ciudadano

Estudio de la UZ: Las personas con menos recursos contribuyen más a combatir el cambio climático

Las personas con menos recursos contribuyen en mayor medida a las acciones contra el cambio climático. Éste es el principal resultado de una investigación que, a través de un experimento de ciencia ciudadana, estudia la relación entre poder adquisitivo y acciones contra el cambio climático.

El estudio, en el que se ha medido cómo actúa un grupo de personas ante un perjuicio común, ha puesto de manifiesto que las personas están dispuestas a aportar más o menos dinero para combatir el cambio climático según su poder adquisitivo. La investigación, publicada en la revista PLOS ONE, la han llevado a cabo investigadores de la Universitat Rovira i Virgili, la Universitat de Barcelona, la Universidad de Zaragoza y la Universidad Carlos III de Madrid.

“Ante desafíos que necesitan de la cooperación entre grupos con desigual capacidad de aportación hay que tener en cuenta que la mayor contribución para conseguir el bien común se ha observado en los menos poderosos”, destaca Jesús Gómez-Gardeñes que, junto a Yamir Moreno y Carlos Gracia-Lázaro, investigadores del Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos (BIFI), han participado en dicha investigación.

Y añade: “A pesar de que estos experimentos se han hecho a escala humana, sería importante que en la cooperación entre países se tuviera en cuenta su desigual capacidad económica”.

Más de 300 personas

El experimento de ciencia ciudadana en la calle se ha desarrollado en el marco del festival DAU del Instituto de Cultura de Barcelona. En total han participado más de 320 personas divididas en 54 grupos de seis (en la imagen superior, participantes en el experimento en plena acción).

El funcionamiento ha sido el siguiente: distribuían 240 euros a cada grupo, cuyos miembros ni se conocían ni se podían relacionar entre ellos. A cada miembro del grupo se le daba una cantidad concreta de dinero.

En la mitad de los grupos, todos dispusieron del mismo capital, 40 euros cada uno. En la otra mitad, el dinero se distribuyó de forma desigual, desde 20 hasta 60 euros a cada miembro.

A partir de aquí, cada persona debía aportar dinero a un bote común con el reto de lograr, después de diez rondas, un total de 120 euros dedicado a una acción contra el cambio climático; en concreto, plantar árboles en la sierra de Collserola (Barcelona).

Con el dinero que les quedaba obtenían vales de compra. Al empezar el experimento, todos sabían con qué cantidad de dinero contaba cada uno y en cada ronda podían conocer cuánto había aportado cada participante.

Educar en la equidad

De este modo, se ponía a prueba el esfuerzo económico que está dispuesto a hacer cada uno por un beneficio colectivo, en este caso relacionado con el cambio climático.

Los resultados constataron que, a pesar de que todos los grupos consiguieron el objetivo colectivo de llegar a los 120 euros, “la distribución del esfuerzo fue muy poco equitativa” explica Jordi Duch, investigador de la Universitat Rovira i Virgili.

Concretamente, los participantes con menos recursos contribuyeron significativamente más al bien público que los más ricos, en ocasiones, hasta dos veces más. Los investigadores concluyeron que los más pobres formaban parte de los considerados “grupos generosos”, mientras que los más ricos se clasificaban mayoritariamente en un “grupo agresivo”.

Los resultados sugieren que las políticas futuras se beneficiarían tanto de reforzar las acciones de justicia climática como de educar en la equidad, en lugar de centrarse en la comprensión de las consecuencias climáticas genéricas o globales, puesto que esta sensibilización no ha demostrado que traiga aportaciones equitativas.

Mejor la cooperación que la competición

“De hecho, el estudio demuestra una vez más que la cooperación es mejor que la competición a la hora de conseguir alcanzar metas socialmente deseables, y que en el caso del cambio climático es necesaria la cooperación entre todos los agentes involucrados”, señala otro de los autores del estudio, Anxo Sánchez, catedrático del departamento de Matemáticas de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M).

El análisis de los resultados indica que en los grupos en los que no había desigualdades en el capital se han podido diferenciar dos comportamientos: uno que coopera con cantidades que se considerarían justas -aproximadamente con la mitad de su capital inicial- y otra parte que cooperan mucho más del justo.

Sin embargo, en los grupos que partían de la desigualdad inicial, hay muchas más diferencias. Quienes disponían de más dinero (50 o 60 euros) contribuían menos de lo que se considera justo, al contrario de quienes tenían menos (20 o 30 euros) que contribuían proporcionalmente mucho más.

Los pobres, más vulnerables

Estos resultados evidencian que “dadas las desigualdades, los grupos más pobres son más vulnerables y, por tanto, quienes más sufren”, explica Julián Vicens, actualmente investigador del grupo OpenSystems-UB y miembro del Instituto de Sistemas Complejos de la UB (UBICS).

Este hecho se puede extrapolar y comparar con las negociaciones entre países ricos y pobres: los países más industrializados -que son los que más impactan sobre el cambio climático- son los que tienen más herramientas para combatirlo y, en cambio, los países más pobres son los que salen más perjudicados.

Y también se puede comparar a nivel local, donde la gente con menos recursos es la más afectada por los efectos el cambio climático y son más frágiles.

El dispositivo experimental, implementado en tabletas, simula interacciones sociales estratégicas basadas en la teoría de los juegos y plantean dilemas sociales que ponen en tensión el interés individual y el bien común y se han aplicado mecanismos de machine learning para identificar patrones de comportamiento.

Tres muertos, dos de ellos guardias civiles, en un tiroteo en una masía rural cerca de Andorra (Teruel)

Tres personas, dos de ellas guardias civiles, han fallecido esta tarde como consecuencia de un tiroteo que se ha producido en una pequeña masía entre las localidades turolenses de Albalate del Arzobispo y Andorra.

Según han informado fuentes a Efe fuentes de la Delegación del Gobierno, los hechos estarían relacionados con el dispositivo de búsqueda de un individuo que el pasado 5 de diciembre protagonizó un tiroteo en otra masía en Albalate del Arzobispo.

Al parecer, los agentes formaban parte del dispositivo establecido por la Guardia Civil para localizar a los delincuentes de que dispararon el pasado 5 de diciembre contra dos personas cuando se dirigían a cambiar la cerradura de una casa de campo en Albalate, que creían estropeada.

Cuando el propietario llegó a la casa con el cerrajero se encontraron con “una o varias personas armadas” que les dispararon, causándoles heridas en el brazo a uno y en el costado al otro.

El delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, y el subdelegado en Teruel, José María Valero, se han desplazado al lugar tras conocerse los hechos, según han informado fuentes de la Delegación del Gobierno.

La Benemérita ha encontrado un arma larga en el perímetro de búsqueda y se sospecha que se han utilizado también armas cortas.

La tercera persona fallecida en el suceso aparte de los guardias civiles podría no ser el atacante.

Plan para implantar los expedientes municipales por vía digital

El pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado, por unanimidad, una moción del PSOE en la que se insta al Gobierno de Zaragoza a iniciar, de forma inmediata, un Plan de Desarrollo de la Administración Digital que permita comenzar, a lo largo de 2018, la implantación de los expedientes digitales y de mecanismos de acceso, consulta y tramitación, cien por cien digital

En este sentido, se apremia a diseñar un programa de revisión y ampliación de los trámites administrativos online disponibles y a su difusión y promoción entre la ciudadanía y también se pide implantar un programa de mejora y modernización de los sistemas informáticos así como de los equipos actualmente disponibles.

La concejal del grupo municipal de CHA Leticia Crespo ha manifestado el apoyo a la iniciativa del PSOE porque son medidas que favorecen los trámites a los ciudadanos.

La portavoz del grupo municipal de Ciudadanos (Cs), Sara Fernández, ha opinado que hay obstáculos para aplicar la e-admon como la propia complejidad del sistema con numerosos protocolos y cambios, a lo que se suma el coste, pero ha confiado en que estos invonvenientes no paralicen la acción.

La concejal del grupo municipal del PSOE, Marta Aparicio, ha indicado que tiene que ser un proceso progresivo, pero “hay que ponerse a ello” al observar que la imagen que brinda el ayuntamiento es del siglo XX y ha defendido el pago de tributos de forma telemática como Hacienda con la declaración de la renta.

Proceso emprendido

La consejera municipal de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto, Elena Giner, ha dicho que es un camino ya iniciado y que ZeC continúa “con pasos firmes hacia el papel cero”.

Giner ha relatado que hay una comisión para coordinar la implantación de la administración electrónica y la adaptación de la normativa municipal con la ordenanza de administración electrónica, entre otras medidas. Además, ha dicho que el Ayuntamiento de Zaragoza realiza 357 trámites telemáticos de los 809 que se acometen en total, según un estudio de 49 ciudades.

Ha anunciado que se renovarán unos mil ordenadores de los 1.700 que se han quedado obsoletos, que son alrededor de la mitad de los que tiene el Ayuntamiento.

El portavoz adjunto del PP, Pedro Navarro, ha dicho que los ordenadores que usan en el Ayuntamiento datan de 2006 y con el sistema operativo Windows XP y ha apremiado a dedicar recursos “ya” y a emprender la renovación de forma inmediata.

Nuevo órgano ciudadano para defender la igualdad

El Consejo de la Ciudad del Ayuntamiento de Zaragoza ha dado luz verde la creación del Consejo Sectorial para la Igualdad, que tendrá como finalidad facilitar la participación y coordinar las estrategias entre instituciones, organizaciones y ciudadanía para fomentar la igualdad y la diversidad entre géneros.

La concejala de Educación e Inclusión, Arantza Gracia, que presidirá el Consejo Sectorial para la Igualdad como responsable política en esta materia, ha explicado que la creación de este consejo es “imprescindible” para mejorar la vida de las mujeres y de los colectivos LGTBIQ.

Pero también, indican fuentes municipales, para seguir avanzando en la lucha contra la violencia machista, los comportamientos sexistas, la desigualdad salarial y social, y mejorar la participación y visibilidad pública de estas causas.

El Consejo nace de una moción presentada por el Grupo Municipal Socialista, respaldada por todos los grupos municipales, que han participado durante todo el proceso para elaborar esta propuesta de consenso.

Tras haber recibido ayer por unanimidad la preceptiva aprobación del Consejo de la Ciudad, la creación del Consejo Sectorial para la Igualdad culminará su tramitación con el visto bueno de la próxima Comisión de Derechos Sociales y, por último, en el Pleno Municipal que deberá ratificar la constitución del Consejo.

El Consejo de la Ciudad (en la imagen) dio luz verde a la creación del consejo sectorial de Igualdad. Foto: zaragoza.es

Reconocimiento

Los objetivos específicos son contribuir al reconocimiento de las mujeres y de los colectivos LGTBIQ, defender sus derechos y promover su participación real en los diferentes ámbitos de actividad y espacios de vida y fortalecer la posición social de las mujeres, reforzando su protagonismo en el diseño de la sociedad y la promoción de las políticas públicas de igualdad y de diversidad afectivo-sexual.

También fomentar el empoderamiento social, cultural y político de las mujeres así como la participación y coordinación del tejido asociativo en el ámbito de la igualdad de género e integrar los principios de igualdad en las políticas municipales.

El consejo se concibe como un órgano de participación, de naturaleza consultiva, que se estructura en pleno, comisión permanente y mesas de trabajo.

En el pleno contarán con voz y voto, además de la responsable municipal en esta materia, todos los grupos políticos municipales del ayuntamiento y hasta un máximo de 25 personas en representación de entidades ciudadanas que trabajen en la promoción de la igualdad y la diversidad de género y del colectivo LGTBIQ.

Además del Instituto Aragonés de la Mujer (IAM), la Cátedra sobre la Igualdad de Género de la Universidad de Zaragoza, organizaciones sindicales, Asociación de Mujeres Empresarias, Asociación de Periodistas de Aragón, Delegación del Gobierno, una persona en representación de la Policía Nacional con experiencia en menores y mujer, y cualquier otra institución que manifieste su voluntad de participar.