C’s

Azcón quiere incluir a Vox en su gobierno y traslada la propuesta a los mandos de Cs y de los ‘ultras’

El recién elegido alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha trasladado este domingo la decisión de si Vox entra a formar parte del Gobierno de la ciudad a las direcciones nacionales de Ciudadanos y del propio partido ultraderechista, que son los que asesoran a los concejales de ambos grupos.

Así lo ha asegurado en declaraciones a los medios durante su visita al monolito del último alcalde zaragozano del PP, el fallecido Pepe Atarés, que ha sido su primer acto oficial desde su investidura (imagen superior de Aragón Digital).

Azcón ha confiado en que las direcciones nacionales de Ciudadanos y de Vox acaben poniéndose de acuerdo, porque “cuatro años son muy largos” y ya tienen experiencia de dialogar con los concejales de Zaragoza en Común (ZeC).

En este sentido, ha subrayado que conoce al líder municipal de Vox, Julio Calvo, dado que compartieron puesto en la bancada popular entre 2011 y 2015, y que “no es ningún extremista”, como sí lo eran algunos de los miembros del Gobierno saliente de ZeC.

“Yo no sé cómo serán otros concejales de Vox en otras ciudades, pero lo que sé es que conozco a Julio Calvo, que estos días he estado hablando mucho con él y no me ha dicho ninguna cosa que no pueda defender cualquier persona con sentido común”, ha remachado.

Relación fluida con Vox

En todo caso, el nuevo alcalde de Zaragoza ha recalcado que, sea cual sea la composición del futuro organigrama de gobierno, con Calvo y con Vox van a tener una relación “fluida” y “de diálogo”.

No van a hacer “cordones sanitarios” a los dos ediles de la formación dirigida por Santiago Abascal para no “hacer el juego a la izquierda” y, por tanto, hablarán con ellos como con el resto de grupo e incluso antes, ya que han sido determinantes en su investidura.

Los populares, en definitiva, apostarán por que haya diálogo, por ser flexibles y por preocuparse más por sumar que por otro tipo de cuestiones, ha señalado.

El organigrama del futuro Gobierno de Zaragoza se cerrará esta próximo semana para no tardar mucho en ponerse a trabajar porque “las legislaturas pasan volando”.

Luis Felipe (PSOE) es alcalde por sorpresa de Huesca y el PP anuncia moción de censura

Luis Felipe (PSOE) es, contra todo pronóstico y por sorpresa, el nuevo alcalde de Huesca como cabeza de lista más votada, tras una votación en la que estaba previsto, en función de un pacto global del PP con Vox y Cs, que la investida fuera la candidata popular Ana Alós, y en la que un voto en blanco ha inclinado la balanza a favor del socialista. El PP ya ha anunciado la presentación de una moción de censura para revertir la situación y que su candidata vuelva a ser alcaldesa.

Alós sólo ha cosechado doce votos (el PP tiene nueve y Ciudadanos tres), insuficientes para la mayoría absoluta, situada en trece concejales, tras la aparición del citado voto en blanco, que el concejal de Vox, Antonio Laborda, ha asegurado no haber emitido y que la edil popular ha atribuido directamente a la formación naranja.

El vicesecretario estatal de Organización del Partido Popular, Javier Maroto, ha señalado a través de un mensaje en Twitter, que Ciudadanos “ha incumplido su compromiso en Huesca, permitiendo un alcalde del PSOE”.

Así, Felipe, que ganó las elecciones y tiene diez concejales, será de nuevo el alcalde de la capital altoaragonesa para un nuevo mandato con el previsible apoyo de los ediles de Con Huesca, cuya portavoz, Pilar Novales, ha obtenido los dos votos de su grupo en la votación (en la imagen superior de Efe, Luis Felipe recoge el bastón de mando de la ciudad).

Tras el pleno, mientras el candidato socialista recibía las felicitaciones de los asistentes al pleno, los tres ediles de Ciudadanos han abandonado la sala serios y sin hacer declaraciones y la candidata del PP ha arremetido con enfado contra la formación naranja por no cumplir lo acordado.

Alós cree que Cs “no es de fiar”

En declaraciones a los medios, Alós ha desmentido que su formación en Huesca hubiera pactado la alcaldía para Ciudadanos en virtud de un acuerdo global con Vox para hacerse con los gobiernos de los ayuntamientos de las capitales de las tres provincias aragonesas.

En contra de lo anunciado ayer por Ciudadanos, que aseguró que el acuerdo incluía que su concejal José Luis Cadena obtenía la alcaldía oscense (con 3 ediles de 25), la candidata popular ha subrayado que “jamás existió la opción de un disparate como el de hacer alcalde a alguien con sólo tres concejales, y esto lo quiero dejar meridianamente claro”.

Ha explicado que la posición de su grupo ha sido en todo momento “firme y determinante” en relación a la alcaldía, con el apoyo, ha añadido, de las ejecutivas provincial y regional del PP.

Tras señalar que desde Ciudadanos se les había transmitido esta mañana su decisión de apoyar su investidura y de no presentar la candidatura de Cadena, ha instado a este concejal a explicar a la ciudadanía oscense las razones por las que hoy no hay un gobierno de centro derecha en la ciudad.

“Hoy es la prueba evidente -ha añadido- de que Ciudadanos no es un partido de fiar, porque ha roto el compromiso que había alcanzado con nosotros”.

Vox asegura haber apoyado al PP

Fuentes de la dirección del PP en Huesca han señalado que el grupo popular en el consistorio se había opuesto hasta el final a un “cambio de cromos” negociado en los despachos de Madrid que hubiera dejado en manos de Ciudadanos la alcaldía.

Al parecer, han añadido, la resistencia de los populares oscenses a dicho acuerdo habría motivado el enfado de los ediles de la formación naranja.

La votación ha sido una sorpresa, asimismo, para el único concejal de Vox, quien ha explicado a los medios que su voto ha sido para Alós porque su idea siempre ha sido “apartar a la izquierda del gobierno de Huesca”.

Por su parte, Luis Felipe, que no tenía preparado un discurso de investidura ante el pacto de las formaciones del PP y Cs con el apoyo de Vox, ha recordado que siempre había dicho que “hasta el último momento” no se podía dar nada por resuelto.

Ha rechazado hacer valoraciones sobre el origen del voto en blanco que le había permitido continuar en la alcaldía y se ha limitado a afirmar que es el alcalde “porque la ley lo dice así”, en relación a su investidura como cabeza de la lista más votada.

PP, Cs y Vox acuerdan un gobierno municipal de ultraderecha, que presidirá el conservador Azcón

Vox Zaragoza ha informado que, finalmente, se ha desbloqueado la situación del gobierno municipal en Zaragoza y han llegado a un acuerdo con PP y Ciudadanos, para que Jorge Azcón sea el próximo Alcalde de la capital aragonesa con un equipo con presencia de ultraderechistas. Desde la formación neofascista han expresado su “satisfacción” una vez que se ha podido desbloquear las negociaciones con la formación naranja de tal forma que los votantes de Vox estarán representados en el gobierno municipal de Zaragoza. El acuerdo ha sido negociado en Madrid por los dirigentes estatales de las tres formaciones políticas.

Este viernes, el concejal de Vox en el Ayuntamiento de Zaragoza, Julio Calvo, advirtió a Ciudadanos de que no iban a aceptar más “cordones sanitarios” y puso sobre la mesa, para apoyar al candidato popular, Jorge Azcón, como alcalde de la ciudad, su entrada en el gobierno municipal.

En este sentido recordaron que los votos de los dos concejales de Vox son determinantes para que Azcón pueda ser alcalde, que se sumarían a los de los 8 ediles del PP y a los 6 de Ciudadanos, después de que estas formaciones firmasen un acuerdo para la gobernabilidad de la ciudad, a expensas de la decisión que finalmente ha adoptado Vox tras el acuerdo alcanzado.

El pacto entre esas tres fuerzas de la derecha significa que los neofascistas dispondrán de algún área de gestión en el Ayuntamiento de Zaragoza, lo que supone un trágala para Cs, que se había opuesto desde el principio a que Vox formara parte del gobierno municipal e insistía ayer mismo por la tarde, por boca de su candidata a la alcaldía, Sara Fernández, en que el pacto era “a dos” entre Cs y PP.

Pero finalmente parece que se han impuesto de nuevo las órdenes emanadas desde los órganos centrales de los partidos en Madrid y en Zaragoza habrá un gobierno ultraderechista (en la imagen superior de Europa Press, representantes de Vox y PP durante la reunión que han mantenido esta madrugada en Madrid para alcanzar acuerdos municipales en todo el Estado español).

Concesiones mínimas

No obstante, poco antes de iniciarse el pleno de constitución de la nueva Corporación zaragozana, el concejal de Vox Julio Calvo ha declarado que el acuerdo con PP y Cs contempla que su grupo presidirá dos juntas de distrito municipales.

Si se confirmara ese extremo, la concesión de populares y liberales para lo consecución de un acuerdo con los ultraderechistas habría sido mínima, porque la distribución de las presidencias de distritos se hace habitualmente en función de la representatividad de los grupos en el Ayuntamiento, independientemente de si forman parte del gobierno o no.

Es decir, si esta legislatura se aplica el sistema aplicado en anteriores periodos legislativos, PSOE, ZeC y Podemos también presidirán alguna junta de distrito.

No e descarta que el pacto de gobierno de la derecha contemple la concesión de otras responsabilidades de gobierno a Vox una vez iniciada la legislatura.

Pacto negociado y dispuesto desde Madrid

La formación ultraderechista en Zaragoza ratifica así el anuncio realizado a nivel estatal por Vox tras asegurar hoy que ha cerrado un pacto con el PP y “con el acuerdo de Ciudadanos” para formar gobiernos de coalición e impedir ayuntamientos de izquierdas en toda España, incluida la ciudad de Zaragoza, en los que obtendrá concejalías en gobierno en proporción a sus resultados.

Según este partido, el pacto ha sido firmado por su secretario general, Javier Ortega Smith, y el del PP, Teodoro García Egea, “con el acuerdo de Ciudadanos”.

Unas horas antes de que Vox confirmar el pacto, García Egea ya lo había avanzado a través de su cuenta en Twitter: “Hay acuerdo, en horas tendremos gobiernos por la libertad en toda España”.

En el caso de Madrid, el acuerdo situará al candidato del PP. José Luis Martínez Almeida en la alcaldía y a la candidata de Ciudadanos, Begoña Villacís, como vicealcaldesa.

Vox asegura que ha pactado con PP y acordado con Cs para entrar en el gobierno municipal

Vox ha asegurado esta mañana de sábado, pocas horas antes de constituirse el Ayuntamiento de Zaragoza, que ha cerrado un pacto con el PP y “con el acuerdo de Ciudadanos” para formar gobiernos de coalición e impedir ayuntamientos de izquierdas en toda España, incluida la ciudad de Zaragoza, en los que obtendrá concejalías en gobierno en proporción a sus resultados.

Según este partido, el pacto ha sido firmado por su secretario general, Javier Ortega Smith, y el del PP, Teodoro García Egea, “con el acuerdo de Ciudadanos”.

Unas horas antes de que Vox confirmara el pacto, García Egea ya lo había avanzado a través de su cuenta en Twitter: “Hay acuerdo, en horas tendremos gobiernos por la libertad en toda España”.

Gobierno ultraderechista en Zaragoza

La confirmación de este acuerdo a tres bandas PP-Cs-Vox asegura la alcaldía zaragozana para el candidato del PP, Jorge Azcón, con los 8 votos de su grupo, los 6 de Ciudadanos y los 2 de Vox, que suman los 16 necesarios para la mayoría absoluta.

El pacto entre esas tres fuerzas significa que los neofascistas dispondrán de algún área de gestión en el Ayuntamiento de Zaragoza, lo que supone un trágala para Cs, que se había opuesto desde el principio a que Vox formara parte del gobierno municipal e insistía ayer mismo por la tarde, por boca de su candidata a la alcaldía, Sara Fernández, en que el pacto era “a dos” entre Cs y PP.

Pero finalmente parece que se han impuesto de nuevo las órdenes emanadas desde los órganos centrales de los partidos en Madrid y en Zaragoza habrá un gobierno ultraderechista (en la imagen superior, representantes de Vox y PP zaragozanos acordando su estrategia para el Concejo zaragozano el pasado jueves).

En el caso de Madrid, el acuerdo situará al candidato del PP. José Luis Martínez Almeida en la alcaldía y a la candidata de Ciudadanos, Begoña Villacís, como vicealcaldesa.

Vox advierte a Cs que contar con su voto en Huesca para lograr la alcadía es un “craso error”

La dirección de Vox en Huesca se ha dirigido a Ciudadanos para advertirle, a través de un tweet, que contar con el voto de su único concejal para otorgar la alcaldía a su candidato a la alcaldía oscense, José Luis Cadena, es un “craso error” (en la imagen superior, Cadena, en el centro con barba, celebra con compañeros de partido los resultados electorales).

El tweet de esta formación destaca que Ciudadanos “se ha equivocado al contar, tres más nueve no suman trece. O quizás es que han contado con nuestro voto sin haber contado con nosotros. Craso error”.

Esta afirmación se ha producido después de que el candidato desmintiera, también a través de su cuenta en Twitter, el anuncio hecho desde su partido en Aragón de un acuerdo con el PP para la conformación de gobiernos en las tres capitales de provincia de la Comunidad que dejaría en sus manos la alcaldía de Huesca.

A falta de un pronunciamiento tanto de Ciudadanos como del PP en Huesca, desde Vox se asegura, también Twitter, que “no se puede menospreciar al adversario por pequeño que parezca. Al final va a resultar que Vox es el único partido decente, capaz de mantenerse firme en la defensa de sus principios. Lo que pase mañana será responsabilidad de otros, no nuestra”.

La alcaldía de Zaragoza es una incógnita tras exigir Vox su entrada en el gobierno, que veta Cs

El concejal de Vox en el Ayuntamiento de Zaragoza, Julio Calvo, ha advertido a Ciudadanos de que no va a aceptar más “cordones sanitarios” y ha puesto sobre la mesa, para apoyar este sábado al candidato del PP, Jorge Azcón, como alcalde de la ciudad, su entrada en el gobierno municipal. El edil neofascista zaragozano, después de haber asegurado su apoyo a su amigo Azcón, rectificó su postura asumiendo las órdenes emanadas de los órganos centrales de la formación ultraderechista. El giro de Vox pone en vilo la alcaldía de Zaragoza, que se decide este sábado en Madrid, donde los órganos centrales de los partidos de la derecha resolverán las reclamaciones de los ultras, que son un trágala para Cs. Si Vox no vota afirmativamente a Azcón, la alcaldesa de la ciudad será la socialista Pilar Alegría, como cabeza de la lista más votada.

Los votos de los dos concejales de Vox son determinantes para que Azcón pueda ser alcalde, que se sumarían a los de los 8 ediles del PP y a los 6 de Ciudadanos, formaciones estas últimas que este viernes mismo han firmado un acuerdo para la gobernabilidad de la ciudad (imagen superior), a expensas de lo que finalmente haga Vox este sábado.

Calvo, en unas declaraciones proporcionadas por el partido, ha lamentado que “hasta este momento” Ciudadanos no haya aceptado la participación de Vox en los órganos de gobierno del ayuntamiento, como por otra parte, según ha recordado, han exigido los órganos nacionales del partido de ultraderecha en todos los municipios en los que han logrado representación.

El concejal electo de Zaragoza asegura que esta exigencia “era conocida por la cúpula directiva de Ciudadanos”, incluso antes de firmar al acuerdo para la capital aragonesa, y que pese a necesitar los votos de Vox, la formación naranja “se ha negado a reconocer la representación” que el electorado les ha otorgado.

“Quedan horas para las investiduras en toda España y confiamos en que se puedan alcanzar los acuerdos que estamos deseando; no vamos a aceptar más cordones sanitarios”, ha zanjado Calvo.

Cs insiste en que el acuerdo de gobierno es “a dos”

El ultimátum de Vox se ha producido después de que la cabeza de lista de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Zaragoza, Sara Fernández, se reuniera este viernes por la tarde con representantes de Vox, en un encuentro “de cortesía”, para presentarles el pacto que poco antes había firmado con el PP para el gobierno de la ciudad, que según insisten fuentes de la formación naranja se trata de un acuerdo “a dos”.

Fernández y el candidato del PP a la alcaldía, Jorge Azcón, habían firmado poco antes un documento para la gobernabilidad de la ciudad que pretende conseguir que el popular sea alcalde de Zaragoza este sábado, pero para ello requiere, además de los votos de sus 8 concejales y de los 6 de Ciudadanos, los 2 de Vox, que se ha desmarcado de este pacto aduciendo que no se siente concernido por no haber participado en las negociaciones.

A las 18.30h Fernández ha mantenido un encuentro con el concejal electo de Vox en Zaragoza Julio Calvo, y con el candidato de la formación de ultraderecha al Gobierno de Aragón, Santiago Morón, a quienes les ha enseñado y explicado el pacto con las cincuenta medidas firmado con el PP, pero “sin negociar nada más”, según las fuentes de la formación naranja, que insisten en que la reunión ha sido únicamente “de cortesía”.

Las mismas fuentes precisan que quien tiene que negociar ahora con Vox es el PP, pero advierten de que una de las líneas rojas de Ciudadanos para apoyar al Partido Popular en Zaragoza es que quede claro que el acuerdo de Gobierno es “a dos” y que Vox no entra en el mismo.

El PSOE pide a Cs que “deje de hacer el ridículo”

Por su parte, el secretario de Organización del PSOE en Aragón, Darío Villagrasa, ha pedido este viernes a Ciudadanos (Cs) que “deje de hacer el ridículo” y ha reclamado que les dejen gobernar Zaragoza como la lista más votada.

Las declaraciones de los socialistas no se han hecho esperar, a escasas horas de la constitución de los ayuntamientos, en una jornada en la que el anuncio de que el candidato del PP, Jorge Azcón, sería alcalde de Zaragoza con el apoyo de Cs y Vox se ha visto empañado por las exigencias de entrar en el Gobierno municipal por parte de la formación de Santiago Abascal.

“Vamos a pelear y tendremos los votos de las diez actas de concejales del PSOE”, ha anunciado Villagrasa en su comparecencia en la sede de la capital aragonesa ante la pregunta de si ve a la candidata socialista, Pilar Alegría, con posibilidades de alzarse con el bastón de mando.

Y ante la cuestión de si van a acudir a la ceremonia de constitución del ayuntamiento en solitario o bien si intentarán un acuerdo ‘in extremis’ con Cs, ha dicho que corresponde a la formación naranja explicar el “ridículo tan sonoro” provocado durante la jornada de este viernes, ya que esta misma mañana estaban sentados juntos para trabajar en un organigrama de la ciudad.

“Son los señores de Ciudadanos los que han dado un giro de 360 grados marcado por la agenda de Rivera, que vino de reformista y centrado y el único centro que tiene es el interés de la ambición por el poder”, ha señalado sobre el líder nacional, a quien ha acusado de utilizar a Zaragoza para un “cambio de cromos”.

La ultraderecha marca la agenda

Y ha insistido en que la pelota ahora está en el tejado de PP y Cs, “que son a los que les faltan votos” y los que “han vendido la piel del oso antes de cazarlo”.

Para Villagrasa, Ciudadanos no puede “parapetarse” en un pacto con el PP, que a su vez pacta con Vox, porque “esos fuegos cruzados no se los cree nadie”.

Por eso, les ha invitado a “dar un paso atrás en la carrera que ha comenzado esta mañana en la ultraderecha” y escoger entre “gobernar de la mano de Vox a base de ocurrencias” o “dejar gobernar a la lista socialista”.

En cuanto a Vox, ha criticado que lleve el dorsal de la inestabilidad y de la falta de respeto, marcando la agenda política de la derecha incluso antes de facilitar con sus votos la alcaldía.

“Son de política de trazo grueso, chapucera y han jugado con Aragón y Zaragoza en el tablero de juego”, ha censurado el número 2 del PSOE de Lambán, quien ha avisado de que “Aragón no se vende y Zaragoza no tiene que estar sujeta a esta locura”.

Pilar Alegría (PSOE) expresa su “profunda decepción” con Cs

La candidata del PSOE a la Alcaldía de Zaragoza, Pilar Alegría, ha expresado su “absoluta decepción” ya que ha explicado que estaba trabajando en la mañana de este viernes con Cs para “conseguir un gobierno serio y estable para los próximos cuatro años”, cuando se ha enterado por los medios de comunicación de que Azcón iba a ser el próximo alcalde.

Según ha detallado, esta mañana ha estado reunida con Sara Fernández en el despacho de Cs en el Ayuntamiento de Zaragoza fijando las líneas programáticas “y dejando cerrada una asignación de gobierno”, cuando “ha saltado la noticia y ella me ha negado conocer esa confirmación”, lo que confirmaría que el acuerdo entre PP y Cs para las alcaldías aragonesas se ha pergeñado en Madrid por los máximos mandatarios de ambos partidos.

Ha añadido que el PSOE ha sido “muy generoso” en las negociaciones con Cs, para lamentar que el alcalde de Zaragoza se haya elegido “desde Madrid” por “intereses ajenos a Zaragoza y los zaragozanos”.

Duras críticas a Cs

A su entender, Cs ha de explicar si tiene “capacidad de decisión” y si puede “defender a los zaragozanos después de esto”, un partido que “se llamaba regenerador”, pero que “está degenerando la política y no tiene otro menester que ser la muleta clara de PP y de Vox”.

Por su parte ha anunciado una “oposición dura, contundente, contra ese gobierno que va a estar teledirigido por el designo de la ultraderecha” y ha manifestado que se mantendrá en la oposición después de recibir un “amplio respaldo de muchos ciudadanos”.

Ha agregado que el PSOE estará “muy vigilantes para que no haya pérdida de derechos y libertades para ningún zaragozano” porque el próximo gobierno de Zaragoza va a estar manejado por Casado, Rivera y Abascal, que “pueden querer cometer la tropelía hacer retroceder a esta ciudad y ahí vamos a estar el PSOE para que eso no suceda”.

Cs se hará con la alcaldía de Huesca y el PP mantiene la de Teruel

El concejal de Ciudadanos en Huesca José Luis Cadena, con tres ediles de los 25 del consistorio, será el nuevo alcalde de la ciudad en virtud del acuerdo de Gobierno al que ha llegado la formación naranja con el PP para las alcaldías de las tres capitales de provincia. Dicho acuerdo permitirá a la popular Emma Buj reeditar su mandato en el Ayuntamiento de Teruel, donde ya ha gobernado en esta legislatura.

El Consistorio oscense quedará en manos de Cs, tras estar liderado en este mandato que termina por el PSOE. El PP ha cedido este consistorio a Ciudadanos en el marco del acuerdo alcanzado.

Jorge Azcón (PP) será alcalde de Zaragoza con el apoyo de Cs y Vox

Jorge Azcón, candidato del PP, será alcalde de Zaragoza gracias al acuerdo alcanzado este viernes con Ciudadanos, determinado por las direcciones de ambos partidos en Madrid, y al apoyo que tendrá de los dos concejales de Vox. La candidata de Cs, Sara Fernández, será vicealcaldesa. Los neofascistas de Vox no entrarán en el gobierno. El acuerdo supone el reparto de las tres alcaldías aragonesas (Huesca pasa a manos de Cs y Teruel sigue en las del PP) y ha sido adoptado por los máximos órganos estatales de PP y Cs. En Aragón se han limitado a seguir las directrices.

Según fuentes del PP y de la formación naranja, el acuerdo se ha cerrado a 24 horas del pleno de constitución del ayuntamiento, en el que PP cuenta con 8 concejales y suma los 16 necesarios para la mayoría absoluta con los 6 de Ciudadanos y los 2 de Vox (en la imagen superior, Azcón y Sara Fernández (Cs) negociando la pasada semana).

Cs se ha decantado así por el PP tras haber mantenido también negociaciones con el PSOE, cuya candidata a la alcaldía, Pilar Alegría, ve frustradas sus aspiraciones a pesar de haber ganado las elecciones con 10 concejales, cuatro más que los obtenidos por su partido en 2015.

El PP, con su peor resultado desde 1995, recupera una alcaldía que en los últimos 16 años ha estado en manos de la izquierda, doce al mando del socialista Juan Alberto Belloch y cuatro con uno de los alcaldes del cambio, Pedro Santisteve, de Zaragoza en Común.

En una breve comparecencia a los medios de comunicación, Sara Fernández ha expresado su satisfacción por este acuerdo, cuyos puntos programáticos se darán a conocer esta tarde en una comparecencia conjunta de ambos.

Azcón ha avanzado que el acuerdo conlleva la formación de un gobierno “paritario” y ha reiterado que supone “acabar con 16 años de gobiernos de la izquierda en el Ayuntamiento de Zaragoza”.

Programa por determinar

El reparto de Consejerías y la composición de gobierno está todavía sin cerrar, ha aseverado Fernández. Su Vicealcaldía vendrá, además, acompañada de una Consejería, aunque todavía no ha avanzado cuál será. Este acuerdo, ha insistido Fernández, es “exclusivamente con el PP”. Ahora, desde Cs entienden que “por lógica” Vox apuesta por su gobierno.

A partir de la próxima semana, PP y Cs desarrollarán un programa de gobierno que recoge sus principales propuestas y que son “las más beneficiosas para Zaragoza”, tal y como ha explicado Fernández, quien se ha mostrado “muy satisfecha” con la situación porque supone “un cambio” para la capital aragonesa. “Vamos a entrar en gobierno para poder materializar nuestras propuestas”, ha subrayado Cs.

Azcón ha calificado de “muy buena noticia” este acuerdo, que girará entorno a 50 medidas que “esperemos que se puedan poner en marcha en estos cuatro años”. El previsible nuevo alcalde mantendrá ahora una conversación con el portavoz de Vox y confía en que los dos votos de esta formación se sumen a los ocho del PP y los seis de Cs para sumar los 16 necesarios que nombrarán alcalde a Jorge Azcón.

“No tengo la sensación de haber tenido que renunciar a nada”, ha reconocido Azcón, para quien esta negociación ha ido “muy en sintonía con lo defendido en la campaña electoral y nuestros programas”, ha defendido. Ahora están pendientes de cerrar el reparto de consejerías, aunque lo que sí ha avanzado Azcón es que será un gobierno “muy paritario y con mucha igualdad en el peso de las áreas y el reparto de las delegaciones”.

Coincidencias con Vox

Sobre los votos de los dos ediles de Vox, imprescindibles para alcanzar una mayoría alternativa a la socialista Pilar Alegría, ha asegurado que no habrá “ninguna dificultad” para sumarlos, ya que hay coincidencias “muy importantes” en las cuestiones relacionadas con la gestión municipal, como la fiscalidad o la movilidad, y que estas han quedado reflejadas en el acuerdo PP-Ciudadanos.

No obstante, ha confirmado que llamará al líder municipal de la formación ultraderechista, Julio Calvo, para explicarle el acuerdo, algo que le consta que también ha hecho la propia Sara Fernández.

Azcón ha recordado también que Vox dijo que en Zaragoza y en Aragón no era “irrenunciable” entrar a formar parte de los gobiernos.

Por su parte, la previsible futura vicealcaldesa de la ciudad ha valorado que el programa pactado por PP y Ciudadanos recoge las principales propuestas de ambos programas, que son “las más beneficiosas” para Zaragoza.

Directrices de Madrid

Sobre las negociaciones, que se han apurado casi hasta el último momento, ha señalado que han seguido las directrices marcadas por la Ejecutiva Nacional, que situaba al PP como socio preferente, aunque Fernández se ha sentado también con el PSOE.

En este sentido, ha agradecido a la socialista Pilar Alegría su voluntad de llegar a acuerdos y ha asegurado que han negociado “hasta el último momento” con las dos formaciones y que no ha habido ningún “postureo”, pero que finalmente han optado por un “cambio necesario” para la ciudad después de 12 años de gobiernos del PSOE y otros cuatro de Zaragoza en Común.

Eso sí, ha dejado claro que el acuerdo es “exclusivamente” con el PP y que Vox “tendrá que decidir” si apuesta por este gobierno o por otro del PSOE.

Que no entre la formación de extrema derecha a los gobiernos es una “línea roja” y “ahí se va a mantener”, ha recalcado.

PSOE y Cs “avanzan” hacia un pacto de gobierno en el Ayuntamiento

PSOE y Ciudadanos han “avanzado” este martes, según su propia terminología, hacia la consecución de un acuerdo de gobierno en el Ayuntamiento de Zaragoza, con la reunión celebrada por las candidatas a la alcaldía de ambas formaciones, Pilar Alegría (PSOE) y Sara Fernández (Cs). Las dos representantes han intercambiado sendos documentos programáticos y han asegurado que no existe ningún punto insalvable para culminar un pacto de gobierno, pese a que Cs no apoya el proyecto de la línea 2 del tranvía que defiende el PSOE, ni tampoco la Ley de Capitalidad.

Frente a esas divergencias, Pilar Alegría ha asegurado que “todo es negociable” y que esas diferencias no las veía como obstáculos insuperables para pactar con Ciudadanos.

Alegría ha indicado que su partido pone como condiciones para el impulso de la segunda línea del tranvía “que sea un acuerdo de todos los grupos municipales” y que se encuentre “la fórmula adecuada de gestión público privada” para este medio de transporte

Tras la reunión celebrada esta mañana por ambas candidatas en las dependencias municipales del partido naranja (imagen superior de Aragón Radio), ha llamado la atención la buena disposición de Sara Fernández hacia un posible acuerdo con los socialistas pese a que ha insistido en “nuestro socio preferente sigue siendo el PP”, eludiendo en todo momento mencionar que ese pacto con los conservadores exigiría el respaldo de los neofascistas de Vox para ser efectivo.

Las mismas posibilidades de pactar con PP que con PSOE

Sara Fernández ha precisado que la negociación con los socialistas en el Ayuntamiento de Zaragoza estaba desvinculada de las conversaciones respecto al Gobierno de Aragón.

La candidata de Cs ha indicado que en estos momentos existen las mismas posibilidades de que alcancen un entendimiento con PP que con el PSOE, aunque ha matizado que el posible acuerdo con uno u otro partido “no serían iguales>”, sin especificar cuáles serían esas diferencias.

En cualquier caso, Fernández ha insistido en que “no hay nada decidido” y que hasta la constitución de la nueva Corporación el próximo sábado día 15 de junio van a seguir reuniéndose con los socialistas en busca de un posible acuerdo, sin descartar que el entendimiento pudiera pasar por una abstención de Cs en la sesión de investidura para que saliera elegida la socialista Alegría.

Sin obstáculos insalvables

Ésta última ha calificado la reunión con su homónima de Cs como “muy constructiva” y ha subrayado que pese a que el documento que le ha entregado la representante liberal contiene medidas relativas a la organización territorial del Estado y a la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, “el decálogo lo hemos recibido de buen grado” y ha insistido en que esos puntos no suponían ningún obstáculo para la negociación.

Alegría ha asegurado que se había producido “un avance importante” con Cs en este encuentro solicitado por el PSOE y ha admitido que se puede negociar lo relativo al tranvía o la ley de capitalidad de cara a la consecución de un acuerdo de gobierno.

A este respecto ha indicado que el documento trasladado por el PSOE, además de esas cuestiones también contenía propuestas relativas a organización y limpieza de espacios públicos, movilidad, innovación y emprendimiento, y medidas contra la violencia de género, entre otras cosas.

Tanto Alegría como Fernández han coincidido en señalar en que durante la reunión sólo se han tratado aspectos programáticas, sin abordarse cuestiones relativas al reparto de responsabilidades dentro del gobierno municipal.

Gobierno en minoría

Respecto a la posibilidad de gobernar en minoría con la abstención de Cs en la investidura, Pilar Alegría ha expresado su predilección por alcanzar un acuerdo de gobierno global con Ciudadanos para dotar de “estabilidad” a la ciudad, pero se ha mostrado abierta a cualquier fórmula “porque tenemos vocación de gobierno”.

La candidata socialista también ha desvinculado la negociación municipal de la autonómica y ha indicado que el PSOE ostenta “la legitimidad otorgada con sus votos por los ciudadanos y ciudadanas de Zaragoza” para ostentar la alcaldía.