complejo

Acuerdo sobre la organización y gestión municipal, más compleja y más cara por el pacto PP-Cs-Vox

Los seis grupos municipales han llegado a un acuerdo refrendado este jueves 4 de julio en el primer Pleno de la nueva legislatura, sobre la organización de la gestión en el Ayuntamiento de Zaragoza, que es más compleja, más amplia y más cara, debido a que el gobierno municipal PP-Cs, sellado por los ultraderechistas de Vox, ha extendido áreas y departamentos para satisfacer las ambiciones de ambos partidos. Pese a la novedad del ejecutivo local de derechas, se ha mantenido el habitual entendimiento entre las fuerzas políticas municipales, conformes con sus medios humanos y técnicos para desarrollar su actividad, así como con su presencia en sociedades y patronatos municipales, así como con la distribución de las presidencias de juntas de distrito.

El único punto que no ha salido adelante por unanimidad, al contar con la abstención de toda la oposición (PSOE, ZeC, Podemos y Vox), ha sido el relativo al nombramiento de varios altos cargos no funcionarios, entre los que se incluye el del exconcejal del PP Pedro Navarro.

A ese respecto, la portavoz del principal grupo de oposición, la socialista Pilar Alegría, ha subrayado que su grupo “no va a dar estabilidad a la inestabilidad” que le atribuye al nuevo gobierno municipal del tripartito de derechas, al que ha calificado como “gobierno espejo”, puesto que “cada vez que se miran surge la desconfianza entre ellos”.

Alegría ha insistido en que se trataba de un acuerdo sobre la organización municipal que no es mérito del nuevo ejecutivo, puesto que es “marca de la casa”, y ha recalcado que se estructuraba sobre la base de un gobierno “a tres bandas, porque por muchos eufemismos que le quieran poner, la ultraderecha de Vox es necesaria para aprobar cualquiera de sus iniciativas”.

Críticas de ZeC y Podemos

También se ha mostrado crítico el portavoz de ZeC, Pedro Santisteve, quien ha contrapuesto la actitud del gobierno que presidió la pasada legislatura, “que comenzamos bajando los sueldos y reduciendo asesores”, frente a una estructura pensada “para contentar a los partidos aliados, para ocupar cargos y por intereses partidistas, como siempre ha hecho la derecha”.

En relación con ello, Santisteve se ha mostrado contrario a la distribución del gobierno en ocho áreas, lo mismo que el portavoz de Podemos, Fernando Rivarés, quien ha asegurado que la estructura gubernamental no estaba pensada en lograr una mayor eficacia, “sino en duplicar espacios para satisfacer a los partidos coaligados en el gobierno, para dar puestos a PP y a Ciudadanos”.

Rivarés ha recriminado a representantes de esos partidos que la pasada legislatura “no hacían mas que reclamar austeridad” y ahora que están en el poder, “incrementan el gasto, ampliando una estructura con más asesores, que va a resultar más cara para la ciudad”. “Este gobierno es más caro”, ha sentenciado Rivarés.

Trabajo digno

Pese a las críticas, los grupos minoritarios han expresado su satisfacción por el acuerdo alcanzado en junta de portavoces, que les posibilita para realizar un trabajo digno dentro del Ayuntamiento.

Una de las claves para facilitar la labor de los grupos con menos concejales es que pese a la existencia de ocho áreas de gobierno, éstas se van a reconvertir en cinco comisiones para facilitar el trabajo: se juntarán Cultura y Proyección Exterior con Participación y Relación con los Ciudadanos; Presidencia, Hacienda e Interior con Economía, Innovación y Empleo; y Urbanismo y Equipamientos con Infraestructuras, Vivienda y Medio Ambiente.

A ellas se sumarán las comisiones de Servicios Públicos y Movilidad y la de Acción Social y Familia, mientras que el sistema de plenos no se modifica con respecto al anterior mandato, con una primera sesión mensual para aprobar los asuntos de gestión provenientes de las comisiones y otra, también mensual, dedicada al control del Gobierno y a las iniciativas de los grupos.

Los consejos de administración de las cuatro sociedades municipales -Zaragoza Vivienda, Zaragoza Deporte, Zaragoza Cultural y Ecociudad- estarán conformados por una representación proporcional de los grupos municipales, con tres representantes del PSOE, tres del PP, dos de Cs y uno de ZeC, Vox y Podemos.

La misma fórmula se aplicará en la Gerencia Municipal de Urbanismo y en el Patronato Municipal de las Artes Escénicas y de la Imagen, el de Educación y Bibliotecas, el de Turismo y el Instituto Municipal de Empleo y Fomento Empresarial (Imefez).

Del mismo modo, la oposición mantendrá su representación en las sociedades participadas por el Ayuntamiento de la siguiente manera: Mercazaragoza (PSOE), Centro Europeo de Empresas e Innovación de Aragón (ZeC), Los Tranvías (Vox), Zaragoza Alta Velocidad (Podemos), Consorcio de Transportes del Área de Zaragoza (PSOE y ZeC) y Canal Imperial de Aragón (PSOE y Podemos).

Sólo un distrito para Vox

Por último, se ha pactado también la distribución de las juntas de distrito entre los diferentes partidos, aunque no se han incluido los nombres de sus presidentes.

En este apartado llama la atención que a Vox, cuyos dos votos son cruciales para la gestión del nuevo gobierno, sólo se le atribuye la presidencia de un distrito, cuando en el acuerdo de los ultraderechistas con PP y Cs se contemplaba que aquéllos regirían al menos dos juntas.

Esta circunstancia parece confirmar que el compromiso de los tres grupos de derecha, como ya ha adelantado en más de una ocasión el alcalde Jorge Azcón (PP), incluirá la posterior incorporación de Vox a otras áreas de gobierno, tal como les han exigido desde el primer momento los representantes de la ultraderecha, de forma que se garantice su imprescindible respaldo al Ejecutivo de la derecha.

Finalmente la distribución de los distritos queda de la siguiente forma: los populares presidirán Centro, Universidad, Casco Histórico, Oliver-Valdefierro y Santa Isabel; los socialistas se quedan con Las Fuentes, El Rabal, Delicias y La Almozara; Ciudadanos ostentará las juntas de San José, Distrito Sur y Miralbueno; ZeC obtiene la Junta de Torrero, Vox la de Casablanca y Podemos el distrito Actur-Parque Goya.

Luz verde a Torre Village, que pagará 2,7 millones al Ayuntamiento

La Gerencia de Urbanismo ha aprobado el convenio para el centro comercial y de ocio de Torre Village, impulsado por Iberebro, empresa de la familia Solans, dueña de Pikolin, y ha llegado a un acuerdo con los impulsores del ‘outlet’ en las antiguas instalaciones de Pikolín por el que estos pagarán 2,7 millones de euros al Ayuntamiento de Zaragoza por el aprovechamiento urbanístico de los suelos.

El consejero municipal de Urbanismo, Pablo Muñoz, ha explicado que al Ayuntamiento le corresponde un 10 por ciento de los suelos donde se levantará el ‘outlet, pero como “no queremos un cacho de centro comercial” se ha llegado al acuerdo de que esa parte se aporte en dinero que, tras varias negociaciones, se ha acordado que sean 2,7 millones frente a los 922.000 euros iniciales.

Este acuerdo se someterá a exposición pública y en un par de meses se podría materializar el pago y la cuantía se destinará a patrimonio público de suelo, ha informado Muñoz.

En rueda de prensa, ha detallado que la Gerencia de Urbanismo ha aprobado el convenio de gestión del centro comercial que permite la urbanización y edificación de tiendas e instalaciones de ocio.

Desbloqueo

Por otro lado, ha informado del “desbloqueo” de los suelos de Zaragoza Alta Velocidad (ZAV) en El Portillo y supone la “primera buena noticia en ocho años” porque Adif recurrió el plan de El Portillo al estimar que los suelos de uso ferroviario solo pueden tener ese fin, mientras que el Ayuntamiento defiende usar la parte superior para destinarla a urbanización de zonas verdes y viviendas.

“Ya hay acuerdo para que el cajón de vías sea de uso ferroviario y la parte superior se destine a usos de ciudad con la finalidad de que desaparezca esa enorme cicatriz de Zaragoza”, ha aplaudido Muñoz.

Adif ha decidido suspender el recurso interpuesto para que se pudieran acometer otros usos, lo que supone un “nivel de acuerdo y se rebaja el coste del proyecto para que sea menos gravoso, pero se conservan los equipamientos”, ha contado Muñoz.

De esta forma, la propiedad de las vías es de Adif y el Ayuntamiento podrá ocupar la parte superficial y así se podría desafectar el suelo para urbanizarlo.

Nuevo centro municipal para proteger los derechos de los animales

El futuro Complejo Municipal de Protección Animal (CMPA), que saldrá de inmediato a licitación después de que el Gobierno de Zaragoza lo aprobara el pasado viernes, será “cien por cien público” y tendrá capacidad para 400 perros y 100 gatos frente a los 100 canes y 60 felinos que acoge el actual.

El nuevo centro, presupuestado en 860.000 euros y cuya primera fase se prevé que tenga un plazo de construcción de ocho meses, incluirá, entre otros espacios, una “gatoteca” para tomar café junto a gatos para fomentar su adopción, capacidad para dar charlas a colegios y jóvenes y una piscina de rehabilitación para animales maltratados.

“Una de las principales características de este proyecto es que, desde su planteamiento inicial, está pensado para promover y garantizar los derechos y el bienestar de los animales que acogerá”, ha explicado Cubero.

El consejero municipal de Servicios Públicos y Personal, Alberto Cubero, ha reivindicado esta infraestructura como un centro “muy anhelado” en la ciudad que se comenzó a diseñar en la anterior legislatura y que es necesario para continuar con la política de “sacrificio cero”.

Asimismo, ha confirmado que el Ayuntamiento seguirá contando con voluntarios en el centro y colaborando con otras administraciones, como con la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), para acoger animales fuera del territorio municipal.

En la Cartuja Baja

Este CMPA se ubicará en una parcela de 18.250 metros en el polígono Empresarium, en la Cartuja Baja.

El complejo se articula en torno a sus dos elementos principales: los caniles y el centro de interpretación, y el resto de instalaciones -umbráculo de gatos, piscina de rehabilitación, incineradora, almacén, estercolero, fosa de cadáveres, pozo de bombeo del vertido, zona de esparcimiento y los distintos elementos de urbanización- quedarán subordinados a ellos.

En la primera fase se plantea el edificio del centro de interpretación, dos naves de caniles, el umbráculo de gatos, el estercolero y la fosa de cadáveres.

El centro de interpretación se destinará a una zona de exposiciones y actividades varias, otra de atención a las personas que se dirijan al centro en busca de información y acogida, y otra de servicios comunes.

Los caniles estarán divididos en cuatro naves, dos para perros pequeños -menos de 25 kilos- y otras dos para perros grandes, que tendrán entre 4,2 y 6,3 metros cuadrados de espacio cerrado y entre 6 y 8,66 metros cuadrados de espacio de recreo.

Todavía no hay plazos para la construcción del resto del Complejo, que tendrá un coste adicional de 2,5 millones de euros. El objetivo es que, en un futuro, pueda llegar a convertirse en un hotel-guardería “para que los ciudadanos podamos dejar a las mascotas cuando tengamos una necesidad”.

Dificultades de ubicación

En cuanto al umbráculo, se plantea como un pequeño espacio cerrado para albergar gatos en semilibertad, que incluirá árboles, troncos cortados y otros objetos con el fin de crear un hábitat variado para estos animales.

Por su parte, Fernando Fernández, arquitecto municipal, ha explicado los diversos problemas que ha venido afrontando el Ayuntamiento de Zaragoza para desarrollar este proyecto.

La primera opción era ubicar el centro en el entorno del Canal Imperial y la segunda en los Pinares de Venecia, pero fueron paralizadas por el Gobierno de Aragón debido a la legislación existente sobre distancias mínimas de los núcleos zoológicos.

Así, solo quedó la solución de instalarlo en suelo urbano de uso industrial y encontraron esta parcela, situada en un desvío de la carretera de Castellón.