competencia

PSA Opel asegura que invertirá 250 millones en Figueruelas hasta 2021

El grupo PSA invertirá en torno a 250 millones de euros en la planta de Opel en Figueruelas (Zaragoza) en proyectos de mejora energética e innovación tecnológica en los procesos productivos hasta el año 2021 con motivo de la fabricación del nuevo Corsa y su versión eléctrica.

PSA-Opel ha concretado esta inversión y el plazo para llevarla a cabo en la solicitud de ayudas para el desarrollo de estos proyectos convocadas por el Gobierno de Aragón en el marco del impulso al sector automovilístico y su transformación hacia el vehículo eléctrico.

De esta forma, el Ejecutivo aragonés concede un crédito extraordinario a la compañía de hasta 4 millones para ese fin y adjudicará otros 2,7 en concurrencia competitiva a empresas auxiliares, según sendos decretos ley firmados por el presidente aragonés, Javier Lambán, y el consejero de Hacienda, Fernando Gimeno, publicados el pasado viernes en el Boletín Oficial de Aragón.

Según apuntado fuentes de Opel, el proyecto de transformación de la factoría, con cambios iniciados el año pasado para su modernización e impulso de la competitividad, prevé inversiones dirigidas a la fabricación del nuevo Corsa y su versión eléctrica y otros gastos derivados de investigación y desarrollo, proyectos para procesos innovadores de fabricación automatizada e inversiones en Industria 4.0.

Nuevos materiales

Además de a la fabricación de vehículos eléctricos y nuevos modelos de la plataforma PSA, la compañía recoge entre sus objetivos la integración de nuevos materiales en el vehículo, como la estampación en aluminio, o la diversidad de colores en el coche (dos tonos), la mejora de materiales o inversiones de eficiencia energética y mejora medioambiental, según el BOA.

Para Opel, esta inversión demuestra la “importante” apuesta de PSA por la planta de Figueruelas para que sea más competitiva y se pueda adaptar “a los nuevos tiempos”.

El Gobierno de Aragón insiste en el decreto ley en que la pugna entre las compañías automovilísticas exige que Opel acometa ya las inversiones “so pena de quedar retrasada con respecto al resto de competidores en la fabricación de coches eléctricos”, que es “una de las mayores oportunidades comerciales de las próximas décadas”.

Competencia global

Para el Ejecutivo aragonés, el especial entorno de competencia global que caracteriza al sector de la automoción “exige y justifica” este apoyo a Opel, para que pueda competir “en igualdad”, y el impulso de estas actividades contribuirá a su viabilidad a corto y medio plazo.

Al estar prorrogado el presupuesto de la Comunidad, el Gobierno de Aragón ha dispuesto estos créditos por medio de dos decretos ley teniendo en cuenta la limitación temporal de Opel inherente a la fabricación del vehículo eléctrico y la subvención nominativa que recogía el anteproyecto de presupuestos de 2019, que no se aprobó.

Estos decretos ley están pendientes de su convalidación por el pleno de las Cortes de Aragón.

Ayuntamiento recurre al Supremo la sentencia que le impidió cambiar el nombre del Príncipe Felipe

El Ayuntamiento de Zaragoza ha recurrido al Tribunal Supremo la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) que confirmó otra de un juzgado de Primera Instancia que impedía al Gobierno de Zaragoza en Común (ZeC) cambiar el nombre del pabellón Príncipe Felipe por el de José Luis Abós.

El pasado mes de marzo, el TSJA concluyó que la magistrada de Primera Instancia “de manera acertada” aplicó la normativa vigente al tiempo del acto que es objeto de impugnación.

Ahora, el escrito de preparación del recurso de casación ante el Supremo entiende que se ha “infringido” un artículo de la Ley Reguladora de las Bases de Régimen Local en relación con otro artículo de esa misma norma y se “ha vulnerado” así el principio de jerarquía normativa de la Constitución.

También resalta la “falta de congruencia” en la sentencia del TSJA que, según entiende, es “el mayor defecto de la sentencia impugnada”.

Competencia

En el proceso, lo que se ha cuestionado y ahora se debate “es si es ilegal, por ausencia de competencia”, el acuerdo del Gobierno municipal de cambiar el nombre a esta instalación porque, según el TSJA, “la competencia para la asignación de nombres a calles, plazas, avenidas, paseos y establecimientos, centros o instalaciones del Ayuntamiento de Zaragoza corresponde al Pleno”.

El recurrente asegura que “basta la normal lectura” del Reglamento de Protocolo de 2008 para comprobar que “asigna peculiarmente la competencia al Pleno para el otorgamiento de la medalla de la ciudad (art. 27.1), el título de hijo adoptivo y predilecto (art. 29.1) y el de cronista de la ciudad (art. 43), pero no, en ningún caso, para la asignación de nombres a calles, establecimientos, centros o instalaciones municipales”.

El recurso señala también que el asunto que se plantea sobre el cambio del nombre del Príncipe Felipe es “novedoso” y “pendiente de dilucidar” en el sentido de que “nunca” ha expresado el Tribunal Supremo que un Reglamento municipal (en este caso, sobre Protocolo) “puede contravenir válidamente las reglas sobre distribución de competencias establecidas en normas de superior jerarquía, como en este caso la Ley Reguladora de las Bases de Régimen Local. Esta es una cuestión absolutamente novedosa y pendiente de dilucidar.