caro

Acuerdo sobre la organización y gestión municipal, más compleja y más cara por el pacto PP-Cs-Vox

Los seis grupos municipales han llegado a un acuerdo refrendado este jueves 4 de julio en el primer Pleno de la nueva legislatura, sobre la organización de la gestión en el Ayuntamiento de Zaragoza, que es más compleja, más amplia y más cara, debido a que el gobierno municipal PP-Cs, sellado por los ultraderechistas de Vox, ha extendido áreas y departamentos para satisfacer las ambiciones de ambos partidos. Pese a la novedad del ejecutivo local de derechas, se ha mantenido el habitual entendimiento entre las fuerzas políticas municipales, conformes con sus medios humanos y técnicos para desarrollar su actividad, así como con su presencia en sociedades y patronatos municipales, así como con la distribución de las presidencias de juntas de distrito.

El único punto que no ha salido adelante por unanimidad, al contar con la abstención de toda la oposición (PSOE, ZeC, Podemos y Vox), ha sido el relativo al nombramiento de varios altos cargos no funcionarios, entre los que se incluye el del exconcejal del PP Pedro Navarro.

A ese respecto, la portavoz del principal grupo de oposición, la socialista Pilar Alegría, ha subrayado que su grupo “no va a dar estabilidad a la inestabilidad” que le atribuye al nuevo gobierno municipal del tripartito de derechas, al que ha calificado como “gobierno espejo”, puesto que “cada vez que se miran surge la desconfianza entre ellos”.

Alegría ha insistido en que se trataba de un acuerdo sobre la organización municipal que no es mérito del nuevo ejecutivo, puesto que es “marca de la casa”, y ha recalcado que se estructuraba sobre la base de un gobierno “a tres bandas, porque por muchos eufemismos que le quieran poner, la ultraderecha de Vox es necesaria para aprobar cualquiera de sus iniciativas”.

Críticas de ZeC y Podemos

También se ha mostrado crítico el portavoz de ZeC, Pedro Santisteve, quien ha contrapuesto la actitud del gobierno que presidió la pasada legislatura, “que comenzamos bajando los sueldos y reduciendo asesores”, frente a una estructura pensada “para contentar a los partidos aliados, para ocupar cargos y por intereses partidistas, como siempre ha hecho la derecha”.

En relación con ello, Santisteve se ha mostrado contrario a la distribución del gobierno en ocho áreas, lo mismo que el portavoz de Podemos, Fernando Rivarés, quien ha asegurado que la estructura gubernamental no estaba pensada en lograr una mayor eficacia, “sino en duplicar espacios para satisfacer a los partidos coaligados en el gobierno, para dar puestos a PP y a Ciudadanos”.

Rivarés ha recriminado a representantes de esos partidos que la pasada legislatura “no hacían mas que reclamar austeridad” y ahora que están en el poder, “incrementan el gasto, ampliando una estructura con más asesores, que va a resultar más cara para la ciudad”. “Este gobierno es más caro”, ha sentenciado Rivarés.

Trabajo digno

Pese a las críticas, los grupos minoritarios han expresado su satisfacción por el acuerdo alcanzado en junta de portavoces, que les posibilita para realizar un trabajo digno dentro del Ayuntamiento.

Una de las claves para facilitar la labor de los grupos con menos concejales es que pese a la existencia de ocho áreas de gobierno, éstas se van a reconvertir en cinco comisiones para facilitar el trabajo: se juntarán Cultura y Proyección Exterior con Participación y Relación con los Ciudadanos; Presidencia, Hacienda e Interior con Economía, Innovación y Empleo; y Urbanismo y Equipamientos con Infraestructuras, Vivienda y Medio Ambiente.

A ellas se sumarán las comisiones de Servicios Públicos y Movilidad y la de Acción Social y Familia, mientras que el sistema de plenos no se modifica con respecto al anterior mandato, con una primera sesión mensual para aprobar los asuntos de gestión provenientes de las comisiones y otra, también mensual, dedicada al control del Gobierno y a las iniciativas de los grupos.

Los consejos de administración de las cuatro sociedades municipales -Zaragoza Vivienda, Zaragoza Deporte, Zaragoza Cultural y Ecociudad- estarán conformados por una representación proporcional de los grupos municipales, con tres representantes del PSOE, tres del PP, dos de Cs y uno de ZeC, Vox y Podemos.

La misma fórmula se aplicará en la Gerencia Municipal de Urbanismo y en el Patronato Municipal de las Artes Escénicas y de la Imagen, el de Educación y Bibliotecas, el de Turismo y el Instituto Municipal de Empleo y Fomento Empresarial (Imefez).

Del mismo modo, la oposición mantendrá su representación en las sociedades participadas por el Ayuntamiento de la siguiente manera: Mercazaragoza (PSOE), Centro Europeo de Empresas e Innovación de Aragón (ZeC), Los Tranvías (Vox), Zaragoza Alta Velocidad (Podemos), Consorcio de Transportes del Área de Zaragoza (PSOE y ZeC) y Canal Imperial de Aragón (PSOE y Podemos).

Sólo un distrito para Vox

Por último, se ha pactado también la distribución de las juntas de distrito entre los diferentes partidos, aunque no se han incluido los nombres de sus presidentes.

En este apartado llama la atención que a Vox, cuyos dos votos son cruciales para la gestión del nuevo gobierno, sólo se le atribuye la presidencia de un distrito, cuando en el acuerdo de los ultraderechistas con PP y Cs se contemplaba que aquéllos regirían al menos dos juntas.

Esta circunstancia parece confirmar que el compromiso de los tres grupos de derecha, como ya ha adelantado en más de una ocasión el alcalde Jorge Azcón (PP), incluirá la posterior incorporación de Vox a otras áreas de gobierno, tal como les han exigido desde el primer momento los representantes de la ultraderecha, de forma que se garantice su imprescindible respaldo al Ejecutivo de la derecha.

Finalmente la distribución de los distritos queda de la siguiente forma: los populares presidirán Centro, Universidad, Casco Histórico, Oliver-Valdefierro y Santa Isabel; los socialistas se quedan con Las Fuentes, El Rabal, Delicias y La Almozara; Ciudadanos ostentará las juntas de San José, Distrito Sur y Miralbueno; ZeC obtiene la Junta de Torrero, Vox la de Casablanca y Podemos el distrito Actur-Parque Goya.

El PSOE descarta el Plan de Vivienda que respaldan 33 entidades sociales

La concejala socialista en el Ayuntamiento de Zaragoza Lola Campos ha señalado que su partido está perfilando un plan de vivienda alternativo al de ZeC, “más amplio, integral y ambicioso” y que, por tanto, no va a apoyar el que propone el Gobierno por “caro” y “corto de miras”. El rechazo del PSOE al Plan de Vivienda se produce pese a que 33 entidades sociales de la ciudad lo han respaldado por considerar que es una buena herramienta para tratar de “garantizar el acceso a una vivienda digna y asequible, así como para reducir las emisiones de gases efecto invernadero asociados a la vivienda”

En rueda de prensa, Campos ha rehusado ahondar en dicho plan alternativo que prepara su grupo para no hacer “política anticipativa”, aunque ha adelantado que lo presentará próximamente la candidata del PSOE a la alcaldía, Pilar Alegría.

Sí que ha remarcado, no obstante, que su plan va mucho más allá de las 300 viviendas que plantea ZeC y que no requiere de fondos europeos que luego hay que devolver.

Del mismo modo, ha incidido en que hay que dar la oportunidad de acceder a una vivienda a zaragozanos que “no son ricos” pero tampoco caben en los programas asistenciales para las personas más vulnerables.

La concejal socialista Lola Campos explica el rechazo de su grupo al Plan de Vivienda

Otras fórmulas de construcción y rehabilitación

Entre estas personas ha destacado la realidad “obligada” de muchos jóvenes de entre 25 y 35 años que todavía viven con sus padres.

Además, ha apostado por buscar otras fórmulas de construcción y rehabilitación para atender todas las necesidades, entre las que ha sugerido acuerdos con entidades, cooperativas o promotores.

El plan de vivienda que necesita Zaragoza, según la concejala del PSOE, tiene que repercutir en el propio mercado para acabar con la situación actual del precio del alquiler, con un alza de un ocho por ciento anual que ha tachado de “insostenible” (en la imagen superior de zaragoza.es, el alcalde Santisteve y el concejal de Vivienda, Pablo Híjar, presentan el Plan).

También ha apostado por una mayor ambición en el ámbito de la rehabilitación, que se amplíe a las viviendas privadas y no solo al parque público.

Ha rechazado también, por último, presentar este plan a ZeC, ya que en este momento final de legislatura no cree conveniente “dejar los deberes marcados al próximo gobierno”.

El PSOE rechaza el Plan de Vivienda por ser “excesivamente caro”

El PSOE rechazará el Plan de Vivienda 2018-2023 que llevará el Gobierno municipal al consejo de administración de Zaragoza Vivienda el próximo lunes 10 de diciembre por considerarlo “excesivamente caro” y tener dudas respecto a su “rentabilidad económica y social”. En contra de la postura socialista, esta misma semana 33 entidades ciudadanas han suscrito un manifiesto en defensa del plan por considerarlo una “oportunidad histórica”  para transformar en sostenible el parque de vivienda pública de Zaragoza.

La consejera socialista de Zaragoza Vivienda, Lola Campos, ha criticado en rueda de prensa que las exigencias medioambientales impuestas por el Banco Europeo de Inversiones (BEI), que prestará el 50 % los 71 millones necesarios para este proyecto, suponen un “precio muy alto” ya que cada uno de los 228 pisos sociales proyectados costará cerca de 200.000 euros, según calculan desde el PSOE.

Además, Campos ha recalcado que el BEI “no subvenciona, sino que presta el dinero”, por lo que habrá que devolverlo “euro a euro” en un tipo de interés que, según la socialista, no se ha concretado desde Zaragoza en Común (ZeC).

Dinero público

La concejala también ha denunciado la “hipoteca” que supondrá este plan para próximos mandatos ya que la otra mitad de la financiación saldrá de los fondos propios de Zaragoza Vivienda, a razón de 4,5 millones de euros por ejercicio hasta 2023, lo que representa el 80 % de la inversión de la sociedad municipal.

“ZeC ha perdido por completo la noción del valor del dinero público”, ha aseverado Campos, quien también ha cuestionado la fecha en la que se hace público este proyecto, “a apenas unos meses de la campaña electoral”, en un intento de “maquillar su nula gestión”.

Esta propuesta, que “estrangula al Ayuntamiento” a juicio de Campos, proyecta la construcción de 228 viviendas y la rehabilitación de otras 842 del parque municipal.

Escasa demanda

La concejala del PSOE también ha reprochado que con estas nuevas viviendas solo se daría respuesta al diez por ciento de la demanda de vivienda pública actual, que asciende a las 2.000 personas.

Campos ha censurado la política del Gobierno municipal por ser “especialmente asistencial” y ha propuesto “sacar a la gente del paraguas social” porque este tipo de políticas, según la socialista, dejan sin cubrir “una franja de ciudadanos” que “no están metidos de lleno en la vulnerabilidad”.

“Es un plan bien intencionado”, ha reconocido la concejala, pero “desproporcionado en cuanto a la rentabilidad”.

Híjar replica

Por su parte, el concejal de Vivienda del Ayuntamiento de Zaragoza, Pablo Híjar, ha lamentado los argumentos “falaces” que a su juicio ha utilizado el grupo socialista para anunciar que va a rechazar el Plan de Vivienda 2018-2023, que el equipo de Gobierno llevará al consejo de administración de Zaragoza Vivienda el próximo lunes.

Fuentes municipales muestran en una nota su sorpresa por el anuncio del PSOE, relativo a su voto contrario al plan, y en concreto contra la captación del crédito del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Sorpresa porque lo han hecho antes del Consejo de Administración de Zaragoza Vivienda que en exclusiva se dedicará a informar y debatir sobre esta “oportunidad historia”, según ZeC, y también mucho antes de la Comisión de Economía del día 14 que deberá elevar a pleno la aprobación definitiva de la operación financiera.

Argumentos forzados

Según Híjar, el plan, que han apoyado esta misma semana 33 entidades en un manifiesto, supondrá la inversión de 72 millones de euros, la construcción de 308 viviendas y la rehabilitación de otras 842.

Además, tanto promoción como rehabilitación serán ecoeficientes, ahorrando emisiones y combatiendo la pobreza energética.

Híjar exige al PSOE que está a la altura y que a la hora de abordar “un asunto de tanta importancia” como este, “como mínimo parta de hechos ciertos” porque “da la impresión que primero han decidido el voto para bloquear uno de los grandes proyectos de la ciudad y después han construido los argumentos a martillazos”.