bienestar

Sólo en el 24,4% de los hogares zaragozanos viven menores de edad

Zaragoza, con 706.541 habitantes, cuenta con solo un 24,4 % de hogares con población menor, de 0 a 17 años, de los cuales un 15 % son monomarentales (en 8 de cada 10 casos de los hogares con un solo miembro) y monoparentales (en 2 de cada 10). El Rabal, Delicias y Actur-Rey Fernando son los distritos de Zaragoza en los que existe más presencia de población infantil y adolescente, en una ciudad en la que los menores representan apenas un 16,6 % de personas de la población.

Sin embargo, tal y como refleja el nuevo sistema de indicadores para analizar el bienestar de la infancia y la adolescencia presentado este viernes 3 de mayo en el Ayuntamiento de Zaragoza, las mayores proporciones sobre la población total se dan en las zonas de expansión de la ciudad, como el distrito Sur -creado en febrero de 2018 y que formaba parte de Casablanca-, Miralbueno y Santa Isabel.

En la presentación del documento de Indicadores de bienestar de la infancia y adolescencia en Zaragoza 2018 la consejera de Derechos Sociales zaragozana, Luisa Broto, ha explicado que este documento será una gran herramienta para orientar las políticas de futuro en este ámbito, puesto que establece una referencia para un estudio que ha de actualizarse año a año.

Valores positivos

Según el sistema de indicadores presentados hoy, el ámbito familiar y social muestra, en general, valores positivos sobre las relaciones con la familia, con los iguales y en el entorno de la vivienda y el medio ambiente.

Sin embargo, son mejorables los indicadores sobre la comunicación familiar, de forma que habría que considerar la perspectiva familiar en las intervenciones con la población infantil y adolescente para reforzar la cohesión y los vínculos primarios.

Portada del informe

En relación con el ámbito de infancia vulnerable, revela que la población de 0 a 17 años con medidas de protección ha aumentado casi un 38 % en la provincia de Zaragoza entre 2016 y 2018.

Según el estudio, el abordaje de las actuaciones de protección y reforma exige una mayor colaboración entre las diferentes instituciones municipales y autonómicas y los agentes sociales del tercer sector que trabajan en ello.

Diferencias por género

El documento destaca las diferencias por género que se observan en algunos indicadores como el maltrato, ya que la población femenina de 0 a 17 años es la que mayores porcentajes muestra en las denuncias por delitos contra la libertad y la indemnidad sexual, así como en los casos de menores víctimas de violencia familiar.

Respecto al ocio y el tiempo libre, también se destaca la considerable diferencia que hay en la frecuencia con que se practica deporte o actividad física entre chicos y chicas, en estas últimas, mucho menor.

Además, el estudio pone de relieve que el uso ordenado e inteligente de las nuevas tecnologías, compaginado con el desarrollo de otras opciones artísticas es todavía una “asignatura a mejorar” en el abordaje del ocio y el tiempo libre de la infancia y, en especial, de la adolescencia.

Fomentar el bienestar

Tal y como ha indicado el responsable de la oficina técnica de Planificación, Pedro Ponte, lo emocional es difícilmente cuantificable, pero es necesario fomentar que haya espacios en los que se pueda socializar de forma sana.

Una idea de “espacios seguros y de bienestar” en la que ha insistido la coordinadora técnica de Ebrópolis, Mar Rodríguez, quien ha apuntado que “un sector nada desdeñable” de esta población infantil y juvenil, en su mayoría niñas y jóvenes, declara sentirse triste con cierta periodicidad.

Por ello, los indicadores recomiendan encaminar políticas para afrontar la expresión de los sentimientos y corregir la “disfunción creciente entre la realidad vivida y la virtual creada”.

Los animales silvestres, excluidos de espectáculos circenses en Aragón

Los animales silvestres estarán excluidos de los espectáculos circenses en Aragón, en aplicación de la reforma de la Ley de Protección Animal de la Comunidad Autónoma, un proyecto de ley que, en la sesión plenaria de las Cortes de este jueves 7 de febrero, ha contado con el voto favorable de PSOE, Podemos y CHA, la abstención de Cs y Partido Aragonés, y el voto en contra del PP. Se ha aprobado por el procedimiento de lectura única.

El texto consta de un artículo único de modificación, una disposición derogatoria y una final, en las que se introduce la prohibición de utilizar animales silvestres en espectáculos circenses y la consideración de su quebranto como infracción grave, además de la protección del trato y las condiciones de uso de los animales que sí se pueden emplear en esos espectáculos.

En su exposición de motivos, la iniciativa del Ejecutivo defiende que “las prácticas circenses con fauna silvestre pueden suponer un elemento fundamental en el tráfico ilegal de animales y la caza furtiva de especies protegidas”.

Bienestar y salud animal

Ha defendido el proyecto de ley el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, quien ha expuesto que en estos espectáculos los animales se someten a “comportamientos antinaturales”, de manera que su bienestar y salud se ven “considerablemente mermados”, a lo que se añaden otras circunstancias, como la itinerancia “frecuente” y la presencia de sonidos fuertes, olores, luces y temperaturas inadecuadas, de ahí la conveniencia de realizar una modificación “urgente” de la Ley de Protección Animal.

En representación del PSOE, Herminio Sancho ha dejado claro que “velamos por el bienestar de los animales” y que “nunca es tarde si la dicha es buena”, precisando que los circos deben poder funcionar.

El diputado de Podemos, Nacho Escartín, ha recordado que ya han rechazado la presencia de animales silvestres en los circos unas 300 ciudades en toda España, en Aragón localidades como Zaragoza, Binéfar, Muel y Monzón, entre otras.

La diputada de CHA-Grupo Mixto, Carmen Martínez, ha defendido el bienestar animal y ha apelado también a razones de índole científica y de salud pública para apoyar la iniciativa, animando a elaborar una nueva legislación básica estatal.

El PP, en contra

Desde el PP, Ramón Celma ha advertido de que esta reforma legislativa puede propiciar, más adelante, la prohibición de las corridas de toros, contra lo que “nos tendrán siempre enfrente”.

“Han traído una puerta que intentarán abrir más tarde y espero que no se lleve a cabo”, ha continuado Celma, quien por otra parte ha emplazado a ponerse “en la piel” de las personas afectadas por estas medidas para no elaborar leyes “hipócritas”.

Para la portavoz adjunta del PAR, María Herrero, “se tendría que haber ido más allá” porque también los animales domésticos, en su contexto, “sufren o pueden sufrir”. Ha recordado que otros territorios han legislado para rechazar la presencia de animales silvestres en los circos, como la Comunidad Valenciana o Baleares.

El parlamentario de Cs, Ramiro Domínguez, ha considerado que esta reforma va “un pasito más allá”, lamentando que este debate “se ha quedado corto” y que otras comunidades han sido más “ambiciosas”, siendo la nueva regulación “un avance” para Aragón.

El empleo precario y la soledad de las personas obligan a reorientar la política social del Ayuntamiento

El cambio de escenario social dibujado por un trabajo cada vez más escaso y precario, junto a tipos de vida solitarios en los que se debilitan los vínculos familiares, profesionales y colectivos está obligando a las/os responsables de Derechos Sociales en el Ayuntamiento de Zaragoza a reconducir su gestión para centrarla en tratar de arropar a las personas con problemas, o susceptibles de padecerlos, mediante la creación de redes de apoyo en su entorno más próximo (barrios, vecinos, etc.), además de seguir apostando por la prestación de servicios sociales como satisfacción de derechos subjetivos de las personas y del desarrollo de acciones de inclusión para evitar la marginalidad.

La vicealcaldesa y concejal de derechos Sociales, Luisa Broto, junto con su asesor Jose Ignacio ‘Suso’ Domínguez, han mantenido un encuentro informal con periodistas en el que han reflexionado sobre la esencia y el devenir de la atención social municipal para adaptarla a la nueva realidad que están gestando las políticas neoliberales imperantes en el mundo y en especial en el Estado español.

Las/os responsables municipales subrayan que la salvaguarda de los derechos sociales pasa indefectiblemente por el reconocimiento de una nueva realidad social, de un nuevo “paradigma social”, como se refirió Domínguez, en el que las políticas de bienestar deben adaptarse a dos evidencias: por un lado, que el empleo está dejando de ser el eje sobre el que se sustenta el entramado del Estado del Bienestar “porque no crece, es cada vez más precario y pierde capacidad como integrador social de las personas”.

Por otro lado, la sociedad es cada vez más compleja y en la nueva realidad conviven modelos de familia muy diferentes (en muchas ocasiones con debilitamiento del vínculo familiar), personas y colectivos de orígenes territoriales y culturales muy diferentes, envejecimiento de la población e incremento de las personas que viven solas.

Vínculos endebles

Todo ello deriva en que los vínculos, la malla familiar, profesional, social que puede sustentar a las personas con problemas antes de tener que recurrir a los servicios sociales, es cada vez más endeble. Eso implica que la prestación social exija una atención más individualizada y enfrentada a conceptos neoliberales que la cuestionan permanentemente.

La nueva estructura social en la que, entre otras cosas, la pobreza se cronifica y el trabajo se deteriora o desaparece está surgiendo ya en Zaragoza y por eso los gestores municipales de los servicios sociales apuntan que el eje fundamental de su línea de trabajo se va a centrar en lo que ellas/os denominan territorio, el entorno más inmediato de las personas. Es decir, en la consecución de barrios cohesionados, con convivencias vecinales sólidas, donde no se pierdan, como está ocurriendo ahora, los vínculos sociales “que pueden arropar y salvar a muchas personas en la frontera de la marginalidad”, precisa Suso Domínguez.

Tanto él como Luisa Broto mencionan a ese respecto una experiencia de Barcelona en la que el refuerzo de esos vínculos en un barrio de la ciudad se ha traducido en la protección de un gran número de personas con escasos recursos, que de esta forma no han de recurrir, o lo hacen sólo en pequeña medida, a los servicios sociales.

Cambio de modelo

La apuesta por la creación de esas redes de apoyo, con reconocimiento y promoción expresa de los movimientos sociales, seguirá acompañada de las otras dos grandes líneas de actuación de la concejalía: una, conceptual, de considerar los derechos sociales como un bien subjetivo de todas las personas, a preservar más allá de las ciudadanas/os excluidas/os; en segundo lugar, continuar con las políticas de inclusión hacia dependientes y grupos marginales, mediante la prestación de servicios o concesión de ayudas.

En relación con la consecución de algunos de esos objetivos, Luisa Broto destaca que en la actualidad ya han logrado articular en Zaragoza un dispositivo de prestaciones “suficiente como para evitar que las personas con menos recursos tengan que acudir a la limosna o a rebuscar en los contenedores de los supermercados para conseguir comida”.

La concejal y su asesor también subrayan que las políticas sociales están relacionadas con estrategias de empleo, economía u otras materias, cuya gestión no depende de los ayuntamientos y que pueden llegar a condicionar de manera determinante la gestión en materia de derechos sociales.

Pero en cualquier caso se muestran resueltos a mantener abierta “la espita de la prestación de servicios, que se había cerrado, y a propiciar un cambio de modelo en atención social. De hecho, ya estamos en ello”, sentencia Broto.