chantaje

Concejal Cubero: “FCC son unos sinvergüenzas y no vamos a tolerar ni un chantaje más”

El consejero municipal de Servicios Públicos y Personal, Alberto Cubero, ha calificado de “sinvergüenzas” a los responsables de la empresa FCC, a la que ha advertido que no le van a tolerar “ni un chantaje más a la ciudad de Zaragoza”.

Así lo ha manifestado Cubero en rueda de prensa después de que la empresa que gestiona el servicio de parques y jardines de la margen derecha, en reconocimiento de obligación al haber finalizado el periodo de vigencia del contrato, advirtiera de que las nóminas de los trabajadores corrían peligro si el Ayuntamiento no abona las cantidades que adeuda.

El consejero ha recalcado que FCC no va a cobrar “ni un solo euro” hasta que no presente y acredite todas las facturas, tal y como el Gobierno de la ciudad lleva reclamándole desde agosto.

Sospechas de sobrecostes

Se ha reafirmado en que tiene “enormes sospechas” de que la empresa estaría tratando de cobrar 300.000 euros de más y ha anunciado que no tiene intención de negociar con FCC el cumplimiento de sus obligaciones.

“En todo caso, me reuniré con los trabajadores”, ha agregado Cubero, quien ha mostrado su apoyo a los paros parciales que están convocando.

“No se lo cree nadie que les preocupan los derechos laborales y el cobro de las nóminas”, ha espetado.

Empresa conflictiva

La contrata del servicio de Parques y Jardines venció el 31 de diciembre de 2017 y desde entonces el Ayuntamiento paga conforme a las certificaciones de servicio, ya que los nuevos pliegos de licitación de la futura contrata están recurridos por la propia empresa ante el Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de Aragón (TACPA).

Precisamente, esta semana los trabajadores de FCC, que están realizando paros parciales para que la empresa cumpla el convenio colectivo, se concentraban ante el TACPA para pedir una pronta resolución de las alegaciones presentadas por la compañía a las cláusulas sociales de los pliegos de la nueva contrata.

Avanza tilda de “chantaje” los paros en el bus urbano de 5 y 11 de enero

La dirección del empresa gestora del transporte de autobús urbano de Zaragoza, Avanza-Zaragoza, ha calificado de “chantaje” el anuncio del comité de empresa de realizar paros parciales los días 5 y 11 de enero de 2019.

Ante ese anuncio, Avanza Zaragoza ha asegurado no entender que el comité de empresa argumente como justificante de los paros parciales la puesta en marcha de los nuevos cuadros de descanso refrendados por la plantilla a partir del 14 de enero, ya que la empresa “está en disposición de implementarlos en dicha fecha”.

Además, han asegurado que han sido los propios técnicos de Avanza Zaragoza los que los han desarrollado tras más de un año de conversaciones con el comité.

Críticas a los sindicatos

En una nota de prensa, han indicado que la empresa ha propuesto firmar un acuerdo para rubricar esta modificación, a lo que el comité ha respondido “de forma oportunista queriendo modificar el convenio colectivo en vigor, aun sabiendo que no hay ninguna negociación abierta y que la empresa lo está cumpliendo escrupulosamente”.

La empresa ha asegurado desconocer las motivaciones reales de esta convocatoria “surrealista” de paros parciales, propuesta por algunos sindicatos, y que han atribuido a “promesas a sus afiliados, afán de protagonismo a cualquier precio”.

Desde la dirección de Avanza Zaragoza han subrayado que han demostrado estar “siempre dispuestos a cumplir sus compromisos, incluso los que van más allá del convenio vigente” y han augurado que la consecuencia de la actitud del comité será el “retraso” en la implantación de los cuadros de descanso.

Los trabajadores del tranvía votan este jueves si van a la huelga en plenas Fiestas del Pilar

Los trabajadores del tranvía votarán este jueves 20 de septiembre en referéndum si hacen paros parciales del 5 al 11 de octubre y el sábado 13. El comité, a petición del Sindicato de Ferroviarios, que agrupa a la práctica totalidad de conductoras y conductores, convocó este martes a la plantilla para pronunciarse sobre la posibilidad de ir a la huelga en plenas Fiestas del Pilar, al considerar que no se están cumpliendo las condiciones pactadas en el convenio colectivo de la empresa Los Tranvías de Zaragoza.

La propuesta de paros sería de 11.00 a 14.30 horas por las mañanas y de 18.30 a 22.00 por la tarde y noche. Un total de siete horas diarias que afectarían de manera  importante a miles de zaragozanas/os y visitantes que esos días festivos requieren para sus desplazamientos de un medio de transporte público de alta capacidad.

La posible huelga del tranvía resultaría este año especialmente lesiva para la movilidad festiva dado que, ante la ausencia de espacio de ocio en el Parking Norte, la principal oferta festiva se va a localizar en Valdespartera, adonde acudirán miles de personas, en su mayoría jóvenes, incluidas las que no contarán con la alternativa que en años precedentes suponía la Expo. Muchas de ellas querrán utilizar el tranvía como medio de transporte más directo a esa área sur de la ciudad.

Los responsables municipales, en especial el alcalde, Pedro Santisteve, y el concejal de Cultura, Fernando Rivarés, han subrayado que desde el Ayuntamiento se va a ofrecer toda la mediación posible para evitar los paros en el tranvía durante las Fiestas del Pilar.

En la pasada huelga del tranvía en los meses de marzo y abril (en la imagen superior, la parada de plaza España atestada de viajeros durante los paros parciales de primavera), los responsables municipales declinaron intervenir en el conflicto al considerar que se trataba de un problema de una empresa privada, pese a que es concesionaria de un servicio público.

La empresa dice que es un “chantaje”

Tranvías Urbanos de Zaragoza ha afirmado que los posibles paros parciales del colectivo de conductores durante las Fiestas del Pilar son un “chantaje”, al asegurar que cumple “escrupulosamente” el convenio colectivo.

En una nota de prensa, la empresa considera que esa huelga, promovida por el Sindicato Ferroviario “sorpresivamente”, coincidiendo con las Fiestas del Pilar, se basa en unas reivindicaciones “carentes de fundamento” para la compañía.

Tranvías de Zaragoza asegura que cumple y respeta escrupulosamente el convenio en vigor, demostrando su actitud dialogante y compromiso con todos sus empleados y lamenta la “irresponsabilidad y nulo compromiso” del sindicato convocante.

“Es evidente que, como en anteriores ocasiones, el propósito del Sindicato Ferroviario es llevar a cabo un chantaje a la empresa y a la ciudad, tomando como rehenes a los zaragozanos y a los miles de visitantes que acuden en estas fechas”, asevera la empresa.

Tranvías de Zaragoza apela a la “sensatez, objetividad y sentido común” del colectivo de conductores y reitera su actitud negociadora, “abierta al dialogo y al trabajo conjunto para lograr lo mejor para la empresa, sus empleados y los usuarios del tranvía”.