cuidadores

Cuidadores de dependientes ya pueden pedir la financiación de cuotas de la SS

El director gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, Joaquín Santos, ha recordado que desde este lunes, 1 de abril, los cuidadores no profesionales de personas dependientes ya pueden pedir ser beneficiarios de la financiación de sus cuotas a la Seguridad Social por parte de la Administración General del Estado.

El Gobierno central ha asumido el pago de la misma a través del Real Decreto Ley de medidas urgentes para la garantía de la igualdad de trato y oportunidades en el empleo y la ocupación.

En declaraciones a los medios de comunicación, tras visitar la nueva residencia de Disminuidos Físicos de Aragón, Santos ha indicado que el Ejecutivo central ha recuperado una medida que existía cuando se puso en marcha la ley de la dependencia y que se suprimió en 2012.

Consiste en que el Estado “aporta el cien por cien de esa cotización en un convenio especial para las personas que lo puedan necesitar”, ha detallado el gerente del IASS.

Retroactividad

Asimismo, ha comentado que cuando se suprimió, “la mayor parte de las personas que estaban cotizando dejaron de hacerlo”.

Por su parte, el Gobierno de Aragón ha estado abonando el 60 por ciento de la misma a quienes se han mantenido dados de alta en la Seguridad Social por esta causa.

En este punto, Santos ha manifestado que puesto que su convocatoria se aplica con efecto rectroactivo para las cotizaciones del año vencido todavía se va a formular la correspondiente a 2018, que está “en trámite administrativo”.

No obstante, cuando comience a aplicarse la nueva medida, el Ejecutivo aragonés dejará de dar esta ayuda puesto que ya no será necesaria. Hasta ahora, ha apoyado a más de 300 personas y ha destinando a este fin unos 300.000 euros.

Beneficiarios

Joaquín Santos ha precisado que pueden beneficiarse de esta medida quienes estén cobrando la prestación de cuidados en el entorno familiar –que en Aragón son entorno a 12.000 personas–, que no estén dados de alta en la Seguridad Social de forma que “quedan excluidos quienes cobran una pensión o estén trabajando en este momento”.

El gerente del IASS ha indicado que hay que formular la solicitud en la Tesorería de la Seguridad Social y la documentación puede descargarse desde su web.

Ha añadido que hay un periodo de 90 días para acogerse a este convenio especial.

Por su parte, el IASS tiene previsto ofrecer estos documentos en su web próximamente, además de que las trabajadoras sociales van a informar a las personas que vayan a solicitar la prestación de cuidados en el entorno familiar y a quienes se les reconozca se les enviará la documentación.

El Alzheimer devasta a 15.000 personas en Aragón, el 70% mujeres, y a sus cuidadoras

El Alzheimer es una enfermedad devastadora para el que la sufre pero también para el cuidador, para la que todavía no hay cura, salvo para ralentizar su progreso, y que en Aragón afecta a cerca de 15.000 personas, el 94 % mayores de 70 años y el 70 % mujeres.

Son algunos de los datos que han puesto de manifiesto en declaraciones a los medios algunos de los participantes en la jornada “Alzheimer #ConCienciaSocial”, que ha organizado en la capital aragonesa la Confederación Española de Alzheimer (Ceafa) y que ha inaugurado la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Pilar Ventura.

Según la presidenta de Ceafa, Cheles Cantabrana (foto superior), esta enfermedad tiene una prevalencia en España aproximada de 1,2 millones de personas y representa el 70 % de todas las demencias, patologías que, ha reconocido, son susceptibles de sufrir el 50 % de los mayores de 85 años y el 7 % de quienes tienen más de 65.

Es, ha advertido, un “tremendo problema” sociosanitario y de salud pública sobre el que hay que generar conciencia “teniendo en cuenta la falta de planificación” y que requiere de mayor inversión en investigación y coordinación sociosanitaria.

Sólo se ha conseguido ralentizarla

“No se es consciente de lo qué significa tener un enfermo de Alzheimer en la familia” ha subrayado Cantabrana, desde cuya organización se reclama un Plan Nacional frente a esta enfermedad de la que todavía se desconoce el origen y para la que de momento en farmacología, aunque importante, lo único que se ha logrado es ralentizar hasta 5 años la enfermedad.

En este sentido, el secretario de la Sociedad Española de Psicogeriatría y Psiquiatra en Huesca, Javier Olivera, ha reconocido que desde hace más de diez años no han aparecido fármacos nuevos.

“La buena noticia” es, no obstante, que la investigación “avanza rápido”, como la que lidera el catedrático de Anatomía y Anatomía Patológica Comparadas de la Universidad de Zaragoza, Manuel Sarasa, orientada a impedir los depósitos de sustancias tóxicas en el cerebro y que la enfermedad progrese.

Aunque se conoce como “vacuna”, Olivera ha advertido de que es un fármaco que se aplica en personas que ya han comenzado con los síntomas, cuando hay un deterioro cognitivo leve, y que en la fase de prueba en humanos está dando “resultados esperanzadores”.

También se ha referido a las terapias génicas para personas “predispuestas” en las que influyen los factores génicos, sobre todo, ha explicado, en los casos en los que la enfermedad aparece antes de los 55 años.

Importancia del estilo de vida

Al igual que la presidenta de Ceafa, Olivera ha incidido en la importancia del estilo de vida y de mantener hábitos saludables, como la dieta mediterránea, no fumar, controlar la tensión arterial o evitar la hiperglucemia y el sedentarismo.

Como psiquiatra, Olivera ha recordado que el alzheimer es una enfermedad devastadora con el paciente y con los cuidadores porque produce trastornos de conducta como agresividad, agitación, alucinaciones, depresión o apatía, entre otros, que genera sufrimiento en el paciente y en el entorno y es el principal motivo de las consultas e institucionalización de los pacientes.

Por su parte, la consejera de Sanidad también ha hecho referencia a esas investigaciones en las que Aragón es pionera, pero además ha puesto como ejemplo el tratamiento personalizado que se ofrece a estos enfermos en la Comunidad, en coordinación con los distintos niveles asistenciales.

El motivo es que el Alzheimer se aborda desde la perspectiva de la cronicidad, ya que en la mayoría de los casos son pacientes que requieren tratamientos crónicos complejos debido a la edad.

Ventura ha apuntado que el Alzheimer es la “principal causa de discapacidad” en las personas mayores, lo que supone “un enorme reto sanitario y social” que hay que abordar con el trabajo “conjunto y coordinado” de las áreas social y sanitaria, integrando también a los colectivos de pacientes.

Desde esta perspectiva global, ha apuntado la consejera, es preciso también realizar un diagnóstico temprano de la patología para iniciar “cuanto antes” el tratamiento, un aspecto en el que es fundamental la implicación de la Atención Primaria.

Podemos exige cambiar ayudas a cuidadoras porque dejan fuera al 99%

Podemos va a presionar en las Cortes para que el Gobierno de Aragón PSOE-CHA modifique el decreto de ayudas para el pago de la Seguridad Social a cuidadoras no profesionales de dependientes, porque el que se ha aprobado deja fuera a más del 99% de las integrantes del colectivo. Al exigir que las asistentes que opten a la subvención hayan cotizado en 2016, sólo 293 personas pueden acceder a la ayuda, a la que sin ese requisito podrían optar 11.200.

Así lo han explicado la diputada y el diputado de Podemos Marta Prades y Héctor Vicente, quienes han subrayado que en el acuerdo presupuestario entre su formación y PSOE-CHA se contemplaba un mínimo de 2.000 beneficiarias, para las que hay habilitada una partida de 390.000 euros.

Las cuidadoras (la inmensa mayoría del colectivo son mujeres) no profesionales de dependientes constituyen un eslabón fundamental en la cadena de los servicios sociales, sobre todo en las zonas rurales.

Hasta 2012, estas personas podían suscribir un convenio especial con la Seguridad Social, de forma que sus cotizaciones (la máxima es de 181,55 €) eran subvencionadas en un 60% por el Inserso. Esa afiliación a la SS reconocía su trabajo y les aseguraba sus futuras pensiones de jubilación.

Pero ese año, el Gobierno español canceló las ayudas y la mayoría de cuidadoras perdieron el convenio especial y dejaron de cotizar, “porque normalmente se trata de personas con poca capacidad económica que apenas pueden hacer frente a las cuotas”, ha explicado Héctor Vicente.

La DGA asume las ayudas

La pasada semana, la Consejería de Derechos Sociales informó de que a partir de ahora el Gobierno de Aragón se iba a hacer cargo de las subvenciones, aunque de momento alcanzarían sólo a las cuidadoras que hubieran cotizado en 2016. En ese ejercicio en Aragón sólo han cotizado 293 personas, según datos de la propia DGA, “cuando el colectivo lo forman unas 11.200 personas”, precisó el diputado de Podemos.

La solución pasa, según la formación progresista, por modificar el decreto de ayudas, de forma que se excluya el requisito de haber cotizado en 2016. A su entender, las subvenciones “se deben otorgar por adelantado a quienes las soliciten, no a año vencido. Es la forma de incentivar a las cuidadoras para que se reenganchen al convenio, vuelvan a cotizar y se aseguren sus pensiones”.

En los términos actuales, las ayudas sólo van a alcanzar “al 0,5% de las 11.200 potenciales cuidadoras que podrían beneficiarse”, puntualizó Héctor Vicente. El diputado recriminó “el doble sacrificio” de estas personas, quienes “por un lado, dedican parte de su vida a cuidar dependientes sin contraprestación; por otro, se quedan sin pensiones”.

El diputado de Podemos aseguró que de la partida de 390.000 euros para 293 cuidadoras “va a sobrar dinero, que se va a malgastar”. Respecto a si esa cuantía alcanzaría para las 2.000 beneficiarias que se pretendía cubrir, Vicente precisó que en el acuerdo presupuestario “también se contempla un crédito ampliable en caso de necesitarse más dinero”. Y en relación a de dónde saldría esa financiación suplementaria, se refirió a los 34 millones recibidos por Aragón desde el Estado por recaudación tributaria, “que de forma prioritaria deben dedicarse a cubrir acciones de orden social”.

Discriminación de género

Podemos pretende recuperar a corto-medio plazo el nivel de las 11.200 cuidadoras con subvenciones del año 2012, cuando el Estado cortó las ayudas del 60% a la afiliación a la SS, lo cual “se puede lograr mediante subsidios que sean constantes y que incentiven a la afiliación”, aseguró Vicente.

Por su parte, la diputada Marta Prades incidió en el carácter discriminatorio que el decreto de ayudas tenía respecto a las mujeres, “a las que se vuelve a condenar a percibir, o no recibir siquiera, pensiones inferiores a los hombres”.

La diputada ha lamentado el “vacío de ideas” de la política social del Gobierno de Aragón, al que ha recriminado de forma especial “la paralización del proyecto de ley de renta social básica, porque no tienen un modelo claro. Nosotras apostamos por la renta básica para toda la población; ellos, por la estigmatización de la pobreza”.