caudal

Desactivada la alerta por la crecida del río Ebro

El Ayuntamiento de Zaragoza ha desactivado la fase de alerta del Plan Municipal de Protección Civil por la crecida del Ebro, cuya punta ha pasado esta madrugada por la capital aragonesa, sin apenas incidencias, con un caudal de 1.457,84 metros y una altura de 4,21 metros.

Los servicios municipales seguirán no obstante atentos a la evolución de la situación en las riberas del río, cuyo nivel va bajando ya “con relativa rapidez”, informan fuentes del Ayuntamiento.

La punta de la crecida ha pasado por la capital aragonesa a las 4.00 horas y se encuentra ya en descenso. A las 10.00 horas tenía un caudal de 1.427,60 metros cúbicos por segundo y su altura había descendido a los 4,15 metros, según el Sistema Automático de Información Hidrológica de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

La punta de la crecida del Ebro llega sin causar graves afecciones

La punta de la crecida del Ebro llega a la capital aragonesa este domingo. Al tratarse de un pico muy lento el caudal puede estar en relativo ascenso durante toda la jornada, según han informado fuentes de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE). Por ahora, la avenida no ha causado graves afecciones en la ciudad.

Por la mañana, la punta de la crecida ya se encontraba en Alagón y entrando en la capital aragonesa (en la foto superior, el río a la altura del puente de Santiago y al fondo la arboleda de Macanaz completamente inundada).

Como es un crecimiento muy lento y muy mantenido, el río puede tener una tendencia relativamente ascendente durante toda la jornada. De esta forma, puede estar subiendo pero en un caudal muy similar.

La avenida extraordinaria ha pasado este sábado por la Ribera Alta anegando miles de hectáreas pero sin afectar al casco urbano de las localidades ribereñas. Por su parte, en la Ribera Baja ya se han roto varias motas a la espera de la punta de la crecida.

El Pilar reflejado en el agua que inunda la ribera del Ebro. Foto: Eduardo Ferrando

Sin graves afecciones

La punta de la crecida del río Ebro ha llegado sin causar graves afecciones, aunque se mantienen las recomendaciones de seguridad hechas a la ciudadanía de no acercarse al cauce.

Así lo ha asegurado a los medios de comunicación el consejero de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Zaragoza, Alberto Cubero, tras tomar parte en una reunión del Plan Municipal de Protección Civil convocada para analizar la actual situación de la avenida e informar de las medidas adoptadas.

Cubero ha explicado que dispositivo establecido por el Plan Municipal de Protección Civil está funcionando con “normalidad” y haciendo frente a las incidencias que se producen en los puntos más conflictivos del cauce a su paso por la capital aragonesa.

Ha asegurado que la punta de la crecida, que se mantendrá a todo lo largo de este domingo, alcanzará un máximo de 2.200 metros cúbicos por segundo, un volumen inferior a la avenida del año 2015, y ha subrayado todas las medidas que adoptadas para paliar sus efectos “están funcionando adecuadamente”.

Respecto a las afecciones, ha informado que en el Tercer Cinturón (Z-30) permanecen cortados los carriles en dirección sur a la altura del barrio de Vadorrey debido al anegamiento provocado por la crecida.

Además, permanece cerrado el acceso a Vadorrey desde el Tercer Cinturón, por lo que es necesario desplazarse desde el acceso del Marqués de La Cadena.

En consecuencia, el edil ha instado a la ciudadanía a no utilizar el Tercer Cinturón para circular por esta zona de la ciudad y a buscar recorridos alternativos para llegar a sus destino por otros itinerarios.

Barrio de Alfocea

Por otra parte, continúa habilitado el transporte mediante convoyes escoltados en el barrio rural de Alfocea a través del campo de maniobras de San Gregorio, al estar cortada la carretera de acceso por la crecida.

Los convoyes, escoltados por vehículos de la Guardia Civil en su tránsito por el campo de maniobras para evitar posibles peligros, circulan hasta Avenida Academia General Militar y están integrados por entre 10 y 12 vehículos todo terreno, con capacidad para transportar a 28 personas en cada viaje.

Además, se ha facilitado a los vecinos de este barrio los horarios de salida y regreso a la población para que ajusten el servicio a sus necesidades.

 

La crecida extraordinaria del Ebro ha inundado miles de hectáreas en la zona aguas abajo de la capital aragonesa, y aunque los caudales de las distintas estaciones del río tienden a descender o estabilizarse (la situación puede variar en cuestión de horas), los esfuerzos se están centrando en poblaciones como Pina de Ebro.

Imagen de la crecida en Alagón. Foto: DPZ

500 Ha anegadas en Alagón

El alcalde del municipio zaragozano de Alagón, José María Becerril, ha subrayado que la punta de la riada del Ebro ya ha pasado por la localidad, anegando 500 hectáreas de campos, pero sin afectar al casco urbano.

Becerril ha explicado a Europa Press que los vecinos están “muy tranquilos” porque la cresta de la crecida ya ha pasado”. No obstante, ha subrayado que en Alagón tienen preparado “un plan de emergencia” por si fuese necesario evacuar a vecinos de otros municipios “como Cabañas de Ebro”, más cercano al río.

“Tenemos el dispositivo preparado por si tuviésemos que alojar a vecinos de otros municipios, pero esperamos que no sea necesario”, ha dicho el alcalde de Alagón.

Tranquilidad en Torres de Berrellén

Por su parte, la alcaldesa de Torres de Berrellén, Mercedes Trébol, ha comentado que también están “muy tranquilos” porque el municipio está “resguardado” y no creen que “la riada vaya a ocasionar muchos problemas”.

“Por lo que hemos visto en los pueblos aguas arriba es una crecida muy rara, por lo que no podemos saber si la punta ya ha pasado o no porque se trata de unos centímetros”, ha afirmado Trébol, al tiempo que ha hecho hincapié en que “la coordinación ha sido estupenda este año”.

Asimismo, ha declarado que en la localidad se había construido una mota alternativa que no van a “necesitar”, pero que les hace estar “más tranquilos”.

Rescate en Fuentes de Ebro

Especialistas de la Guardia Civil han rescatado este domingo a un vecino de Fuentes de Ebro que se había quedado atrapado en su propiedad debido a la crecida del río Ebro a su paso por su población.

Según fuentes de la Diputación de Zaragoza, el rescate de esta persona se ha llevado a cabo en un helicóptero de la Guardia Civil dado que los accesos a la referida parcela estaban impracticables y no era posible la utilización de vehículos de tierra.

En estas labores han colaborado, asimismo, efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) del Instituto Armado con base en Zaragoza.

El Ebro sigue creciendo y las precipitaciones van a continuar

El caudal del río Ebro presenta una tendencia ascendente este miércoles y se esperan precipitaciones en la zona norte de la cuenca, entre el País Vasco y Aragón. Las crecidas son generalizadas, ha informado la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

En una nota de prensa, el organismo de cuenca ha informado de que, con las precipitaciones registradas la pasada madrugada, se han producido incrementos de caudal en los ríos de la cuenca.

Según los datos del Servicio Automático de Información Hidrológica (SAIH), a las 15.00 horas el Ebro llevaba un caudal de 1.115,36 metros cúbicos por segundo a su paso por la ciudad de Zaragoza y una altura de 3,49 metros, con 1.375 metros cúbicos por segundo y 6,05 metros de altura en la estación de aforos de Castejón (Navarra), con tendencia ascendente.

El eje del Ebro presenta ya tendencia ascendente y a la espera de las precipitaciones de esta tarde en Navarra para poder precisar los caudales esperados (en la foto superior de Europa Press, el Ebro a su paso por el puente de Pîedra en la mañana de este miércoles 11 de abril).

Nuevos repuntes

El episodio va a superar claramente los caudales de estos días, llegando a caudales máximos para Castejón a partir de la tarde-noche del jueves y que se concretarán en magnitud cuando se cuantifique la aportación real de los afluentes de cabecera. Otras cuencas con repuntes también destacados han sido las del Vero y Sotón en Huesca.

Las previsiones indican que podrían registrase precipitaciones entre los 50 y 100 litros por metro cuadrado en la zona norte de la cuenca entre el País Vasco y Aragón, lo que conllevará nuevos repuntes.

Desde la CHE se ha indicado que habrá que prestar atención a la evolución de los caudales y a las actualizaciones de la predicción dado el alto grado de incertidumbre sobre la distribución espacial de este fenómeno y su cantidad real final.

Estas precipitaciones podrían afectar principalmente a las cuencas del Zadorra, en el País Vasco, ríos de la zona navarra de la cuenca (Ega, Arga y Aragón) y en la cuenca de los Arbas y la cuenca Baja del Cinca.

Riada en Ejea y crecida del Gállego

En el Arba de Biel y en el Barranco de la Barluenga se han alcanzado caudales extraordinarios. Por el momento se ha registrado una primera punta en estos ríos que se espera llegue a Ejea en torno al mediodía, con un nivel y caudal similares o algo superiores a los registrados en octubre de 2012, con 5,78 metros de altura y 130 metros cúbicos de caudal por segundo. La situación podría repuntar ya que puede volver a llover fuerte esta tarde en la cuenca de los Arbas.

Las precipitaciones en los tramos medio y bajo del Gállego están dando lugar a una crecida cercana a la máxima crecida ordinaria, que es muy probable que al final del día alcance el tramo Zuera-Zaragoza.

Embalses

Desde antes del episodio de crecida que se ha vivido esta semana en el eje del Ebro y que es producto de las lluvias del pasado fin de semana principalmente en las cuencas de la zona navarra, algunos pantanos han realizado maniobras de desembalse que han permitido después gestionar el volumen de resguardo para laminar parte de la crecida.

Especialmente relevante es el papel de Itoiz y Yesa (cuencas del Irati y Aragón) que también en este episodio van a optimizar su gestión disminuyendo sus aportaciones para evitar la confluencia de los máximos caudales con el Arga y los procedentes de la cabecera del Ebro.

También el sistema de Ullíbarri y Urrúnaga, en el río Zadorra, ha laminado caudales aportados tras las lluvias de esta madrugada y el sistema de Mequinenza-Ribarroja-Flix en el bajo Ebro está realizando una maniobra de desembalse en continuo que evita que los caudales máximos de los episodios en el eje del Ebro se trasladen aguas abajo.