Casa de la Memoria Histórica y Democrática

La Casa de la Memoria Histórica: un lugar donde escuchar y atender a las víctimas del franquismo

La ciudad de Zaragoza cuenta desde este viernes 18 de enero con una Casa de la Memoria Histórica y Democrática, un espacio históricamente reivindicado por las asociaciones memorialistas para coordinar sus acciones contra el olvido y desde el que atender y escuchar a las víctimas del franquismo.

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, acompañado por el consejero de Economía y Cultura, Fernando Rivarés, quien ha dirigido el acto, y la consejera de Derechos Sociales, Luisa Broto, ha inaugurado hoy este centro que se ubica en el antiguo edificio del cuartel de la Policía Local de Torrero, en la avenida América y que nace de una “decisión compartida” entre PSOE, CHA y ZeC.

No es casualidad que este centro se ubique en Torrero, un barrio reivindicativo, y cerca de la antigua cárcel y el cementerio, donde tantos hombres y mujeres fueron fusilados por pertenecer a un partido político o a un sindicato, o simplemente defender sus ideas.

Por ello, Enrique Gómez, de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aragón (ARMHA), ha agradecido al Ayuntamiento de Zaragoza la cesión de estas instalaciones que, aunque ahora abren deslucidas, las vestirán con actividades, mesas redondas o proyecciones.

Atender a las víctimas

Pero, sobre todo, las asociaciones memorialistas tienen ahora un espacio donde recibir y escuchar a las víctimas, porque hasta ahora toda esta labor la realizaban en locales cedidos por amigos o en cafeterías, ha indicado Gómez.

Continuarán también con el trabajo desarrollado desde junio a diciembre de 2018 en la Oficina de Atención a las Víctimas del Franquismo abierta por Ayuntamiento en el Seminario de Zaragoza.

Durante este tiempo, y con la colaboración de la Asociación Libre de Abogados y Abogadas de Zaragoza (ALAZ), la oficina recabó información sobre 136 casos de supuestos crímenes contra la humanidad, aportados principalmente por familiares, pero también por víctimas directas de torturas producidas en los últimos años de la dictadura.

En la recién inaugurada Casa de la Memoria Histórica de Zaragoza se ubicará también la Asociación por la Recuperación e Investigación contra el olvido (ARICO), y la Asociación de Bebés Robados de Aragón, aunque estará abierta a todas las organizaciones memorialistas que quieran participar.

Desde la Asociación de Bebés Robados de Aragón, Teresa Larrosa ha recordado a todas esas mujeres que fueron tachadas de “locas” cuando contaban que sus hijos habían sido robados al nacer. Desde este espacio, ha comentado, continuarán con el estudio y el cruce de datos para ayudar a esas personas a buscar sus orígenes.

Intervenciones de autoridades y representantes de asociaciones memorialistas durante la inauguración. Foto: Ayuntamiento de Zaragoza

Recuperar la memoria

Por su parte, el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, ha mostrado la satisfacción de su equipo por contribuir durante su mandato a recuperar la memoria, porque, a su juicio, un país que se “instala en el olvido” es un país “mutilado en su conciencia”.

Ha resaltado, además, la aportación de las asociaciones memorialistas, que a partir de ahora, desde este nuevo espacio, “van a poder multiplicar la expresión” de un trabajo que ha sido “silencioso”.

Y ha aprovechado la ocasión para pedir la “unidad de la izquierda” para poder “dar la talla al nivel que demanda la ciudadanía”, frente a la separación y el enfrentamiento que ha tenido a lo largo de su historia.

El acto, al que han asistido los concejales Lola Ranera (PSOE), Carmelo Asensio (CHA) y Pablo Muñoz (ZeC), así como el coordinador general de IU en Aragón, Álvaro Sanz, ha acabado con la actuación de el Coro Libertario de Torrero, que ha interpretado, entre otros temas, “Hijos del Pueblo”, que ha sido coreado por el público que abarrotaba la sala (imagen superior de Ayuntamiento de Zaragoza).