conclusión

Las viviendas públicas del edificio de la antigua Imprenta Blasco estarán listas en noviembre

Las obras de rehabilitación del edificio donde se ubicaba la Imprenta Blasco avanzan a buen ritmo. De hecho, los trabajos de recuperación del edificio, en el que se habilitarán un total de 26 viviendas públicas destinadas a alquiler, acabarán en la fecha inicialmente calculada. Las previsiones apuntaban a concluir los trabajos en los primeros meses de 2020, pero el calendario que se maneja en estos momentos indica que los plazos podrían adelantarse a noviembre de 2019, cumpliéndose así los cálculos iniciales.

Este proyecto, ligado al de la recuperación de la antigua Imprenta Blasco, incluye la reutilización de las cuatro plantas del edificio para su destino original, el uso residencial, efectuando las modificaciones y actualizaciones necesarias para cumplir con las exigencias actuales, tanto funcionales como normativas, y conseguir la rehabilitación y modernización de todas las plantas.

Se están habilitando siete apartamentos en cada una de las tres primeras plantas y cinco más en la cuarta. La superficie media útil de cada vivienda, que tienen 1 ó 2 dormitorios, es de algo más de 45 metros cuadrados.

Piso piloto

En este momento ya está toda la estructura rehabilitada y las viviendas, en su mayor parte, cuentan con la tabiquería ejecutada.

Se ha habilitado una vivienda piloto, con los revestimientos y acabados ya colocados, al objeto de poder apreciar el resultado final de los apartamentos.

Las instalaciones se encuentran en ejecución y queda por actuar en zonas comunes del edificio: ascensor, escalera, patio central distribuidor a viviendas y cuartos eléctricos y de calderas.

El presupuesto total de estos trabajos, que realiza la UTE “Imprenta” (MLN SAU), es de 2,1 millones de euros.

La primera fase del nuevo Centro de Protección Animal podría estar acabada antes del verano

El Ayuntamiento de Zaragoza ultima las obras en el nuevo Centro Municipal de Protección Animal ubicado en el Polígono Empresarium de la capital, con un presupuesto de más de 800.000 euros y con capacidad para 128 perros y 28 gatos. Tal y como ha informado el Consistorio, se prevé que las obras en el centro concluyan en marzo y que los animales que se encuentran en las instalaciones del barrio rural de Peñaflor puedan ser trasladados en la primera mitad de este año, con un retraso de varios meses respecto al calendario previsto.

Las instalaciones incluyen un centro de interpretación (oficinas, clínica y sala de actividades), dos naves para animales y un centro de transformación eléctrica (foto superior).

El alcalde zaragozano, Pedro Santisteve, se ha trasladado este jueves al futuro centro para visitar las instalaciones, acompañado por el consejero de Servicios Públicos y responsable de Protección Animal, Alberto Cubero.

Instalaciones dignas

En declaraciones remitidas por el Ayuntamiento, el primer edil ha subrayado la importancia de contar con unas instalaciones dignas y construidas con criterios de bienestar animal, “para una ciudad del siglo XXI como es Zaragoza”.

Por su parte, el responsable de Protección Animal, ha recordado que una de las novedades es que el nuevo centro prestará sus servicios con personal propio y no externalizado como hasta ahora.

Entre los avances en materia de protección animal, Cubero ha mencionado la consolidación de las políticas de sacrificio cero, la promoción de las adopciones, la tenencia responsable de animales, la exclusión de los circos con animales, la nueva ordenanza de protección animal o las colonias felinas.

El proyecto contempla el desarrollo de una segunda fase en la cual está previsto que la capacidad se amplíe de los 156 perros y gatos actuales hasta los 288 animales.

Piden que se concluya el carril bici por Violante de Hungría

El colectivo ciclista Pedalea afirma que el tramo a través de la calle Violante de Hungría se hace absolutamente necesario para darle conexión directa al eje ciclista Estación Delicias-Parque Grande y unir Vía Universitas con el pequeño tramo ya existente en Plaza Emperador, que permite el acceso al Parque Grande José Antonio Labordeta y la conexión con el eje ciclista norte-sur en Isabel la Católica.

Desde el colectivo ciclista recuerdan que fue a propuesta de la Junta del Distrito Universidad, presidida por el concejal del partido popular Enrique Collados, por la que se rechazó el carril bici por Violante de Hungría, contraviniendo los preceptos que marca el Plan Director de la Bicicleta de Zaragoza aprobado por unanimidad en 2010.

Dicha propuesta planteaba una alternativa más perjudicial para las bicicletas que fueran o vinieran del sur de la ciudad, a través de la calle Luis Bermejo y la plaza Eduardo Ibarra, en un ejercicio que va contra las normas más básicas de la movilidad sostenible al prolongar y complicar innecesariamente una ruta ciclista muy habitual, primando el uso del coche sobre el transporte no contaminante.

Invitación al uso del coche

Coincidiendo con la apertura del carril bici en Vía Universitas, desde Pedalea denuncian que se ha dado carpetazo a la posibilidad de realizar la, ya de por sí, desfavorable alternativa por Luis Bermejo al haberse eliminado uno de los dos carriles de circulación que existían en dicha calle y adecuarlo para más plazas de aparcamiento de coches.

Pedalea considera que esta política es una invitación al uso del coche en detrimento del desarrollo de la bicicleta, a la que la Junta del Distrito Universidad no pone ningún problema, mientras que impide el diseño natural del eje Estación Delicias-Parque Grande.

Por ello, el colectivo ciclista demanda al Ayuntamiento que desestime la alternativa propuesta por la Junta del Distrito Universidad, la cual iba a seguir favoreciendo al coche frente a modos de transporte no contaminantes, y acelere en la construcción del tramo de carril bici que falta en el eje Estación Delicias-Parque Grande tal y como estaba previsto en un principio por los servicios técnicos del Ayuntamiento.

El segundo tramo del carril bici de Sagasta se reanudará el 2 de enero y estará listo a finales de ese mes

Las obras del segundo tramo del carril bici de paseo Sagasta se reanudarán el 2 de enero y se espera que estén concluidas a finales del mismo mes. Fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza han señalado que, pese a haberse anunciado que el nuevo tramo ciclista estaría listo antes de fin de año, los trabajos siguen su curso normal y el plazo de finalización se ajusta al plan de ejecución del proyecto.

En la actualidad, en el paseo Sagasta no hay ningún tipo de actividad. No hay máquinas ni trabajadores actuando en el segundo tramo del carril bici porque estos días navideños son de libranza en el gremio, según marca el convenio provincial de obras públicas. Los únicos indicios de alguna actuación en la calzada son varios protectores de plástico apostados en el cruce con Camino las Torres (foto superior).

En ese punto está prevista una actuación que contempla el recorte de una esquina del bulevar peatonal para instalar una zona de espera ciclista y facilitar el acceso a Torrero y los giros a ambos lados de Camino las Torres desde Sagasta.

El pequeño tramo del protector-separador del futuro carril bici

Pequeña intervención en el cruce con Goya

Los movimientos en el paseo Sagasta se iniciaron en noviembre, pero hasta ahora la única actuación que se ha ejecutado en relación con el segundo tramo del carril bici es una intervención en el cruce de avenida Goya.

El primer tramo del vial ciclista, que discurre desde plaza Paraíso hasta avenida Goya junto al bulevar en dirección hacia Torrero, empalma ahora directamente con el carril bici de la citada avenida, que discurre por el lado izquierdo de esta calle en dirección Gran Vía, y en Sagasta, justo superada avenida Goya, se han habilitado apenas cinco metros con banda de hormigón protectora y separadora del futuro carril bici, hasta el paso de peatones existente en ese enclave.

En el resto del trayecto por donde ha de instalarse el vial ciclista hasta la conexión de Sagasta con la plaza Diego Velázquez no se aprecia ni la más leve actuación en forma de marcas o materiales dispuestos para ejecutar la obra.

Obras en cruces

En principio, el Ayuntamiento de Zaragoza anunció que el nuevo tramo ciclista estaría listo antes de fin de año, pero ahora ha matizado que se trató de un malentendido y que los trabajos siguen su ritmo normal para tener concluido el vial a finales del mes de enero de 2018.

Entre las actuaciones que contempla el desarrollo de esta segunda fase del carril bici de Sagasta, aparte de la ya mencionada en el cruce con Camino las Torres, se prevé una obra en el cruce de la avenida Goya con la avenida Tenor Fleta. Allí se realizarán tres medianas en la calzada para cumplir con la accesibilidad de peatones y la prioridad semafórica y una isleta y zona de espera ciclista en Tenor Fleta.

También se harán zonas de espera a la altura de Gascón de Gotor para ir hacia Cuéllar y en la conexión Sagasta-Cuéllar se crea un acceso al parque Pignatelli. Asimismo se prevé una pequeña intervención en la plaza Paraíso donde termina el carril-bici de Sagasta para conectarlo con Gran vía.