calor

Los episodios de calor dispararon las urgencias y la mortalidad

La Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Aragón ha constatado un incremento de las urgencias y la mortalidad coincidiendo con los episodios de calor. Del 1 de junio al 28 de julio se notificaron 139 asistencias por patologías específicamente relacionadas con las altas temperaturas, frente a los 94 de toda la temporada anterior.

En cuanto a la mortalidad, en Zaragoza se estuvo la mayor parte de los dos meses por encima de la mortalidad media esperada, coincidiendo con los picos de temperatura.

Así, si la media semanal de fallecimientos en estas semanas del año ronda los 130 o 140, se han alcanzado picos de 192, en la semana del 1 al 7 de julio, además de contabilizarse varias semanas por encima de los 140 fallecimientos.

Plan de acción del Salud

El Salud activó ya el pasado 1 de junio el Plan de acción para la prevención de los efectos de las temperaturas extremas sobre la salud en Aragón, que se extenderá hasta el próximo 15 de septiembre.

Según el Plan de Vigilancia de los Efectos del Exceso de Temperaturas sobre la Salud en Aragón, se considera que hay afecciones para la salud de las personas con estas temperaturas: en Huesca, 34 de máxima y 20 de mínima; Teruel, 36 y 17; y Zaragoza, 36 y 20.

En estas ocho primeras semanas de la temporada 2019, las temperaturas han superado los umbrales tanto máximos como mínimos de forma simultánea en una misma jornada varios días consecutivos en las semanas 26 y 30 en Huesca y en Zaragoza, y también en la semana 27 en el caso de Zaragoza.

Además, el número de días de cada mes que las temperaturas reales han superado las temperaturas medias de los últimos 15 años ha sido superior al 50% tanto en las temperaturas máximas como mínimas en las tres capitales de provincia en julio y también en junio, salvo las mínimas de Teruel.

Más incidencia en Zaragoza

De especial relevancia han sido las olas de calor sufridas los últimos días de junio y la semana del 22 de julio, sobre todo en Zaragoza capital.

Durante el periodo analizado, Aragón ha estado por encima de la media de urgencias esperadas, lo que sugiere que el número de urgencias durante las temporadas de calor aumenta cada año, si bien este fenómeno de mayor frecuencia de las urgencias se observa también en otras épocas del año.

Este incremento se ha dado de forma acusada en Zaragoza capital, donde se superaron con creces los valores medios durante todo el periodo.

De este modo, de una media habitual de 8.000 urgencias semanales, se han alcanzado picos de 9.049 en la semana del 3 al 9 de junio, y de 8.684 y 8.613 en las dos semanas sucesivas, por ejemplo.

En las ocho semanas analizadas se alcanzaron valores superiores a la media en Zaragoza capital, en cuatro de las ocho en Huesca y en siete en Teruel.

Más aún se ha percibido este incremento en los servicios atendidos por el 061. Los picos de asistencias se han registrado en las semanas 26 (3.119 urgencias), 27 (3.237) y 30 (3.237), coincidiendo con las semanas de más calor. La media de asistencias de los últimos cinco años es de 2.700 urgencias semanales.

Más patologías por calor

En cuanto a las atenciones en los servicios de Urgencia por patologías relacionadas con las altas temperaturas, del 1 de junio al 28 de julio se notificaron 139 asistencias por estas causas (golpe de calor, síncope, agotamiento por calor, calambres, edema por calor, fatiga…).

El día 29 de junio, concretamente, se registró el máximo histórico, con 26 asistencias por este motivo.

En el periodo analizado se han contabilizado ocho ingresos hospitalarios (siete hombres y una mujer), seis de ellos mayores de 65 años.

Como referencia, durante el año pasado se registraron 94 atenciones de este tipo en toda la temporada; 109 en 2017; 77 en 2016 y 111 en 2015.

Asistencias por patologías relacionadas con el calor por hospitales.

HU Miguel Servet 57
Hospital Nuestra Señora de Gracia 5
Hospital Royo Villanova 15
HCU Lozano Blesa 17
Hospital Ernest Lluch Martín 5
Hospital De Barbastro 10
Hospital de Jaca 6
Hospital San Jorge 5
Hospital de Alcañiz 12
Hospital Obispo Polanco 7
TOTAL 139

Las siete piscinas con descuentos por la ola de calor aumentan un 21% sus usuarios el fin de semana

Las siete piscinas municipales en las que el Ayuntamiento de Zaragoza ha aplicado descuentos del 50 % durante este fin de semana debido a la ola de calor (Oliver, Casetas, Garrapinillos, Monzalbarba, Movera, Peñaflor y San Juan de Mozarrifar), han incrementado sus usos un 21,7 %.

El Ayuntamiento de Zaragoza tomó esta decisión para el pasado sábado y domingo como refuerzo del Plan Municipal de Protección Civil por olas de calor.

Estas piscinas fueron seleccionadas tras evaluar su capacidad de aforo y los últimos datos de usos registrados, recuerda el consistorio en un comunicado en el que añade que el objetivo de esta medida, que se podría repetir en momentos puntuales por esta misma causa, es extender el uso de las piscinas como alternativa de ocio y promocionar las que cuentan con un menor grado de conocimiento y utilización que el resto.

En comparación con el anterior fin de semana -que también estuvo marcado por las altas temperaturas-, los descuentos en el precio de la entrada supusieron un incremento global del 21,7 % entre sábado y domingo: de los 7.236 accesos del último fin semana de junio se ha pasado a 8.806 en el primero de julio.

La que más ha aumentado, Oliver

El aumento fue del 11,65 % el sábado (3.890 usos frente a los 3.484 del sábado anterior) y se disparó el domingo hasta el 31,02 % (4.916 usos este domingo y 3.752 el anterior).

La piscina que más ha aumentado su uso es la de Oliver (imagen superior), a la que el sábado 6 de julio accedieron 669 personas (un 4,97 % más que el anterior) y 753 personas el domingo (un 87,78 % más que el domingo pasado).

En cifras absolutas, las piscinas más utilizadas entre estas siete han sido las de San Juan de Mozarrifar, con 685 usos el sábado y 910 el domingo (un 6,37 % y 8,98 % más, respectivamente, que el fin de semana anterior) y Monzalbarba, con 669 y 805 usos (0,75 y 15,99 % más)

El Ayuntamiento rebaja un 50% la entrada en siete de las piscinas menos usadas por el calor

El Ayuntamiento de Zaragoza ha decidido rebajar en un 50 por ciento el precio de la entrada de siete piscinas municipales durante este fin de semana debido a la previsión de altas temperaturas, que van a alcanzar los 41 grados. Se aplicarán tarifas reducidas en Oliver, Casetas, Garrapinillos, Monzalbarba, Movera, Peñaflor y San Juan de Mozarrifar, que son algunas de las de menor utilización.

Esta decisión, que ha anunciado este viernes, día 5 de julio, la concejala de Deportes, Cristina García, se ha tomado como medida de refuerzo del Plan Municipal de Protección Civil por olas de calor que el consistorio ha activado de nuevo este jueves 4.

Esta iniciativa, asimismo, tiene como objetivo extender el uso de las piscinas como alternativa de ocio y esparcimiento durante el sábado 5 y el domingo 6 de julio.

Aforo y seguridad

“Hemos hecho el esfuerzo de tomar esta medida en siete piscinas”, ha subrayado García, al indicar que “nos hubiese gustado hacerlo en las 21 piscinas municipales, pero no es posible por razones de aforo y seguridad”.

De esta manera, también se busca promocionar esas instalaciones, ubicadas la mayoría de ellas en barrios rurales y que cuentan con un menor grado de conocimiento y utilización que el resto (en la imagen superior, personas mayores hacen ejercicios en la piscina del CDM Oliver).

Así, de forma puntual este fin de semana, la entrada individual de adulto pasará de 4,70 a 2,30 euros; la tarifa joven (menores de 18 años) se rebajará de 3 a 1,50 euros; y la de la tercera edad (mayores de 65 años) de 2,80 a 1,40 euros.

Más barato que el bono

El personal de las taquillas informará a los usuarios de este descuento, así como de la posibilidad de beneficiarse de él a quienes cuentan con un bono de 10 accesos, para que en esta ocasión opten por la entrada individual. Con dicho bono cada uno de los 10 accesos equivale a 2,90 euros para adultos, por lo que resulta más beneficioso adquirir, este sábado y domingo, una entrada individual por 2,30 euros.

En el caso de los menores de edad, cada acceso del bono de 10 equivale a 1,50 euros, el mismo precio que la entrada con descuento de este fin de semana, por lo que optar por la entrada individual permite guardar el mismo acceso bonificado para otro día.

Para la tercera edad, el descuento del bono de 10 es superior a la rebaja puntual del 50 por ciento aplicada estos días.

Aumentan los usos

La red de piscinas municipales ha registrado datos altos de usos durante el mes de junio y, especialmente, en los últimos días. Por este motivo, la medida se ciñe a aquellas piscinas que cuentan con margen para acoger un incremento de usuarios durante este fin de semana.

Han crecido un 32 por ciento los usos durante este mes de junio en comparación con el mismo mes del año anterior y a pesar de contar con una instalación menos, por las obras del CDM Gran Vía.

En total, fueron 277.271 usos. Se trata de la segunda mejor cifra del mes de junio de la última década, solo superada en 2017, que también destacó por sus altas temperaturas.

Según la concejala de Deportes, “el camino es bueno”, a lo que ha añadido que “se seguirá trabajando en mejorar el acceso y la calidad de las piscinas”.

Activado el Plan de Protección Civil por calor hasta el sábado

El Ayuntamiento de Zaragoza ha activado este jueves el Plan Municipal del Protección Civil por olas de calor, que permanecerá en vigor hasta este sábado ante la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) de que podrán superarse los 41 grados.

El consistorio desactivó el pasado lunes este plan, que permaneció cinco días activo por las altas temperaturas registradas la semana anterior.

La puesta en marcha del mismo conlleva la coordinación de diferentes servicios municipales que pueden desarrollar actuaciones que ayuden a mitigar el efecto del calor sobre la ciudadanía o actuar en las situaciones en que sea necesario.

Intervienen así Bomberos y Protección Civil, Policía Local, Prevención y Salud, Movilidad Urbana, Instalaciones Deportivas, Parques y Jardines, Servicios Públicos, Infraestructuras, el Instituto Municipal de Salud Pública, Arquitectura, Acción Social y Familia, Medio Ambiente o Comunicación, han informado fuentes municipales en un comunicado.

El Cuerpo de Bomberos ha activado a los Voluntarios de Protección Civil para atender a personas vulnerables que puedan precisar atención en la vía pública o en alguna instalación municipal y los Servicios Sociales Especializados pondrán a disposición de las personas que lo necesiten los espacios del Albergue Municipal que habitualmente se usan en las olas de frío para que sirvan de refugio durante las horas de más altas temperaturas.

Teleasistencia

Se flexibilizarán también los horarios de estancia en las zonas comunes del Albergue y en el caso de los Servicios Sociales Comunitarios se prestará especial atención a los más de 11.000 usuarios de servicio de Teleasistencia, con llamadas de información y de control, ya que en muchos casos se trata de mayores que viven solos.

El Servicio de Ayuda a Domicilio, que atiende a 5.000 personas, servirá como cauce para la difusión de consejos y de ayuda en caso necesario, algo que también se realizará a través de la treintena de Centros de Mayores de la ciudad.

El Ayuntamiento recuerda además que bañarse tanto en el Ebro como en el Gállego o el Huerva puede entrañar un grave riesgo de ahogamiento, además de ser una práctica no autorizada, y apunta que las piscinas públicas emitirán mensajes de precaución, tanto en lo relativo a la exposición al sol como en la hidratación.

Se van a supervisar especialmente los grifos de agua potable distribuidos por la ciudad, tanto en el ámbito urbano como en parques y jardines y durante el fin de semana, los actos programados en la vía pública y en instalaciones deportivas podrían verse afectados por las altas temperaturas.

Recomendaciones

Entre las recomendaciones para hacer frente a la ola de calor, el Ayuntamiento recuerda que toda la ciudadanía es susceptible de sufrir trastornos aunque deben estar especialmente protegidos los mayores de 65 años y los menores de 5, sobre todo los bebés, así como personas que lleven a cabo una actividad que requiere mucho esfuerzo físico o que presenten enfermedades previas, especialmente las que sufren del corazón o de alta presión sanguínea.

Recomiendan asimismo durante el día mantener las ventanas y persianas cerradas para proteger la vivienda del calor, beber agua sin tener sed, evitar las bebidas alcohólicas y las comidas calientes o pesadas, así como usar ropa ligera, de colores claros y preferentemente de algodón, sombrero o gorra para protegerse del sol y protección para los rayos solares.

Recuerdan además que no es recomendable realizar actividades que exijan esfuerzo físico importante cuando está haciendo mucho calor y que no se debe dejar a niños, ancianos o animales en coches con las ventanas cerradas.

El calor se intensifica y perdurará hasta el próximo jueves

La ola de calor se intensifica en Zaragoza y en Aragón y no remitirá hasta mediados de la próxima semana, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Este viernes se han alcanzado por la tarde los 40º C en la capital aragonesa (a las 16 h había 37 grados). El sábado se espera también un intenso calor, que perdurará hasta el miércoles. A partir del jueves se esperan caídas de temperaturas de entre 8 y 10 grados.

Las temperaturas máximas por encima de los 40 grados van a ser moneda corriente estos días en amplias zonas de Aragón, con lo que se intensifica y se prolonga la ola de calor iniciada esta semana.

Según informa Meteo Aragón, “llevamos desde el 24 de julio registrando máximas superiores a los 35ºC en el valle del Ebro y 11 noches tropicales consecutivas”.

Y en los próximos días la tendencia se va a agudizar. Hasta el próximo miércoles, en localidades como Zaragoza, Ejea o Sariñena las mínimas nocturnas rondarán los 24 grados.

En Huesca, Teruel, Monzón o Alcañiz las máximas se aproximarán a los 40 grados y hasta en localidades pirenaicas como Jaca las máximas rondarán los 36 grados.

Alerta por calor este sábado

Previsiones

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) anuncia para este sábado en Aragón predominio de cielo poco nuboso o despejado, con algunos intervalos de nubes altas, aumentando a intervalos nubosos por evolución diurna en Huesca y la Ibérica y temperaturas diurnas y nocturnas significativamente altas, con pocos cambios salvo descensos de las mínimas en la Ibérica de Teruel.

Los termómetros oscilarán entre 35 y 13 grados en Teruel, entre 36 y 23 en Huesca y entre 40 y 24 en Zaragoza, aunque se podrán alcanzar los 31 grados en Benasque, los 39 en Fraga, los 36 en Jaca, los 37 en Alcañiz, o los 38 en Ejea de los Caballeros.

Viento variable flojo, tendiendo al final en el Valle del Ebro a noroeste moderado.

Para el domingo 5 de agosto se prevé que continúe el calor, con probables chubascos con tormentas ocasionales por la tarde en el Pirineo. Temperaturas diurnas y nocturnas significativamente altas. Viento variable flojo con predominio del noroeste en el Valle del Ebro.

La canícula no afloja

El lunes, 6 de agosto habrá de nuevo cielo poco nuboso o despejado, aumentando a intervalos nubosos por evolución diurna en Huesca y en la Ibérica. En la Ibérica de Teruel, probables chubascos con tormentas ocasionales por la tarde. Temperaturas con pocos cambios salvo ascensos de las mínimas en el Pirineo e Ibérica. Viento variable flojo.

El martes, 7 de agosto, otra vez cielo poco nuboso o despejado, con algunos intervalos de nubes altas, aumentando a intervalos nubosos por evolución diurna. En la mitad norte de Huesca y en la Ibérica de Teruel, probables chubascos con tormentas ocasionales por la tarde.

Temperaturas con pocos cambios salvo ascensos de las mínimas en las Cinco Villas. Viento variable flojo con predominio de la componente este y tendiendo al final a sureste moderado en el Valle del Ebro.

El próximo jueves bajarán las temperaturas

 

Calor junio y julio por encima media de últimos 22 años

Las tres capitales aragonesas han registrado durante junio y julio temperaturas máximas y mínimas por encima de la media de los últimos 22 años. Así se desprende del primer balance del Plan de Acción sobre efectos de las temperaturas extremas que coordina la Dirección General de Salud Pública del Ejecutivo aragonés y que se prolonga del 1 de junio al 15 de septiembre.

Respecto a 2016, destaca un mes de junio con temperaturas mucho más altas y un mes de julio con temperaturas inferiores a 2016, aunque siempre por encima de la media.

En cuanto a ciudades, Teruel ha tenido las desviaciones más pronunciadas en junio, tanto en máximas como en mínimas. Y, como día particularmente caluroso, el 22 de junio se llegó a una temperatura máxima en Zaragoza de 40,5 grados.

Las temperaturas reales han superado simultáneamente los umbrales máximo y mínimo en seis días en Huesca, en Teruel en nueve ocasiones y en Zaragoza en catorce. En 2016, se superaron en cuatro, seis y seis, respectivamente.

Urgencias hospitalarias

Se han notificado entre junio y julio 88 atenciones en urgencias hospitalarias de hospitales públicos de todo Aragón de patologías relacionadas con las altas temperaturas, frente a las 61 del año anterior, y en 2 casos se precisó ingreso hospitalario. Las atenciones del mes de junio han representado el 76 por ciento del total.

En la ciudad de Huesca las urgencias hospitalarias han superado el umbral superior de casos atendidos en tres semanas: a principio del periodo, del 19 a 25 de junio y del 10 al 16 de julio. En Teruel se ha superado el umbral superior en tres semanas de mitad y final de junio y en dos semanas de julio, también a mitad y final de mes.

En Zaragoza capital se han superado en seis semanas los umbrales, estando solo dentro de los intervalos la semana del 10 a 16 de julio y del 24 al 30. Para el cálculo de los datos esperados se han utilizado datos de los cinco años anteriores.

La mortalidad general para todas las edades, según datos provisionales y solo de las tres capitales, se ha mantenido dentro de los intervalos esperados, con la excepción de la semana del 19 al 25 de junio en Zaragoza capital y del 17 al 23 de julio en Huesca y Teruel capital. En los mayores de 64 años, en Zaragoza capital ha sido similar respecto a todas las edades y en Huesca capital ha rebasado ligeramente el límite superior en la semana del 19 al 25 de junio y del 3 al 9 de julio.

Prevención contra el calor

El Plan de acción para la prevención de los efectos de las temperaturas extremas sobre la salud en Aragón tiene el objetivo de prever posibles problemas para la salud de los ciudadanos relacionados con las situaciones de calor extremo. Cuenta con la colaboración de varios departamentos, instituciones y organizaciones y se realiza en coordinación con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

En general, las temperaturas excesivas afectan desde un punto de vista sanitario más a las personas mayores, niños y aquellas que tienen enfermedades crónicas. Otros factores como determinados tratamientos médicos, trastornos de la memoria, enfermedades agudas o consumo de alcohol u otras sustancias también se han descrito como de riesgo.

Desde un punto de vista social, las personas más vulnerables son aquellas que tienen menos recursos (con imposibilidad de refrigerar sus viviendas o acceder a sitios refrigerados), con discapacidades, dependencia, aislamiento y marginación. También puede haber una exposición excesiva al calor por razones laborales, deportivas o de ocio.

Por este motivo, es necesario planificar una serie de actuaciones de salud pública para prevenir los posibles efectos para la salud de las temperaturas extremas. Este plan de acción recoge las siguientes líneas de actuación: predicción de temperaturas; información a la población; vigilancia de la mortalidad y morbilidad; e información, coordinación y alerta de servicios sanitarios y sociales.

El consumo de energía roza el máximo histórico por el calor

La punta máxima de consumo de energía eléctrica en el mercado de Endesa en Aragón ha crecido un 15,7 por ciento desde el pasado 1 de junio por el efecto de las altas temperaturas registradas como consecuencia de las sucesivas olas de calor.

El valor máximo de demanda tuvo lugar el pasado jueves 15 de junio a las 18.00 horas, con 1.620 megavatios, 220 megavatios superior al registrado a esa misma hora el primer día del mes. Este miércoles, en plena ola de calor, la demanda máxima medida en la Comunidad aragonesa se produjo a las 18.00 horas y alcanzó los 1.560 megavatios.

Estas cifras son todavía inferiores a la potencia instantánea demandada el 20 de agosto de 2010, a las 21.00 horas, que alcanzó los 1.680 megavatios y que constituye el récord histórico de verano en el mercado de Aragón, según ha informado la compañía.

Aire acondicionado

La principal causa de estos altos valores se halla en el uso continuado de equipos de aire acondicionado y climatización en los sectores residencial y comercial. Otro factor que ha contribuido a alcanzar estos registros ha sido el buen comportamiento del sector industrial que, aunque es menos sensible al efecto temperatura, está manteniendo un alto nivel de actividad durante el mes.

De todos los subsistemas de distribución que opera Endesa, el aragonés es el que presenta un porcentaje más alto de consumo industrial sobre el total de la demanda, con un 51 por ciento. El sector residencial y el comercial suponen el restante 49 por ciento.

El trimestre marzo-abril-mayo de 2017, el más cálido desde 1961

 

  • Las temperaturas más altas del año se han adelantado más de un mes y medio, según señala Aemet en Aragón
  • Además, el verano llega con calor y en los próximos días volverán a subir las temperaturas, con más de 39 grados

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha presentado este miércoles un balance sobre el comportamiento climatológico de los últimos meses. El delegado territorial de Aemet en Aragón, Rafael Requena, ha manifestado que es “normal” que en verano se den “las temperaturas más altas”, pero este año se han adelantado “más de un mes y medio”. Aemet ha hecho referencia en su informe al trimestre marzo-abril-mayo como “el más cálido en Zaragoza en el mismo periodo desde 1961”.

Mayo ha sido un mes “extremadamente cálido”, según el informe de AEMET, presentado 2,3 grados de anomalía positiva en Aragón, con respecto a los valores de referencia. La localidad que ha mostrado una mayor anomalía ha sido Santa Eulalia de Gállego, con 3,6 grados por encima de los valores de referencia.

Requena ha explicado que, a partir del 10 de junio, las temperaturas han superado “los treinta grados” y “hemos llegado a los cuarenta”. El delegado ha añadido que Teruel “ha igualado la máxima histórica de junio”, que estaba en 38 grados y ha apuntado al 14 de junio como “el día más caluroso hasta el momento” en todo Aragón.

En cuanto a las predicciones para los próximos días, se espera un repunte de las temperaturas este miércoles y este jueves, alcanzando el aviso naranja con termómetros que superarán los 39 grados. Requena ha comentado que, a partir del lunes 26 de junio, se espera que se suavicen las temperaturas, debido a “una vaguada atlántica” que “liberará la masa de aire cálido”.

Previsiones de más calor para estos días

Precipitaciones bajo mínimos

El delegado ha asegurado que abril y mayo suelen ser “los meses con mayores precipitaciones”, pero este año abril ha sido “muy seco” y mayo, “seco”.

En cuanto a junio, el día 4 ha sido la jornada en la que se registró el mayor episodio de precipitaciones y, en Zaragoza y Huesca, ha llovido el 7 y 8 de junio, por lo que las precipitaciones “ya se encuentran por encima” de los valores registrados en el periodo 1981-2010. Requena ha afirmado que “aunque no llueva más” ambas capitales se seguirían encontrando “por encima de sus valores normales”.

Sin embargo, la situación en Teruel es muy diferente ya que solo se registraron precipitaciones el 4 de junio. El delegado ha declarado que, “si no llueve en Teruel”, las precipitaciones de junio estarán por debajo de los valores del periodo 1981-2010.

Trimestre muy cálido

Aemet ha hecho referencia en su informe al trimestre marzo-abril-mayo como “el más cálido en Zaragoza en el mismo periodo desde 1961”, año desde el que dispone datos. También ha sido el trimestre más caluroso en Teruel, donde se disponen datos desde 1981, mientras que en Huesca ha sido el cuarto más cálido desde 1961.

El comportamiento climático en Aragón ha coincidido con el del resto del Estado español y ha presentado una anomalía positiva de 1,7 grados con respecto a los valores de referencia. Requena ha señalado que “no hay ni una zona de Aragón con anomalía negativa”.

El trimestre ha sido seco en términos generales. Marzo ha sido muy húmedo, abril muy seco y mayo seco. No obstante, el porcentaje final de precipitaciones ha sido del 83 por ciento con respecto a su valor habitual, es decir, que se encuentra por debajo de las precipitaciones de referencia, y presenta un déficit promedio de 28 milímetros para toda la comunidad autónoma.

Requena ha concluido que la primavera de 2017 ha sido “seca” pero se encuentra “dentro de las diez primaveras más secas”, por lo que no es “muy representativo”.

Para el trimestre junio, julio y agosto, el delegado de Aemet en Aragón ha manifestado que existe un “50 por ciento de probabilidades” de que las temperaturas “sean superiores a la media” y, en lo que se refiere a precipitaciones, no existe una tendencia clara por el momento.

Temperaturas en los colegios incumplen la normativa de salud

La Federación de Servicios Públicos (FESP) de UGT Aragón ha exigido al Departamento de Educación del Gobierno de Aragón que facilite a los centros educativos instrucciones y un protocolo de actuación con los recursos apropiados frente a la ola de calor de estos días. El sindicato denuncia que las altas temperaturas en las aulas incumplen la normativa de salud. CC.OO. también ha solicitado la adopción de medidas urgentes, mientras la consejera de Educación, Mayte Pérez, ha anunciado que se trabaja en un protocolo de actuación para el curso que viene.

UGT ha reclamado también que los centros, atendiendo a su autonomía organizativa y a sus propias características, puedan establecer medidas paliativas.

Las condiciones en las que se está trabajando en los centros durante estos días “incumplen la normativa de salud y seguridad laboral recogida en el Real Decreto 486/1997 de 14 de abril, donde se indica que las temperaturas en lugares en los que se realicen trabajos sedentarios deben estar comprendidas en los 17 y los 27 grados”.

FESP-UGT ha considerado necesario disponer de un protocolo de actuación “ya que cada vez son más frecuentes las olas de calor propias del verano, en meses lectivos como junio y septiembre”.

Plan urgente

CC.OO. Aragón ha reclamado un plan urgente de revisión de centros escolares dado que en la actual ola de calor se ha demostrado que “tienen deficiencias manifiestas” de construcción o de antigüedad de los edificios, “tanto en los aspectos climatológicos de frío, calor, lluvia, viento, así como en otras deficiencias de accesos y seguridad”.

El sindicato ha considerado que dada la evolución de periodos de calor excesivo durante el mes de junio, como consecuencia del cambio climático, y teniendo en cuenta que en muchos centros educativos “no existe una adecuación entre las aulas y el número de alumnado”, la administración “debería replantearse las fechas de finalización del curso”.

También sugiere que el Departamento de Educación “tome medidas como suspender clases cuando se produzca una situación de alerta amarilla por calor, sin menoscabo de la revisión de los edificios escolares”.

Protocolo

Por su parte, la consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, ha anunciado que se está trabajando en un protocolo para evitar las excesivas temperaturas en las aulas en situaciones de ola de calor, como la que está teniendo lugar estos días, si bien ha precisado que no se podrá implantar hasta el curso que viene.

En respuesta a una pregunta parlamentaria en el pleno de las Cortes autonómicas, formulada por la diputada de Ciudadanos, Susana Gaspar, la consejera ha señalado que se trata de un problema que se origina cuando tienen lugar olas de calor prolongadas y si bien una solución podría ser instalar aparatos de aire acondicionado, ha opinado que probablemente “no es la mejor” medida.

Por eso, ha explicado que junto con la Inspección educativa y de las unidades de servicios técnicos se va a analizar la situación de cada centro educativo “para ir elaborando las medidas” oportunas y tener ese protocolo, que ya no da tiempo a implementar este curso, que finaliza en unos días.

La ola de calor durará todavía una semana más

El caudal del Ebro a la altura del puente de Hierro está bajo mínimos. Foto: Quique Artiach

¿Cuándo terminará la ola de calor que nos azota desde hace una semana? La pregunta se la plantea una ciudadanía zaragozana temerosa de que la temprana canícula, con temperaturas de hasta 40ºC o más, se prolongue en exceso, con su añadido de incomodidades vitales, riesgos de incendios y prolongación de una sequía que ya ha dejado el caudal del Ebro bajo mínimos..

Pues, según las previsiones meteorológicas, habrá que tomárselo con calma porque en Zaragoza el tiempo soleado y las altas temperaturas, con máximas entre 34 y 41 grados, se va a prolongar durante toda la semana que viene.

Las previsiones apuntan que sólo alguna tormenta aislada (con más probabilidad entre el lunes y el miércoles) podría ayudar a soportar este crudo verano anticipado, que lleva lanzando varios días la alerta naranja por altas temperaturas en el valle del Ebro y en otras zonas de Aragón.

Frente y bajada de temperaturas

La llegada de aire caliente desde el sur de la Península Ibérica será la situación meteorológica que se mantenga durante la semana, con miércoles, jueves y viernes muy calurosos, e incluso probabilidad de que también el fin de semana las temperaturas se disparen.

Pero afortunadamente en esos días del sábado y domingo, 24 y 25 de junio, o lo más tardar el lunes 26 de junio, se espera la llegada de un frente atlántico que podría hacer caer los termómetros hasta diez grados y que se le espera acompañado de lluvias.

Hasta la arribada de esa primavera tardía, continuaremos abrasándonos unos cuantos días más.