desacuerdo

La plantilla de Opel vota en un ambiente de desagrado y suspense

Este martes 30 de enero ha arrancado la fase definitiva del proceso de negociación en Opel: la votación por parte de la plantilla de trabajadores al preacuerdo del nuevo convenio colectivo, alcanzado hace apenas 24 horas entre la mayoría del comité de empresa y dirección. Según ha indicado el secretario general de la sección sindical de UGT en Opel, José Carlos Jimeno, los ánimos palpables entre la plantilla presentan cierto desagrado “porque nadie recibe bien una reducción de sueldo”. Una postura que genera incertidumbre respecto a las previsiones de los resultados de la votación.

En este clima de suspense, el secretario ugetista ha asegurado que en caso de no alcanzarse la cifra necesaria de votos para refrendar el preacuerdo, no existiría “un plan B”. El rechazo traería “negativas consecuencias” para los trabajadores y para Aragón, según Jimeno, quien ha recomendado a la plantilla que vote “con la cabeza, de manera racional”, porque de ello dependerá el futuro de la planta de Figueruelas.

Sus 5.700 empleados, por turnos (mañana-tarde-noche), han de responder a una consulta escuetamente formulada: ¿Estás de acuerdo con el preacuerdo del convenio colectivo y el plan industrial que garantiza el futuro de la planta?. Una interpelación de carácter cerrado, que tan solo acoge dos posibles respuestas: el sí o el no. El proceso de votación se prolonga hasta las 9.30 horas de este miércoles.

Contenido del preacuerdo

Respecto a las características del preacuerdo de convenio que se vota en el referéndum, contempla cinco años de vigencia, incluye congelación salarial durante 2018, un incremento del 50% del IPC real en 2019 y 2020, y del 60% del IPC en 2021 y 2022, siempre condicionado al Plan Industrial que utilice a plena capacidad la planta zaragozana, a 478.000 unidades/año. Además, se recuperan los contratos de relevo, aunque parcialmente, para los nacidos en 1957 y se procederá a la renovación de la plantilla para los empleados nacidos entre 1958 y 1961.

Por lo que respecta a los pluses, se plantea una reducción del 5% en festivos y nocturnidad y se procederá a un estudio orientado a la implantación de plantilla de fin de semana, así como la modificación de las pausas de bocadillo a 17 minutos, en función de la llegada de nuevos modelos.

Continúan las negociaciones en Opel en un clima de pesimismo

El comité de empresa y la dirección de Opel están reunidos desde las 8:30 horas de este lunes 29 de enero, después de que la sesión negociadora del domingo, que ha durado más de 10 horas, finalizara con “avances mínimos” y sin acuerdo. Este lunes acaba el plazo dado por la empresa para la negociación. Por su parte, el ministro de Economía del Gobierno español, Luis de Guindos, ha animado a las dos partes a lograr un entendimiento por el carácter “esencial” de la industria del automóvil, no sólo en Aragón sino en el conjunto del Estado.

En declaraciones a Europa Press, la secretaria de Industria de Comisiones Obreras (CC OO) en Aragón, Ana Sánchez, ha mencionado que el acercamiento el domingo ha sido mínimo. “Al final hemos salido sin acuerdo, hay unos avances que son tan mínimos y están tan lejos de nuestra línea de defensa principal que no vamos a valorar, están muy lejos, no ha habido avances en las pausas ni en los pluses”.

La última propuesta presentada por la empresa recogía un 10 por ciento de rebaja en pluses, congelación salarial en 2018 y 2019 e incremento del 50 por ciento del IPC en el 2020, 2021 y 2022 y de rebaja de una paga que tienen los trabajadores al 50 por ciento.

Los delegados de los sindicatos han explicado la situación de desacuerdo a los trabajadores de Opel España, que se concentraron el domingo a las puertas de la factoría mientras se desarrollaban las negociaciones (foto superior), y desde las 8.30 horas de este lunes las dos partes están negociando en la mesa junto a la dirección.

El convenio colectivo de la empresa caducó en el 2017 y es el primero al que se enfrenta la firma tras su compra por parte del Grupo PSA. Las negociaciones empezaron en octubre.

El ministro pide un acuerdo

El ministro de Economía, Industria y Competitividad del Gobierno español, Luis de Guindos, ha pedido a las partes que “pongan toda su empeño” en llegar a un acuerdo que permita mantener el funcionamiento de la planta de Opel en Figueruelas y atraer nuevas inversiones.

Guindos, en declaraciones a los medios y a punto de expirar el plazo que habían acordado dirección y el comité de empresa para lograr un acuerdo sobre la negociación del convenio, advierte a los negociadores de que la industria del automóvil es “esencial” no solo para la economía aragonesa sino para el conjunto de España, por su apuesta por la I+D+i, el empleo de calidad, la capacidad de atracción de inversión extranjera y el dinamismo exportador.

“Espero que se consiga un buen acuerdo que permita mantener el plan de inversiones y el empleo del grupo PSA en la planta de Figueruelas y el desarrollo de un proyecto industrial estable y competitivo a largo plazo”, reiteró el ministro, que indicó que el Gobierno está siguiendo “muy de cerca” las negociaciones entre PSA y los sindicatos.

El pasado jueves, dirección y comité de empresa de Opel volvieron a retomar las negociaciones del convenio colectivo, que llegaron a un punto de inflexión después de que los sindicatos anunciaran su decisión de suspenderlas, ante la negativa de la empresa a tratar los puntos que habían llevado a la mesa de negociación.

En este escenario, la dirección de la empresa respondió anunciando que frenaba el plan del nuevo Corsa y descartaba más inversiones en la planta de Figueruelas.

El Ayuntamiento reclama por vía judicial a la DGA “los 39 millones que adeuda por el tranvía”

El Ayuntamiento de Zaragoza va a reclamar ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) el pago por parte del Gobierno de Aragón de 39 millones de euros por la deuda de la liquidación de las obras del tranvía. El pasado mes de noviembre la DGA resolvió que la liquidación era de 8,7 millones, pero el Consistorio considera “nula de pleno derecho” esa decisión porque contraviene lo suscrito entre ambas instituciones sobre la financiación de la línea 1.

La reclamación judicial de “los 39 millones que la DGA adeuda a los zaragozanos”, según palabras del portavoz del gobierno municipal de ZeC, Fernando Rivarés, se efectuará antes del próximo 30 de enero, que es la fecha cuando finaliza el plazo legal para recurrir la liquidación.

La decisión del gobierno de la ciudad ratifica el anuncio realizado en ese mismo sentido el pasado mes de diciembre por el propio Rivarés en la comisión de Economía y Cultura.

El portavoz municipal ha subrayado que los servicios jurídicos municipales consideran que la decisión de la DGA es nula desde el punto de vista legal “porque un convenio entre dos administraciones no se puede liquidar de forma unilateral”, tal y como ha hecho el Gobierno aragonés.

Diálogo

Pese a la decisión de judicializar el contencioso institucional sobre la deuda del tranvía, Rivarés ha insistido que el Consistorio apuesta por la vía del diálogo con el Gobierno aragonés y que si se llega a un acuerdo satisfactorio por ese medio, “retiraremos el recurso judicial”.

El Ayuntamiento de Zaragoza ya expresó su desacuerdo con los cálculos de la deuda del tranvía efectuados por el Gobierno de Aragón, que no tuvo en cuenta el coste de los convoyes “y rebajó unilateralmente el porcentaje de la obra que le correspondía financiar”, ha indicado el portavoz municipal.

El Consistorio zaragozano sostiene que en 2009 se firmó con la DGA un convenio en el que se comprometieron a cubrir a partes iguales el 34% de la financiación de la línea 1 del tranvía. Sin embargo, el Ejecutivo aragonés “ha reducido ese porcentaje en su liquidación al 32%”, sostiene el gobierno municipal.

El convenio fue suscrito por el entonces concejal de Hacienda zaragozano, Fernando Gimeno, y ahora consejero de la DGA, que aparece el segundo por la izquierda de pie en la foto superior, justo detrás del entonces alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, el día de la inauguración oficial de la línea 1 del tranvía. Gimeno defendió en su momento los 39 millones para el Ayuntamiento, pero ahora, como consejero de la DGA, ha rebajado sensiblemente el cálculo de la deuda por el tranvía.

Por otro lado, Rivarés ha señalado que la DGA todavía no ha pagado todavía los 8,7 millones por la deuda del tranvía que decidió abonar al Consistorio el pasado mes de noviembre.

 

El comité de empresa de Opel suspende la negociación del convenio

El comité de empresa de Opel ha acordado por unanimidad suspender las negociaciones del convenio colectivo que mantiene que con la empresa. Este anuncio lo trasladarán a la compañía en la reunión que tienen este martes, 23 de enero.

El convenio, que afecta a los trabajadores de Opel España, su mayoría en la planta zaragozana de Figueruelas, caducó en el 2017 y es el primero al que se enfrenta la firma tras su compra por parte de PSA. Las negociaciones empezaron el pasado mes de octubre.

“Al final todos los sindicatos estamos en la misma línea y el comité de empresa comunicará mañana a la empresa que dejaremos en suspensión las negociaciones de nuestro convenio mientras no se traten los cinco puntos que les presentamos la semana pasada”, ha explicado en declaraciones a Europa Press la presidenta del comité de empresa, Sara Martín (UGT).

Esta propuesta de suspensión de las negociaciones partió de la sección sindical de UGT en Opel, que la llevó a sus afiliados el fin de semana y la ratificaron. Este lunes, se han reunido con el resto de sindicatos con representación en el comité –Comisiones Obreras, OSTA, CGT y Acumagme– con quienes han llegado a una postura unánime.

Posibles movilizaciones

Sara Martín no ha descartado que se puedan realizar movilizaciones parejas a esta suspensión: “Según lo que nos exponga la empresa mañana en la mesa, los sindicatos valorarán qué tipo de medidas son las mejores”.

Por su parte, la secretaria general de Industria de Comisiones Obreras en Aragón, Ana Sánchez, ha subrayado que una de las primeras cosas que se va a pedir a la plantilla es que no realicen horas extra, es decir, “no se colabore con la empresa”.

“Después de comunicar mañana la suspensión retomaremos las reuniones de la parte social para poner encima de la mesa alguna medida de prensión u otro tipo de movilizaciones”, ha remarcado.

Asuntos a negociar

Los sindicatos acordaron cinco puntos prioritarios en la negociación del convenio colectivo de Opel. El primero es que haya un plan industrial que ponga la planta de Figueruelas a plena capacidad en las dos líneas y con tres turnos productivos.

El segundo es que los trabajadores nacidos en 1957 amplíen su contrato de relevo con carácter retroactivo al 1 de enero de 2018. El tercero que los empleados que han abandonado la fábrica en estos meses, alrededor de 170, vuelvan a ser contratados.

En cuarto lugar reclaman un plan de rejuvenecimiento de la plantilla y que afecte a los trabajadores nacidos en los años 1958, 1959, 1960 y 1961 y con salidas pactadas a los 61 años. El quinto punto y último es que las condiciones laborales de los empleados de niveles 6 y 7 estén pactadas y dentro del convenio colectivo.

La ayuda al Real Zaragoza sigue bloqueando un acuerdo ZeC-PSOE para el presupuesto municipal

La subvención de 800.000 euros al Real Zaragoza para “promoción del fútbol base” que el PSOE quiere incluir en el proyecto presupuestario  municipal de 2018 sigue siendo el principal escollo para que socialistas y ZeC alcancen un acuerdo respecto a las cuentas del Ayuntamiento de Zaragoza para el próximo año. Responsables de ambas formaciones se han reunido este miércoles 3 de enero, pero la negociación, que continúa este jueves 4 de enero, sigue sin cerrarse en forma de acuerdo.

A la reunión de este miércoles se le ha dado mayor empaque por parte de ambas formaciones y además del consejero de Economía, Fernando Rivarés, y del concejal socialista Javier Trívez, han participado el portavoz del grupo municipal del PSOE, Carlos Pérez Anadón, el portavoz del grupo de ZeC, Pablo Muñoz, y la directora municipal de Economía, Ana Sanromán, como puede apreciarse en la foto superior (de Aragón Press).

Ninguno de los participantes han concretado sobre las negociaciones al término del encuentro, aunque Ten! Zaragoza ha podido saber que se han producido avances en temas que hasta ahora separaban a ambos grupos, como la retirada de la partida para el proyecto de reforma de los antiguos depósitos del Pignatelli (requerida por el PSOE) o la incorporación de una importante partida para el plan de renovación de la red de abastecimiento de agua, que también requieren los socialistas.

Informes negativos

A ese respecto, tal y como ya informó Ten! Zaragoza, el interventor municipal ha señalado en un informe que no se puede suprimir del proyecto de presupuesto para 2018 la partida de casi 800.000 euros para la reforma de los antiguos de Pignatelli porque la licitación de esa actuación ya está en marcha. Por otro lado, técnicos de Urbanismo han asegurado que no se podrán gastar en 2018 los 2,5 millones que los socialistas quieren dedicar a renovación de la red de abastecimiento de agua porque no da tiempo a redactar, licitar y ejecutar los proyectos.

Tanto respecto a la enmienda del Pignatelli como la de la renovación de tuberías, los socialistas están dispuestos a asumir los dictados de los técnicos municipales. En el caso de la mejora de la red de agua la partida quedaría reducida a 1,5 millones, con el compromiso por parte de ZeC de incrementar las dotaciones plurianuales, de forma que en tres años se invirtieran los nueve millones que reclama el PSOE.

En cuanto a la enmienda relativa a la subvención el Real Zaragoza, las posiciones siguen alejadas. ZeC rechaza de plano la propuesta y como alternativa ofrece la consecución de un convenio de 200.000 euros con el primer club zaragozano para promocionar el fútbol base. Por su parte, los socialistas insisten en conceder la ayuda como requisito imprescindible para votar el presupuesto a favor.

Según ha podido confirmar esta web, el acuerdo entre ZeC y PSOE sobre el proyecto presupuestario es prácticamente total, salvo en lo que respecta a la subvención al Real Zaragoza.

Reunión con CHA

El concejal de Hacienda, Fernando Rivarés, se ha reunido también este mismo miércoles con Chunta Aragonesista, grupo con el que las negociaciones están prácticamente ultimadas, ya que el gobierno municipal está dispuesto a aceptar la práctica totalidad de sus 51 enmiendas por valor de seis millones de euros.

Con quienes apenas hay coincidencia por parte del equipo de gobierno es con el Partido Popular y con Ciudadanos. Ambos han presentado iniciativas, pero no han sido recibidos hasta el momento por el responsable de Economía.

El interventor y técnicos municipales descartan enmiendas del PSOE al presupuesto de 2018

El interventor municipal ha señalado en un informe que no se puede suprimir del proyecto de presupuesto para 2018 la partida de casi 800.000 euros para la reforma de los antiguos de Pignatelli, tal y como pretende el PSOE, porque la licitación de esa actuación ya está en marcha. Por otro lado, técnicos de Urbanismo han asegurado que no se podrán gastar en 2018 los 2,5 millones que los socialistas quieren dedicar a renovación de la red de abastecimiento de agua. Estas dos enmiendas y la relativa a la subvención al Real Zaragoza bloquean la negociación entre ZeC y PSOE para lograr un acuerdo sobre las cuentas del próximo año.

Socialistas y progresistas han mantenido varias reuniones a lo largo de esta semana sobre el proyecto de presupuesto municipal de 2018, pero siguen en desacuerdo sobre esas tres modificaciones exigidas por el PSOE: Pignatelli, tuberías y Real Zaragoza.

El próximo 3 de enero tienen previsto un nuevo encuentro para tratar de desencallar las conversaciones y poder llevar un acuerdo a la comisión de Economía prevista para el 8 de enero, en la que se quiere dar una aprobación provisional al documento financiero para refrendarlo definitivamente en el Pleno municipal de finales de enero.

Trabas socialistas al proyecto del Pignatelli

El plan de reforma de los antiguos depósitos del Pignatelli (foto superior) en un gran centro cívico de ocio, cultural y social vio el visto bueno definitivo en el Pleno municipal del pasado 30 de octubre. Para ello fue necesario que ZeC y CHA, impulsores del proyecto, transigieran con la exigencia socialista de dedicar parte del terreno a promoción de vivienda libre para financiar la actuación, a cambio de votar favorablemente la propuesta.

Ahora, el PSOE ha ido un paso más allá al pedir en una de sus enmiendas al proyecto presupuestario del equipo de gobierno de ZeC la supresión de una partida de 796.603,16 euros destinada al plan del Pignatelli. Fuentes socialistas explican que la pretensión se ajusta a su  tesis de que la iniciativa no se financie con fondos municipales.

ZeC rechazó desde el primer momento la enmienda y ahora se escuda en un un informe del propio interventor municipal, que en otras ocasiones ha echado por tierra proyectos de la plataforma, el último, el de la municipalización del servicio de Parques y Jardines.

El citado informe del interventor, al que ha tenido acceso Ten! Zaragoza, señala que a finales de octubre el Gobierno de Zaragoza aprobó el expediente de contratación de las obras de adecuación de los antiguos depósitos de Pignatelli “y dado que dicho expediente se encuentra en fase de apertura de plicas no puede admitirse dicha supresión” (la de la partida presupuestaria exigida por el PSOE).

Las tuberías, otro escollo

Otro asunto que empantana las negociaciones ZeC-PSOE es el del ambicioso plan plurianual de modernización de la red de abastecimiento de agua propuesto por los socialistas. Estos exigen que el presupuesto de 2018 incluya una partida de 2,5 millones de euros para iniciar la actuación, que continuaría con partidas millonarias en presupuestos subsiguientes.

El concejal de Economía, Fernando Rivarés (ZeC), explicó hace algunas semanas que su grupo estaba de acuerdo con el proyecto de renovación de tuberías, pero veían excesivo dedicar una partida de 2,5 millones en 2018 “porque no va a haber tiempo de ejecutarla. Entre redacción y exposición de proyectos, nos iremos al inicio de obras a casi octubre”, aseguró Rivarés. El concejal y su grupo proponían habilitar una partida más reducida en 2018 y actuaciones por 3 millones en cada uno de los años siguientes.

Ahora, un informe de técnicos del área de Conservación y Explotación de Infraestructuras les da la razón. En dicho informe, al que ha tenido acceso Ten! Zaragoza, se explica que incluso gestionando los proyectos por el más ágil y rápido sistema de proyección, contratación y ejecución de las obras “es casi imposible que el contrato pueda estar en vigor hasta después del verano del año que viene, por lo que en el mejor de los casos se dispondría de 4 meses para renovar tuberías y lo más adecuado sería poner en el presupuesto de 2018 una partida plurianual con una anualidad de 1 millón de euros en 2018 y de 3 millones el resto de los años”.

Y el Real Zaragoza…

Respecto a la propuesta del PSOE de introducir una partida en el presupuesto de 2018 de 800.000 euros para un convenio con el Real Zaragoza de “promoción de la ciudad”, ZeC se ha mostrado totalmente opuesto a la misma y este viernes 29 de diciembre ha lanzado una alternativa consistente en acordar con el Real Zaragoza un plan de promoción del fútbol base, dotado con 200.000 euros.

En el seno de ZeC hay concejales que consideran rotas las negociaciones presupuestarias por el empeño del PSOE de sacar adelante estas tres enmiendas, aunque tanto el concejal Rivarés como el propio alcalde y su círculo de ediles más próximo consideran que en la próxima reunión todavía es posible limar diferencias y alcanzar un acuerdo de mínimos con los socialistas.

El entendimiento con el PSOE garantizaría los votos necesarios para salvar el proyecto presupuestario de ZeC, que hace más de quince días llegó a un acuerdo con CHA, el otro grupo municipal dispuesto a apoyar el proyecto presupuestario de la plataforma progresista, tras asumir ésta las principales enmiendas defendidas por los aragonesistas.