beneficio

Los trámites para solicitar la dependencia se simplifican para resolverlos en menos de seis meses

El Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) ha modificado el procedimiento para el reconocimiento de la situación de dependencia y el acceso a las prestaciones por dependencia, con el objetivo de que dentro de año y medio el proceso se solvente en menos de seis meses (plazo máximo marcado por la legislación), cuando en la actualidad la gestión en Zaragoza se prolonga más de ocho meses.
La medida entrará en vigor el 10 de junio y supone una simplificación de los trámites, que serán más rápidos y ágiles y se desarrollarán íntegramente por vía informática.
A partir de ese día ya no será necesario personarse físicamente para informarse sobre los requisitos para solicitar la prestación, que se hará por teléfono o telemáticamente, lo que permitirá reducir los plazos del procedimiento, así como también la documentación requerida.
El gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, Joaquín Santos, y el jefe del servicio de Coordinación de la Gestión de las Prestaciones, Óscar Embid, han presentado el contenido de la orden que ha salido publicada en el Boletín Oficial de Aragón este lunes 13 de mayo (imagen superior de Gobierno de Aragón).
El anterior procedimiento implicaba que los usuarios acudieran a los centros de servicios sociales primero para recibir orientación e información, posteriormente para presentar la solicitud y parte de la documentación y después para elaborar el plan individual de atención (PIA) y presentar el resto de la solicitud, lo que hacía que el procedimiento se demorarse sin posibilidad de acortar plazos, como ha explicado Óscar Embid.
Todo más fácil y rápido
El nuevo procedimiento se inicia con la petición de cita por teléfono (en adelante también por vía telemática), bien en los centros de servicios sociales o, en el caso de la ciudad de Zaragoza, en la Dirección Provincial del IASS. En esa llamada se le dará cita al solicitante y se le informará tanto del procedimiento como de la documentación que debe llevar para la entrevista con el trabajador social.
En la entrevista con el trabajador social se unifican los principales trámites: información y orientación, formalización de la solicitud, aportación de toda la documentación, indicación de las preferencias de servicios o prestaciones del solicitante e informe social sobre las mismas.
A continuación, un trabajador del IASS acude al domicilio del solicitante para llevar a cabo la valoración del grado de dependencia.
Y finalmente el solicitante recibe en su domicilio la resolución de dependencia y de los servicios o prestaciones que se le reconocen (bien en una resolución única o en dos resoluciones simultáneas).
Más intervención de los profesionales
La nueva orden flexibiliza las posibilidades de intervención de los profesionales del sistema de servicios sociales, que podrán intervenir en cualquier fase del procedimiento para emitir informes adicionales, observaciones o cualquier otra iniciativa que estimen oportuno.
El nuevo reglamento contempla que todo el procedimiento se tramitado por vía telemática, aunque este método no se aplicará de forma inmediata. Desde el 10 de junio, cuando entra en vigor, los expedientes seguirán haciéndose en papel. Pero desde ese momento y de forma progresiva se irá incorporando hasta su totalidad la tramitación informática para cuya implantación total no hay fecha concreta, según ha subrayado Óscar Embid.
La aportación de documentación en el procedimiento también se reduce. Si el usuario da permiso y gracias a la tramitación telemática, el IASS podrá consultar datos en poder de todas las administraciones necesarios para completar la solicitud (DNI, prestaciones públicas, catastro, agencia tributaria…) sin que el usuario deba entregar la documentación. Asimismo, se elimina la necesidad de algunos documentos que se venían exigiendo.
Los expedientes de dependencia, por la propia situación de las personas dependientes, suelen experimentar un gran número de modificaciones, bien por su situación personal o familiar, “que exigen una rápida respuesta por parte de la Administración”, ha precisado Embid.
Por ello, la orden introduce dos alternativas a la tramitación ordinaria: La modificación directa por parte del IASS en todos aquellos supuestos que no conlleven una modificación sustancial del régimen de la prestación que disfruta el usuario y la actualización de los datos en el expediente informático sin necesidad de modificar el PIA (plan individualizado de atención).
Garantías para los usuarios
El nuevo reglamento introduce también dos medidas con importantes repercusiones económicas para los beneficiarios: señala que solo se procederá a la disminución del grado cuando exista una mejoría real de la situación del dependiente (en el 2012 el Gobierno estatal endureció los baremos lo que provocó la reducción de los grados sin que el usuario hubiera mejorado).
Asimismo, la orden también establece que la revisión del PIA no podrá suponer una disminución de las prestaciones económicas que recibe el usuario cuando no se produzca una variación del grado ni de las condiciones de la prestación. Esta medida se lleva a cabo porque, las reducciones de prestaciones aprobadas en 2012 por el Estado conllevaban, en algunos supuestos de revisión de grado de dependencia, que pese a operarse un cambio en éste las prestaciones se reducían.
Por último, la orden publicada este lunes contempla que dado el gran volumen de solicitudes que se registran en la ciudad de Zaragoza (en torno al 43% del total de Aragón), será la Dirección Provincial de Zaragoza del IASS la que se encargue de toda la tramitación y no los centros de servicios sociales municipales.
Dos procesos en uno
El director del IASS, Joaquín Santos, ha explicado gráficamente que la implantación del nuevo sistema suponía “fundir en un solo proceso lo que ahora se hace en dos fases. Por un lado, se realiza la valoración de la persona que ha solicitado la prestación por dependencia. Por otro lado, ayuntamientos y comarcas revisan el expediente para hacer una propuesta de prestación. Ahora, esos dos procesos se funden en uno solo, con evidente beneficio para los usuarios”.
La medida supondrá incrementar las dotaciones materiales y humanas del IASS, “que asumirá más competencias”, ha indicado Santos, quien no ha querido precisar la cuantía presupuestaria que podrían suponer esos refuerzos.
Santos sí ha concretado que los planes del IASS apuntan a que en el plazo de 18 meses “podamos ponernos al día”, lo que significaría que la totalidad de los expedientes fueran tramitados dentro del plazo legal máximo de seis meses.
En la actualidad, en Teruel ya se está cumpliendo ese plazo, “en Huesca se está muy próximo a conseguirlo”, pero en Zaragoza la gestión se prolonga entre ocho meses y un año, ha indicado Santos.
Reducir las listas de espera
El responsable del IASS ha insistido en la necesidad de reforzar las capacidades de los servicios sociales en Aragón porque se produce un incremento paulatino de las solicitudes para prestaciones por dependencia (un 16% más a lo largo de la presenta legislatura), debido al envejecimiento de la población y al ‘efecto llamada’ por la mejora de las prestaciones y la agilización de las concesiones.
Santos ha informado de que actualmente hay 30.321 personas atendidas, 13.554 más que al inicio de la legislatura, si bien el mayor número de solicitudes, 7.130, se han recibido en el último año.

Actualmente 6.730 personas se encuentran en lista esperando la resolución, lo que supone un 54 % menos.

En el siguiente gráfico se resume el nuevo procedimiento para solicitud de prestaciones por dependencia: