bicis

Los patinetes ya representan el 16,6% de los usos de los carriles bici

Los aforos de tráfico en los principales carriles bici del centro de Zaragoza muestran la creciente presencia de los patinetes eléctricos (VMP) en estas vías ciclables de la ciudad.

El servicio de Movilidad Urbana ha realizado, entre los días 8 y 14 de mayo, una serie de mediciones (aforos) cuyos datos indican que el uso de patinetes alcanza en estos momentos el 16,6 por ciento del total de movimientos.

Estos datos, que deberán ser contrastados en futuros estudios similares, indican también una cierta regularidad del uso, tanto de bicicletas como de patinetes, en función del tramo horario.

Dirección del tráfico

Las “horas punta” de la mañana en sentido centro y en sentido Universidad contrastan, en horario vespertino, con el tráfico en sentido inverso en los diferentes tramos, ha indicado el Ayuntamiento de Zaragoza en una nota de prensa.

El carril bici de Gran Vía es uno de los más empleados y sirve como referencia general. De los más de 3.000 usos contabilizados, el 84 por ciento lo fueron de bicicleta y el 16 por ciento de patinetes.

Esta proporción se sigue también, de manera bastante regular, en el resto de carriles bici analizados: Echegaray y Caballero (imagen superior de zaragoza.es), Sagasta y Vía Univérsitas, aunque en Sagasta se nota un cierto repunte del patinete eléctrico, con un 21 por ciento de uso, frente al 79 por ciento de las bicicletas.

En este cuadro pueden consultarse todas las cifras:

La nueva normativa que echa a los patinetes de las aceras, lista para aplicarse pese a la oposición del PP

A lo largo del mes de mayo comenzará a aplicarse la nueva ordenanza que regula la circulación y establecimiento de los patinetes eléctricos y otros vehículos de movilidad personal (VMP) compartida, tras la aprobación de la misma por parte del Pleno municipal con el voto en contra del PP. La normativa ha sido elaborada con la colaboración de todos los grupos que finalmente la han respaldado (ZeC, PSOE, Cs y CHA) y pretende preservar los espacios para uso exclusivo del peatón, así como promover la utilización de los VMP como sistema de desplazamiento no contaminante y sostenible.

La ordenanza aprobada en el Pleno de este martes 30 de abril  es un documento “de mínimos”, ha señalado el concejal de Urbanismo, Pablo Muñoz (ZeC), para poner orden ante la nutrida presencia de patinetes y bicicletas de uso compartido en la ciudad, cuya circulación y estacionamiento están planteando problemas para otros tipos de movilidad, en especial la peatonal.

De hecho, la nueva normativa prohíbe la circulación de patinetes eléctricos por las aceras y los reconduce a los carriles bici y a las calzadas de las calles unidireccionales con velocidad limitada a 30 km/h, además de establecer zonas de aparcamiento para estos vehículos y para bicis compartidas, que no se podrán estacionar en aceras u otras áreas peatonales.

Vacío legal

Tanto Muñoz como el portavoz de CHA, Carmelo Asensio, han recalcado que la normativa venía a cubrir un vacío legal debido a la ausencia de regulación estatal para este tipo de vehículos de movilidad por parte de la Ley General de Tráfico, “que debe actualizarse”, ha subrayado el representante aragonesista.

El concejal Urbanismo ha subrayado en relación con esta misma cuestión que era absurdo que cada ciudad estuviera elaborando una regulación diferente para ordenar el tráfico de patinetes, “pero hasta que no haya una norma estatal que establezca criterios comunes, no queda otro remedio”.

Su observación ha sido corroborada por la concejala del PSOE Lola Ranera, quien ha calificado como “necesaria” la nueva ordenanza y ha resaltado el hecho de que contemple el establecimiento de una mesa de trabajo con representación de los grupos políticos municipales, técnicos de movilidad, Policía Local y las propias empresas concesionarias del servicio “para realizar estudios y evaluaciones que ayuden a mejorar la aplicación de la ordenanza”.

Una regulación que el concejal de Ciudadanos Alberto Casañal ha calificado como positiva, aunque ha insistido en que llegaba con retraso.

Oposición del PP

Todos los grupos que han aportado sugerencias al contenido de la nueva ordenanza y han aprobado su contenido, han coincidido en sugerir al PP que se sumara al respaldo a la nueva normativa.

Pero el concejal conservador Sebastián Contín ha sido tajante en su rechazo a la propuesta. Ha descalificado el contenido de la ordenanza por ser “un adefesio jurídico que acabará en triunfo judicial de quien la recurra” y ha añadido que aportaba inseguridad y confusión por ser contradictoria con la normativa que regula la circulación de bicicletas y con la ordenanza de tráfico rodado.

El concejal de Urbanismo, Pablo Muñoz, le ha replicado que “si el PP veía fallos en la ordenanza podrían haber aportado votos particulares y seguramente habrían sido incorporados, como lo han sido los de otros grupos municipales”.

Aprobada la ordenanza de patinetes que los equipara a las bicis y los saca de las aceras

La comisión extraordinaria de Urbanismo ha aprobado, con los votos a favor del PSOE, Zaragoza en Común (ZeC), Ciudadanos (Cs) y CHA, mientras que el PP ha votado en contra, la ordenanza de patinetes que equipara estos vehículos de movilidad compartida a las bicicletas. Se libera la acera para que sea solo para peatones y los patinetes tendrán que circular por los carriles bici y las calles limitadas a 30 km/h y las vías de dos carriles si uno se dedica al transporte público.

El consejero municipal de Urbanismo, Pablo Muñoz, ha destacado el “alto consenso político y social” porque se ha tenido que regular de forma rápida y Zaragoza con las concesiones de licencias “está a la cabeza de ciudades que promueven este uso de vehículos de movilidad compartida”.

Ordenación avanzada

“Nadie cuenta con una legislación y concesiones tan avanzadas. Ha habido buena capacidad de negociación”. La ordenanza tiene más de 300 aportaciones de particulares incorporadas y unas diez alegaciones de colectivos en fase de exposición pública.

Tras esta aprobación inicial se tendrá que votar en el pleno de este mes de abril y una vez que se publique en el Boletín Oficial de la Provincia entrará en vigor, lo que puede ser a finales del próximo mes de mayo.

La idea fundamental de la regulación es plasmar la prioridad de la movilidad del peatón y de los medios alternativos y limpios como la bicicleta y los patinetes y luego el transporte público y al final el vehículo privado.

Favorecer la movilidad 20

Muñoz ha estimado que la implantación “masiva” del patinete en Zaragoza se ha debido a la amplia red de carriles-bici y ha apuntado que se avanzará para favorecer esa movilidad 20 limpia (20 km/h).

Los patinetes también podrán circular por las calles limitadas a 30 km/h que suponen el 80 por ciento de las vías son las que tienen un único carril con una única dirección.

Además podrán ir si hay dos carriles y uno es de carril-bus. No podrán circular en avenidas de 2 y 3 carriles.

Sanciones como a las bicis

El estacionamiento de los patinetes se equipara al de las bicicletas. Se les permite en los aparcabicis o si están llenos en las inmediaciones al lado del mobiliario urbano.

No podrán obstaculizar el tránsito a menos de un metro de la línea de la acera, según la OGT (Ordenanza General de Transporte).

Esta ordenanza se evaluará cada seis meses para comprobar el funcionamiento y sobre la posibilidad de llevar pasajeros se homologará a la legislación estatal.

Tiene el mismo régimen sancionador que la ordenanza de la bicicleta y no es obligatorio el uso de casco protector.

En el plazo de un mes se regulará el patinete eléctrico y en tres meses todos los modos compartidos

El Ayuntamiento de Zaragoza tendrá lista en el plazo máximo de un mes una nueva normativa reguladora del funcionamiento de los patinetes eléctricos compartidos sin estación fija. La organización de todo el conjunto de las nuevas modalidades de movilidad compartida (patinetes, bicis, motos, coches) se demorará algunos meses más, ha señalado la concejala de Movilidad y Medio Ambiente, Teresa Artigas, en el Pleno municipal, donde, con los votos de PP, PSOE y C’s, se ha resuelto que ese plazo no se alargue más allá de tres meses para determinar cuanto antes las zonas de circulación de los nuevos vehículos y su ocupación de la vía pública, tanto de aceras como de calzadas o carriles bici.

La regulación de los nuevos modos de movilidad compartida se orientará hacia un patrón muy claro: “la sostenibilidad y la reducción de la presencia del coche privado en las calles de la ciudad”, ha precisado Artigas, quien ha insistido en que la cuestión ya se contempla en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), en periodo final de elaboración..

La concejala de ZeC no ha ofrecido detalles sobre el contenido de la nueva normativa y se ha limitado a señalar que los técnicos municipales barajan las alternativas de convocar concursos de adjudicación de determinadas modalidades de transporte, la de limitar el número de licencias a entidades privadas para desarrollarlas o el cobro de tasas por ocupación de la vía pública.

Nuevas empresas

El debate en el Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza se ha producido después de que en las últimas semanas se hayan instalado en Zaragoza una empresa de alquiler de patinetes eléctricos y otra de bicis, mientras que la próxima semana llega otra empresa de patinetes y en próximas fechas se prevé la implantación de los coches compartidos.

Ante la nueva situación, que a juicio de la concejala socialista Lola Ranera “está revolucionando la movilidad urbana”, el grupo municipal del PP ha presentado una moción para que el gobierno municipal establezca en el plazo de tres meses una nueva normativa que regule de forma global los nuevos modos de movilidad compartida.

El portavoz del PP, Jorge Azcón, se ha arrogado el liderazgo en la lucha y la preocupación por la movilidad sostenible y compartida, pese a que el PP se ha opuesto en los últimos años a la instalación de carriles bici en el centro de la ciudad, ha paralizado mediante recurso judicial la ampliación del servicio municipal Bizi de velocípedos compartidos y se opone al PMUS.

Empresa privada frente a liderazgo público

Azcón ha aplaudido que la movilidad compartida la lideren empresas privadas, pero ha insistido en que su actividad debe ser regulada desde instancias municipales.

Frente a ese planteamiento, la socialista Lola Ranera ha instado al gobierno municipal a liderar el proceso de la transformación que implica la llegada de la movilidad compartida, mientas la concejala de CHA, Leticia Crespo, ha subrayado la necesidad de regular la nueva situación, “sobre todo pensando en los peatones”.

Tanto Ciudadanos, por boca de su concejal Alberto Casañal, como CHA como ZeC han coincidido en señalar que la moción era “oportunista”, pero mientras el primer grupo le ha otorgado su contradictorio apoyo porque “es necesaria”, los dos grupos de la izquierda han votado en contra de la moción, que ha salido adelante con el respaldo añadido de PP y PSOE.

Los grupos que han apoyado la moción han subrayado que la movilidad compartida y sostenible es una oportunidad y que no debe convertirse en una amenaza ni en un problema para la ciudad, sino al contrario.

Desde su punto de vista, la Administración local zaragozana está llegando tarde a organizar un sector cuyos cambios se veían venir desde hace mucho tiempo.

Llegan a la ciudad las bicicletas compartidas sin estación fija

Las calles más céntricas de la ciudad muestran desde esta mañana de martes 25 de septiembre la presencia de las nuevas bicicletas para compartir sin estación fija que han comenzado a funcionar en Zaragoza, la tercera ciudad española donde lo hacen, después de Madrid y Hospitalet. La empresa Mobike ha colocado 300 velocípedos en la capital aragonesa, que se pueden utilizar mediante una aplicación en el teléfono móvil y con un coste de un euro por cada veinte minutos de uso. Posteriormente, el ciclista puede dejar la bici donde mejor le venga, preferentemente en aparcabicis, y siempre sin obstruir el tráfico peatonal.

La empresa de origen chino Mobike ha presentado este martes 25 de septiembre sus bicicletas que son “otra iniciativa como las motos” o los patinetes, según ha señalado la concejala de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Teresa Artigas, basada en la movilidad sostenible y compartida.

El objetivo de la presencia de las bicicletas sostenibles es intentar reducir el uso del automóvil en la ciudad, y por la que en estos momentos los usuarios ya tienen a su disposición unas 300 bicicletas, según ha explicado Artigas durante la presentación de las mismas en la plaza del Pilar (en la imagen superior de zaragoza.es, dos hombres mayores examinan una de las bicis expuestas en plaza del Pilar).

Las bicicletas funcionan sin estacionamiento, “siempre que esté bien aparcada y cumpla con la legislación”, ha recordado el director general de Mobike en España, Hunab Moreno.

No obstante, la aplicación móvil, que también sirve para poder usarla a través del código QR, facilita los puntos recomendados para aparcar, “que suelen ser los estacionamientos de bicicletas” que existen en la ciudad

Mejora de la movilidad sostenible

Con este proyecto, Zaragoza introduce un nuevo sistema de mejora en la sostenibilidad de la movilidad, y que aunque ya existe Bizi Zaragoza, desde el Ayuntamiento no ven una problemática ya que “son sistemas diferentes”, según la concejala.

Las bicicletas Mobike funcionan con la aplicación, donde se introduce la tarjeta de crédito y se paga 1 euro cada 20 minutos o bien es posible contratar el pase mensual o semestral, de 5,99 y 29,99 euros, respectivamente.

Con el código QR que proporciona la aplicación se desbloquearán los candados, situados en el manillar y la rueda trasera, que se cargan con un sistema de placa solar que se encuentra en la cesta.

Aparcabicis en Independencia ocupado en su totalidad por los nuevos vehículos

Controversia

Las bicicletas cuentan con “radios macizos, no se pueden doblar, y ruedas sin aire”, con lo que se evitarán posibles pinchazos, ha apuntado Moreno, y aunque en estos momentos se cuente con 300, irán aumentando en número y “se espera llegar a las mil”.

Este sistema acumula “logros a nivel mundial”, ha apuntado Moreno, entre los que destacan que desde el año que se comenzó a implantar, 2017, las bicicletas han recorrido 18.000 millones de kilómetros. Esto supone que han circulado un millón menos de coches.

La presencia de estas bicis en otras ciudades ha generado en ocasiones cierta controversia por la ocupación de aparcabicis públicos o de zonas reservadas a peatones.

Las críticas en Zaragoza no se han hecho esperar y en redes sociales circulan desde primeras horas de la mañana fotos de las bicis de Mobike ocupando casi de forma íntegra aparcabicis en el paseo Independencia, con el consiguiente perjuicio para el conjunto de los ciclistas.

Las bicis no podrán circular por vías de acceso restringido salvo si su destino está en esas calles

Las bicicletas ya no podrán circular por vías peatonales de acceso restringido de Zaragoza, excepto si los usuarios pueden justificar que su destino están en estas calles o plazas. De este modo, se equiparan a los vehículos de carga y descarga, los usuarios de garajes y aparcamientos o los taxis ocupados.

Este es uno de los principales puntos del acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento de Zaragoza y la sociedad mercantil Zalesco, que ha sido la parte demandante en el proceso judicial, iniciado en 2012, que exigía la prohibición de circulación de bicicletas por espacios peatonales.

Tras este acuerdo, desde este martes, y durante un par de semanas aproximadamente, se procederá a retirar las cerca de cien señales que hasta ahora permitían la excepcionalidad de circulación de las bicicletas en 214 espacios de prioridad peatonal.

Asimismo, desde el área de Movilidad se debe elaborar una nueva instrucción que precise que las bicicletas pueden acceder de forma justificada a zonas de prioridad peatonal para estacionar en garajes, inmuebles o aparcamientos, al igual que el resto de vehículos, pero no podrán circular de forma libre como hasta ahora.

Sentencia del TSJA

La mayoría de estas vías se localizan en el Casco Histórico y es el caso de las calles San Pablo, Palafox o Méndez Núñez. Además, la plaza del Pilar, entre otros ejemplos, que antes se podía cruzar en bicicleta, tras este acuerdo solamente se podrá si está justificado que el destino se localiza en ese espacio público.

De esa forma se cumple el auto de ejecución de sentencia dictado el pasado mes de mayo por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) que anula diez artículos de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas que autorizaban la circulación de bicicletas por algunas aceras y zonas peatonales y que viene a ratificar la sentencia de noviembre de 2016 de un proceso judicial que se inicia en 2012.

El auto de ejecución de sentencia también plantea prohibir la circulación ciclista en bulevares, pero esta medida “no tiene sentido, puesto que ya tienen su infraestructura ciclista propia”, ha recordado la concejala de Movilidad y Medio Ambiente, Teresa Artigas.

Se trata de una media transitoria y “no es la ideal”, ha reconocido Artigas, quien ha confiado en que el nuevo Gobierno de España, presidido por Pedro Sánchez, apruebe la Ley de Tráfico y el reglamento de Circulación para que las ciudades puedan regular el tránsito de las bicicletas por sus calles.

Sanciones

En rueda de prensa, ha preciado que se mantendrá la aplicación de las sanciones estipuladas en la ordenanza, que es de 36 euros, mientras que en el caso de conducción temeraria la cuantía es superior.

“Se zanja la vía judicial definitivamente”, ha aplaudido Artigas para reconocer que el acuerdo es “favorable porque se cierra la vía judicial y se traslada al ámbito político, técnico y social, que es de donde no debería haber salido”, ha esgrimido.

A su entender, “no es la situación ideal, es transitoria y solo se resolverá cuando Gobierno de España apruebe la nueva Ley de tráfico y los Ayuntamiento puedan regular la circulación de bicis por sus ciudades”, ha incidido.

Una vez que esté aprobada la normativa estatal, el Ayuntamiento tendrá que hacer nueva ordenanza, que a su entender debería recoger el “acceso libre” de la bicicleta porque es un medio no contaminante, entre otras bondades de este medio de transporte.

Artigas ha argumentado que se ha llegado a este acuerdo “por el bien de la ciudad para dotar de seguridad jurídica a la circulación ciclista y seguir con las políticas de promoción del uso de la bicicleta”.

Cierre de la vía judicial

Por su parte, Zalesco se compromete a cerrar la vía judicial y no presentar más recursos con la finalidad de que estos asuntos se trabajen desde los ámbitos técnico, político y social, ha abundado Artigas.

“Este proceso ha generado inseguridad jurídica e incertidumbre a las personas que circulan en bicicleta, además de que ha puesto en cuestión la capacidad de los municipios para regular la circulación de bicicletas”, ha detallado la concejala.

Ha añadido que este asunto se ha extendido a otras ciudades y Zaragoza es un ejemplo “en negativo por la restrictiva interpretación jurídica”.

Artigas ha indicado también que la Red de Ciudades por la Bicicleta se ha hecho eco de este acuerdo y han lanzado un comunicado en el que reconocen el trabajo del Ayuntamiento de Zaragoza y al final se recoge la necesidad de reformar la Ley de Tráfico y del Reglamento de Circulación que dará respuesta a estos asuntos.

“La normativa estatal está obsoleta, la Red ha reclamado que se reforme y el pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado, por unanimidad, que así sea porque dará cobertura legal para dar respuesta a las nuevas pautas de movilidad en las ciudades”, ha concluido Artigas.

Los empleados municipales dispondrán de bicis para su trabajo

El Ayuntamiento de Zaragoza impulsará un programa piloto poniendo bicicletas a disposición de once servicios. De esta forma, la plantilla municipal podrá realizar sus desplazamientos en horario laboral en este medio de transporte. Ya se ha abierto expediente de esta iniciativa y en breve se sacará a licitación.

Tras realizar una consulta interna para evaluar las necesidades y disposición de los trabajadores del Ayuntamiento, se va a sacar a contratación un servicio de alquiler, seguro y mantenimiento integral de, al menos, 14 bicicletas, entre eléctricas y mecánicas. El presupuesto anual es de un máximo de 20.000 euros, con una duración de dos años para este contrato.

“Con este servicio se dará un paso más hacia el Plan Global de Ahorro Energético y de Reducción de Emisiones, una hoja de ruta transversal a todas las áreas del Ayuntamiento y que sitúa la lucha contra el cambio climático entre las prioridades del Gobierno municipal”, ha informado el Consistorio en una nota de prensa.

Tal y como se rubricó en el Pacto de Alcaldes en abril de 2011, Zaragoza tiene el objetivo de reducir las emisiones en un 20 por ciento para el año 2020. Esta es una medida más para contribuir a ese objetivo, como el cambio en el contrato de la luz para que esta sea cien por cien renovable la colocación de paneles fotovoltaicos en instalaciones municipales o la adquisición de autobuses híbridos, entre otros.