descarta

El Supremo rechaza el recurso de ZeC y el pabellón mantendrá el nombre de Príncipe Felipe

El Tribunal Supremo (TS) ha rechazado el recurso de casación presentado por Zaragoza en Común (ZeC) contra la anulación de su propuesta para cambiar el nombre del Pabellón Príncipe Felipe, por lo que las instalaciones conservarán su nombre.

Así consta en la providencia del alto tribunal a la que ha accedido Efe y que emitió el pasado 22 de noviembre en respuesta a este recurso de ZeC, que fue su reacción a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) en la que, a su vez, confirmaba una decisión anterior de la justicia de lo contencioso-administrativo.

A esta instancia fue el grupo del PP en el Ayuntamiento para dejar sin efecto la propuesta de cambio de nombre del Príncipe Felipe, que el equipo de gobierno actual, cuyo alcalde es Pedro Santisteve, quería llamar “Pabellón José Luis Abós”, en memoria del fallecido entrenador zaragozano de baloncesto.

ZeC expresó su disconformidad con la sentencia, así que elevó un recurso al Tribunal Supremo, pero la sección primera de la sala de lo contencioso-administrativo, presidida por el magistrado Luis María Díez Picazo, ha dado la razón a los anteriores pronunciamientos de la Justicia.

El cambio de nombre corresponde al pleno

La representación legal del consistorio zaragozano consideró entonces que la sentencia del TSJA infringía distintos preceptos legales que atribuyen al alcalde la potestad de cambiar nombres de calles, plazas o edificios públicos, como es el caso del Pabellón.

En suma, que ZeC entiende que la facultad para cambiar nombres de una instalación pública como el Príncipe Felipe corresponde al gobierno municipal, no al pleno. La justicia ha argumentado lo contrario: resumidamente, que al pleno corresponde dejar sin efecto lo que dicte antes el pleno.

La sala de lo contencioso-administrativo del Supremo no ha admitido a trámite el recurso por “carencia” en el mismo de “interés casacional objetivo para la formación de jurisprudencia”, es decir, porque no lo ve justificado. Asimismo, impone las costas procesales a la parte recurrente, esto es el Ayuntamiento, y las eleva a 1.000 euros.

El hipotético cambio de nombre del Príncipe Felipe también dio lugar a un conflicto político en el Ayuntamiento de Zaragoza entre ZeC y el PP, hasta el punto de que el concejal de Vivienda y Deportes, Pablo Híjar, instó al portavoz de los populares, Jorge Azcón, a que pintara él mismo el nombre “Príncipe Felipe” en el Pabellón, tapado actualmente con pintura en su fachada principal (foto superior).

A la oferta de Híjar respondió Azcón diciendo que estaba dispuesto, y más tras la sentencia del TSJA de aquel momento.