coche

Un estudio de Greenpeace concluye que la ciudad debe impulsar bus y tranvía para reducir el coche

Zaragoza ha aprobado sus indicadores de movilidad gracias al buen trabajo en el centro, mientras que los barrios y municipios de su entorno todavía dependen en exceso del coche, según ha concluido el análisis encargado por Greenpeace con el objetivo de evaluar el grado de compromiso del ayuntamiento con los Planes de Movilidad.

El estudio se ha realizado en doce ciudades españolas y en él se ha realizado comparando varios indicadores relacionados con su oferta de transporte público, su red de vías ciclistas y calles peatonales o su nivel de contaminación y ruido, entre otros.

Sexta ciudad en el ranking

La capital aragonesa es la sexta ciudad en este ránking con una puntuación de 5,5 sobre 10, muy cerca de Sevilla y Madrid (5,9) y por encima de Málaga (5,2), según informa Greenpeace en una nota de prensa.

A pesar de que la aparición del tranvía y la reordenación de la red de autobús urbano modificaron el esquema de transporte en la ciudad atrayendo a nuevos usuarios Zaragoza tiene el reto inmediato de mejorar las conexiones con los barrios más alejados donde la dependencia del coche es todavía elevada.

Sin embargo, desde 2004 los viajes a pie han aumentado, la bicicleta es una opción viable y ha crecido el uso del bus y tranvía, lo que coloca a Zaragoza en la buena dirección.

Mayor consenso político

El informe indica que pese a la mejora en el transporte público que trajo la incorporación del tranvía y la modificación de la red de bus urbano, lo que atrajo a nuevos usuarios, el entramado “presenta síntomas de falta de capacidad”.

“Tareas como la construcción de la línea 2 del tranvía o la creación de carriles reservados resultan imprescindibles para seguir impulsando el transporte sostenible”, añade el informe. que alaba el impulso del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) como “valiosa herramienta” para gestionar los desplazamientos en la ciudad y destaca que incorpora espacios para la participación y la consulta públicas.

El análisis concluye reclamando un mayor grado de consenso político para adoptar medidas positivas hacia la movilidad sostenible, como un mayor grado de intermodalidad entre los distintos medios de transporte, ampliación de la reda ciclista y control de los vehículos más contaminantes.

Este es el cuadro resultante entre las ciudades analizadas por Greenpeace:

Descarrila un tranvía tras chocar contra un turismo en avenida Goya

Un convoy del tranvía ha descarrilado sobre las 14:30 horas tras un choque con un turismo en el cruce entre avenida de Goya y Gran Vía. Según ha informado el Ayuntamiento de Zaragoza, un coche se ha saltado un semáforo en rojo y ha colisionado con el convoy (foto superior de Policía Local).

Como consecuencia, los bomberos de la capital aragonesa han tenido que atender en el acto a varias personas, pero no ha sido necesario el traslado a un centro hospitalario.

Además, el servicio ha quedado interrumpido en ese tramo, por lo que se ha procedido a la activación de bucles entre las paradas de Mago de Oz y Romareda y entre Gran Vía y Academia General Militar, con un servicio de bus alternativo entre Romareda y Gran Vía. La Policía Local ha recomendado tener precaución en caso de tener que circular por esta zona.

Durante la maniobra de encarrilamiento será necesario cortar la corriente de la catenaria. Por este motivo, ha sido necesario ampliar los bucles hasta Parque Goya-Plaza España y Mago de Oz y Romareda.

El Ayuntamiento reforzará el bus urbano en Santa Isabel, avenida Cataluña, Miralbueno y Arcosur

El Ayuntamiento de Zaragoza ha iniciado los trámites para poner en marcha una modificación del contrato de autobús urbano, con objeto de mejorar el servicio en las zonas más periféricas de la ciudad, que a su vez son las que presentan menor uso del transporte público, según datos obtenidos del Plan de Movilidad Urbana Sostenible, que actualmente se encuentra en elaboración. Las mejoras afectarán principalmente a Santa Isabel, Avenida Cataluña, Miralbueno y Arcosur.

Entre las mejoras se encuentra la prolongación de la línea 60 hasta La Chimenea para alcanzar la traza del tranvía (fotografía superior).

De esta forma, se multiplican las posibles combinaciones para este sector de la ciudad, que contará con una línea diferenciada de la 32, tal y como la propia Plataforma Santa Isabel-Avenida Cataluña venía reclamando, ha señalado en un comunicado el Ayuntamiento de la capital aragonesa.

Asimismo, se extenderá el servicio de esta línea hasta más allá de las 23.00 horas.

Otras de las mejoras será mejorar la frecuencia de paso de la línea 52, que conecta Miralbueno con el centro de la ciudad, de doce a diez minutos en la mayor parte del día.

También se ampliará la frecuencia de la lanzadera 59 que une Arcosur con la línea del tranvía durante todo el día, ya que hasta el momento solo lo hacía hasta las 15.30 horas.

Zonas de mayor uso del automóvil

La concejala de Medio Ambiente y Movilidad, Teresa Artigas, ha indicado que “estas modificaciones tratan de dar respuesta a reivindicaciones vecinales que vienen de lejos, pero también son el resultado del un primer análisis técnico de los datos recogidos en el diagnóstico del Plan de Movilidad Urbana Sostenible”, actualmente en elaboración.

Según se desprende de la encuesta que forma parte de este Plan, los datos de uso del automóvil en los distritos más periféricos son sensiblemente mayores a la media de la ciudad, mientras que en estos distritos el uso del transporte público es menor que la media:

% sobre el total de desplazamientos
AUTOMÓVIL
TRANSPORTE PÚBLICO
Casablanca (incluye Distrito Sur)
48%
23%(*)
Miralbueno
53%
16%
Santa Isabel
48%
23%
Media Zaragoza
27%
24%
(*) incluye tranvía

“Aunque existen otros factores que pueden estar en el orden de estas cifras, como la configuración urbanística interna de estos barrios o la disponibilidad de servicios y comercio de proximidad, creemos que debe hacerse un esfuerzo por mejorar el transporte público para tratar de dar una alternativa de mayor calidad al uso del automóvil”, ha señalado Artigas.

También ha señalado que está previsto que estas mejoras entren en funcionamiento a finales de este año o en los primeros meses de 2019, ya que suponen una modificación del contrato en vigor que hay con la concesionaria y por lo tanto conlleva una compleja tramitación administrativa.

El 68 % de conductores utilizaría menos el coche si mejorara el servicio de transporte público

 

El 68 % de los conductores utilizaría menos el coche si mejorara el transporte público, según una encuesta elaborada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en la que ha participado Zaragoza, cuyos habitantes valoran positivamente la infraestructura viaria de la ciudad.

La encuesta, en la que han participado 1.421 personas entre 25 y 74 años de las cinco ciudades con más población de España (Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Zaragoza), revela que un 25 % utiliza el vehículo privado casi a diario, ha explicado este miércoles 23 de mayo la OCU en un comunicado.

Una de las conclusiones que se detalla de la encuesta es que el 96 % cree que el transporte público debería reforzarse en los días de alta contaminación.

Incentivos

Además, el 92 % piensa que las autoridades deberían de promover mediante incentivos fiscales la compra de vehículos poco contaminantes (híbridos o eléctricos); mientras que el 60 % cree que los conductores de coches altamente contaminantes deberían pagar más impuestos y más tasas de aparcamiento.

Al respecto, el 82 % de los encuestados opina que las autoridades tendrían que prohibir o al menos limitar el uso de vehículos muy contaminantes; al tiempo que el 77 % considera que en los días de alta contaminación debería restringirse el uso del coche.

Asimismo, el 61 % de los encuestados pide más áreas peatonales o cerradas al tráfico motorizado.

Los zaragozanos, relativamente satisfechos

Los zaragozanos están entre los más satisfechos con las distintas formas que ofrece la ciudad para moverse, según el estudio de la OCU.

La mayor parte de los encuestados considera que hay pocos atascos, es fácil aparcar, existen unas más que aceptables condiciones para circular en bici y una relativamente buena red de transporte público, aunque tampoco la utilizan en mayor medida que en otras ciudades.

Además, los zaragozanos perciben una sensación general de seguridad respecto a la movilidad en la ciudad.

Pero no todas sus opiniones son positivas. Los encuestados apuntan varios servicios mejorables y critican la incomodidad del autobús urbano o la dificultad para llevar la bici en el transporte público.

En otras ciudades

Por lo que respecta a las opiniones en otras ciudades, los madrileños son los que están “más satisfechos” con su red de transporte, lo que hace que un 27 % de ellos utilice el metro a diario, aunque se quejan de la falta de comodidad y de la poca frecuencia de paso.

Lo mismo sucede con los habitantes de Barcelona, que alaban su “buena red de transporte público”, aunque consideran el “servicio caro”.

Por sistemas de transporte público, el metro es el mejor valorado, el autobús obtiene los mejores resultados entre las cinco capitales donde se realizó la encuesta; mientras que Cercanías acumula las peores opiniones.

Por su parte, los valencianos han valorado la red de carriles bici, así como la sensación de seguridad y el servicio de alquiler.

Sin embargo, Sevilla es la ciudad con más y mejores kilómetros de carril bici por habitante de todas las analizadas y también la que soporta un mayor porcentaje de automovilistas, debido al “escaso uso del transporte público”, ya que cuenta con la peor valoración en extensión y conexión de la red, ha apuntado la OCU.

Rutas turísticas por Aragón para disfrutar de una conducción lenta

El departamento de Turismo del Gobierno de Aragón ha impulsado un nuevo producto turístico basado en el ‘slowdriving’ o conducción lenta cuyo proyecto piloto se basa en una ruta vertebral de la que se derivan seis itinerarios más y que se ampliará en el futuro a ocho trayectos más. Se trata de una iniciativa novedosa en el Estado español.

El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, y la directora general de Turismo, Marisa Romero, han presentado este lunes 26 de marzo la web de este nuevo producto que en unos meses contará también con un Manual de Señalización Turística de Carreteras, en el que se incluirá otro ‘slowdriving’, para marcar las rutas también físicamente y facilitar la información sobre el recorrido.

En paralelo, el departamento trabaja en la elaboración de un sello de la ruta y de productos y servicios asociados que se generen en cada comarca.

El objetivo es crear marca en torno al logo, que representa un hito kilométrico, y crear un producto visible e identificable al que se pueda adherir el sector turístico.

Carreteras secundarias

Fuentes del Gobierno de Aragón aseguran en una nota de prensa se que se trata una apuesta pionera en España a favor de turismo que recorre el país a través de la red de carreteras secundarias y que permite disfrutar del paisaje y descubrir rincones desconocidos y poco habituales.

“Se trata de evitar las carreras por los monumentos para mimetizarse con el destino, disfrutar del aquí y el ahora, bajar el ritmo y desacelerar a la hora de plantear los viajes y las escapadas”, ha explicado Soro.

Según el consejero, el objetivo no es “llevar la lentitud al extremo, sino utilizar una velocidad adaptada que permita ir disfrutando de los lugares que se recorren”, para lo que se ha tenido en cuenta el éxito de otras iniciativas internacionales como la Ruta 66 de Estados Unidos o la Romanstiche Strasse de Alemania.

Esta ruta está pensada para el público general pero especialmente para aficionados a los vehículos clásicos e históricos, grupos de motoristas, autocaravanas, campistas o cicloturistas.

Folleto y logotipo de la iniciativa

Vertebrar el territorio

Entre los objetivos de este producto figuran, según Soro, vertebrar el territorio apostando por la desestacionalización, reducir el impacto negativo de las nuevas vías de comunicación sobre las economías locales, crear nuevos flujos de turismo, aumentar la estancia media de los visitantes para fijar población, crear empleo ligado al turismo, apostar por el turismo responsable y potenciar el descubrimiento de patrimonio más desconocido.

Para llevar a cabo el proyecto, el Gobierno de Aragón se ha basado en el “enorme” potencial natural, cultural y arquitectónico del país, su extensa red de carreteras, la variedad de lugares todavía desconocidos para los turistas, el carácter amable de sus gentes o la gastronomía destacada con una amplia variedad de productos de calidad.

Entre los grandes beneficiados al proyecto figuran las localidades asociadas a las carreteras que han perdido protagonismo con las nuevas infraestructuras de comunicaciones; los negocios ubicados en la ruta, pueblos con potencial turístico y localidades fuera de las rutas habituales y las pymes agroalimentarias.

Eje desde Somport

El eje vertebral de la ruta se denomina “Reyes de Aragón”, con una longitud total de 400 kilómetros y con salida en Somport. De este eje central se derivan las primeras seis rutas, pequeños ramales con un punto de salida próximo a la ruta central y que sirve para pequeñas excursiones.

Estos seis trayectos se denominan ruta de los Orígenes del Reino, Secretos del Prepirineo, de los Castillos, Corazón del Moncayo, Montes Universales y Puertos del Silencio.

En la web se encontrarán, además de los mapas, los puntos de interés de cada zona, iconos de información sobre servicios, una guía de imprescindibles y un apartado de recomendaciones.

El uso de la bici se multiplica, sube el de bus y tranvía, se mantiene el coche y baja el peatonal

En los últimos diez años se ha incrementado un 300% el uso de la bicicleta en la ciudad, han aumentado un 3% los usos del transporte público, se ha mantenido la utilización del vehículo privado y han descendido los desplazamientos a pie. Estos dos últimos datos responden a los desarrollos urbanísticos en el extrarradio, generadores de áreas sin servicios que exigen desplazamientos largos a otros distritos. Son los resultados de la fase de diagnóstico del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), cuya culminación con la elaboración de medidas y propuestas se prevé tener lista antes del verano.

Pese al espectacular crecimiento del uso de la bici, debido en buena medida a la ampliación y mejora de infraestructuras ciclistas (carriles y Bizi), el diagnóstico del PMUS detecta que falta por completar la malla de viales ciclistas, aplicar al completo el plan director director de la bicicleta o extender y hacer efectiva la circulación calmada a 30 km/h en más calles de la ciudad, algo que no se consigue, entre otras cosas, “por una falta de efectivos policiales que propicia el relajamiento por parte de los conductores”, apuntaba el técnico de Movilidad Josan Chanca.

Todo ello determina que el uso de la bici sea mucho mayor en los distritos Universidad y Centro, donde las infraestructuras ciclistas son más abundantes y la regulación del tráfico más efectiva, según pone de manifiesto los resultados de la encuesta realizada a 14.000 personas en la fase de diagnóstico del PMUS.

Proceso de participación

El Plan se someterá ahora a un proceso de participación ciudadana, en el que se puede intervenir a través de entidades sociales, vecinales o de otro tipo, pero también de forma individual desde la web municipal, para a continuación el comité ejecutivo que gestiona la elaboración del documento desarrollará las propuestas y medidas, que se pretenden adoptar de forma unánime desde el punto vista político y social.

Pese al notable incremento del uso de la bici en la ciudad, los desplazamientos no motorizados siguen realizándose de forma mayoritaria (un 96%) a pie, mientras que del 6% ciclista, el 25% corresponde a movilidad con vehículos públicos de Bizi.

Y esa proporción es así pese a que los desplazamientos a pie han experimentado un ligero decrecimiento debido a la extensión urbana por el extrarradio, un dato urbanístico que también incide en el mantenimiento del volumen de desplazamientos mediante vehículo privado, pese a la reducción de su presencia en el centro de la ciudad.

Esa misma circunstancia y la mejora económica ha determinado también un mayor uso del coche y el descenso del acceso a pie al colegio por parte de niñas y niños zaragozanos, lo que ha determinado la puesta en marcha del plan de caminos escolares para tratar de revertir la situación, ha explicado Chanca.

Diferencias de género

El técnico de Movilidad hacía referencia también a un dato sociológico y de género en relación con los desplazamientos peatonales para acompañar a escolares al colegio o para hacer las compras, que los siguen realizando mayoritariamente mujeres.

Unos desplazamientos a pie que representan el 45,9% de los totales (50,5% en 2007), frente al 27,5% con vehículo privado (27,8% en 2007), el 23,7% en transporte público (20,7% en 2007) y el 2,9% en bicicleta (0,9% hace diez años), y que son más abundantes en los distritos de Delicias, Universidad, Centro, Actur, El Rabal, Casco Histórico y San José, donde las infraestructuras están mejor provistas para el peatón (o peores para el coche).

La proporción de los tipos de desplazamientos de las/os zaragozanas/os no se corresponde en absoluto con el espacio público que ocupa cada medio y que adquiere desproporciones “escandalosas”, según apuntaba Chanca, en relación con la peatonalidad. Así, el vehículo privado usa un 68% del espacio público de forma exclusiva, mientras los peatones ocupan un 30%, la bici un 0,8% y el bus y el tranvía un 0,4%, todos ellos medidos respecto a espacios de presencia exclusiva de cada uno de los medios.

Los datos revelan una “ineficiencia y un mal uso del espacio público”, que debería reordenarse para proporcionar mayores áreas de uso exclusivo a los peatones, apuntaba Chanca.

Aparcamientos insuficientes

La ineficiencia es un aspecto que aparece crudamente revelado en la utilización del vehículo privado. El 71% de los desplazamientos se realizan en coches ocupados por una sola persona. Esos vehículos son aparcados en un 50% en espacios privados, mientras el 34% lo hace en la calle. Y aquí surge otro problema generado por los coches: nada menos que 8.000 vehículos estacionan en solares no destinados a tal fin, por la inadecuada relación de oferta y demanda de aparcamientos.

Y siguiendo con las consecuencias negativas de la abundante presencia del coche privado en la ciudad, nada menos que el 78% de las emisiones contaminantes proceden de sus tubos de escape, porque la presencia del coche eléctrico en Zaragoza es prácticamente nula.

El ligero aumento del transporte público, que corresponde en un 26% al tranvía, el 64% al bus urbano y el resto a cercanías y buses interurbanos, no frena la presencia del vehículo privado, cuyos usuarios no acaban de prescindir de él para trasladarse al bus o al tranvía, donde es mayoritaria la presencia de mujeres.

El demandado corredor este-oeste (tranvía y bus) ayudaría a paliar esa circunstancia y potenciaría el uso del transporte público. Esta nueva infraestructura junto a la potenciación de la intermodalidad, muy poco practicada ahora por la ciudadanía pero ampliamente demandada, ayudaría a hacer más sostenible y eficiente la movilidad urbana, fin último del PMUS, cuya vigencia se prevé para los próximos ocho años.

Compartir vehículos para reducir su presencia en las calles, lema de la Semana de la Movilidad

La movilidad compartida, es decir, la utilización de vehículos por varios usuarios para evitar su excesiva presencia en calles y carreteras, es el lema de la Semana Europea de Movilidad que se va a celebrar en Zaragoza del 16 al 22 de septiembre. La iniciativa pretende promover un tipo de movilidad urbana más limpia y sostenible, con menos coches privados en las calles y un incremento del uso del transporte público, de la bicicleta y de los desplazamientos a pie.

La movilidad compartida no es lo mismo que el transporte público, pero sí incluye la utilización conjunta por parte de varios usuarios de un mismo vehículo de transporte público, como puede ser un taxi o un autobús.

Desde la Agencia de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, organizadora del evento, se subraya que la movilidad compartida es un concepto que forma parte del concepto más amplio de economía colaborativa o economía compartida, definida en la agenda europea para la economía colaborativa como una variedad de «modelos de negocio donde las actividades se proporcionan mediante plataformas colaborativas que crean un mercado abierto para el uso temporal de bienes o servicios suministrados a menudo por particulares».

Las actividades incluidas en la economía colaborativa se estructuran en torno a plataformas intermediarias que vinculan el servicio y el usuario.

Webs y aplicaciones para compartir

En el caso de la movilidad compartida ese tipo de plataforma suele ser a menudo un sitio web o una aplicación para dispositivos móviles que permite a los usuarios registrados reservar y pagar por el uso de un vehículo, reservar un trayecto en coche compartido o usar un taxi compartido o un servicio de minibus bajo demanda.

Los organizadores de la Semana de la Movilidad consideran muy necesario promover este tipo de desplazamientos compartidos en Zaragoza, porque las estadísticas indican que más del 70% de los movimientos en coches particulares son realizados por un solo ocupante, o porque compartir un servicio de taxi es todavía una práctica testimonial.

Frente a ese uso individualizado del transporte, que congestiona la ciudad y contamina el aire, se aboga por la movilidad compartida, que contempla el uso común de coches, bicicletas, vehículos motorizados de dos ruedas u otro tipo de vehículos similares, así como la reserva conjunta de taxis o microbuses o autobuses para desplazamientos urbanos o interurbanos.

La Semana de la Movilidad contempla además el desarrollo de una amplia serie de actividades que en esta edición van dirigidas sobre todo a la reducción del número de vehículos que circulan por la ciudad a través de la movilidad compartida, pero también “el uso de vehículos limpios o el fomento de la movilidad activa para que la movilidad compartida sea más respetuosa aún con el medio ambiente”, señalan sus promotores.

Desplazamientos sostenibles

En esa misma línea se inscribe otra de las pretensiones de la Semana de la Movilidad de reducir la cantidad total de kilómetros que recorren los vehículos a motor, lo que implica un aumento en el reparto modal en favor de modos activos, tales como caminar o ir en bicicleta (sin emisiones contaminantes) y el uso de transporte público (menos emisiones por persona en comparación con el uso individual de coches).

La Semana de la Movilidad es una iniciativa europea que anima a las autoridades locales a introducir y promover medidas de transporte sostenible e invita a la ciudadanía a probar alternativas al uso del coche, fomentando el desarrollo de buenas prácticas y la implantación de medidas permanentes para propiciar una movilidad más sostenible y humanizada.

En la semana zaragozana se va a hacer especial hincapié en el conocimiento y debate de las medidas auspiciadas por el Plan de Movilidad Urbano Sostenible de Zaragoza, que se encuentra en fase de elaboración. Junto a ello, se va a tratar también de implicar al tejido social, empresarial y administraciones públicas en la celebración de la Semana Europea de la Movilidad.

Actividades

La Semana de la Movilidad comenzará el sábado 16 de septiembre con la presentación del Pacto por la Movilidad Sostenible, suscrito por los actores zaragozanos implicados en todo lo relativo a los desplazamientos y transporte por la ciudad.

A partir de ahí, las actividades del evento incluyen inspecciones técnicas de bicicletas, rutas en bici, debates sobre la movilidad del futuro, rutas a pie, visitas al centro municipal de control de tráfico y a un punto de recarga de vehículos eléctricos o proyecciones cinematográficas relacionadas con la movilidad.

La  Semana culminará el viernes 22 de septiembre, en que se celebra el Día Mundial sin Coches. Esa jornada contempla una visita al Tranvía y también cortes de tráfico en entornos de centros escolares, así como cortes de tráfico en vías del centro de la ciudad, donde, además, se impartirán lecciones de educación de calle.

Más bici, peatón y bus urbano para frenar al coche particular en el futuro plan de movilidad

Más espacio e infraestructuras para ciclistas, peatones y transporte público en detrimento del coche. El futuro Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Zaragoza (PMUS) apostará por más vías ciclistas, más aparcamientos en superficie y en subterráneo para bicis, Policía Local ciclista, nuevas tecnologías aplicadas al tráfico ciclista, más y mejores rutas seguras peatonales, prioridad en los cruces para viandantes y, sobre todo, para el transporte público, más peatonalización de calles, ensanchar aceras, más carriles exclusivos para los autobuses…. Son algunas de las propuestas del proceso de participación del plan de movilidad culminado este mes de junio, que propugna seguir reduciendo la presencia del coche particular en las calles de Zaragoza.

En los últimos años se calcula que el vehículo privado ha reducido un 30% su aparición en el centro de la ciudad. Pero los representantes de casi medio centenar de organizaciones participantes en la elaboración del futuro plan de movilidad sostenible, que han trabajado en cuatro talleres diferentes (transporte público, bicis y peatones, mercancías y coche particular), consideran que las restricciones al tráfico privado a motor deben continuar para facilitar una movilidad y un urbanismo más humano, más sostenible y menos contaminante.

Restricciones al coche

Aparte de las ya mencionadas, el plan de movilidad optará por otras medidas disuasorias contra el coche, o al menos, para su uso restringido y menos lesivo, como la ampliación de las vías con velocidad limitada a 30 km/h, extender el aparcamiento regulado a toda la ciudad, potenciar la rotación en los aparcamientos de superficie, crear más aparcamientos disuasorios en zonas periféricas y fomentar el uso del coche compartido en la empresa.

La guerra contra el coche que pretende desarrollar el futuro plan de movilidad abarcará también la promoción de  “un urbanismo equilibrado que no estimule el uso del automóvil”, y propiciará los vehículos eléctricos con  puntos de recarga en todos los aparcamientos, además de ampliar la red de suministro de combustibles y energías menos contaminantes para vehículos privados y públicos.

La estrategia contra el coche privado que prevé el plan contemplará potenciar la movilidad ciclista, peatonal y mediante transporte público. Uno de los aspectos en que se propone incidir de manera especial es la seguridad. El PMUS considera que la falta de protección de vías ciclistas y peatonales desincentiva el uso de la bici y los desplazamientos a pie.

En ese sentido, el documento provisional  apuesta por “crear vías ciclables seguras en calzada e itinerarios radiales, que fomente la conectividad entre barrios y el acceso a los polígonos, y de aparcamientos de bicis (seguros y techados)”. Esa apuesta por la seguridad se reforzaría con la creación de una unidad ciclista de la Policía Local, así como con el desarrollo de un urbanismo de proximidad, habilitando supermanzanas o caminos escolares, entre otras medidas.

Más bici, más tráfico peatonal y más transporte público

Respecto al tráfico peatonal, se inclinan, entre otras cosas, por “definir e implementar rutas peatonales seguras y amigables en el centro y en los barrios: frecuencias semafóricas, paso de peatones, minorización de la velocidad, pasos elevados en vías de alta capacidad y/o velocidad…”

En esa potenciación de la movilidad ciclista y peatonal jugaría un papel destacado la intermodalidad con el transporte público, mediante aparcamientos para bici junto a paradas de bus urbano y en parkings privados, además de la creación de itinerarios peatonales de apoyo intermodal.

En cuanto a la tercera pata del nuevo plan de movilidad, el transporte público, los participantes en la elaboración del documento, que ya se puede consultar en la web municipal, no mencionan apenas el tranvía en sus propuestas ni hablan de su segunda línea, si bien apuestan por relanzar el transporte ferroviario de cercanías.

Las proposiciones se centran en el bus urbano, para el que demandan una medida ya adoptada para el tranvía, como es la preferencia semafórica en determinados cruces.

El plan también prevé una reordenación de las líneas de autobús urbano e interurbano, la implantación de más lanzaderas para llegar a polígonos industriales, así como la creación de “un corredor transversal que dé servicio al conjunto de la ciudad”.

En cuanto al transporte de mercancías en el entorno urbano, el plan apostará por reducir sus efectos contaminantes y perjudiciales para la movilidad sostenible, mediante el impulso de bicis, furgonetas eléctricas y triciclos eléctricos para el transporte de mercancías final (de última milla), optimizar los horarios de reparto, regular en tiempo y usos las zonas de carga y descarga, así como habilitar de forma provisional zonas azules y naranjas de aparcamiento para uso de transportistas.

Forma de trabajo utilizada en el proceso participativo del PMUS

Conclusiones y problemática

En sus conclusiones finales, los participantes en este primer borrador del PMUS consideran que la gestión de la movilidad sostenible debe sustentarse en tres pilares: el primero, de carácter social, preservando “la calidad de vida de la ciudadanía, la igualdad de oportunidades y el acceso a bienes en condiciones de equidad”; en segundo lugar, una dimensión económica, que permita “conjugar los intereses del sector transporte y los costes crecientes que supone”; por último, una determinación ambiental que aborde “los problemas de contaminación atmosférica, el ruido y los impactos que se generan”.

Para los redactores del documento, la asunción por parte de la ciudadanía de la necesidad de aplicar una movilidad sostenible en Zaragoza, más amable con el factor humano y más equilibrada con el entorno, pasa por el desarrollo de políticas sustentadas en cuatro ámbitos: “infraestructura, normativa, gestión de la movilidad y educación, formación y sensibilización de los/as usuarios/as”.

En cuanto a la problemática detectada para aplicar una adecuada movilidad sostenible, los autores del diagnóstico apuntan numerosas deficiencias, entre las que cabe mencionar la presencia de una normativa desactualizada, así como dispersión competencial e institucional para regular la movilidad, que carece de planificación.

También se incide en que la escasa presencia de carriles bici propicia la circulación de bicicletas por zonas indebidas y peligrosas.

En el documento se alerta de forma especial sobre el “desconocimiento en temas de priorización de la vía pública en todos/as los/as
usuarios/as. Ello genera peligrosidad, accidentalidad, mala convivencia y conflictos”.

Las censuras hacen hincapié en la movilidad peatonal porque, según el diagnóstico participativo del PMUS, no existe en Zaragoza una red de calles peatonales interconectadas y además las zonas peatonales están “aisladas y mal distribuidas”. Por otro lado, se denuncia la ocupación habitual de aceras por motos, terrazas o mupis, mientras “persisten barreras urbanísticas para personas con discapacidad”.

En cuanto a la eficiencia del transporte urbano y de mercancías, se alerta sobre la contaminación que ambos propician, así como la lenta introducción de vehículos eléctricos.

Y en relación con la gestión de la movilidad, se demanda una mayor incorporación de las nuevas tecnologías.