Clece

Las limpiadoras del hospital Miguel Servet denuncian despidos en periodo de baja y trato vejatorio

Las trabajadoras de limpieza del hospital Miguel Servet se han concentrado en la mañana de este lunes frente al centro hospitalario para denunciar las condiciones laborales impuestas por Clece, empresa encargada del servicio de limpieza en el hospital zaragozano. Las trabajadoras denuncian una sobrecarga de trabajo, trato vejatorio por parte del jefe de Servicio y el despido de cuatro trabajadoras estando de baja.

“La empresa está despidiendo a trabajadoras alegando que no se entregan los partes de baja en tiempo y forma. Esto es incierto y tenemos las pruebas que lo demuestran”, señalaba la delegada sindical del servicio de Traumatología, Olga Yebra, que afirma que la empresa está efectuando estas prácticas para “meter miedo a la plantilla y que no coja la baja”.

Plazas sin cubrir

Las trabajadoras, además, denuncian que no se están cubriendo las plazas de las empleadas que están de baja, lo que hace que experimenten una sobrecarga de trabajo insoportable. “Hay personas que están haciendo de 22 a 29 habitaciones”, puntualiza Yebra, que además denuncia un trato “degradante y vejatorio” por parte del nuevo jefe de Servicio.

Desde los sindicatos se ha querido subrayar que estas condiciones laborales acarrean que no se esté prestando el servicio de limpieza de la manera adecuada.

“Esto es un hospital y necesita que la limpieza se haga en condiciones para prestar un buen servicio. Si yo paso de hacer un pasillo a hacer tres es imposible que un hospital esté limpio”, sentenciaba Gloria Jiménez, una de las trabajadoras despedidas.

Críticas al Salud

Por otra parte, las trabajadoras han querido denunciar que el Servicio Aragonés de Salud se ha posicionado a favor de Clece en este conflicto.

“No han movido ni un dedo y alegan que está todo limpio y todo perfecto”, señalan los sindicatos, que aseguran haber recibido quejas por parte de los pacientes por el estado de limpieza en el que se encuentran algunas estancias.

Convenio para reservar trabajos fijos a mujeres víctimas de violencia machista

El Ayuntamiento de Zaragoza y la empresa Clece han firmado un convenio por el que acuerdan que la compañía reserve tres contratos de trabajo al año, con un mínimo del 75 por ciento de la jornada y preferentemente indefinidos, a mujeres víctimas de violencia machista.

El Consistorio y esta empresa colaboran desde 2011, con la contratación de 16 mujeres en 2017 y otras seis en 2018, once de ellas supervivientes de la violencia machista, pero ahora lo han formalizado a través de un convenio.

El acuerdo, además, tiene otras dos patas, entre las que se incluye una segunda línea de colaboración para realizar prácticas formativas no laborales para dotar a las participantes de capacitación profesional y conocimientos en la empresa y facilitar así su integración laboral futura, ha explicado en rueda de prensa la concejala de Educación e Inclusión, Arantza Gracia.

La tercera pata del convenio alude a la colaboración en campañas de sensibilización social contra la violencia machista y en el desarrollo de propuestas que ayuden a impedir su desarrollo y que generen una filosofía igualitaria.

Gracia ha agradecido a Clece un compromiso que demuestra que la empresa que la empresa privada también tiene una responsabilidad a la hora de fomentar una vida más igualitaria y ha destacado que la intervención del Ayuntamiento se orienta en dos líneas: vivienda y empleo.

En ese sentido, ha subrayado la importancia de la independencia económica de las mujeres a la hora de tener una vida digna.

La responsable de Clece, Beatriz Alonso, ha valorado la posibilidad de materializar su proyecto social a través de generar oportunidades de empleo en personas que lo necesitan especialmente.

Lo vital para ellos, ha esgrimido, no es únicamente que les sean derivadas las candidaturas, sino que estas vienen con información “muy valiosa” para encajar las jornadas laborales con la situación de cada mujer.

En cuanto a las campañas, ha incidido en que en su caso no solo van dirigidas a que la sociedad conozca la problemática, sino también desde un punto de vista interno, para que toda la estructura de la empresa tenga una formación al respecto.