depósitos

Los antiguos depósitos de Pignatelli se abren al público este domingo con visitas guiadas

Los antiguos depósitos de agua de Pignatelli se abrirán al público este domingo, 17 de marzo, con un programa de visitas guiadas que va a llevar a cabo Zaragoza Turismo, con las que se pretende dar a conocer esta infraestructura que forma parte del patrimonio industrial e histórico de la ciudad y que ha sido adecuada de forma parcial por el Ayuntamiento de Zaragoza para su uso como espacio cultural.

Las visitas comenzarán este domingo y se desarrollarán todos los fines de semana en dos formatos: los sábados habrá visitas guiadas con entrada libre a partir de las 11:00 horas cada 45 minutos y para participar en ellas es necesario reservar previamente en cualquiera de las Oficinas Municipales de Turismo de lunes a viernes y recoger el ticket correspondiente.

Los domingos habrá visitas dinamizadas realizadas por un guía de Zaragoza Turismo y un actor que dará vida a Ramón de Pignatelli. Se realizarán también en cuatro turnos con idéntico horario. En este caso el precio de la entrada general es de 2 euros aunque habrá descuentos para familias numerosas, titulares del Carnet Joven, estudiantes y personas con discapacidad (1,5 €). Además los menores de 8 años, los mayores de 65 y las personas desempleadas no pagan.

A lo largo de los treinta minutos que duran las visitas, los participantes podrán conocer el sistema de abastecimiento de agua que tuvo Zaragoza en el siglo XIX y cómo mejoró gracias a estos depósitos, construidos por el arquitecto municipal Ricardo Magdalena en 1876 para abastecer a las fuentes públicas de la ciudad.

Las plazas están limitadas a 30 personas en cada turno (más información en el teléfono turístico 976 20 12 00 y vía Whatsapp 606 65 51 07 ).

Escaleras de acceso al área restaurada. Foto: zaragoza.es

La importancia del Canal

Los guías y el propio Pignatelli explicarán que su ubicación no es casual y que se eligió ese lugar por su cercanía al Canal Imperial, la gran obra de ingeniería hidráulica que se había finalizado en el siglo XVIII gracias precisamente al político ilustrado.

Además recordarán el importante papel que desempeñó el Canal en la vida de la ciudad, como vía de navegación y transporte de mercancías y viajeros, fuente de energía para diferentes industrias y, posteriormente, como zona de recreo.

Un conjunto arquitectónico recuperado como espacio cultural Los Depósitos de Pignatelli conforman un conjunto arquitectónico de gran interés histórico y su arquitectura tiene además un importante valor constructivo (en la foto superior de zaragoza.es, vista general de la zona restaurada).

El equipamiento figura en el Catálogo de Edificios de Interés Artístico del Plan General de Ordenación Urbana y está catalogado como de Interés Monumental.

Recientemente el Ayuntamiento de Zaragoza ha adecuado parcialmente las instalaciones. Los trabajos de reforma se han llevado a cabo en 565 metros cuadrados de los 1.500 que tiene el conjunto de los depósitos y se han centrado en el acondicionamiento de salas, zonas expositivas y aseos, añadiendo uno accesible para personas con movilidad reducida, así como en adecentar paredes, techos y suelos.

Igualmente, se han renovado los equipos de electricidad, climatización y se han ejecutado las medidas de seguridad necesarias. En total estas obras han supuesto una inversión de 712.744 euros.

Los 132.000 kg anuales de toallitas por el inodoro atascan tuberías y cuestan 60.000 euros en limpieza

El Ayuntamiento de Zaragoza ha emprendido una campaña de divulgación para luchar contra el problema de las toallitas en la red de saneamiento, que supone solo en la depuradora de La Cartuja la retirada anual de 132.000 kilos de estos residuos, lo que supone a las arcas municipales un gasto de 60.000 euros anuales.

El consejero de Servicios Públicos, Alberto Cubero, y el gerente de la sociedad municipal que se encarga del saneamiento del agua, Joaquín García Lucea (Ecociudad), han presentado en el consistorio la iniciativa “WC no es papelera”.

“Zaragoza es una ciudad con muy poca pendiente por lo que cualquier cosa tan consistente como una toallita tiende a quedarse y entorpecer el recorrido de los vertidos”, ha relatado el gerente de Ecociudad.

El responsable ha resaltado que la campaña se extiende a todo “vertido irresponsable” e incluye no tirar compresas, artículos de higiene íntima o pañales, algo que se puede evitar con el simple gesto de colocar una papelera en el cuarto de baño.

Costes de limpieza y daños en instalaciones

Retirar los 132.000 kilogramos de restos de toallitas húmedas que se desechan por el inodoro solo en la depuradora de La Cartuja- que trata la mayor parte de las aguas residuales en la ciudad- supone a las arcas municipales un gasto de más de 60.000 euros anuales.

De hecho, según estimaciones del consistorio los atascos en la red tienen un coste aproximado de 400 euros por tonelada, a los que se suman gastos de emergencia como el de 300.000 euros para limpiar el digestor que se rompió a principios de este año por un atasco de estas características.

Los anuncios para concienciar contra el problema de las toallitas, con una inversión de 25.000 euros, se emitirán en los medios de comunicación y a través de redes sociales y ha sido elaborada en colaboración con la Asociación Española de Operadores de Agua Pública.

PSOE aprobará el plan del Pignatelli sólo si se hacen más pisos libres

El PSOE sólo está dispuesto a apoyar el proyecto de los antiguos depósitos del parque Pignatelli si se incrementan las viviendas libres (de las 58 previstas a más de 80) para garantizar con esa promoción la financiación total del plan. Por su parte, el concejal de Urbanismo, Pablo Muñoz (ZeC), ha acusado a los socialistas de llevar bloqueando el proyecto “más de un año”, pero se ha comprometido a valorar la propuesta si ésta llega por escrito y vía enmienda al expediente que este miércoles se debate en la comisión municipal de Urbanismo.

Muñoz ha explicado que la enmienda socialista quizá no pueda llegar a la sesión de la comisión, “pero tenemos tiempo hasta el Pleno del día 30”.  En cualquier caso, ha reclamado al grupo socialista “que se aclare”, porque, según el responsable de Urbanismo, “lleva contradiciéndose más de un año, desde que iniciamos les negociaciones de este proyecto. Ya se les propuso hacer 75 viviendas y lo rechazaron”.

Respecto a la negociación, el punto de vista del PSOE es bien distinto. Su concejala Lola Ranera ha explicado que su grupo está dispuesto a negociar el proyecto si Muñoz retira el expediente del orden del día de la comisión de este miércoles, algo que ha descartado el concejal de ZeC, quien ha remitido el debate con los socialistas a que éstos presenten una enmienda por escrito al proyecto.

El pasado viernes 20 de octubre, el representante de ZeC presentó la propuesta del equipo de gobierno para recuperar los antiguos depósitos del parque Pignatelli como zona verde y de equipamientos, con una pastilla de terreno dedicada a la construcción de 82 viviendas, el 30% de las cuales serían de protección, de acuerdo con las exigencias de CHA para apoyar el proyecto.

Financiación

Muñoz explicó entonces que el coste total de las actuaciones sería de 10,2 millones, de los que 6 millones se financiarían mediante la promoción de pisos libres y el resto saldría en forma plurianual de los presupuestos municipales.

El grupo socialista, cuyos votos a favor del plan pueden resultar vitales para que éste salga adelante, exige que se autofinancie, para lo cual estiman que deben incrementarse las viviendas libres por encima de las 80.

Se trata, ha explicado Ranera, del “mejor suelo público” que tiene la ciudad y que con su venta se puede lograr que el proyecto sea “absolutamente autosuficiente” para pagar los equipamientos, el parque nuevo, la reforma del parque viejo y las 24 viviendas protegidas. Según sus cálculos, cada piso de lujo y de venta libre puede tener una repercusión en las arcas municipales de 200.000 euros (Muñoz lo calcula en la mitad de esa cifra).

La concejala ha cifrado el coste total del proyecto en unos 15 millones de euros y que, por tanto, la venta del suelo tiene que generar lo mismo, o incluso ofrecer plusvalías “para el bien de la ciudad”, porque no van a permitir que ese dinero salga de otras partidas o que se “hipoteque” al Ayuntamiento.

De acuerdo con la “filosofía” del plan

Ranera se ha mostrado “absolutamente de acuerdo” con la filosofía del proyecto, que ya promovió el PSOE en 2012 cuando gobernaba la ciudad, y que descartó el actual consejero de Urbanismo, Pablo Muñoz, entonces en IU, que rechazaba pagar con pisos parte de las obras y les llamaba “especuladores”.

Los socialistas reclaman también una memoria detallada de los costes y un estudio de impacto económico para los próximos años de los equipamientos previstos, algo que, según Muñoz, ya se les ha facilitado.

Además, con respecto al aspecto jurídico, la concejala del PSOE ha reclamado un informe del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA), que debería estar antes de la aprobación inicial, y otro del Instituto Aragonés del Agua para el estudio de los consumos.

Si ZeC no accede a las exigencias socialistas, “votaremos en contra del expediente, que quizá es a lo que nos quiere forzar Muñoz”, añadió Ranera.

800.000 € para que depósitos del Pignatelli sean un centro comunitario

El Gobierno de Zaragoza ha aprobado el proyecto de 800.000 euros para la adecuación parcial de los antiguos depósitos de agua del Parque Pignatelli, que, con un plazo de ejecución de seis meses, se convertirán en centro comunitario de cultura y actividad social para este barrio del centro de la ciudad.

A la espera de que se desbloquee el proyecto de reforma del Parque Pignatelli que se decidió en el proceso participativo, el Gobierno de ZeC comenzará las labores de adecuación de los depósitos subterráneos, con el objetivo de poder ganar un equipamiento en el que realizar actividades para la ciudad y para los barrios colindantes.

Desde finales de los años 80 este espacio singular permanece cerrado al público, pero constituyó un espacio de referencia en la escena cultural de Zaragoza en esa década.

En esa época se acogieron exposiciones tan importantes como la de Brian Eno o la bienal de escultura de Zaragoza, entre otras.