cambiar

Miles de estudiantes reclaman un nuevo tipo de educación feminista “para cambiarlo todo”

La manifestación estudiantil del 8 de marzo en Zaragoza, Día Internacional de la Mujer, ha arrancado este mediodía dejando atrás muchas aulas vacías, según las organizadoras, con miles de jóvenes acompañadas por madres, abuelas o compañeros de clase reclamando una educación feminista “para cambiarlo todo”.

En un ambiente festivo y pacífico, la manifestación ha salido de la plaza San Francisco, junto al campus universitario, para concluir en la plaza del Pilar, donde las mujeres se reunirán para comer y preparar las actividades de la tarde que culminarán con la convocatoria general a las 19 horas, a la que esperan que se sumen muchas más.

Las manifestantes han coreado diferentes variantes del clásico “no es no” y han portado distintas pancartas con lemas que evidencian el machismo que aún existe en la sociedad, como “queremos derechos, no flores”, “no son muertes, son asesinatos” o “durante la mayor parte de la historia anónimo fue una mujer”.

Educación feminista

Una de las portavoces de la Asamblea 8M de Estudiantes, Elisa Gracia, ha explicado a Efe que esa educación feminista “para cambiarlo todo” debe incluir la historia y la ciencia hecha por mujeres, ya que esta invisibilización es otra forma de violencia.

Una educación feminista que solo tiene cabida en el marco de la educación pública, ha añadido.

Así, ha instado a romper con la actual división jerarquizada de los estudios y del trabajo y avanzar hacia un mundo en el que el futuro profesional no esté determinado por el género.

En el día a día, ha denunciado que en la universidad se han dado situaciones de abuso por parte de quienes detentan la autoridad, como profesores o responsables de prácticas y, pese a que hay un protocolo al efecto, faltan herramientas para materializarlo.

Ha abogado por un cambio de la normativa que haga posible compaginar el trabajo con los cuidados, que libere las aulas de violencias sexistas y que aborde un cambio en los planes de estudios.

Las manifestantes han portado numerosos carteles reivindicativos

Apoyo desde los institutos

Aunque la manifestación ha salido del campus universitario de San Francisco, ha destacado el apoyo recibido también desde los institutos.

Alba Pedro, investigadora en el campo de la Ingeniería Informática, ha declarado que “el patriarcado se va a acabar” y ha animado a aquellas que no se han sumado todavía a la movilización, porque hay “muchas formas de lucha”.

“Que nos escuchen, que seguro que se sentirán reconocidas en muchas cosas que decimos”, ha dicho Pedro, quien se ha dirigido también a los hombres, ya que “estos cambios son para todos”.

Ha resaltado también la desigualdad en el acceso a una disciplina técnica como la suya, en la que, por ejemplo, de los 15 alumnos que tiene en prácticas ninguna es chica.

Para ello, ha apostado por empezar desde más pequeños, con visibilización y referentes femeninos.

Machismos en las aulas

Desde el ámbito de la enseñanza secundaria, una profesora de Filosofía de instituto que se presenta como “La de Filo” ha relatado a Efe los ejemplos de machismos y micromachismos que se siguen dando hoy en día en las aulas.

“Se admite como normal la violencia entre ellos”, ha protestado, a lo que ha añadido que es habitual que no se respete el turno de palabra de las chicas o lo cotidianos que son entre los adolescentes los insultos que hacen referencia a la sexualidad como “puta”, “zorra”, etc.

Una distribución sexual que llega hasta el mismo patio de recreo, ha asegurado, con los chicos ocupando el centro del mismo mientras ellas quedan relegadas “a las esquinas” y “se les vapulea” cuando intentan acceder a esa parte central.

Por último, ha denunciado que el feminismo está “muy mal visto” desde buena parte del profesorado, hasta el punto de que la han llegado a llamar “feminazi” por difundir la convocatoria de este 8M.

El Plan para la Igualdad incidirá en cambiar las conductas machistas que persisten entre la juventud

La lucha contra la condescendencia de las y los jóvenes hacia el sistema y las actitudes machistas, así como hacia la violencia de género, va a ser uno de los objetivos prioritarios del I Plan  Estratégico para la Igualdad de Mujeres y Hombres en Aragón, que este miércoles 6 de septiembre ha sido presentado en las Cortes por la directora del Instituto Aragonés de la Mujer, Natalia Salvo.

La responsable gubernamental ha confirmado ante la comisión parlamentaria de Ciudadanía y Derechos Sociales que los datos que manejan revelan la persistencia de un grave problema entre las personas jóvenes, porque no se percibe que asuman principios y actitudes en pro de la igualdad y contra el entramado patriarcal, al que calificó como “estructural”.

Salvo reconoció que las políticas de persuasión que se están desarrollando desde el Gobierno de Aragón y otras instituciones no están calando en la medida deseable entre la juventud. “Ellas y ellos desarrollan buena parte de sus actividades en ámbitos como las redes sociales, donde no estamos llegando con la suficiente efectividad y donde se perpetúa el machismo y la condescendencia hacia la violencia de género. Es dramático”.

Por ello, uno de los objetivos esenciales del Plan para la Igualdad va a ser romper esa dinámica entre la juventud, con especial incidencia en el ámbito educativo.

La igualdad, piedra angular

Esa línea de trabajo se inscribe en el eje de transformación social, que junto con el de coordinación institucional, estado del bienestar y economía y empleo, conforman el esquema del plan, que prevé la adopción de más de un centenar de medidas concretas para su desarrollo, aunque probablemente sean muchas más después de incorporar las sugerencias que 174 actores implicados están aportando en el proceso de participación en el que se encuentra inmerso en estos momentos el plan.

Salvo destacó que las políticas de igualdad son la piedra angular en la gestión del actual gobierno PSOE-CHA, porque están resueltas a acabar con “la normalización de la desigualdad y la permisividad hacia la misma”, que se percibe en todos los ámbitos. Para ello el plan constituye “una herramienta imprescindible”.

Ante la crítica de la diputada del PP Ana Martín respecto a que el plan no contenía ninguna medida relativa a corresponsabilidad familiar, la directora del IAM adujo que desde la DGA se está desarrollando un análisis en profundidad sobre conciliación laboral y corresponsabilidad familiar, “para que hombres y mujeres cobremos lo mismo y conciliemos lo mismo. Con los resultados de esa indagación, tomaremos las medidas concretas”.

La representante del PP insistió en que debería haber llevado a las Cortes el plan ya finalizado, porque el contenido, todavía en debate participativo, no suponía ningún compromiso por parte del Gobierno.

Dotación presupuestaria

En una línea paralela se deslizaron las objeciones de la diputada de Podemos Amparo Bella, quien se mostró de acuerdo con las propuestas del plan, pero recriminó que no tuviera dotación presupuestaria. “Aquí cojea, como otras acciones del Gobierno, que promete y no cumple”, por lo que tachó la comparecencia y el mismo plan como “una operación de cara a la galería”.

También la diputada del PAR Elena Allué aludió a que “el Gobierno tiene muchos planes, pero la realidad es compleja y luego cuesta mucho que tengan traducción presupuestaria”.

Salvó puntualizó que el plan ha recibido ya más de 200 aportaciones en su proceso de participación, de las que “se van a recoger casi todas”, por lo que debía aguardarse a la redacción definitiva del documento para dotarlo de una memoria económica, “que la tendrá”.

La diputada del PSOE Pilimar Zamora le sugirió, por su parte, que el plan debía incorporar plazos de ejecución, mientras la representante de C’s Desirée Pescador dijo que el plan no aportaba nada a lo que la Administración aragonesa ya dispone en sus políticas de igualdad, y planteó dudas sobre su contenido y aplicación, entre otras, respecto a la concesión de subvenciones para asociaciones de mujeres.

A ese respecto, Natalia Salvo precisó que las recientemente recuperadas ayudas para colectivos femeninos van a ser convocadas en el Boletín Oficial de Aragón el próximo 12 de septiembre.

Por su parte, la diputada de IU Patricia Luquin señaló que su grupo asumía los planteamientos del Plan para la Igualdad y compartía la decisión gubernamental de aplicar la perspectiva de género en todos los ámbitos de actuación porque era la forma de luchar “contra la sociedad desigual estructural que padecemos”.