Biscarrués

CHA y EQUO reclaman el descarte definitivo del embalse de Biscarrués

CHA y Equo han reclamado al Gobierno de España que descarte definitivamente el proyecto del embalse de Biscarrués al considerar que es “insostenible económica, social y ecológicamente”.

Ambas formaciones reiteran esta petición ante la última respuesta de la Comisión Europea a una pregunta presentada por Florent Marcellessi, eurodiputado de Primavera Europea, quien se interesó por la postura de la UE sobre el proyecto después de que la Audiencia Nacional anulara el proyecto y anteproyecto y su declaración ambiental.

Tras la sentencia, el Gobierno de España, según recuerdan CHA y Equo en una nota, aseguró que el fallo se refiere solo al anteproyecto y que éste “fue ampliamente superado en la redacción del nuevo proyecto constructivo”, que está en fase de información pública.

La Comisión considera que la sentencia “es de gran relevancia en el marco del procedimiento de infracción de la Comisión en curso”, pero añade que la justicia española “tendrá la última palabra en lo que respecta a un posible recurso de dicho dictamen o su ejecución”.

De este modo y a juicio de ambas formaciones, ahora “solo cabe tomar la decisión política de abandonar dicha empresa definitivamente” porque estiman que “no va poder cumplir jamás con la norma europea, dados los injustificables impactos que sobre la zona podría provocar”.

Condiciona La Galliguera

Florent Marcellesi considera necesario que el Gobierno de España “abandone definitivamente este proyecto”, porque la Comisión Europea da a entender que también el nuevo proyecto puede verse afectado por la decisión que se adopte en el actual proceso.

“Hay que conseguir la paralización definitiva de una obra que arrasaría la economía de la zona, destruyendo un entorno paisajístico único en la cuenca del río y dilapidando recursos públicos”, agrega.

El secretario territorial de CHA Alto Aragón, Joaquin Palacín, apunta que durante los últimos 35 años el proyecto de embalse de Biscarrués “viene condicionando negativamente el futuro de los municipios de La Galliguera”, a pesar de lo cual hoy día es “una zona activa donde la población, se asienta y donde la iniciativa privada ha desarrollado una actividad pujante, que depende en buena medida de las aguas bravas del río”.

La Audiencia Nacional anula el proyecto de construcción del contestado embalse de Biscarrués

Cabecera de la manifestación en Zaragoza contra el embalse ahora frustrado por la Justicia

La Audiencia Nacional ha anulado el proyecto de construcción del embalse de Biscarrués, en el río Gállego (Huesca), porque la obra afectaría “significativamente la ecología del río” y no cuenta con los estudios medioambientales y de interés público pertinentes. Los jueces paralizan  de momento (la sentencia es recurrible ante el Supremo) un proyecto que habría cercenado la vida social y económica de la comarca de La Galliguera, dependiente en gran medida del río en estado natural y en torno al que han surgido numerosas iniciativas que de forma directa e indirecta dan trabajo a unas 500 personas.

En dos sentencias, recurribles ante el Tribunal Supremo, la Sala de lo Contencioso estima los recursos contra el embalse de tres municipios afectados (Biscarrués, Murillo de Gállego y Santa Eulalia de Gállego) y cinco asociaciones ecologistas, que denunciaban una obra destinada a aumentar el regadío del Alto Aragón y que habría inundado parte de los tres términos municipales y anegaría el río Gállego.

El proyecto del embalse de Biscarrués cuenta desde hace años con una firme oposición por parte de numerosas entidades sociales y políticas, además de la de los habitantes de La Galliguera, quienes recientemente protagonizaron una multitudinaria manifestación de protesta en Zaragoza.

El tribunal considera que con esta obra se vulnera la directiva europea del agua aprobada en el año 2000 y concluye que no tiene “estudios sobre el impacto en las masas de agua afectadas por el embalse” ni existen las “evaluaciones necesarias” acerca de “la declaración de impacto medioambiental”.

Proteger la salud, la seguridad y el medio ambiente

El proyecto, que afecta a espacios naturales protegidos de la Red Natura 2000 y a especies protegidas, está presupuestado en unos 100 millones de euros y fue aprobado por la Dirección General del Agua del Ministerio de Medio Ambiente el 14 de febrero de 2012 en una resolución que ahora anula la Audiencia Nacional.

“Nos encontramos ante una presa de 45 metros de altura, lo que rompe la continuidad del río, afectando a su ecología. Y el embalse de 14 kilómetros de longitud, aunque se señale que la mayoría del tiempo sea solo de 5,7 kilómetros, cambiará significativamente la ecología del río, que pasaría de ser un sistema de agua corriente a ser un depósito”, exponen los jueces.

El tribunal explica que antes de aprobar la construcción se tenía que haber hecho un estudio concreto y no solo “una mera declaración en abstracto” sobre el interés público de la obra, que se tendría que basar en un análisis “científico detallado y específico de ese proyecto”.

Según los jueces, no existe además un “informe de viabilidad económica, técnica, social y ambiental, así como un estudio específico de la recuperación de costes y las correspondientes revisiones previstas en la ley”.

En este sentido, aluden a la premisa impuesta por la Comisión Europea de que el interés público se cumple cuando el cambio en las masas de agua es necesario para proteger valores fundamentales para la vida de los ciudadanos como la salud, seguridad y el medio ambiente.

Tractor y manifestantes contra el embalse de Biscarrués en Huesca

Deterioro del río

Uno de los motivos que han impulsado la construcción del embalse es, según recogen las sentencias, la sequía del 2005 que generó “90 millones de euros” en pérdidas. Además, se fijó como objetivos del proyecto evitar las inundaciones y “aumentar la disponibilidad de agua de regadío” mediante una reserva adicional.

Sin embargo, el tribunal cree que, “a pesar de las medidas correctoras previstas por la promotora y las impuestas por la declaración de impacto ambiental”, la construcción del embalse generaría un “deterioro” en algunas masas de agua del río.

Según los jueces, la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del proyecto “no contiene todos los estudios y evaluaciones necesarios antes de decidir acerca de la evaluación de deterioro del estado de las masas de agua superficiales afectadas”.

La sentencia califica de “muy contundente” un informe en el que se expone que la DIA “no aporta medidas para asegurar el cumplimiento de los objetivos medioambientales para masas de agua”.

Y añade que “los caudales de mantenimiento previsto” no se adaptan a los procedimientos y metodología pertinentes, ni se ha tenido en cuenta las instrucciones fijadas por la Instrucción de Planificación Hidrológica, “para fijar los caudales máximos, mínimos y tasas de cambio”.

Por todo ello, el tribunal declara “nulas” las resoluciones recurridas que pretendían sacar adelante el proyecto del embalse de Biscarrués en tanto que “infringen” la legislación española y la directiva europea.

Satisfacción entre los ecologistas por la sentencia

Las principales organizaciones ecologistas han expresado su satisfacción por la sentencia de la Audiencia Nacional que anula la construcción del embalse de Biscarrués.

Las organizaciones Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF han “celebrado” el fallo en ese sentido de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional, que anula el anteproyecto de construcción y la declaración de impacto ambiental del embalse de Biscarrúes.

En una breve nota de estas cinco organizaciones conservacionistas se señala que la decisión de la Audiencia Nacional ha surgido tras la interposición de recursos por parte de las cinco organizaciones y de la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos.

“Las organizaciones están estudiando el fallo para determinar en qué medida afecta al actual proyecto de construcción del embalse y publicarán sus valoraciones en cuanto sea posible”, señala la nota que han enviado a los medios de comunicación.

La UE investiga Biscarrués por una posible infracción

El proyecto del pantano de Biscarrués “tiene en curso una investigación por una posible infracción del Derecho de la UE”. Esta ha sido la respuesta de la Comisión Europea a una solicitud enviada por el responsable de Asuntos Europeos de CHA, Miguel Martínez Tomey, para conocer si el Gobierno de España ha cumplido con los requerimientos ambientales demandados por la Unión Europea con motivo de la tramitación del pantano de Biscarrués.

La iniciativa tenía como objetivo dar transparencia al proceso de declaración de Impacto Ambiental del pantano de Biscarrués y conocer si el Gobierno de España había cumplido o no con los requisitos requeridos. Ante esta situación, desde Europa han indicado que “no es posible proceder a entregar la documentación requerida”.

Para Martínez Tomey, “estamos en una situación preocupante dado que el Gobierno de España continúa con la tramitación de un pantano, Biscarrués, que está siendo objeto de investigación por la Unión Europea”. El responsable de Asuntos Europeos de CHA ha calificado de “un auténtico disparate político que la obra concluyese y el informe de la UE fuese negativo”.

Multitudinaria protesta contra el proyecto del pantano de Biscarrués

Una multitudinaria manifestación se ha desarrollado este domingo 25 de junio en Zaragoza en contra de la construcción del embalse de Biscarrués (Huesca), ante el anuncio del Gobierno central por el que se somete a información pública el proyecto de esta presa en el río Gállego.

“Biscarrués es un pueblo, Biscarrués no es un pantano”, “Ríos sin presas, pueblos vivos” o “El río somos todos” son algunos de los lemas que los manifestantes han coreado en su recorrido desde la plaza del Pilar hasta la Confederación Hidrográfica del Ebro.

“Cumplimos en febrero los 30 años de este proyecto y hace un mes decidieron sacar a información pública un nuevo proyecto de este viejo proyecto. En este mes tenemos que demostrar a la sociedad aragonesa y a los políticos que queremos vivir en la Galliguera”, ha expresado la portavoz de la coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos, Lola Jiménez, en declaraciones a la prensa.

La portavoz ha recordado que gracias al río Gállego existen 200 puestos de trabajo directos y 500 indirectos y en la zona se ha generado un destino turístico y de economía sostenible.

Cabecera de la manifestación contra el proyectado embalse

Proyecto innecesario

“No tiene sentido después de 30 años querer inundar este territorio cuando hay alternativas, como el bombeo muerto de la presa de El Grado (Huesca), que son más baratas, más sostenibles y sin ningún impacto”, ha dicho en cuanto al nuevo proyecto del embalse de Biscarrués, con un coste 126 millones de euros y en el que se plantea el almacenaje 36 hectómetros cúbicos, ha explicado.

Hasta el 22 de julio se ha abierto un proceso de alegaciones en el periodo de información pública del proyecto, entre las que se plantea que la afección en las aguas puede ser muy grave y puede hacer desaparecer totalmente el deporte de aguas bravas e imposibilitar realizar el descenso de navatas, eliminando muchos puestos de trabajo, directos e indirectos.

Además, se argumenta que el embalse de Biscarrués es un proyecto innecesario y que no está justificado el aumento de necesidades de agua del regadío monegrino.

Para los organizadores de la marcha, entre los que se encuentran Coagret y la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos, existen “alternativas razonables y más baratas”, como son “la modernización de sus riegos, el reajuste de dotaciones y un sistema tarifario real, que no político, que impida los consumos excesivos”.

Una aberración

A la manifestación se han unido también organizaciones ecologistas y representantes de partidos políticos como Chunta Aragonesista, Podemos e Izquierda Unida.

El diputado de Podemos en el Congreso Pedro Arrojo ha valorado la construcción de un “entorno rural en la zona en torno al valor de su río” y ha criticado que la denominada zona de la Galliguera esté “condenada a seguir en la incertidumbre”.

“Creemos que es una verdadera aberración y hay que seguir luchando para que esto no cristalice”, ha considerado el portavoz de CHA en las Cortes de Aragón, Gregorio Briz, quien ha recordado que se trata de una “reivindicación histórica”.

Por su parte, el coordinador general de Izquierda Unida Aragón, Álvaro Sanz, ha manifestado que la construcción de esta presa “no es necesaria” y que puede suponer un “coste social y económico demoledor”.

El embalse de Biscarrués dañaría 500 empleos

La manifestación en Huesca contra el pantano estuvo muy concurrida

Cientos de personas se manifestaron en Huesca en contra del embalse de Biscarrués y a favor de un río Gállego vivo. Ese era el lema de la pancarta que portaron empresarios y agricultores de la zona, pero también muchos niños, para trasladar su mensaje del efecto desastroso que para la comrca de La Galliguera tendría el pantano, con la pérdida de no menos de 500 puestos de trabajo, que dependen directa o indirectamente del río y las actividades que en torno suyo se realizan en la actualidad.

Desde que hace un mes el proyecto se sometió a información pública, la oposición al pantano ha unido fuerzas con la esperanza de que pueda paralizarse.

El principal mensaje de esta manifestación, organizada por la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos, era concienciar a los oscenses de que hay otras opciones para llevar agua a los regantes sin destrozar La Galliguera. A la cabeza se ha situado un remolque del que salía una tela azul representando el río que se quiere proteger y llevado por niños. Con ellos, furgonetas y barcas de aguas bravas para representar a todos los sectores afectados.

En la marcha estuvo presente también algún tractor

Economía de la comarca

Pepe Torralba, alcalde de Biscarrués, ha señalado que “el río permite sobrevivir a un montón de gente y reanima nuestros pueblos”. La obra del embalse, “se declaró de urgencia en 1992, y no debía ser muy urgente. Todo se hace con precipitación, sin ningún tipo de estudios y con la idea de intentar colonizar un territorio por parte de otro”. Torralba ha recordado que la obra se encuentra en los tribunales, a la espera de que prospere un recurso en la Audiencia Provincial “que anulará todo este expediente”.

También han alzado su voz los empresarios de aguas bravas, y es que el embalse podría destruir 500 puestos de trabajo. Chema Sopeña, presidente de la Asociación Reino de los Mallos, lamentaba que “el sector de las aguas bravas arrastraría consigo el resto de la economía local. Queremos desmentir la teoría de que sería sostenible, porque perderíamos todo el empuje con respecto a otras zonas”. Sopeña entiende que “cada zona lucha por lo suyo”, y la solución para los regantes “no pasa por que desaparezca una zona sino por que los políticos estudien otras posibilidades”.

Con ellos estuvieron el diputado en el Congreso por Unidos Podemos, Jorge Luis, y la concejal del Ayuntamiento de Huesca Silvia Mellado junto a decenas de voces anónimas, de agricultores y ganaderos que no quieren perder sus medios de vida. En la plaza Luis López Allué, varias mujeres leyeron un manifiesto en el que intercalaron historias personales que apuestan por el mundo rural y por un río Gállego “vivo”.