comida

Cada aragonés desperdicia 147 kilos de comida al año

Contribuir a la construcción de una sociedad más sostenible, integrada, justa y eficiente. Este es el objetivo del Código de Buenas Prácticas frente al Desperdicio Alimentario que hoy han firmado Ecodes, el Consulado General del Reino de Marruecos en Tarragona, Lleida y Aragón y el Gobierno de Aragón por iniciativa de la Dirección General de Protección de Consumidores y Usuarios. Según un estudio encargado por el departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales, los aragoneses han reducido entre 2015 y 2017 los kilos de comida que desperdician por persona y año en un 11%, pasando de 165 a 147.

Los encargados de rubricar el acuerdo de colaboración han sido la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto; la cónsul general del Reino de Marruecos en Tarragona Lleida y Aragón, Saloua Bichri y el director de Ecodes, Víctor Viñuales. ha estado presente la directora general de Protección de Consumidores y Usuarios, Ros Cihuelo.

La consejera ha señalado que este código se elaboró para evitar el desperdicio alimentario porque, ha dicho, “mientras tenemos una parte del mundo con problemas de alimentación, el desperdicio alimentario en el mundo desarrollado es grande”. Por ello, ha recordado que se planteó este código para concretar la colaboración entre las diferentes administraciones y el sector privado, siempre trabajando los objetivos de desarrollo 2030.

Pero, ha apuntado, “para concienciar a la sociedad hay que concretar este tema, tanto a nivel individual de los ciudadanos como en la relación con entidades, empresas y sectores, y un ejemplo de ello es la firma de hoy”.

Código de buenas prácticas

El código de buenas prácticas se compone de una serie de puntos, entre ellos establecer alianzas entre las administraciones públicas, el sector privado y la sociedad civil en la lucha frente al desperdicio alimentario; trabajar en línea con el “ODS 12: Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles” y concretamente la meta “de aquí a 2030, reducir a la mitad el desperdicio de alimentos”.

Además, el código pretende facilitar las relaciones de colaboración entre los diferentes actores de la cadena alimentaria de manera que se facilite la gestión del desperdicio alimentario; ayudar a otras entidades a luchar frente al desperdicio alimentario compartiendo información, experiencias de éxito y buenas prácticas que puedan ser referencia para entidades homólogas de cada sector.

Acciones e iniciativas

Y finalmente, este código también busca introducir acciones e iniciativas para la lucha frente al desperdicio alimentario en nuestras organizaciones y memorias anuales; visibilizar y poner en valor a lucha contra el desperdicio alimentario como palanca para el cambio cultural; y trabajar en la comunicación, sensibilización y formación hacia el consumidor de las mejores prácticas para luchar frente al desperdicio alimentario.

Poner en común las iniciativas, recursos y puesta en realidad de las buenas prácticas de la entidad, en la página web consumoresponsable.org con objeto de implicar en estos compromisos al mayor número de consumidores, empresas y entidades.

Tras la firma del convenio, se ha entregado a los responsables (de origen marroquí) de 5 establecimientos ubicados en Aragón de diplomas de adhesión a este código de buenas prácticas.

Adhesiones

El Código de Buenas Prácticas se puso en marcha en 2018, año en el que se adhirieron al mismo 12 empresas y entidades. En el transcurso de 2019 ya lo han hecho otras 14, ascendiendo a un total de 32 con el consulado de Marruecos y los cinco adheridos de origen marroquí.

Además de promover el código, Gobierno de Aragón y Ecodes impulsaron una “Guía de buenas prácticas frente al desperdicio alimentario” en la que se describe el escenario, las causas, la problemática y se ofrecen consejos para los ciudadanos sobre diferentes cuestiones vinculadas a este tema: hábitos en la planificación de la compra, almacenaje y conservación de los alimentos, programación de electrodomésticos…

FCC pasa al Ayuntamiento la factura de una comida de chuletón como gasto de Parques y Jardines

El concejal de Servicios Públicos, Alberto Cubero, ha denunciado este martes 19 de marzo que la empresa FCC está hinchando el coste del servicio de Parques y Jardines que tiene adjudicado, mediante facturas ajenas a la realización de los trabajos en zonas verdes. Como ejemplo, Cubero ha aportado una factura de una comida de tres comensales en un restaurante de Madrid por importe de 87,70 euros. Los servicios municipales están analizando toda la documentación aportada por FCC para tratar de justificar un incremento del 30% en el coste de los trabajos en zonas verdes.

La polémica factura mostrada por el citado edil a la prensa corresponde al restaurante Bamberg de la capital estatal, está fechada el 26 de septiembre de 2018 y el menú consistió en anchoas de Santoña y chuletón de ternera.

Cubero ha insistido en que FCC “son unos sinvergüenzas” por intentar que el Ayuntamiento asuma el pago de “facturas que nada tienen que ver con la realización de los servicios de mantenimiento de las zonas verdes de la ciudad. Los impuestos que pagan los zaragozanos no están para abonar anchoas y chuletón”.

Pagos paralizados

El gobierno municipal paralizó el pasado verano el pago de las obligaciones trasladadas por FCC por mantenimiento de zonas verdes, al sospechar que las facturas estaban hinchadas y exigió a la empresa una detallada información sobre gastos y mantenimiento. La empresa ha enviado este mes de marzo al Consistorio la documentación relativa a los meses de septiembre a diciembre de 2018, ha informado Cubero.

El concejal ha subrayado que la aparición entre esos informes de la factura del restaurante madrileño “y otras que estamos examinando en el área de servicios públicos, demuestran que FCC está hinchando de forma injustificada las certificaciones”.

La empresa sigue asumiendo el servicio de Parques y Jardines por el que cobra mediante reconocimiento de obligaciones desde hace más de un año en que venció la contrata, a la espera del nuevo pliego de condiciones, que la propia FCC ha recurrido cuatro veces al Tribunal de Contratos, por lo que Cubero le acusa de estar paralizando la nueva contrata porque incluye cláusulas sociales para la plantilla.

Imagen de la factura de la comida de chuletón

Un 30% de incremento

El concejal de Servicios Públicos y miembros de su gabinete han precisado que la facturación habitual de FCC por el servicio de Parques y Jardines suele ser de un millón de euros mensuales. Pero a partir de marzo de 2018 el coste se ha ido elevando hasta llegar por encima de los 1,3 millones al mes.

A este respecto han explicado que el 90% del monto del servicio corresponde a pago de nóminas y a mantenimiento de maquinaria. “Con la misma plantilla y la misma maquinaria, es muy extraño que en el 10% restante se produzca un incremento de costes por encima del 30%”, señalan los técnicos de Servicios Públicos.

El concejal y sus colaboradores han insistido en que se han detectado otras facturas sospechosas respecto a mantenimiento de la maquinaria, pero también algunas “relativas a cuestiones que en principio no parece que tengan nada que ver con el cuidado de zonas verdes”, ha indicado Cubero.

Pagar lo que corresponda

El concejal de ZeC ha apuntado que “si FCC es capaz de presentar estas facturas a un gobierno municipal que se ha mostrado especialmente escrupuloso con el control de las contratas, no quiero pensar lo que han estado haciendo en todos los años que llevan asumiendo servicios públicos con gobiernos locales que apenas las han controlado”.

Pese a la aparición de estas aparentes irregularidades, Cubero ha dicho que el Ayuntamiento abonará a FCC “lo que corresponda a trabajos de mantenimiento de Parques y Jardines. No se ha pagado nada todavía desde agosto porque no habían pasado la justificación de gastos. Ahora la estamos examinando y sólo pagaremos lo que corresponda al servicio”.

A esto ha añadido que se exigirá a la empresa que solucione su conflictividad laboral, “porque los trabajadores tienen razón”, ha asegurado Cubero. Precisamente estos días los trabajadores llevan a cabo movilizaciones para reclamar la aplicación del convenio de empresa. Hoy mismo han protagonizado una concentración a las puertas del Ayuntamiento (foto superior de Daniel Marcos).

También ha añadido Cubero que a tenor de lo que está ocurriendo con las empresas que detentan importantes contratas municipales, “está claro que debemos apostar por la gestión pública de estos servicios, aunque sólo sea por decencia”.

–El latido del comercio cercano– Tienda ZarÁfrica: Un pequeño supermercado africano en Delicias

A un lado, sacos de arroz de Malí, botellas de aceite de palma, paquetes de mijo, botes de crema de cacahuete… Al otro, todo tipo de cosméticos (cremas faciales, cremas corporales, tintes, champús, gel, etc.) específicos para personas de raza negra, para su piel tostada y su pelo prieto y rizado. Al fondo, postizos de cabello artificial de diferentes longitudes y texturas para que las chicas disimulen su pelo afro y luzcan melenas al estilo imperante en su sociedad de acogida. ¿Es un mini-supermercado, es una tienda extraña, qué productos son esos, tan exóticos?

La zaragozana europea que visite por primera vez ZarÁfrica no dejará de sorprenderse. Desde luego, no es un comercio orientado a sus gustos y necesidades cotidianas. Lo cual no quita para que pueda encontrar productos, sobre todo alimenticios, bien sanos y sabrosos pese a que no formen parte de su dieta habitual.

Un pequeño reducto incrustado en lo más profundo de Delicias para tratar de satisfacer a una parte de la abundante colonia inmigrante, especialmente la proveniente del África subsahariana, pero también con oferta dirigida a los latinoamericanos.

“El 80% de la clientela es africana, pero también acuden muchas latinoamericanas, sobre todo, mestizas o negras”, explica la dueña del negocio, Beatriz Mutio, una keniata de sonrisa permanente que habla un castellano perfecto. No en vano, lleva en tierras aragonesas desde 1995, primero en Barbastro y luego en Zaragoza.

Beatriz pesa arroz con la oferta de cosmética de fondo. Foto: Juan Manzanara

Una comerciante novata pero testaruda

Su historia, llena de sorprendentes avatares, se enmarca dentro del perfil más o menos habitual del inmigrante africano. Llegó a Aragón con nada y tras numerosas vicisitudes y duros trabajos normalmente no muy bien pagados, gracias a una vida austera y sacrificada, logró acumular unos ahorros que le permitieron hacerse con la tienda que hasta el verano de 2016 regentaba una chica nigeriana.

“Me metí en esto sin tener ni idea de nada. Además, nadie me asesoró ni me indicó por dónde debía dirigir mis pasos comerciales y empresariales”, rememora Beatriz Mutio. Su problema inicial más arduo fue contactar con proveedores de productos africanos. Los acabó localizando a través de Internet, “sin conocer a nadie”, y no todos resultaron fiables.

Ante ese panorama, no es de extrañar que se lanzara a realizar compras de material excesivas y poco acertadas, además de establecer precios para sus productos que se alejaban de las posibilidades de su clientela. El resultado inicial del negocio fue un pequeño desastre del que todavía se está recuperando esta emprendedora llena de energía, simpatía y testarudez quizá proveniente de su ya dilatado trato con aragoneses.

Para paliar las cuentas negativas y en vista de que con la cosmética lograba márgenes comerciales más holgados, hubo unos meses en que la tienda se especializó en los afeites para cuerpo y cabello y la comida quedó relegada.

Pero la clientela africana expresó su malestar y Beatriz hubo de retornar a los inicios: a un lado la comida, al otro, la cosmética. Las costumbres de sus consumidores se impusieron a los intereses comerciales para tratar de salvar el negocio.

En cualquier caso y a pesar de los duros momentos iniciales, la iniciativa comercial ha ido tomando pulso y en octubre de 2018 el balance comercial ha sido ya positivo, “aunque vivo al día, sin apenas gastos, y todavía arrastro cuantiosas deudas de mi desacertada gestión inicial”, explica la dueña de ZarÁfrica.

Un excepcional cliente masculino comprando en ZarÁfrica. Foto: Juan Manzanara

Ampliación

Además, como es una mujer que no se arredra ante nada, Beatriz Mutio ya está pensando en ampliar el local, transformando en zona comercial una amplia trastienda que ahora ejerce de trastero. Con ello quiere ganar espacio para más estantes de comida y cosmética, además de otros productos con los que enriquecer su oferta mercantil.

“Mi idea es que la tienda sea un pequeño supermercado al estilo y con productos africanos”, recalca con decisión esta keniata perfectamente asentada en la cultura occidental y ejemplo de que con trabajo e inteligencia se puede salir adelante desde las situaciones más comprometidas.

En ello ha jugado un papel estelar el carácter afable y acogedor de Beatriz Mutio. De hecho, muchas de las clientas (a la tienda entran sobre todo mujeres), además de comprar, charlan de forma distendida con esta tendera singular. Y en bastantes ocasiones los temas trascienden lo puramente comercial. La cosmética da mucho juego para ello, pero es que Beatriz ejerce también de consultora y asesora para personas que en ocasiones se muestran un tanto desvaídas ante un idioma, una organización social y humana que les son ajenos y no siempre acogedores.

La comerciante keniata se muestra comprensiva con la, a menudo, comprometida situación laboral, económica y administrativa de buena parte de su clientela, lo que se traduce en flexibilidad en cobros, ajustes máximos de precios y asesoramiento permanente en las compras y en la manera de desenvolverse en un entorno hostil.

Beatriz ordena la zona de los postizos. Foto: Juan Manzanara

El curioso ‘rincón del pelo’

Pese a que su clientela es mayoritariamente femenina, una parte de los estantes dedicados a productos de cosmética contienen productos específicos para hombres, “aunque en la mayor parte de las ocasiones se los compran ellas, sus mujeres o novias”, señala con un deje de ironía Beatriz.

Por supuesto, también son abundantes los champús y cremas para niños, aunque la estrella de la oferta comercial son los cabellos postizos. Es muy habitual la presencia de varias chicas jóvenes en el ‘rincón del pelo’, repasando una y otra vez los diferentes modelos, en los que, a pesar de que la propuesta de ZarÁfrica es bastante asequible, “gastan mucho dinero”, asegura la comerciante africana.

Todas ellas disponen de atención permanente por parte de Beatriz Mutio, que se multiplica pesando arroz, dando explicaciones sobre lociones o comparando pelucas cuando se acumula la clientela en su estrecho local. Es el modelo perfecto de tienda de barrio, con asistencia personalizada, exhaustiva y amable con cualquier cliente.

Ahora, la emprendedora keniata está ilusionada con mejorar las prestaciones de su negocio, por lo que va a contactar con los servicios municipales que asesoran en este tipo de iniciativas.

Tiene claras las posibilidades de la empresa y quiere ampliarla y mejorarla, sin grandes ambiciones, sólo para vivir con algo más de holgura y para poder satisfacer la demanda de una clientela a la que esta tienda le permite superar parte de la añoranza que sienten por su tierra de origen.

Las solicitudes de ayudas urgentes en el primer trimestre bajan casi un 3% respecto a 2017

El Ayuntamiento de Zaragoza registró, en el primer trimestre de 2018, un total de 9.717 solicitudes de ayudas de urgencia en la red de centros de servicios sociales. Respecto al mismo periodo del año anterior esta cifra supone un ligero descenso, cifrada en un 2,8%. Así lo ha dado a conocer la consejera municipal de Derechos Sociales, Luisa Broto, durante la comisión del ramo celebrada este martes. El importe de las ayudas concedidas a 31 de marzo de 2018 se eleva a 2.493.773 euros lo que supone una disminución de 63.682 euros respecto a 2017, lo que representa un 2,5%.

El importe medio de las ayudas se eleva a 279,54 euros, un 1,49% más elevado que en el mismo periodo del año anterior, que se cifraba en 275,44 euros. El crédito disponible en 2018 para esta prestación se eleva a 9.380.000 euros, de acuerdo al presupuesto inicialmente aprobado.

Las familias o expedientes que han recibido ayuda en los dos primeros meses de 2018 ascienden a 5.697, que han recibido una media de 1,57 ayudas cada una. En 2017 fueron 5.911 familias y, también, 1,57 ayudas de media. El número de familias distintas se reduce un 3,92%.

Aumentan las subvenciones para comida

Por conceptos, las ayudas para alimentación suponen el 53% de las solicitadas y el 44,6% del importe concedido. Las solicitudes de ayuda por este concepto aumentan un 4% en este periodo de 2018 respecto al de 2017, pasando de 4.950 a 5.148. En cuanto al importe medio por ayuda, este se sitúa en 231euros, un 0,06% menor al de 2017, que era de 231 euros.

Las ayudas urgentes destinadas al alquiler vivienda suponen el 15% de las solicitadas y el 24,5% del importe concedido. Aquí se produce un descenso del número de solicitudes de un año a otro, de 1.563 se pasa a 1.460, un 6,5%, y el peso de estas solicitudes sobre el total de las ayudas solicitadas también disminuye, el 3,82%. El importe medio de las ayudas concedidas es de 479 euros, un 0,41% más que el año anterior, que fue de 477 euros.

Las ayudas en concepto de energía eléctrica son el 10% de las ayudas solicitadas y el 5,14% del importe concedido. Disminuye el número de solicitudes, cifrado en un 27%. De 1.325 en 2017 se pasa a 967 en 2018. El importe medio de las ayudas concedidas es de 143 euros, un 4,72% superior al año anterior, que fue de 137 euros.

Resoluciones más rápidas

Las solicitudes de ayudas para el pago del comedor escolar son el 4,40% del total y el 6,04% del importe concedido. Respecto al año precedente, se reduce el número de solicitudes, cifrado en un 20,4%, pasando de 538 en 2017, a 428 en 2018. En cuanto al importe medio por ayuda, este se sitúa en 378 euros, un 6,21% superior al correspondiente a 2017, que era de 356 euros.

Respecto a los tiempos de resolución de las ayudas de urgencia a fecha 31 de marzo de 2018, Broto ha indicado que se tarda 2,7 días en la resolución de ayudas de urgencia alimentación y seis días de media en el resto.

Comparando esta cifra con los tiempos de resolución de 31 de marzo de 2016 se refleja el descenso, ya que entonces era de entre seis y ocho días en las ayudas de urgencia en alimentación y 15 días de media en el resto.

Miles de personas comen gratis en plaza del Pilar y se llevan a casa alimentos que se iban a desechar

La plaza del Pilar de Zaragoza se ha convertido este sábado 21 de octubre en un enorme comedor donde miles de personas han tomado gratis alimentos en perfecto estado que iban a ser desechados, una iniciativa contra el despilfarro que se ha celebrado por primera vez en el Estado español y que ya había tenido lugar en ciudades como Londres, Nueva York, París, Roma o Bruselas. La iniciativa #ZaragozaNoTiraComida ha superado las previsiones al haberse repartido más de 6.400 raciones de alimentos elaborados y más de 500 kilos de fruta y verdura frescos.

El evento esperaba alcanzar el reparto de 5.000 raciones. Pero fuentes municipales han apuntado que se han superado las expectativas y se han repartido finalmente más de 6.400 raciones, que podían degustarse en la plaza o llevarse a casa, hasta las 17.00 horas y de forma escalonada, por lo que asegura que la organización se ha mostrado muy satisfecha.

Refuerza este sentimiento el hecho de que varias entidades de la ciudad que no habían sido convocadas hayan llevado alimentos de sus propios excedentes para que fueran repartidos.

Colaboraciones

Más de 300 voluntarios han participado en este evento organizado por la Federación Aragonesa de Solidaridad (FAS) y apoyado por el Ayuntamiento para concienciar a la ciudadanía de que cada año se tiran en el Estado español 7,7 millones de toneladas de alimentos, una cifra “escalofriante” que choca con los millones de personas en el mundo que pasan hambre.

En total, con la colaboración de distribuidores, supermercados y agricultores, se han recogido a lo largo de esta semana cuatro toneladas de alimentos en perfecto estado que iban a ser desechadas por diferentes causas, como por un exceso de producción o por no cumplir los criterios estéticos marcados para su comercialización.

Para cocinar todos estos alimentos y dar de comer a 5.000 personas, el reto marcado por la organización, se ha preparado un gran dispositivo que ha contado con la ayuda del Ejército, que ha dejado para la ocasión dos carros-cocinas.

Voluntarias y voluntarios junto a las perolas del rancho

Voluntarias y voluntarios

A lo largo de toda la mañana trescientas/os voluntarias/os han preparado en estas instalaciones los cuatro menús previstos a base de garbanzos, pasta, arroz y verdura en una plaza del Pilar donde ha habido también talleres para aprender cómo colocar los alimentos en el frigorífico para su mejor conservación o cómo elaborar mermeladas con frutas ya demasiado maduras.

Entre estas voluntarias se encontraba Esther Peyrolón, quien no ha dudado en ponerse “manos a la obra” para concienciar a la ciudadanía sobre el despilfarro de alimentos, ha indicado a Efe mientras cortaba a dados tomates que los propios voluntarios han recogido esta semana de la huerta zaragozana.

Junto a ella se encontraba Mayca Vázquez, una joven alumna de la Escuela de Hostelería TOPI de Zaragoza, donde esta semana, junto a sus compañeros, han cortado más de 800 kilos de verdura para esta ocasión.

Esta iniciativa, que ha convertido a Zaragoza en “la capital del mundo contra el despilfarro”, ha querido poner el foco también en un efecto secundario que provoca el desperdicio de alimentos: la generación de residuos y su impacto en el medio ambiente.

Desde la FAS han querido cerrar ese “círculo” y, por eso, el menú se ha servido en “vajilla compostable” con la que generar después un residuo orgánico de calidad que se destinará a los huertos de los centros escolares de la capital aragonesa, ha afirmado Edurne Caballero, de FAS.

La jornada ha tenido hueco también para el humor

Una vida digna

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, que se ha acercado a conocer todo el dispositivo desplegado, ha comentado que los ayuntamientos del cambio llevan tiempo asegurando que la lucha por la vida digna implica combatir el cambio climático y la desigualdad.

Y esta iniciativa promovida por la sociedad civil, que favorece el “comercio de proximidad” y “la huerta zaragozana”, se enmarca dentro de este objetivo, según Santisteve.

En representación del consistorio, la concejal Teresa Artigas ha participado en la comida que ha comenzado sobre las 13.30 horas y ha insistido en que una parte de los productos de los hogares no son consumidos.

De los 7,7 millones de toneladas de alimentos desperdiciados en España al año el 40 % son desechados en la cadena de producción, un 15 % en la restauración, un 5 % en la distribución y un 40 % en los hogares, de los cuales la mayoría son tirados a la basura sin haber sido consumidos, ha indicado Oriol Gavín, de FAS.

Capital mundial de la lucha contra el desperdicio de alimentos

El alcalde de la capital aragonesa, Pedro Santisteve, acompañado por la concejal de Movilidad y Medio Ambiente, Teresa Artigas, ha visitado este sábado, en la plaza del Pilar, el evento #ZgzNoTiraComida. Ha asegurado que este acto ha convertido a la ciudad por un día en la capital del mundo contra el desecho de alimentos, con un acto multitudinario en el que se ofrece comida gratis a 5.000 personas.

Esta iniciativa está promovida por Feeding Zaragoza, organizada por la Federación Aragonesa de la Solidaridad y apoyada por diferentes áreas del Ayuntamiento de la ciudad, con el respaldo de más de 50 entidades. El objetivo es concienciar contra el despilfarro de alimentos e incentivar la lucha contra el hambre.

Se celebra con motivo del quinto aniversario de Feeding ZGZ, una actividad en la que se dio de comer a mil personas en el Campus San Francisco con la misma idea de no tirar alimentos. Para esta ocasión, cerca de 300 voluntarios han recolectado, procedentes de más de 20 productores y entidades comprometidas con el evento, un total de 1.300 kilos de fruta, 300 kilos de arroz y pasta y garbanzos y más de 2.000 kilos de otros productos como bollería, pan y verduras.

Una vida digna

En declaraciones a los medios de comunicación, el alcalde de Zaragoza ha expuesto que llevan tiempo diciendo que los conocidos como ayuntamientos del cambio tienen que trabajar por “una vida digna” para los ciudadanos, lo que implica “la lucha contra el cambio climático y contra la desigualdad”. Gracias a este evento, ha continuado, Zaragoza se convierte en “la capital del mundo” contra “el desecho de alimentos”.

Ha destacado que esta iniciativa es importante en el trabajo que realiza el Consistorio para incentivar que se apueste por el comercio de proximidad, por recuperar la huerta zaragozana y por la expansión del producto ecológico. Ha abogado por fomentar que haya un mayor contacto entre productor y consumidor.

En la misma línea se ha mostrado la concejal de Movilidad y Medio Ambiente, Teresa Artigas, quien ha agregado que, en el Estado español, un alto porcentaje de alimentos que se compran no se llegan a consumir y terminan en la basura. Ante esta situación, ha considerado que desde el Ayuntamiento tienen que trabajar por evitar ese despilfarro.

Uno de los cocineros preparando una de las enormes calderetas de la comida popular

Desechos injustificados

La portavoz de la Federación Aragonesa de Solidaridad, Sonia Méndez, ha recalcado la buena acogida que ha tenido esta iniciativa por parte del Ayuntamiento. Además, ha apuntado que, gracias a esta actividad, podrán comer alimentos “en perfecto estado que han sido desechados” unas 5.000 personas en la plaza del Pilar.

“Este evento se ha hecho en otras ciudades del mundo, como París, Londres o Roma, pero es la primera vez que se hace en España y Zaragoza va a ser la ciudad pionera en esta lucha contra el despilfarro de alimentos”. Ha recordado que casi mil millones de personas pasan hambre en el mundo, mientras en el Estado español se desechan 7,7 millones de toneladas de comida al año.

Para cambiar esta situación, ha incidido en que es importante realizar cambios en las legislaciones y concienciar a la ciudadanía. Ha insistido en que el problema de despilfarro de alimentos es “medioambiental a la vez que moral”.

Vajillas que no generan residuos

La representante de la Federación Aragonesa de Solidaridad, Edurne Caballero, ha explicado que se han recogido casi cuatro toneladas de alimentos durante la última semana, tanto de agricultores como de distribuidores y con la colaboración de Mercazaragoza.

“No podían dar salida a esos productos por diferentes causas, algunos por exceso de producción, por no cumplir los criterios estéticos marcados por el mercado o por estar ya demasiado maduros”. Ha relatado que, además, para este evento se han comprado vajillas compostables para no generar residuos.

Por otra parte, Oriol Gavín, también de la Federación Aragonesa de Solidaridad, ha apuntado que durante esta jornada se impulsarán otro tipo de actividades, como talleres de realización de compotas y de organización de la nevera para evitar que los alimentos caduquen.

Este sábado, comida gratis para 5.000 personas con productos desechados pero saludables

La plaza del Pilar acogerá este sábado, 21 de octubre, por primera vez en España, el evento ‘#ZgzNoTiraComida’, que permitirá dar de comer a unas 5.000 personas con alimentos desechado pero en buen estado que, por motivos comerciales o mala planificación doméstica, habrían ido a la basura.

Frente a la Fuente de Goya, en la plaza del Pilar, se instalarán cocinas industriales con grandes fogones donde se cocinarán recetas con alimentos desechados pero consumibles in  ningún riesgo y que los ciudadanos podrán comer en ese momento o llevarlo en fiambreras a su casa.

Para los que opten por comer ‘in situ’ se dispondrá menaje que ha facilitado la Brigada Aragón del Ejército de Tierra, y también colaboran la Escuela de Hostelería TOPI y alrededor de 150 voluntarios.

Además, se han programado diversas actividades de concienciación sobre la sostenibilidad alimentaria desde las 11.00 y hasta las 17.00 horas.

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, y la concejala de Movilidad y Medio Ambiente, Teresa Artigas, asistirán a las 11.30 horas para apoyar la convocatoria, que convertirá a Zaragoza en la capital mundial contra el despilfarro de alimentos.

Lucha contra el despilfarro de alimentos

Esta iniciativa, promovida por Feeding Zaragoza, organizada por la Federación Aragonesa de la Solidaridad (FAS) y apoyada por diferentes áreas del Ayuntamiento municipal, con el respaldo de más de 50 entidades implicadas tiene como objetivo concienciar contra el despilfarro de alimentos e incentivar la lucha contra el hambre.

Se celebra con motivo del quinto aniversario del Feeding ZGZ, cuando en 2012 se dio de comer a 1.000 personas en el campus San Francisco de la Universidad de Zaragoza.

Cerca de 300 voluntarios han recogido de más de 20 productores y entidades comprometidas con el evento, un total de 1.300 kilos de fruta, 300 kilos de arroz, pasta y garbanzos y más de 2.000 kilos de otros productos como bollería, pan y varios tipos de verduras.

Además, cuatro escuelas de primaria han realizado trabajos educativos para evitar el despilfarro de alimentos y la lucha contra el hambre en sus respectivos centros durante toda la semana. También se ha llevado a cabo una importante tarea de sensibilización a través de redes sociales y medios de comunicación.

Una actividad de estas dimensiones no se ha hecho nunca en España, solo en algunas ciudades como Nueva York, París o Londres, bajo el movimiento FeedBack Global https://feedbackglobal.org/ que respalda también #ZgzNoTiraComida, y situará a Zaragoza como una ciudad pionera en el Estado español contra el despilfarro de alimentos.

Programa

A lo largo de la jornada se ha preparado una programación que comenzará a las 11.00 horas con un pasacalles contra el despilfarro que partirá de la calle Alfonso para discurrir por la plaza del Pilar.

Desde las 11.00 horas se sucederán distintas actividades como un ‘Fotocol. Coge la col y hazte una foto de familia’ en la plaza del Pilar a la altura de la fuente de Goya.

Talleres de reaprovechamiento de alimentos y artísticos como ‘DespilfarrARTE’ son otras iniciativas en las que podrán participar los ciudadanos, junto a actividades infantiles como cuentacuentos, talleres de circo, gymkanas y títeres.

A las 12.30 y hasta las 13.00 se dará paso a un Show cooking o cocina en directo con el chef Daniel Yranzo. Entre las 13.15 y las 13.30 horas se podrá escuchar la actuación musical participativa de BAND-eja.

Entre las 13.30 y las 16.00 horas se servirá la comida para 5.000 personas, amenizada musicalmente por Xprésate. Por la tarde, a las 16.30 y hasta las 17.00 horas se ha programado una Batukada a cargo de Samba da Praça.

Desperdicio frente al hambre

Los estudios realizados a este respecto señalan que en todos los procesos que abarca la gestión de los alimentos: producción, envasado, distribución y consumo, se desperdicia una cantidad que supone un tercio del total de lo que se produce; mientras una de cada nueve personas pasa hambre.

Se produce un 60 por ciento más de los alimentos de los que se necesitan, pero cada día 40.000 personas mueren de hambre. “No es una cuestión de cantidad sino de distribución, de acceso a los alimentos. Nuestro sistema actual no es eficiente, ni justo, ni sostenible”, ha señalado el Ayuntamiento de Zaragoza en una nota de prensa.

En todo el mundo se pierde o desperdicia un tercio de los alimentos producidos cada año para el consumo humano, aproximadamente 1.300 millones de toneladas.

En la Unión Europea, alrededor de 89 millones de toneladas de comida, equivalentes a 180 kilos por persona, acaban cada año en la basura. Si se evitara un cuarto del desperdicio de alimentos, sería suficiente para alimentar a los 815 millones de personas que pasan hambre en el mundo.

Comida para 5.000 personas en la plaza del Pilar para concienciar contra el despilfarro de alimentos

Hasta 5.000 personas podrán comer gratis este sábado 21 de octubre en la plaza del Pilar, en un acto multitudinario  (el primero de este tipo en una ciudad española) para concienciar contra el despilfarro de alimentos, que en el Estado español se calcula en 7,7 millones de toneladas por año. Las organizaciones impulsoras de la iniciativa quieren también presionar para que se implante una nueva legislación contra el desperdicio alimentario, como la que ya existe en algunos estados europeos. Los actos se desarrollarán desde las 11 h hasta las 17 h, y además de la comida habrá numerosas actividades.

Las organizaciones de la Alianza Aragonesa contra la Pobreza, promovida por la Federación Aragonesa de Solidaridad (FAS), la asociación Feeding Zaragoza y el Ayuntamiento de Zaragoza impulsan conjuntamente la organización de la macro comida ciudadana, cuyas características se han precisado en un encuentro con los medios de comunicación esta mañana de lunes 16 de octubre, en torno a una mesa de alimentos en perfecto estado recuperados de su destino al basurero.

Movimiento mundial

Las citadas organizaciones ya organizaron en 2012 un evento parecido en la Universidad de Zaragoza, donde se dio de comer a mil personas alimentos en buen estado que iban a ser desechados.

Cinco años más tarde, la zona frente al Ayuntamiento en plaza del Pilar se habilitará este próximo sábado con cocinas industriales móviles cedidas por el Ejército, los Boy Scouts o la Escuela de Hostelería TOPI para dar de comer gratis con ese mismo tipo de alimentos a 5.000 personas.

De esta forma Zaragoza se convierte en la primera ciudad española en incorporarse con esta clase de actos al movimiento Feedback Global contra el despilfarro de alimentos y por el consumo sostenible y responsable. Macro comidas solidarias como la de este sábado en plaza del Pilar se vienen celebrando desde 2011 en Londres (donde nació el movimiento), Nueva York, París, Roma o Bruselas para alertar a la población de que mientras en el Primer Mundo derrochamos, en el Tercer Mundo mueren de hambre.

El evento coincide con la celebración este lunes 16 de octubre del Día Mundial de la Alimentación y el martes 17 de octubre del Día Mundial contra la Pobreza, “dos cuestiones que van muy unidas”, ha resaltado Sonia Méndez, una de las representantes de la FAS implicadas en el acontecimiento, con el que se pretende sobre todo “informar a la gente y concienciarla para evitar el despilfarro de comida. En la plaza del Pilar vamos a dar soluciones para evitar el desecho de alimentos sin motivo y les daremos fiambreras por si quieren llevarse comida a casa”.

Origen de los alimentos

Unos 150 voluntarios van a colaborar en la recogida de los alimentos que se ofrecerán en la comida multitudinaria y participarán junto a las organizaciones convocantes en la explicación de las alternativas al desperdicio injustificado en nuestros hogares. “Le explicaremos a la gente que muchos alimentos que pensamos tirar se pueden reconvertir en mermeladas o en croquetas y enseñaremos a congelarlos”.

Los productos que integrarán el banquete solidario serán donados por agricultores que no pueden comercializarlos “porque no tienen el tamaño adecuado para lo que demanda el mercado: por ejemplo, cebollas demasiado grandes o tomates demasiado pequeños, o porque son frutas demasiado maduras, pero totalmente sanas y consumibles”.

También Mercazaragoza, que ya distribuye a comedores sociales parte de los alimentos en condiciones que se desechan en sus instalaciones, colaborará en la donación de productos.

Lo mismo que algunas superficies comerciales con las que han contactado las organizadoras, y que van a ceder sobre todo productos no perecederos como “paquetes con deficiencias o también, por ejemplo, garbanzos pequeños que no se comercializan”.

Más datos sobre el evento del sábado 21 de octubre y sobre la ideología que lo inspira se pueden consultar en esta web.

Logotipo de la campaña contra el despilfarro de alimentos

Brutal desperdicio

Y todo ello para demostrarnos a todos de que muchos de los productos alimenticios que desechamos son perfectamente consumibles y para tratar de reducir el vergonzoso volumen de alimentos en condiciones que se despilfarran cada año.

El Estado español, según un estudio elaborado por el Ministerio de Medio Ambiente, Agricultura, Pesca y Alimentación, es el séptimo país de la Unión Europea que más comida en buen estado tira, por detrás de Reino Unido, Francia, Italia u Holanda, entre otros. A los basureros españoles llegaron en 2016 hasta 7,7 millones de toneladas de comida en condiciones.

Lo peor es que la mayor parte (un 42%) proviene de los hogares (un 85% de alimentos sin procesar y un 14,4% de recetas cocinadas, es decir, sobras), mientras el 39% restante procede de la manipulación y envasado, el 14% de la restauración y el 5% de la distribución.

Edurne Caballero, de FAS, ha subrayado que para acabar con este despilfarro hay que concienciar a la gente, “de hecho, en los últimos años ha descendido en todo el mundo gracias a la implicación de la población”, pero también era necesaria una legislación que castigue el despilfarro.

Leyes contra el despilfarro

La comida multitudinaria del sábado pretende presionar al Ayuntamiento de Zaragoza y al Gobierno de Aragón hacia la consecución de una normativa propia que regule y sancione el despilfarro de alimentos, como las ya existentes en Italia o en Francia, “donde se reduce el IVA a los supermercados que no tiran comida o se imponen altas multas e incluso se castiga con prisión, esto en Francia, a los grandes despilfarradores”, ha indicado Caballero.

Todo ello para, al menos, conseguir el objetivo que se ha marcado la Unión Europea de reducir a la mitad en el año 2030 la actual cifra de desecho de alimentos en buenas condiciones.

La legislación y la regulación podría intervenir también en el procesado y empaquetado de alimentos que ahora, según ha indicado la representante de FAS, “hace difícil la compra de productos a granel o el ajuste de la compra a las necesidades de los consumidores porque los paquetes suelen exceder el volumen de lo que se precisa”.

Así es difícil que se cumplan las dos máximas contra el despilfarro de alimentos: “Compra lo que comas; come lo que has comprado”.

Programa de actividades

#ZgzNoTiraComida tendrá lugar desde las 11:00 h de la mañana del sábado 21 de octubre con una variada programación para todos los públicos:

PARA COMER

13:30-16:00 Comida para 5.000 personas, amenizada musicalmente por Xprésate.

PARA DISFRUTAR

11:00-17:00 Maestro de ceremonias. Dr. Loncho.
11:00-12:00 Pasacalles contra el despilfarro. Ritmos de Resistencia. Recorrido: C/ Alfonso-Plaza del Pilar.12:30-13:00 Show cooking. Cocina en directo con Daniel Yranzo.
13:15-13:30 BAND-eja, actuación musical participativa. Tachán Teatro.
16:30-17:00 Batukada. Samba da Praça.

PARA HACER

11:00-17:00 Fotocol. Coge la col y hazte una foto de familia.
11:30-12:30 Taller de reaprovechamiento de alimentos. Marta Estopiñán.
13:30-16:00 DespilfarrARTE. Dibuja contra el despilfarro.

PARA PEQUES

11:30-12:30 Taller de Circo. Escuela de Circo Social de Zaragoza.
12:30-13:00 Cuentacuentos “Cuidadín y Gastón”. Hermanamiento León (Nicaragua)-Zaragoza.
12:30-13:30 Gymkana. CERAI.
13:00-15:00 Ordena la nevera. Feeding Zaragoza.
15:00-15:30 Cuentacuentos “Cuidadín y Gastón”. Hermanamiento León (Nicaragua)-Zaragoza.
15:30 -16:30 Títeres. Títeres de la Tía Elena, Títeres Sol y Esther Pérez.

PARA CONOCER

11:00-17:00 Mesas de Buenas Prácticas.
11:00-17:00 Exposición de soluciones al despilfarro. Red de Huertos Escolares Agroecológicos, Ayuntamiento de Zaragoza.