decaer

El Plan de Vivienda 2018-2023 decae con los votos de PP, PSOE y Cs pese al respaldo social y profesional

Los votos en contra de PP, PSOE y Cs han dado la puntilla al Plan de Vivienda 2018-2023, al desautorizar la operación de financiación del citado Plan por parte del Banco Europeo de Inversiones (BEI), que aportaría la mitad de los 72 millones en que se había presupuestado el proyecto para financiar construcción y rehabilitación de vivienda social con criterios sostenibles. ZeC y CHA han sido los únicos que han apoyado el proyecto en el Pleno municipal de este lunes 18 de marzo, pese a que la iniciativa cuenta con un amplio e ideológicamente diverso respaldo por parte de entidades sociales y profesionales de la ciudad. El alcalde Santisteve ha acusado a la oposición de querer impedir que ZeC impulsara el Plan “por encima de los intereses de la ciudad”.

Precisamente los representantes de algunas de esas organizaciones han sido los primeros en intervenir como paso previo al debate del punto del orden del día relacionado con el Plan de Vivienda para reclamar a los grupos políticos que aprobaran la recepción del crédito del BEI, lo contrario, ha señalado alguno de ellos, “sería imperdonable”.

En la misma línea se ha expresado el concejal de Vivienda, Pablo Híjar (ZeC), quien tras recordar algunos de los datos más destacados del proyecto (72 millones de inversión para construir 308 nuevas viviendas y rehabilitar otras 832 con criterios de ahorro de energía y sostenibilidad medioambiental), ha insistido en el “esfuerzo” del gobierno municipal por alcanzar un acuerdo con los demás grupos. Pero el PP rechazó desde el inicio la propuesta y PSOE y Cs “no han trasladado ni una sola propuesta”, ha relatado Híjar.

Un plan necesario

El concejal de ZeC ha subrayado la “pluralidad” del apoyo al Plan otorgado por 33 entidades zaragozanas, el compromiso de ZeC por la negociación, su concesión a ampliar las líneas del proyecto tal y como le reclamaba la oposición, incluyendo una línea de rehabilitación para viviendas privadas. “Era fácil llegar a un acuerdo”, ha sentenciado Híjar, pero ha lamentado que “la izquierda descarte la posibilidad” de llevar adelante una iniciativa “muy necesaria para la ciudad”.

También el portavoz de CHA, Carmelo Asensio, ha destacado lo necesario del Plan “porque llevamos muchos años sin inversiones destacadas en materia de vivienda” y por tanto la ciudad necesita rehabilitar y ampliar el parque social, así como modernizar el parque privado de vivienda.

Asensio ha señalado que el Plan podía propiciar un nuevo modelo de ciudad en materia de urbanismo y la dinamización del sector de la construcción y su reorientación hacia modelos sostenibles.

El PSOE propone 2.000 viviendas nuevas

Pero la intervención del otro grupo de la bancada de la izquierda, el PSOE, ha dejado claro que el Plan iba a decaer y que los socialistas sumaban de nuevo sus votos a los de PP y Cs, lo mismo que el pasado viernes propició con su abstención y el rechazo de la derecha que la ciudad se quedara sin presupuesto este año 2019.

La concejala socialista Lola Campos ha recriminado la gestión en materia de vivienda por parte de ZeC y ha vuelto a insistir en que el Plan no era el adecuado, para señalar que la propuesta del PSOE era mucho más ambiciosa y realizable, “donde se contempla la construcción de 2.000 nuevas viviendas sociales a coste cero” y “la rehabilitación de mil viviendas privadas”, todo ello en medio de los abucheos y las protestas de parte del público asistente a la sesión.

Campos, como ya había denunciado anteriormente la portavoz de Ciudadanos, Sara Fernández, ha insistido en que no tenía sentido traer este punto del orden del día al Pleno porque la aprobación del crédito del BEI exigía como condición previa la aprobación del presupuesto municipal, que fue rechazado el pasado viernes. Por ese motivo, Fernández ha acusado a ZeC de no pretender “mas que un gesto electoral a costa de la oposición y de los zaragozanos”.

La representante de Cs ha insistido en que había tiempo para dar el visto bueno al crédito del BEI hasta noviembre y se ha comprometido a “traer un plan de vivienda en condiciones” para esas fechas.

Por su parte, el concejal del PP Pedro Navarro ha insistido en el carácter electoralista de la iniciativa del gobierno municipal, al que ha acusado de incapacidad para llegar a acuerdos con otras fuerzas en este y en otros asuntos.

Críticas del alcalde a la oposición y nueva concejala

En su réplica, Híjar ha acusado a la opòsición de estar votando en contra de una importante inversión para la ciudad “que cuenta con un gran consenso social” y de estar planteando “unas discrepancias que no existen en la calle”.

El alcalde, Pedro Santisteve, ha querido cerrar la sesión para reprochar a los grupos de derecha y al PSOE su actitud, frente a la voluntad negociadora de su gobierno.

“Les pedimos propuestas, pero pero no han aportado ninguna”, ha asegurado Santisteve, quien ha sostenido que la voluntad de esos grupos era “evitar que ZeC implementara el Plan de Vivienda y por eso lo han retrasado, dejando a un lado los deseos y las necesidades de la ciudad. Ahora les viene muy bien como excusa la paralización del presupuesto gracias a la maniobra del Gobierno central del PSOE con la deuda del tranvía del PSOE”, ha sentenciado el alcalde.

Por otro lado, como primer punto del orden del día de la sesión plenaria de este lunes se ha procedido a la toma de posesión de la nueva concejala de ZeC Adriana Caridad, en sustitución de la dimitida Teresa Artigas (La foto superior de zaragoza.es recoge el momento en que la nueva edil promete su cargo).

La número 9 de la lista electoral de Zaragoza en Común (ZeC), Adriana Caridad, ha tomado posesión de su escaño como concejal en el Ayuntamiento zaragozano “por imperativo legal” y sin renunciar a sus “valores feministas y republicanos”.

Con voz firme, Adriana Caridad ha prometido su cargo delante de un gran ejemplar de la Constitución al inicio de la sesión plenaria extraordinaria de este lunes, 18 de marzo, que se ha convocado a las 13.00 horas.