiente se recuerda que “el azud del Ebro en Zaragoza fue proyectado en el marco del Plan de Riberas del año 2000 y se construyó coincidiendo con la celebración de la Expo 2008, con el objetivo de generar una lámina de agua estable que favoreciese los usos lúdicos de navegación en el río. Transcurrido un tiempo de su construcción y tras haber sido eliminada la navegación con barcos y el dragado permanente asociado, el Ayuntamiento plantea la necesidad de analizar la situación de dicha infraestructura hidráulica”.

Compuerta averiada

La decisión del gobierno municipal de ZeC de debatir sobre el futuro del azud se produjo después de que se averiara una de las compuertas de la instalación, cuya reparación costaría 65.000 euros, un desembolso que habría de añadirse a los 150.000 euros que anualmente gasta el Ayuntamiento en el mantenimiento de la represa.

La instalación del azud ya nació en su momento envuelta en polémica. Grupos conservacionistas y ecologistas se opusieron a su construcción porque consideraban que atentaba contra el flujo natural del Ebro y perjudicaba la regeneración natural de su cauce y sus riberas. Esos mismos grupos se oponen ahora a la reparación del azud y piden su desmantelamiento.

Por contra, desde otros ámbitos científicos, vecinales y deportivos se defiende el mantenimiento del ingenio hidráulico porque se considera beneficioso para la estabilidad de las riberas y porque la lámina de agua que crea facilita la práctica de diversas disciplinas deportivas acuáticas. Partidarios del azud protagonizaron una concentración esta semana en el Ebro para reclamar al Ayuntamiento la reparación de la compuerta dañada.

En esa misma línea se inscribe la postura del PP, que en el Pleno municipal de este viernes 30 de junio presenta una moción en la que “insta al Gobierno de Zaragoza a proceder, de manera inmediata, a la reparación de la compuerta averiada del azud, así como a realizar una inspección completa de la infraestructura para comprobar el estado de la misma y acometer las labores de mantenimiento que eviten futuras averías”.

Por su parte, Chunta Aragonesista ha sugerido la petición de sendos informes, uno hidráulico, a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), y otro medioambiental, a la oficina especializada del Ayuntamiento de Zaragoza, en los que se valore la incidencia del azud y la conveniencia de mantenerlo o eliminarlo.