denuncias

Cuatro denuncias por agresiones sexuales empañan Fiestas del Pilar

La última noche antes de clausurar las Fiestas del Pilar ha registrado dos nuevas denuncias por agresiones sexuales. De esta forma, la semana grande de la capital aragonesa acumula ya cuatro denuncias de estas características, lo que ha obligado a parar hasta en tres ocasiones todas las actividades festivas.

Además, desde el Ayuntamiento no descartan que este número pueda aumentar en los próximos días ya que creen que las denuncias no suelen ser “instantáneas”, sino que las víctimas lo hacen, mayoritariamente, tras varios días de reflexión. De hecho, tienen constancia de otras tres agresiones que, por el momento, no han presentado denuncia.

La primera que se había conocido tuvo lugar en Valdespartera por parte de un taxista sobre una joven que recogió en este barrio y que se quedó dormida en el vehículo. La otra se produjo en la calle Mayor, frente a un conocido bar del Casco Histórico, aunque no han querido dar más detalles para no enturbiar la investigación.

Para la concejal de Igualdad, Arantxa Gracia, son cifras “preocupantes”, aunque quieren ver dos aspectos positivos de la campaña contra las agresiones sexuales. La primera de ellas es el “rechazo unánime” de toda la ciudadanía y “lo bien que han acogido los paros”. “No han parado solamente los espacios municipales, sino que se han sumado otros aspectos muy visibles como el recinto ferial o las obras teatrales. Nos tenemos que felicitar como ciudad porque reconocemos que hay agresiones, como en todas las fiestas, y las visibilizamos”, ha señalado Gracia.

Las mujeres “por fin” denuncian

Asimismo, el concejal de Cultura, Fernando Rivarés, ve como “positivo” que “por fin” las víctimas hayan dado un paso más y “se atrevan” a presentar la correspondiente denuncia ante estos delitos.

“Suena macabro, pero es positivo. No quiere decir que haya más agresiones, seguramente haya menos que nunca, pero por fin las mujeres se atreven a denunciarlas. La respuesta de la sociedad es positiva en defensa y apoyo de las mujeres”, ha añadido.

El pasado año 2017 no se pararon las Fiestas en ningún momento por estas denuncias.

Este lunes, a las 12.00 horas, volverá a haber una manifestación de toda la corporación y todos los grupos municipales para, explica Gracia, “demostrar que en esta lucha no hay color ni signo, sino que vamos a una contra las agresiones sexistas y sexuales”, ha concluido.

La Policía Local interpone 150 denuncias por orinar en el entorno del recinto ferial de Valdespartera

La Policía Local de Zaragoza ha interpuesto 150 denuncias a personas por orinar en los portales, calles y muros próximos al recinto ferial de Valdespartera, así como 25 por hacerlo en otras zonas de la ciudad desde que comenzaron las Fiestas del Pilar el pasado viernes.

Es el resultado de una campaña especial en la que se han intensificado el número de agentes desplegados por las inmediaciones de un espacio que ha incorporado 20 nuevos baños químicos portátiles, además de los ya existentes, según han informado fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza en una nota de prensa.

Controles de ruido

A petición de los vecinos, también se han realizado a lo largo de estos días tres mediciones de ruido que han resultado positivas, mientras que el dispositivo de limpieza ha funcionado con “total normalidad”, por lo que no ha sido necesario recurrir a brigadas de refuerzo.

En cuanto a la movilidad, desde el Consistorio han informado de que los servicios de autobús y tranvía tampoco han registrado incidencias, a pesar de que la madrugada del sábado a domingo se registró el máximo índice de ocupación del recinto.

Desde el departamento de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Zaragoza han establecido unos “cauces directos de comunicación” con la Asociación de Vecinos de Valdespartera con el objetivo de poder adoptar medidas en caso de que se produzca cualquier “incidencia, sugerencia o situación concreta” durante el transcurso de las fiestas.

Aragón registra casi una veintena de delitos de odio en 2018

Movimiento contra la Intolerancia ha presentado el Informe Raxen 2017 en el que se alerta sobre un “alarmante” repunte de los delitos de odio por el auge del extremismo dialéctico social y político. En Aragón, la oficina contra la Discriminación ha registrado 19 casos en 2018, aunque tan solo se denuncian el 10% de los realmente existentes.

La capital aragonesa ha acogido la presentación de la edición 2017 del Informe Raxen. Un exhaustivo documento social que analiza y monitoriza la proliferación de incidentes y acciones constitutivas de delitos de odio en el territorio español.

El estudio, elaborado por Movimiento contra la Intolerancia, alerta sobre el repunte de actitudes de intransigencia hacia otras personas por “ser diferente”. Esta radicalización de posturas viene determinada, según el presidente de Movimiento, Esteban Ibarra, “por el auge de los discursos de odio”.

Mensajes y argumentarios agresivos, tanto en Internet como en el plano político, que “tan solo alientan a xenofobias, islamofobias, disfobias, homofobias, antigitanismos, misoginias o aporofobias, y otras muchas formas de intolerancia”.

El riesgo de todo ello es que se termina “polarizando la sociedad”, confundiendo la libertad de expresión con “la impunidad de agresión”, ya sea verbal o física.

Intolerancia visible y encubierta

Raxen contabiliza en España más de 600 incidencias a lo largo de 2017, siendo la Comunidad Valenciana el territorio con mayor cantidad de casos (87).

En Aragón las cifras son menores (26 casos), pero se trata de datos “relativos”, explica Ibarra, ya que “tan solo se denuncia el 10%”, generalmente “por miedo a represalias, o porque se piensa que no servirá de nada”.

Con estas variables en la ecuación, los expertos aducen que esas 600 incidencias podrían multiplicarse hasta por diez, estimando, por tanto, más de 5.000 en toda España.

Esta variable afecta también a Aragón. Así, la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, ha revelado que la Oficina contra la Discriminación ha registrado en Aragón “solo en lo que llevamos de 2018” casi una veintena de casos. Una cifra que presenta tendencias de sobrepasar las de 2017 que muestra Raxen, así como las de 2016, cuando se verificaron 31 casos.

Sistemas de alerta temprana

Esteban Ibarra ha definido la intolerancia como un “poliedro con muchas caras”, siendo el núcleo común de todas ellas la “negación de la dignidad de personas o colectivos por el hecho de algún factor diferencial”.

La sociedad, de hecho, ha tardado décadas en reconocer esta faceta polimorfa, mediante “reduccionismos o pasividades”. Por ello, “ha costado mucho” el planteamiento de “estrategias preventivas” o la ejecución de “políticas victimológicas” que amparen a personas vulneradas en sus derechos fundamentales.

En ese sentido, el presidente de Movimiento contra la Intolerancia ha hecho un llamamiento a administraciones y a la sociedad en su conjunto, para que empiece a realizarse una práctica de detección de estos delitos, a través del establecimiento de “observatorios” en los territorios.

Se ha referido a ellos como “sistemas de alerta temprana”, es decir, concienciar a la propia ciudadanía para denunciar simbologías de odio, como una simple pintada, o la violencia en el fútbol. Alertas colectivas que ayuden a visibilizar un problema “que existe y está latente, y que puede acabar en “crímenes de odio”.

Denunciados 52 delitos contra la libertad sexual desde 2004 en Fiestas del Pilar

Entre los años 2004 y 2017 se han presentado en las Fiestas del Pilar 52 denuncias por delitos contra la libertad sexual frente a las 74 presentadas en los Sanfermines en el mismo periodo, según un estudio elaborado por la Universidad Pública de Navarra por encargo del Ayuntamiento de Pamplona.

Este estudio revela el importante incremento de las denuncias por delitos de abusos o agresiones sexuales durante los Sanfermines, ya que se ha pasado de no recibirse ninguna denuncia en 2006 y 2007 a las 20 de 2016 y las 22 de 2017.

En concreto, según el estudio, que recoge datos del Ministerio del Interior, no se presentó ninguna denuncia en 2006 y 2007, hubo 2 en 2008, 2 en 2009, 4 en 2010, 3 en 2011, 2 en 2012, 5 en 2013, 7 en 2014, 3 en 2015, 20 en 2016 y 22 en 2017, lo que revela la mayor sensibilización social en torno a este tema, han indicado en conferencia de prensa las profesoras Lohitzune Zuloaga y Paz Francés.

Zuloaga ha resaltado que a partir de 2015 se ha producido un punto de inflexión en el número de denuncias presentadas y en ese sentido ha apuntado que en Sanfermines ha habido dos “hitos”, que son la muerte de la joven Nagore Laffage en 2008 y el caso de la Manada en 2016, que han contribuido a una mayor sensibilidad social.

Más conciencia social

La concejala de Seguridad Ciudadana, Itziar Gómez, ha indicado al respecto que este aumento de denuncias es un “dato positivo”, porque no significa que ahora haya más casos, sino que revela que hay “más confianza en las instituciones, más conciencia social y mayor nivel de respuesta”, lo que “genera un entorno de mayor seguridad”.

En el estudio se hace una comparación entre los Sanfermines y otras fiestas como las Fallas de Valencia, la Feria de Málaga, la Tomatina de Buñol (Valencia) y el Pilar de Zaragoza y se concluye que, de 2004 a 2017, se han presentado en las fiestas de Pamplona 74 denuncias por delitos contra la libertad sexual (27 agresiones sexuales, 42 abusos y 5 casos que no se han podido clasificar por falta de datos).

En el mismo periodo de tiempo, en las Fallas de Valencia se presentaron 64 denuncias, en la Feria de Málaga 73, en la Tomatina de Buñol (Valencia) 4 y en El Pilar 52, han explicado las profesoras, que han afirmado que estos son solo una parte de los casos que se producen, ya que muchos de ellos no se denuncian.

Cuatro multas diarias a ciclistas y solo 11 a conductores en año y medio por no respetar las bicis

La leyenda urbana de que la Policía Local no multa a los ciclistas parece que sólo es eso: una afirmación gratuita. Una media de cuatro ciclistas al día han sido sancionados desde enero de 2017 hasta mayo de 2018, según datos de la propia Policía Local facilitados a la web Zaragoza en Bici. Por contra, en ese mismo periodo sólo 11 conductores fueron multados por infracciones relacionadas con el ámbito ciclista, un dato que llama la atención del colectivo de las dos ruedas desde el que se denuncian las frecuentes faltas de vehículos que no respetan las distancias con las bicis, aparcan en carriles bici o invaden el espacio de seguridad en los semáforos de Independencia.

Los policías locales zaragozanos impusieron un total de 2051 sanciones a ciclistas en el referido periodo, de las cuales, 1.674 estaban relacionadas con maniobras que pusieron en peligro la seguridad de peatones o del propio ciclista o de otros conductores de velocípedos.

Las multas de hasta 200 euros por circular por espacios reservados para peatones (aceras o calles peatonales) son las que más sufren los ciclistas. En año y medio, 872 sanciones de este tipo ha interpuesto la Policía Local, que sanciona desde 36 a 200 euros este tipo de infracción.

“La cuantía de la multa suele determinarla la velocidad a la que se desplace el ciclista y el tipo de maniobras con riesgo para los peatones que vaya haciendo”, explica Javier Tello, miembro de Zaragoza en Bici.

Otras sanciones

La circulación de ciclistas por espacios que les están vetados pueden acarrearles multas muy severas. “Circular por las vías del tranvía puede suponer una sanción de hasta 500 euros”, indica Tello, aunque no tienen constancia de que ningún ciclista haya sufrido una reprimenda tan elevada.

La falta de precaución es el segundo motivo que más sanciones les acarrea a los ciclistas. Hasta 274 multas por este concepto han interpuesto los policías locales. Normalmente, ese tipo de correctivo suele ser resultado de la acumulación de varias infracciones con riesgo para la integridad propia o de otros circulantes, que se engloban en ese concepto más amplio y ambiguo de la falta de precaución.

Los policías locales han reprendido también a los conductores de bicicleta con 126 sanciones por desplazarse llevando auriculares y han multado a otros 123 ciclistas por no respetar los semáforos en rojo.

El siguiente puesto en el ranking sancionador lo ocupa un tipo de multa con la ambigua denominación de ‘conducción negligente’, que ha supuesto la imposición de 106 sanciones a los ciclistas. También este caso suele ser resultados de acumulación de infracciones por parte del ciclista, sin riesgo evidente propio o ajeno.

Cierran el listado sancionador las multas por no utilizar luces (89) y las derivadas del uso del teléfono móvil durante la conducción (84).

Los vehículos a motor, apenas multados

Frente al abundante listado sancionador a los ciclistas, llama la atención que en año y medio sólo han sido multados 11 conductores por no respetar la distancia de seguridad al adelantar bicicletas.

Ese es el único correctivo a conductores de vehículos de cuatro ruedas en relación con los ciclistas y sus infraestructuras viarias, según los datos aportados por Zaragoza en Bici.

Su representante Javier Tello subraya que “además, más de la mitad de esas sanciones las ha interpuesto la Policía Local a requerimiento de los propios ciclistas, que hemos aportado vídeos para demostrar la falta cometida por los conductores. Es decir, la Policía Local no sanciona apenas a coches, autobuses y otros vehículos que no respetan a los ciclistas”.

Tello denuncia que las reprimendas a los conductores son insuficientes porque “de todos son conocidas las maniobras que a diario sufrimos los ciclistas con adelantamientos indebidos, aparcamientos en carriles bici u obstrucciones indebidas por parte de vehículos. Bastaría que la Policía Local vigilara unas horas cada día en paseo Independencia para multar, como mínimo, a media docena de conductores por adelantamientos indebidos o invasión de las zonas reservadas para nosotros en los semáforos”.

Campañas de información

El representante de Zaragoza en Bici subraya que su entidad se muestra “satisfecha” con los resultados estadísticos facilitados por el Ayuntamiento, “porque demuestran que hay vigilancia hacia los ciclistas y que se sancionan las infracciones”.

Pero pone el acento en el agravio que, a su juicio, suponen las cuatro multas diarias a ciclistas frente a las casi nulas reprimendas a los conductores de vehículos a motor. “No hay, por ejemplo, ni una sola multa a motoristas que invaden los carriles bici, cuando casi a diario se producen casos de ese tipo”, recrimina Tello.

El representante ciclista no reclama tanto la aplicación de mano dura contra los conductores, como “campañas de información que traten de revertir  la actitud de los conductores hacia los ciclistas, que generen más respeto y más prudencia, porque padecemos situaciones que entrañan peligro”.

Tello subraya a ese respecto los “acosos” que padecen los ciclistas en el ya mencionado paseo Independencia, pero también en el puente de Piedra, por donde pueden circular bicis que sufren con cierta frecuencia “los pitos y las reprimendas de buses y taxis por ralentizar la circulación, cuando allí no se puede circular a más de 10 km/h”.

Tanto Zaragoza en Bici como otras entidades ciclistas “llevamos años reclamando campañas de concienciación para facilitar la convivencia de la circulación a motor con la circulación ciclista y peatonal, pero de momento no hemos conseguido nada”, denuncia Javier Tello, quien confía en que los datos de la estadística de multas “cambie el punto de mira municipal y se decidan por llevar adelante acciones informativas, para las que contarían con nuestra total colaboración”.

Los delitos de violencia machista aumentaron un 18% en 2017

Los delitos de violencia contra la mujer aumentaron un 18,08 por ciento en Aragón en 2017 respecto al año anterior, y derivaron en un total de 422 sentencias de las que un 81 por ciento fueron condenatorias.

Este es uno de los datos que ha destacado el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA), Manuel Bellido, en una comparecencia ante la comisión Institucional de las Cortes de Aragón para informar sobre las líneas generales de la memoria de actividades del alto tribunal aragonés en 2017.

En su comparecencia, Bellido ha hecho referencia al progresivo incremento a lo largo de los últimos tres años de las sentencias por delitos contra la mujer, que sólo a lo largo del año pasado generaron centenares de órdenes de protección en favor de las denunciantes, un 80,25 por ciento de las cuales fueron aceptadas.

Clima social favorable y no incremento del maltrato

El presidente del TSJA ha asegurado que desconoce las causas del aumento de estas denuncias, aunque a título personal ha confiado en se deba a un clima social favorable y no a un incremento real de los casos de maltrato.

Ha admitido, sin embargo, que las cifras de desestimiento a las denuncias por parte de potenciales víctimas son “altas”, situación que ha relacionado a la posible falta de independencia económica de algunas de las afectadas, aunque ha advertido de que “si la víctima no quiere declarar, la presunción de inocencia es un principio rígido”.

Manuel Bellido se ha referido a las líneas principales de la memoria, que constata un incremento del 5,7 por ciento de los casos tramitados debido a un aumento global del 14 por ciento de las causas civiles, principalmente por las demandas vinculadas a las “cláusulas suelo”.

Esto se ha derivado en un aumento de la tasa de litigiosidad (número de asuntos por cada mil habitantes) del 4,4 por ciento, hasta situar a Aragón en una de las autonomías que más litigios plantea.

El presidente del TSJA, durante su intervención en las Cortes. Foto: cortesaragon.es

Más asuntos interpuestos que resueltos

El magistrado ha relacionado esta situación, que ha derivado, por primera vez, en el hecho de que el año pasado se interpusieron más asuntos de los que se resolvieron, con las necesidades de la justicia aragonesa, tanto de personal y medios como de adecuación a las nuevas herramientas digitales.

Bellido ha valorado la creación, el próximo 30 de junio, de un nuevo juzgado de primera instancia en Zaragoza que permitirá aliviar la tarea de los órganos especializados en casos de familia, incapacidades y cláusulas suelo.

Ha añadido, además, que el incremento de tres jueces en el juzgado especializado en cláusulas suelo permitirá mejorar el número de resoluciones de estos casos, aunque ha insistido en la falta de otro juzgado de instrucción más y la dotación de un nuevo magistrado en la sección VI de la Audiencia de Zaragoza.

En su intervención, se ha referido al proceso de implantación del expediente digital a través del sistema Avantius, para el que ha pedido “flexibilidad en los plazos”.

Ha considerado necesario que coexista el expediente electrónico con el papel, y ha demandado una formación adecuada para el personal de justicia en relación con el sistema y una asistencia técnica cualificada que, en la actualidad, “no está siendo lo excelente que sería necesario”.

Falta de medios

En el turno de intervenciones, la posición más crítica la ha mantenido el parlamentario del PP Fernando Ledesma, quien ha atribuido las dificultades de los juzgados en cuanto a personal y medios, y en relación al expediente electrónico, en el hecho de que el Gobierno aragonés “no cree en la administración de justicia”.

Por su parte, el diputado de Podemos Carlos Gamarra ha reprochado a los tribunales aragoneses las medidas cautelares dictadas a favor del mantenimiento de aulas en colegios concertados, decisiones que ha calificado de “ideológicas y no judiciales” y que, a su juicio, se inmiscuyen en el trabajo de planificación de la Administración.

En respuesta a esta afirmación, Bellido ha incidido en que no puede “entrar a valorar” el contenido de las sentencias a causa del carácter “sacrosanto” de la independencia judicial, aunque ha advertido de que los casos no siempre son iguales y que las decisiones, apoyadas siempre sobre leyes, son recurribles.

Más de 3.800 denuncias por violencia contra la mujer en 2017

A lo largo del pasado año 2017 se registraron en los juzgados aragoneses 3.860 denuncias por supuestos delitos de violencia contra la mujer. Se trata de un 22,1% más de denuncias que el año anterior. En ellas, 3.812 mujeres resultaron ser víctimas. Por nacionalidades 2.310 eran españolas y 1.502 extranjeras. El incremento mayor en número de víctimas (un 34,2%) se produjo entre las extranjeras y en un 15,3% de los casos fueron las mujeres españolas las que aparecían como víctimas.

Según datos facilitados por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género hechos públicos este lunes, el mayor número de denuncias corresponde a las presentadas por familiares o terceras personas. Pese a ello, el número de denuncias presentadas por las propias víctimas en los juzgados ha aumentado en un 21,2% frente a 2016.

Por lo que a renuncias se refiere, un total de 519 mujeres se acogieron a la dispensa de la obligación de declarar como testigo, lo que supone un 42,6% más que el año anterior.

A lo largo del año se enjuiciaron a 425 varones resultando condenados 215 españoles y 130 extranjeros. En porcentajes se aprecia sin embargo que, frente a las condenas dictadas en 2016, se ha incrementado en un 11,1% las de hombres extranjeros y en un 3,9% las de españoles.

En cuanto a órdenes y medidas de protección se refiere en Aragón se incoaron 785, se inadmitieron 15, se denegaron 140 y se adoptaron 630.

El fiscal alerta sobre el aumento de delitos contra la libertad sexual y de violencia de género

El fiscal superior de Aragón, José María Rivera, ha expresado su preocupación por el aumento el 5,4 por ciento de los casos de delitos contra la libertad sexual y del 3,89 por ciento en violencia de género, en 2016, según ha expuesto durante la presentación de la memoria de actividad del año pasado ante la Comisión Institucional de las Cortes autonómicas.

Rivera ha indicado que las diligencias previas relacionadas con delitos contra la libertad sexual pasaron de 341 a 429, siendo 156 de ellas agresiones sexuales.

Además, tres mujeres murieron a manos de su pareja y otra en un intento de asesinato, frente a un único supuesto en 2015, mientras que en la provincia de Zaragoza se incoaron 2.724 procedimientos penales por violencia de género frente a los 2.464 de 2015 y 2.336 de 2014.

Asimismo, ha indicado que el número de procedimientos penales por violencia de género se elevó a 3.204, mientras que en el caso de la violencia doméstica ha precisado que el aumento fue del 12,7 por ciento.

A su entender, estos casos “deberían estar en disminución, pero no es así” y ha alertado de que “la juventud no lo considera un problema, cuando sí que lo es” y por eso ha estimado que hace falta “mayor concienciación social”, mientras que sobre la falta de medios ha apuntado que “es difícil” que haya una dotación policial que proteja a cada mujer y con las órdenes de protección se trata “de evitar que el maltratador se acerque a la víctima”.

Acoso escolar

También se ha referido al acoso escolar, para apuntar que la sociedad “se ha concienciado” de que “no son cosas de chiquillos”, sino situaciones “penosas que hay que cortar” y la Fiscalía de Menores “está en ello”.

Por lo que se refiere al balance de la actividad general de la fiscalía, Rivera ha apuntado que se redujeron las diligencias previas en 2016 “por la reforma de la ley de enjuiciamiento criminal” por la que se dejan de trasladar a los juzgados los delitos en los que no consta el presunto autor, mientras que aumentaron el 5,9 por ciento los procedimiento abreviados, donde sí hay autor conocido.

También se incrementaron las diligencias urgentes en el juzgado de guardia el 4,2 por ciento; los sumarios pasaron de 35 en 2015 a 49 en 2016; la actividad del tribunal de jurado subió el 22 por ciento, y los juicios por delito el 4,1 por ciento.

Datos sobre criminalidad

Rivera ha expuesto, por lo que respecta a la evolución de la criminalidad, que el año pasado hubo ocho procedimientos de jurado en delitos por homicidio, frente a 7 de 2015; los mismos por homicidio por imprudencia, 19; un 9 por ciento más de lesiones por imprudencia y un 26 por ciento menos de lesiones dolosas.

Los delitos contra el patrimonio crecieron el 2,3 por ciento, bajando los robos con fuerza el 4,7 y aumentado el 19 por ciento los robos en casa habitada, el 17 los robos con violencia o intimidación, el 4,9 por ciento los de estafa y el 8,7 los de apropiación indebida.

Los delitos contra la salud pública crecieron el 15,3 por ciento, en materia de siniestralidad laboral se contabilizó una muerte frente a las siete de 2015, en el ámbito del medioambiente el incremento de casos fue del 27 por ciento, con 23 frente a 18 casos del año anterior, y en menores, aumentaron el 40 por ciento los expediente de reforma y bajaron el 16,6 los de protección.

En el ámbito de los delitos informáticos se calificaron 242 procedimientos, “no solo los propiamente informáticos, sino los cometidos a través de la informática”, y en el caso de los delitos económicos y relacionados con la corrupción, “se ha producido un parón”, tras la resolución de varios asuntos. Rivera ha recordado que el caso de La Muela “está pendiente” del recurso de casación ante el Tribunal Supremo, igual que el caso Naves.

Medios

El fiscal superior ha indicado que “necesitaríamos más fiscales” y así se pone de manifiesto en cada reunión que se mantiene con el Gobierno de Aragón, con quien existe una “relación fluida”, mientras que sobre la nueva aplicación informática Avantius para la gestión procesal ha subrayado que “va a suponer una importante ventaja” el hecho de que sea común para fiscalías y juzgados, algo que no ocurría hasta ahora.

Además, “nos introducimos directamente en el procedimiento” y contribuye al avance del “papel cero”. Ha reconocido que en esta materia “el ideal sería que toda España tuviera” la misma herramienta, pero tras la transferencia de esta competencia a las Comunidades autónomas, “cada una ha optado por la que le ha parecido mejor”.

Por otra parte, ha abogado por poner en marcha la nueva oficial fiscal, aunque no se realice de momento la nueva oficina judicial, un “organismo pequeño que puede llevarse perfectamente acabo y que “se pide en todas las reuniones de la comisión mixta” con el Ejecutivo autonómico.

Mujeres víctimas de violencia con buen trabajo y salario van cada vez más al servicio de ayuda municipal

El perfil de las mujeres víctimas de violencia de género atendidas por el Servicio de Igualdad del Ayuntamiento de Zaragoza es cada vez más heterogéneo. Una media mensual de 91 mujeres de todo  tipo y de diferente condición social han acudido en lo que va de año para solicitar ayuda, lo que representa un incremento del 6% respecto a 2016. Desde esta instancia municipal se aboga por que el concepto de violencia machista se aplique también a la brecha salarial de género, a las agresiones sexuales, a los vientres de alquiler o la trata para la prostitución.

Chicas jóvenes, con formación, con empleo, en una buena situación económica y sin problemas añadidos al de la violencia de género constituyen ya un perfil habitual en las oficinas de la Casa de la Mujer, donde coinciden con los casos hasta ahora más frecuentes de mujeres con precariedad laboral o problemas económicos y familiares añadidos a las agresiones de sus compañeros.

A la hora de acudir a los servicios de ayuda municipales es determinante la red de apoyo social y familiar con que pueda contar la víctima, que no siempre es amplia y sólida cuando se dispone de una aceptable situación económica.

En lo que sí coincide el perfil de las mujeres atendidas es en las consecuencias que les produce la violencia que se ejerce sobre ellas: falta de autoestima, sentimiento de culpabilidad, depresión, inseguridad… “lo que implica que a muchas de ellas (270 mujeres este año) se les tenga que procurar asistencia psicológica complementaria al acogimiento, vigilancia, ayuda económica y de otro tipo que ya presta de entrada el servicio”, ha precisado su directora, Ana Gaspar, quien junto a la concejala de Igualdad, Arantza Gracia (ZeC), han presentado este miércoles 15 de noviembre la memoria de los primeros nueve meses de actividad de este año.

Ampliar el concepto de violencia machista

La edil ha aprovechado la comparecencia para insistir en que el concepto de violencia de género debe ampliarse a otras situaciones más allá de las agresiones de la pareja o ex pareja, lo que ha sido corroborado por la directora del Servicio de Igualdad y por otras integrantes del mismo, presentes también en la rueda de prensa.

Gracia ha subrayado que cuestiones como la trata, la prostitución, los vientres de alquiler, las agresiones sexuales o la brecha salarial, “que nos condena a la pobreza tras la jubilación”, deberían considerarse también como manifestaciones de violencia de género.

“Hay muchas formas de ejercer violencia contra las mujeres, más allá de amenazarnos, insultarnos o pegarnos”, ha asegurado la concejala, para quien el reciente pacto estatal contra la violencia de género representa una “oportunidad perdida, al restringir la violencia machista a las agresiones de la pareja o la expareja, dejando fuera cuestiones como la custodia de los hijos por parte de padres agresores, por ejemplo”.

Gracia ha indicado que desde que en 2015 Igualdad se elevó a la categoría de servicio municipal y se reforzó su presupuesto, el Ayuntamiento de Zaragoza destina anualmente 1,1 millones de euros a la atención a mujeres víctimas, sensibilización contra la violencia machista y promoción de la igualdad.

En este sentido, tanto ella como las responsables técnicas del servicio consideran que el incremento de mujeres que acuden al mismo (822 en los primeros nueve meses del año) no hay que interpretarlo como un dato negativo, sino también como un aumento de la concienciación de las mujeres y un deseo de no transigir con una situación que las denigra.

“Tenemos que tener en cuenta que no son mas que la punta del iceberg y es positivo visibilizar el problema con nombres y soluciones concretas”, ha puntualizado Ana Gaspar.

Un momento de la rueda de prensa del servicio de Igualdad

Prestaciones del servicio

Todas las mujeres que acuden al servicio, independientemente de sus situación administrativa, son atendidas y se les presta apoyo, han destacado la concejala y la directora de Igualdad, quienes han subrayado que esa asistencia se extiende también a las/os hijas/os de la víctima y que a ninguna mujer se le instiga para que denuncie al agresor.

El trabajo social, ha explicado Gaspar, se inicia con un diagnóstico personalizado de cada caso, para elaborar un plan de intervención adaptado a cada mujer y sus hijos e hijas. De las 822 atendidas hasta septiembre de 2017, 520 son casos nuevos. Las restantes 302 mujeres iniciaron la atención en el año anterior, o proceden de un proceso reabierto.

Además, desde el servicio de atención social se gestionan otros recursos relacionados, como el dispositivo de telealarma para mujeres en situación de riesgo (han sido utilizados por 78 mujeres); la promoción social y laboral para facilitar el acceso al mercado laboral o mejora de empleo de las mujeres atendidas (84 mujeres este año);  la gestión de prestaciones económicas para cubrir sus necesidades básicas; o el apoyo educativo, que se ha prestado a 216 mujeres y a 206 menores..

 

 

Además, el Servicio de Igualdad proporciona alojamiento a las mujeres y vástagos que así lo necesiten. Dispone de espacio en la propia Casa de la Mujer, además de pisos tutelados por personal municipal y otras viviendas de gestión propia por parte de las víctimas. A este respecto, Ana Gaspar ha destacado que la posibilidad de contar vivienda es “fundamental a la hora de que estas mujeres puedan recuperarse del trauma sufrido”.

La presentación de la memoria ha coincidido también con la de las actividades organizadas con motivo del Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer el próximo 25 de noviembre. En este sentido, Arantza Gracia ha invitado además a la población a participar en la concentración del próximo día 25 con motivo de los actos del Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que incluyen el día 27 una jornada con periodistas para sensibilizar sobre la importancia de su labor para crear conciencia.

 

Casi mil denuncias por violencia machista en Aragón en 2º trimestre

Los juzgados aragoneses recibieron en el segundo trimestre de 2017 un total de 970 denuncias por violencia machista, una cifra que coincide con el número de mujeres maltratadas, de las que 625 fueron españolas y 345 extranjeras, informan fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Aragón.

Estas cifras suponen que el índice de denuncias y el índice de mujeres víctimas de violencia de género, por cada 10.000 mujeres, es en Aragón de 14,57 para ambos conceptos.

Y colocan a Aragón entre los ocho territorios del Estado español con menor número de denuncias, según la estadística publicada este lunes 23 de octubre por el Poder Judicial.

Por provincias aragonesas, Teruel es la que se registra el mayor porcentaje de denuncias presentadas por las propias mujeres con un 84,2 %, seguida de Zaragoza con un 59,5 % y Huesca con un 52,6 %.

La oscense, sin embargo, es la que registra el mayor porcentaje de denuncias presentadas por parte de lesiones, con un 18,5 %, seguida de Teruel con un 7 % y Zaragoza con un 4 %.

En cuanto a resoluciones condenatorias el porcentaje de condenas en Aragón fue del 81,20 % y es también Teruel la provincia que mantiene el mayor porcentaje, con un 94,4 %, seguida de Huesca, con un 85,2 %, y Zaragoza con un 76,4 %.

Por delitos la cifra mayor la alcanzan los cometidos por lesiones y malos tratos, 656, seguidos por el de quebrantamiento de medidas (78) y contra la libertad (70).

Incremento del 18% en el Estado español

En el conjunto del Estado, los juzgados recibieron en el segundo trimestre de 2017 un total de 42.689 denuncias por violencia machista, lo que supone un incremento interanual del 18 %, según esta estadística, en la que figuran 40.366 mujeres víctimas de maltrato (un 20,7 % más).

En el mismo periodo, se elevó también en tres puntos el porcentaje de sentencias condenatorias a maltratadores, que representaron el 67,2 por ciento del total de fallos dictados (8.885 condenas de 13.230 sentencias).

Destaca el descenso del número de mujeres que renuncian a declarar contra sus parejas, que siguen haciéndolo el 10,5 %. Entre abril y junio de 2017 se acogieron a la dispensa a la obligación de declarar 4.263 mujeres, frente a las 4.341 del mismo periodo de 2016 (un 1,8 % menos).

Siguen siendo las mujeres extranjeras las que más renuncian a declarar contra su agresor (el 13,4 extranjeras y un 9,3 españolas).

El aumento de denuncias un 18 % (han pasado de 36.166 denuncias en el segundo trimestre de 2016 a 42.689) significa un incremento de víctimas, en este caso del 20,7 % (de 33.440 mujeres a 40.366).

Más solicitudes de protección

El observatorio judicial refleja un incremento de siete puntos en las solicitudes de órdenes de protección (se pidieron 10.242, 9.586 un año antes) y cuatro puntos en la concesión de las mismas por parte de los órganos judiciales.

La violencia de género se da de forma dispar en los distintos territorios y la ratio de víctimas por cada 10.000 supera la media estatal (17) en Baleares (26,3), Murcia (21,8) y Comunidad Valenciana (21,3), mientras que la más baja se da en Castilla y León (10,8) y Asturias, Cantabria, Galicia y País Vasco (ligeramente superiores a 11).

Casi un 70 por ciento de las denuncias fueron presentadas por la propia víctima, directamente en el juzgado o a través de atestados policiales, mientras que el Poder Judicial aprecia un ligero descenso de las presentadas por familiares de las víctimas (sólo fueron el 2 %)

Las denuncias por intervención directa de la policía se sitúan en el 15,25 por ciento de los casos.

En un 50 por ciento de los casos, la relación de pareja (cónyuge o relación afectiva) se mantenía en el momento de la solicitud de la orden de protección; un 3 por ciento de las víctimas que pidieron protección fueron mujeres menores de edad.