cuatripartito

Lambán toma posesión resuelto a ejercer “gobernanzas instaladas en la centralidad”

El presidente de Aragón, el socialista Javier Lambán, se ha comprometido este sábado, en su toma de posesión del cargo, a poner “las fuerzas o el talento” que le quedan al servicio de la Comunidad, al frente del primer ejecutivo cuatripartito autonómico. “Para su gestión exitosa -ha enfatizado- se necesitan gobernanzas transversales, moderadas y plenamente instaladas en la centralidad”.

En su discurso tras prometer el cargo en el Salón de Santa Isabel del Palacio de la Aljafería, sede de las Cortes de Aragón, Lambán ha aludido a la ideología diversa de su gobierno, pero también al ideal mucho más “sugerente y sugestivo” que comparten, que no es otro que construir Aragón como “un proyecto común”.

Lambán encara su segundo mandato al frente del primer cuatripartito en el Gobierno de Aragón conformado por tres fuerzas de la izquierda, PSOE, Podemos y Chunta Aragonesista, y uno de centroderecha, el Partido Aragonés.

El líder de los socialistas aragoneses, que afronta su segundo mandato, firmó el jueves un acuerdo de gobierno, con 132 medidas, con el secretario general de Podemos-Aragón, Nacho Escartín, y con los presidentes de CHA y del PAR, José Luis Soro y Arturo Aliaga, respectivamente.

Al acto, con más de cuatrocientos invitados, han asistido el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, y la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, quien ha subrayado, en su intervención, que el Ejecutivo “caminará de la mano de los esfuerzos que Aragón haga por el bien de España”.

Mil años de historia

Lambán, tras admitir el honor que supone ser presidente de una Comunidad política con mil años de historia, solo equiparable a la que pueden sentir quienes han sido alguna vez alcaldes de sus pueblos, ha agradecido el apoyo de los cuatro partido que le han permitido llegar hasta aquí, también de IU, que apoyó su investidura (en la imagen superior, Lambán (dcha) desgrana su discurso en presencia del presidente de las Cortes, Javier Sada).

Es reflejo de una apuesta por una gobernanza alejada de “cualquier tentación frentista”, en términos de centralidad ante los importante retos que tiene ante sí Aragón, y también “grandes oportunidades”, y para una gestión exitosa, no pueden depender de un solo partido, ni siquiera privativa de la izquierda o la derecha.

“Para su gestión exitosa -ha enfatizado- se necesitan gobernanzas transversales, moderadas y plenamente instaladas en la centralidad”.

Una centralidad en la que a él no le cuesta instalarse, ha agregado, anteponiendo, a la hora de establecer prioridades, los intereses generales a los de partido, como defendía el fallecido Alfredo Pérez Rubalcaba.

Y con un punto de “locura razonada”, ha apuntado parafraseando al sociólogo alemán Max Weber, ha defendido el ejercicio de la política “con pasión”, que inclina a compartir propósitos entre todos antes que encaminar los esfuerzos exclusivamente por la vía de la ideología.

Esa visión, ha agregado, ha abierto un espacio de colaboración “amplísimo” entre las cuatro fuerzas para formar el gobierno de los próximos cuatro años, que tendrá como norma rectora el Estatuto de Autonomía y las metas claras de hacer un Aragón más social, verde, digital y plenamente alineado con la Constitución española.

Además, ha aprovechado para reivindicar ante Calvo y Ábalos la España radial, frente a la centralizada, e infraestructuras esenciales para Aragón, como la reapertura del Canfranc o el corredor Cantábrico-Mediterráneo, que han de entenderse claves para España, y ha reconocido el apoyo del Gobierno de Pedro Sánchez estos meses.

Aragonesismo

Lambán, en un discurso emocional en su segunda investidura, se ha declarado un aragonés enamorado de su tierra que un día decidió servirla desde la política, ha asegurado que si existiera una hormona del aragonesismo la tendría en exceso y ha confesado que le gustaría ser recordado como un fiel ejerciente de la visión que de la política tenía el presidente de la Segunda República Manuel Azaña, inspirada en la justicia universal.

Calvo, por su parte, ha aludido al espacio político complejo actual y a los retos compartidos y específicos de Aragón y España, entre ellos la sostenibilidad del planeta y el cambio climático, los problemas de despoblación -“afortunadamente -ha apostillado- para España Teruel existe”-, las políticas sociales que hacen que la igualdad sea el verdadero motivo de la existencia de la democracia o atajar la violencia asesina de género y todas las desigualdades.

Además, ha apelado a que la política no sea “la guerra por otros medios” ni espacio de confrontación constante, sino de colaboración, necesaria en la actualidad porque la sociedad la vive “con naturalidad”.

“Tenemos que ir todos aprendiendo a construir una convivencia 40 años más siquiera”, con nuevas fórmulas que hagan que la política solo pueda transitar en el espacio del respeto y reconocimiento al otro, ha subrayado Calvo, quien ha alabado que Lambán afronte este mandado como lo hace todo, “sabiendo que el diferente no es tu enemigo, sino simplemente quien aporta otro punto de vista”.

Al acto han asistido, entre otros, el presidente de las Cortes, Javier Sada, el Justicia de Aragón, Ángel Dolado, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, y la delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez.